Entradas etiquetadas como ‘pareja’

¿Soy la pareja que quiero para mí?

«Una buena persona», es lo que siempre contestan mis padres cuando les pregunto cómo quieren que sea mi pareja. Lo demás les da igual.

Me encantaría que mi lista fuera tan breve como la de ellos, pondría las cosas mucho más fáciles, pero quiero más.

pareja

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

Vale que es lo más importante, pero es importante también que tenga sentido del humor, que sea tranquilo (el nervio ya lo pongo yo), que sepa relativizar, que tenga conciencia feminista, que le preocupe el medio ambiente, que su salud sea una prioridad

Y además de eso, que me atraiga físicamente, que sea detallista, que sepa escuchar, que tengamos química, que me valore, me cuide…

Podría seguir la lista desmenuzando cosas que me pierden, como el hecho de que le apasionen las croquetas tanto como a mí, lea o disfrute de la naturaleza.

Visto así, cómo puede ser una potencial pareja para mí, ya no es tan sencillo como imaginaban mis padres en un principio.

Y es lo que hace que me pregunte si yo estoy a la altura de todo lo que pido.

Te puede interesar: Pasar del ‘chico malo’ y quedarse con el ‘buen tío’

Porque si hay un sinónimo de ‘relación’ es ‘reciprocidad’ y no puedo pretender recibir tanto sin dar.

Conocer a las personas a la velocidad de la luz e ir saltando de una relación a un amor líquido (y, si no funciona, a otro más), pone difícil que nos paremos a plantearnos qué estamos haciendo mal.

Desde mi perspectiva, nunca es mi culpa, siempre son los demás.

Hacer el ejercicio de autocrítica no es fácil, porque implica ver en qué cosas has podido fallar, qué era eso que te pedían tus ex novios y que pensabas que no tenías que revisarte porque eran ellos el problema.

Pero no, el problema también soy yo. Y mi mecha corta que explota en cuanto me enfado, mi difícil tolerancia cuando hay cambios y se salen las cosas de lo previsto, mi cabezonería absoluta, mi -a veces demasiada- independencia, mi tendencia a verlo todo en blanco o negro, la idea que tengo del amor romántico, mi orgullo

Entre mis asignaturas pendientes me toca revisar que debo aprender a trabajar mejor los conflictos y desprenderme de todo lo que no ayude a solucionar.

Que no soy dueña de la razón absoluta, que de toda situación hay dos puntos de vista y que si quiero que validen mis emociones, debo hacer lo mismo.

Así que, antes de buscar esas cosas fuera, debo empezar a trabajarlas por mi cuenta y, de esa manera, poder cumplir la lista de requisitos que la otra persona tenga.

No aspiro a convertirme en la pareja perfecta, pero sí en una buena pareja.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Que tenga plantas: la señal de que va a ser buena pareja

Cuando el chico que me gustaba me enseñó su casa, recuerdo que era un punto medio entre una selva de Costa Rica y un vivero.

Además de enseñarme una por una las de su habitación, de vuelta a mi casa no solo examinó a mis pequeñas (las plantas, no otra cosa), sino que me dijo cómo debía regarlas o si era mejor que recibieran luz directa o indirecta del sol.

No digo que fuera la única razón, pero definitivamente, ha ayudado a que me pillara.

mujer riega plantas

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

Es curioso el nuevo valor que han adquirido las plantas para los millennials.

Cuando conocías a alguien que no tenía hijos, pero compartía su vida con un animal, veías el potencial que podía tener en el futuro con un retoño de ambos.

Ahora las plantas han ocupado el lugar de las mascotas. Que tenga una monstera es el nuevo «Y que le gusten los perros».

En mi caso, sentía que podía trasladarlo a cómo sería él en la relación. No solo se encargaba de activarse recordatorios para regarlas cada semana.

Se tomaba el tiempo de colocar el platito debajo de la maceta y esperar, con cada una, a que pasaran los minutos que necesitan para absorber el agua.

Además, revisaba las hojas con regularidad, para comprobar la salud de sus hijas verdes, o si tenía que colocarlas en otro lugar porque alcanzaban un tamaño considerable.

