BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Archivo de la categoría ‘relación’

Los importantes pequeños detalles sin importancia

Estoy enamorada. Lo sé ahora y lo llevo sabiendo un tiempo. Y como enamorada que llevo ya estando unos años, sé cuándo quitarme la venda de los ojos.

GTRES

Más que quitármela, decidí que prefería ver las cosas como eran en realidad, con sus cosas buenas y no tan buenas.

Y como enamoradas que estamos muchas, viviendo una rutina con nuestras parejas, todos vemos algunas cosas, pequeñas tonterías: hoy en vez de dejarte en casa, te deja más lejos para poder llegar a otra cosa a tiempo.

Lo que antes era una cena mirándote a los ojos se convierte en una cena en la que tú, de no ser por la camarera, te sentirías invisible ya que, lo que antes solo eran ojos para ti, ahora lo son para el Real Madrid. Los cinco minutos de “buenos días” que tanto te gustaban, de abrazos y remoloneo en la cama, se sustituyen por cinco minutos en los que uno teclea en el teléfono y el otro, aburrido, le sigue para no estar mirando al techo.

De repente te suelta un “Cállate un poquito” que te deja plantada en el sitio y otro día más que vuelve a dejarte a una manzana de casa para no perder el tiempo dando la vuelta o que ya llega tarde a buscarte cuando antes (quizás por la presión de estar al comienzo de la relación) habría llegado con más tiempo.

Y notas los descuidos contigo, con los detalles, que ahora que hay más confianza por lo visto ya se puede ser más descuidado y pasar de limpiar o de lavar las sábanas. “Confianza”, esa palabra que parece justificar que ya no se reciba el mismo cuidado ni la misma atención dentro de una relación.

Te das cuenta de que esas veces que has salido de su coche un poco más rápido, sintiéndote más fría cada vez por la despedida fugaz, lo único que querías era que él corriera detrás en pleno ataque de romanticismo y te dijera una vez más que te quiere, que tu adiós le ha sabido a poco y que sin otro beso tú no te vas.

El amor no es una prueba de velocidad, no es a ver quién conquista antes la meta y luego ya está. Se nos olvida que es una carrera de fondo de, más que años, de toda una vida, de resistir embates, de aguantar hasta el final. Porque al final los pequeños detalles sin importancia, a algunos, sí que nos parecen importantes.

Duquesa Doslabios.

A ti, gracias

A veces se me olvida darte las gracias.

GTRES

Gracias por aguantar mis enfados. Los de verdad, los estúpidos que no tienen ni pies ni cabeza, los que amenazo con reducir el mundo a cenizas y tú solo esperas a que pase la tormenta para seguir queriéndome de esa forma tuya, tan cruda y tan genuina.

Gracias por cada segundo que me has echado de menos en la distancia. Prometo compensarlos todos cuando llegue el momento de estar juntos.

Gracias por mirarme como si en el mundo no hubiera, no ya más mujeres, sino más personas. Gracias por batir para mí esas pestañas tan largas.

Gracias por todas las veces que has aguantado mis pies helados que te buscaban en la cama, mis manos frías por debajo de tu camiseta, mis duchas a cuarenta grados de temperatura que podrían servir para hervir cualquier alimento.

Gracias por todas las veces en las que me has visto enfrentarme a problemas, porque siempre me dejas hacer, y solo cuando realmente necesito tu ayuda es cuando das un paso al frente.

Y no hay una sola ocasión que te haya necesitado que no lo hayas dado.

Gracias por sacar aire de donde no lo había, por buscarlo hasta de debajo de las piedras, cuando empezaba a desplegar las alas. Por animarme a volar, aunque fuera muy lejos de ti. Por regalarme esas cerillas para mantener encendida la llama cuando amenazara con apagarse.

Gracias por hacerme sentir siempre preciosa, ya esté sudada, con mocos, granos, afonía o hinchada como un globo por la regla. Por enseñarme que la belleza no es algo que yo tenga sino algo a través de lo que me miran tus ojos.

Gracias por demostrarme día a día que mereces todas las alegrías que me depare la vida porque has merecido las penas.

Duquesa Doslabios.