Donde él veía la rutina de regado de sus plantas, yo veía su faceta de compromiso y cuidados, dos de las cosas que más valoro en una posible pareja.

No soy la única que ve potencial en que su crush sea un padre o madre de plantas.

En los últimos dos años, algunas de las aplicaciones de ligar como Tinder o Bumble han registrado un aumento de estos términos a la hora de describirse en la biografía.

Son también los que se han colado en el top 10 de los más populares, en la lista de aficiones, y uno de los temas con los que más usuarios de entre 20 y 29 años, han empezado la conversación.

Claro que no significa que quienes no tengan plantas no puedan tener esas características.

Pero, inconscientemente, captamos de quien llena su casa o habitación de plantas, esa madurez o deseo de querer hacerse cargo de algo vivo que no solo respeta, sino que sabe que está completamente a su cargo y depende su vida de que sus necesidades de agua y luz solar estén debidamente cubiertas (si además les pone música para estimular su crecimiento, ni te cuento).

Que entre la agenda de trabajo, segundo trabajo, ir al gimnasio, hacer la compra, quedar con los amigos y llamar a los padres, encuentre hueco para regar las plantas, demuestra que quiere dedicar ese tiempo a algo más que a sí mismo y a armarse de paciencia para verlo crecer poco a poco.

Y también refleja el amor por la naturaleza, la naturalidad y la curiosidad, por supuesto. Porque a esa persona no le importa mancharse de tierra mientras cambia de maceta a la planta que quiere que crezca o cuando se molesta en buscar qué significa que hayan aparecido unos puntitos en las hojas.

Así que, para la próxima que te invite a su casa y busques señales, recuerda en fijarte si tiene plantas (y cómo están cuidadas). Mientras lo haces, yo te dejo, que tengo que regar el potus.

Sí, claro que me regaló una planta la semana pasada.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

La confianza en la pareja está muy bien, pero prefiero la comunicación

Si cuando tuve mi primer novio me hubieras preguntado a qué le daba más importancia, te habría dicho la confianza.

Al empezar la veintena, te habría dado la misma respuesta. Ahora, que ya termino esa década, te diría que, por encima de todo, en una relación de pareja valoro la comunicación. Quiero pensar que he madurado.

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

Porque que confiéis el uno en el otro está genial, pero poder comunicarte sin filtros, no tiene punto de comparación.

Algunas de mis mayores peleas han sido precisamente porque, por uno de los dos lados, faltaba la claridad a la hora de hablar.

Mis mayores triunfos -la clave del éxito de estar mucho tiempo (y bien) con la misma persona-, han sido gracias a abrirnos por completo sobre cómo nos sentíamos.

Ya que nos pasamos el día hablando, por WhatsApp, por Instagram, haciendo una videollamada, teniendo una cita que empieza un sábado y termina un domingo por la mañana, cualquier diría que comunicarse es lo que nos sale más sencillo y natural.

Pero no solo de hablar va la cosa.

Comunicarse en pareja bien es comprometerte contigo al ser consciente de que la otra persona no tiene un acceso directo a lo que ocurre en tus pensamientos.

Es esforzarte en decir lo que sientes en cada momento y hacérselo saber de una manera sincera y con tacto.

Para mí, la relación perfecta, es con esa persona a la que le puedes decir que necesitas que se vaya porque quieres llorar sola.

Es comentarle de una manera tranquila, que no te ha gustado un comentario y explicarle cómo te hace sentir.

Es poder tener un diálogo maduro porque te preocupa algo de su estilo de vida.

Comunicarse es poner un límite, en la cama y fuera de ella, poder expresar que no quieres hacer esa práctica o que deseas probar cosas nuevas, que no te apetece ver esa película o que no quieres que siga haciendo apuestas deportivas.

Es sincerarte de aquello que más te cuesta admitir, como una relación regulera con su familia, su poca implicación en las tareas compartidas o cuál es el siguiente paso que queréis dar porque quizás, ya no va en la misma dirección.

La tarea de la otra persona es la de recibir esos mensajes sin tomarlos como algo personal, tratando de empatizar y, si entra en conflicto con lo que piensa o siente, buscar un punto intermedio en el que ambos os lleváis (o renunciáis) a algo.

Aunque si me pongo a pensarlo, abrirse de esa forma, está tan relacionado con la comunicación como con la confianza.

Te puede interesar: ¿Por qué es tan difícil recuperar la confianza en la pareja?

Ya que solo estando al lado de alguien con quien tenemos la seguridad de que nos acepta tal y como somos, nos permitimos sincerarnos.

Y es también una prueba de confianza por su parte, que lo encaje bien, que se lo tome de una manera positiva y vea que hemos sido capaces de expresar algo que podía producirnos desde pequeño un malestar hasta una gran incomodidad.

Así que, la próxima vez que valores la confianza por encima de todas las cosas, haz la reflexión por un momento si es tanta que te permite desnudarte de palabra.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

No eres mala pareja por fijarte en otras personas

En el momento en el que entendí que mi pareja podía fijarse en otras personas sin que cambiara nada, me empecé a tomar nuestra relación de una forma mucho más relajada.

Supongo que los libros y películas que habían llegado a mi vida hasta la fecha, se oponían totalmente a esa idea.

No, si mi novio no tenía ojos solo para mí, es que no era amor verdadero.

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

Algo parecido vimos en La Isla de las Tentaciones. Un ofendidísimo Alejandro le recriminaba a Tania que si se sentía atraída por algún otro hombre, es que no estaban hechos para estar juntos.

Como digo, hace unos años podía compartir ese punto de vista. Pero fue un factor el que me hizo cambiar de idea: la seguridad en mí misma.

Si alguien -quien sea- quiere estar conmigo, es porque realmente quiere estar conmigo. Más que nada porque, si se da el caso contrario, tiene toda la libertad del mundo de dejar la relación (lo mismo que yo).

La elección de estar juntos es libre y entenderlo me quitó muchos agobios innecesarios.

Una vez teniendo claro esto y confiando en la otra persona, que aparezcan terceros –respetando el acuerdo entre los dos-, es lo de menos.

Te puede interesar leer: Cómo quiero que me quieran

Mis novios me parecen guapos no, guapísimos. Y de la misma manera que también me fijo en ellos por su aspecto, puedo entender que les suceda lo mismo a otras chicas.

Sé que si salen a un bar con amigos, van a un festival o planean un viaje de trabajo, recibirán atención en algún momento.

Decidiendo que la relación va por delante, lo que pueda suceder en esos casos no pasa de un flirteo.

Y me parece hasta sano tener esa pequeña vía de escape. La inyección de autoestima de que gustas a otra gente te pone la confianza por las nubes.

Puede suceder también que la atracción sea muy grande, es ahí donde debe entrar el razonamiento personal de identificar lo que está sucediendo.

Cualquier conversación o tonteo con una persona nueva va a despertar una serie de emociones que, por la evolución normal de las relaciones, ya no tenemos en la actual pareja.

Se está en otra etapa y esa fase de nervios, emoción, incertidumbre y juego, ha quedado atrás.

Hay que saber distinguir entre que nos haga gracia alguien o si realmente hay algo que nos falte en nuestra relación de pareja (en cuyo caso, lo primero sería solucionarlo). Pero por lo general, esto son solo distracciones momentáneas.

Si te planteas dejar la relación por eso, es probable que, en cuanto vuelvas a ‘acomodarte’, una nueva persona llame tu atención y te plantees lo mismo.

Pero no es señal de alarma que se dé un deseo sexual por alguien más. No cambia la decisión de estar en una relación con alguien.

Al final, todos tenemos ojos en la cara. Que nos resulten llamativas otras personas y que sigamos un poco el juego, no tiene nada de malo.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Si la relación se termina, ¿cómo repartimos los juguetes?

Hace un año tuve una ruptura importante nivel: repartir todas las cosas que había por la casa. Como la mayoría eran pares, la división era fácil: un cojín, un mantel, un táper o un juego de sábanas para cada uno.

Los juguetes sexuales ya eran otra historia.

 

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

Ahí era más difícil hacer un reparto justo y equitativo. Así que mi estrategia fue llevarme los que eran míos de antes o había comprado yo (que eran la mayoría).

Era lo que me parecía más sensato, al final, no son artículos que se puedan reemplazar así como así. Mi cajón de juguetes es una inversión en mi placer que no estaba dispuesta a perder.

Como digo, mi caso era sencillo si tengo en cuenta que la mayoría eran míos.

La dificultad viene en aquellos que se han comprado para la pareja. Pero Sara Martínez, experta en comunicación en EroticFeel, ayuda a quienes se encuentren en este dilema.

Si el juguete está diseñado específicamente para los genitales de uno de los miembros de la pareja, no tiene ninguna duda: «En una pareja heterosexual, lo más lógico es que él se quede con el estimulador de próstata a control remoto y ella con el estimulador de clítoris para braguitas».

«¿Tienes que tirar a la basura tu succionador de clítoris aunque lo hayas utilizado con otra persona? Hombre, diría que no, que si un orgasmo nunca viene mal, en plena ruptura puede devolverte a la vida», afirma. 

«Pero en cambio, ¿qué hacer con el Double Joy que te regaló para utilizar no solo juntos, también al mismo tiempo? Los más prácticos lo desinfectarán y lo guardarán en un cajón y otros pensarán que utilizarlo con otra persona sea una traición al nivel de hacerlo con su lista preferida de Spotify de fondo», dice la experta.

Por otro lado, en palabras de Sara: «Si ha sido un regalo de uno de los miembros de la pareja al otro, nada más que añadir, los regalos son intransferibles«. 

Es aquí donde entra en juego el código de cada persona. ¿Deberíamos usarlo con alguien más?

«Lo que para unos es absolutamente normal para otros puede ser morboso o impensable. Son preguntas más relacionadas con la ética y la moralidad individual«, afirma Sara.

Decidamos lo que decidamos, es imprescindible desinfectarlos correctamente para que -a diferencia de la expareja- sigan en nuestra vida.

«Siempre se deben higienizar los juguetes correctamente, tanto si los usamos a solas como si los compartimos con diferentes parejas. Con agua tibia, jabón neutro y un desinfectante específico para juguetes sexuales eliminaremos cualquier riesgo de contagio de ETS», recuerda la experta.

¿Y si la solución fuera evitarnos esta división comprando los juguetes por separado en vez de en pareja? Sara lo tiene claro: «Un juguete erótico no es la hipoteca de un piso, así que no hay que tomárselo tan en serio. Tener juguetes propios, solo para ti, es fantástico, pero la vida sexual en pareja también se vuelve más original y excitante cuando incorporamos nuevos elementos».

Te puede interesar: ¿Quieres comprarle un juguete sexual a tu novia? No cometas estos errores

Aunque también es verdad, que no todos los juguetes se pueden limpiar por igual.

«La silicona médica es el material más seguro e higiénico y se desinfecta muy fácilmente. Sin embargo, los juguetes elaborados en elastómero termoplástico, material común en la mayoría de los masturbadores masculinos, no se pueden higienizar completamente debido a su alta porosidad, por lo que es recomendable tirarlos a la basura si cambias de pareja«, recuerda Sara.

«Algo parecido pasa con el látex, la gelatina, o el vinilo. Resumiendo, si los juguetes son de silicona, metal o vidrio se podrán desinfectar completamente y no hará falta tirarlos por razones de higiene. En el caso de los materiales porosos, mejor al contenedor», termina la experta.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

No eres machista, pero…

Todas hemos tenido un novio que se ha ofendido profundamente cuando le has intentado hacer ver que tenía comportamientos machistas.

Que, poniéndoos en perspectiva, tú estabas por debajo y él siempre por encima.

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

«No soy machista», te argumentaba. ¿Cómo iba a serlo si adoraba a su madre y a su hermana?

«No soy machista», pero te quita la bandeja de frutos secos del bar porque ya has tomado suficientes, no vaya a ser que subas de peso.

«No soy machista», pero se pone celoso cada vez que un chico te manda un mensaje directo por Instagram. En cambio, cuando lo hacen mujeres, no hay problema.

«No soy machista», pero vais a tener sexo ahora, porque le apetece. Da igual que no estés con ganas, eres su pareja.

«No soy machista», pero con barrer y bajar la basura de vez en cuando, ya considera que hace ‘su parte’ en casa.

«No soy machista», pero cuando los amigos mandan chistes por el grupo de WhatsApp de adoptar ucranianas para protegerlas de la guerra, o ríe la gracia o se calla.

«No soy machista», pero no le parece bien que quieras dejar de usar la píldora para usar el preservativo. Aunque la pastilla te quite la libido o tengas mayor riesgo de infarto, porque eso significa que él no va a sentir igual.

«No soy machista», pero le parece una tontería que quieras que tus hijos lleven delante tu apellido. Siempre se ha hecho de la otra manera.

«No soy machista», pero como no te depiles bien las piernas, las axilas, el entrecejo, las ingles o el bigote, te va a comentar que es el momento de darle una pasadita a esas zonas con la cuchilla. Por higiene, ¡claro!

«No soy machista», pero te llama exagerada, que montas un pollo por nada, que no es para tanto, que a ver si te calmas.

«No soy machista», pero le haces de secretaria, le recuerdas cuándo tiene que felicitar a sus amigos, qué queda pendiente por comprar, cuándo es su cita médica o le localizas las llaves de la moto, porque él nunca sabe dónde están.

«No soy machista, te he felicitado el 8M».

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

No lo llames ‘crisis de pareja’, es que tú haces más cosas en casa

Mientras vivía con sus padres, antes de salir de casa a cualquier cosa, mi madre tenía que dejar las camas de sus hermanos hechas.

Mientras vivía con sus padres, antes de salir de casa a cualquier cosa, mi padre no tenía que hacer nada.

pareja discusión crisis

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

A ella le iban preparando para lo que iba a ser su vida futura: hacer las tareas a su marido. A él, nada.

Pasó de que su madre o su hermana le resolvieran todo, a que se encargara su pareja de hacerlo.

Y pensarás, «Bueno, pero eso era en los 80. Ahora las cosas no son así. Hombres y mujeres vivimos en igualdad

¿Seguro?

Voy hablarte de mi experiencia conviviendo en pareja: durante casi dos años, que la casa estuviera limpia era, en su mayoría, responsabilidad mía.

Y que no se me ocurriera decirle nada, que bastante había hecho él bajando la basura esa semana.

Para empezar, las tareas mayores -que si pasar la aspiradora, fregar y limpiar baño y cocina a fondo- de una vez a la semana, solo se hacían si yo insistía.

Si llegaba el lunes y yo no había dicho nada, la casa seguía sucia otra semana.

Las tareas menores, a las que también hay que dedicarles tiempo (limpiar el cubo de la basura para que no huela, pasarle a los cristales de la casa, repasar los estantes de la nevera para limpiar los restos…) eran cosas que él no parecía ver.

Solo entraban en mi radar visual y claro, como él no las apreciaba, ni las hacía ni las reconocía cuando estaban resueltas.

Llegó un punto en el que sentía -sin querer ser madre- que tenía un hijo adolescente que dejaba la ropa sucia por todas partes y protestaba cuando le pedía que se involucrara en la división del trabajo doméstico.

E, irónicamente, convivir con alguien tan dejado, y poco comprometido con nuestro espacio, consiguió que perdiera puntos de atractivo.

A más pasota y desordenado, menos me apetecía follarle. Así te lo digo.

En cambio, era en las ocasiones que le veía con los guantes de fregar rosas y un desinfectante en mano, que me motivaba por cómo los dos remábamos en la misma dirección.

Claro que el encanto se perdía cuando me preguntaba, una vez más, si quedaba leche en la nevera y los dos teníamos la cocina a la misma distancia.

O quería saber dónde había dejado esto o esto otro. Que le recordara los cumpleaños de los amigos en común o me encargara de organizar los planes conjuntos, porque él estaba muy cansado.

O que siempre tuviera que ser yo la que estaba pendiente de la fecha para hacer el ingreso del alquiler en el banco.

Yo no estaba cansada, claro que no. Trabajar 8 horas al día, volver a casa, ver que seguía teniendo que hacerme yo cargo de cosas que para él nunca se ensuciaban, hacer compra casi a diario, cocinar para los dos y ponerle la lavadora de la ropa de spinning, es algo que me permitía desconectar.

Con el tiempo, me sentía más y más frustrada de todo lo que me tocaba hacer. Y sí, cada vez tenía menos paciencia.

Cuando pierdes la cuenta de las veces que pides que no deje las zapatillas por medio -porque vuelves a tropezarte con ellas-, no te sale un tono  dulce y cariñoso. Te sale enfadarte. Y discutís.

Era cuando pensaba si estábamos hechos para estar juntos. Si eso iba a funcionar o si me había equivocado y esto demostraba nuestra incompatibilidad.

Pero lo que tenía no era una crisis de pareja, sino un mal reparto de las tareas domésticas que se traducían en que yo asumía todo: lo hecho y por hacer.

Curiosamente, esto no me pasaba solo a mí. Mis amigas estaban en el mismo punto.

Todas las que convivíamos en pareja, menores de 30, que habíamos recibido una educación más igualitaria, éramos empleadas domésticas, asistentes, enfermeras y secretarias de nuestros novios.

Y todas estábamos hasta las narices.

Hablarlo entre nosotras nos permitía desahogarnos, quitarle hierro y hasta reírnos, pero seguíamos teniendo el mismo problema.

Además, sabíamos que seguir recordando las cosas por hacer terminaría desembocando en una discusión de pareja, por lo que preferíamos ‘tener la fiesta en paz’, asumir lo que quedara pendiente -más carga sobre nuestros hombros- y seguir adelante.

Así, la casa estaba limpia y nuestra pareja contenta. Nosotras quemadas, eso sí. Hasta el moño de la convivencia en pareja y soñando con un reparto al 50-50.

Volver a estar sola, ocupándome solo de lo mío, me ha devuelto la felicidad de que ya no tengo esa fuente de conflictos. No me hago cargo de nadie.

Pero la solución no está en que las mujeres solo podamos ser felices en pareja si estamos en sitios aparte, atendiendo solo a lo nuestro.

Sino en aprender a convivir juntos y que cada uno se haga cargo de lo que se ve y no se ve a primera vista, de la mitad (real) del trabajo.

Mara Mariño

De ligar mal en peor

Ligar es como mentir en el currículum. Te puede salir bien la jugada, por pura suerte, o te puede salir fatal (y caerte con todo el equipo).

Y yo quiero hablar de esas ocasiones o formas de entrar que, en mi experiencia, son la crónica de un fracaso anunciado.

PEXELS

Porque de todas las maneras que hay de llamar la atención de una persona, no hay nada peor que

  1. Despistar haciendo algo tan raro que resulta incómodo. No, soplar el pelo para que me gire a hablarte no es gracioso. Tampoco cuando dices que era para ver mi melena al viento. No te pongas poético. Aunque es solo aire, siento que invades mi espacio personal, estás interrumpiendo mi baile/conversación con mi amiga y me hace sentir insegura (así como que me planteo cuánta saliva habrá en tu soplido y si será la suficiente como para contagiarme coronavirus).
  2. Menospreciarme. Si ponerte a hablar conmigo es tu objetivo, dejarme a la altura del betún para ello le ha funcionado a un total de 0 hombres. Esto no es el colegio. Puede que con 15 años colara, pero a las mujeres adultas no nos interesa ganar tu aprobación. Ni te la hemos pedido ni la necesitamos, podemos vivir sin ella. Así que no me entres metiéndote con mi ropa ni asegurando que no sé decirte el artista de la canción que suena. Me da igual, me lo estoy pasando de maravilla bailándola.
  3. Tocarme o pegarte a mí. Forzar el contacto físico ya era desagradable antes del Covid-19. Ahora ni te cuento. No, por mucho que me metas el codo todo el rato en la discoteca para llamar mi atención, no lo vas a conseguir ni voy a pensar «Oh, cuántas ganas de conocer a este hombre que clava su brazo en mis costillas, seguro que es igual de intenso en la cama».
  4. Decir que soy «muy madura para mi edad». La edad es un número y todo lo que quieras. Pero ver que personas mucho (pero mucho) más mayores intentan algo con alguien mucho (pero mucho) más joven, es raro. Sobre todo porque nunca ves que se acerquen a las de su edad. La frasecita es la guinda del pastel. No es que yo sea muy madura, es que tú eres un poco asaltacunas.

    Te puede interesar: Hombres mayores con mujeres jóvenes, ¿qué es lo que realmente les gusta?

  5. Invadir mi privacidad rozando la ilegalidad. A esa gente que utiliza mis datos privados para ponerse en contacto conmigo, me encantaría decirle que, además de poco profesional, no, en el amor no vale todo. El límite está en que le hagas sentir inseguridad a la otra persona. Quien te está arreglando el móvil, entregando un paquete o incluso quien los tiene en tu ficha de empleada/o debería dejar tu información personal fuera de la ecuación y entender que va a jugar más en su contra. No vamos a pensar que es un gran gesto romántico, lo probable es que la primera impresión sea la de «qué tío más pirado, me siento acosada».

Duquesa Doslabios.
(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

La crisis de cuando en el círculo de amigos de tu pareja está su ex

Terminar una historia de amor significa dos cosas: aumentas la lista de exparejas con un nuevo nombre y encima pierdes a alguien que, durante el tiempo que ha durado la relación, ha sido todo para ti.

En ese periodo ha sido crush, amante (bandida o bandido), el +1 en eventos familiares como bodas y bautizos, quien te pasaba el papel higiénico de la alacena cuando te habías quedado en el baño con el rollo acabado y tu amigo.

UNSPLASH

Si se puede seguir manteniendo una amistad después de ese punto, es algo que solo el tiempo y cómo hayan acabado las cosas puede decidir. De ahí que la alternativa de quitarle el plano sentimental y sexual y quedarse con lo demás, sea una buena opción.

Pongamos que quieres perder a esa persona de tu vida, pero de repente llega una nueva. Alguien por quien vuelves a ilusionarte, a sentir, a ahogarte en nerviosismo cuando llega el momento de veros cara a cara. ¿Cómo cuadrar eso con tus amistades fruto de relaciones pasadas?

Teniendo las cosas claras, no debería ser complicado para nadie. Llegar a la conclusión de que se puede mantener una relación de amistad es también muestra de madurez emocional.

Al menos esta es la teoría, lo que da el sobresaliente en gestión emocional. Pero, ¿es así en realidad?

Cuando lo vives desde el otro lado, que su ex forme parte del círculo de amigos, de primeras, es algo que pica.

No vamos a decirlo en alto, pero sí es la confesión que le hacemos a nuestra amiga de confianza.

Como personas adultas, es nuestra responsabilidad racionalizar, pensar con calma cuánto tiempo ha pasado desde que rompieron hasta ahora.

Cuanto mayor sea la cifra mejor por el simple hecho de que necesitamos nuestro ritmo para superar las cosas. Es la manera de que los sentimientos positivos y negativos se hayan quedado atrás dando paso a una amistad simple y llana.

Haber terminado de una manera sana es una buena base a la hora de construir luego una amistad con la expareja.  Una falta de incompatibilidad, por ejemplo, no significa que no se pueda seguir siendo amigos después, una vez estén las cosas resueltas.

Es algo que también puedes percibir viendo cómo actúa cuando coincidís todos juntos. Si se comporta con normalidad, de manera relajada, despreocúpate, es probable que no haya nada más.

Pero ante la duda, la comunicación clara es mejor que cualquier suposición. Lo realmente importante es el nivel de compromiso con la relación actual, la que tenéis ahora mismo.

Como conclusión, solo recordar que los amigos de tu pareja no tienen por qué ser tus mejores amigos. Por mucha amistad que haya con su ex, puedes decidir hasta qué punto va a formar parte de tu círculo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).