Archivo de la categoría ‘SALUD SEXUAL’

¿Afecta al deseo sexual? ¿Qué hacer si se rompe? Resolvemos las dudas más frecuentes del anillo anticonceptivo

Ya sea por su facilidad a la hora de encontrarlo o por lo sencillo que resulta seguir el tratamiento, es la píldora el método anticonceptivo hormonal por excelencia entre las mujeres.

Pero no es el único. Para aquellas más olvidadizas o que, simplemente, prefieren no empezar con medicación, existe como alternativa el anillo.

UNSPLASH

Y es que según la Dra. Ana Gaitero, Ginecóloga especialista en Medicina Reproductiva del Hospital Vithas Madrid Aravaca, es un método que funciona exactamente igual.

Entonces, ¿cuáles son sus diferencias? Si no sabes por cuál de los dos decantarte todavía, la entrevista a la experta te interesa.

Si resulta molesto a la hora de tener relaciones sexuales, ¿se puede sacar durante unos minutos y luego volver a colocarlo?
Se puede sacar, pero no es recomendable porque aumenta la posibilidad de olvidos y fallos, y lo mejor es que la liberación hormonal sea sin interrupciones.

¿Cuáles son algunos de los efectos adversos que tiene este método anticonceptivo?
Los mismos que los de la píldora: disminución de la libido, retención de líquidos, aumento de peso de 1 o 2 kg, sensibilidad mamaria, cefaleas, sequedad vaginal… Pero estos efectos no ocurren siempre y son poco frecuentes (menos del 1 % de las mujeres que los toman).

Al no proteger contra enfermedades de transmisión sexual, ¿es necesario combinarlo con preservativos?
Sin ninguna duda. El único método que protege de las enfermedades de transmisión sexual es el preservativo.

Si se rompe, ¿se puede seguir utilizando?
Si se rompe, lo retiras y pones uno nuevo los días que falten hasta terminar el ciclo.

¿Cómo afecta al ciclo menstrual? ¿Y a la libido?
El ciclo menstrual espontáneo de la mujer se interrumpe y, como la dosis de hormonas administradas por vía vaginal es muy baja, en ocasiones puede notarse disminución de la libido.

¿Por qué la mayoría de métodos anticonceptivos hormonales se desarrollan para que los consuman las mujeres?
Habría que consultar a la industria farmacéutica, pues las líneas de investigación desde la década de los 60 hasta ahora se han enfocado en la mujer. Es un medicamento tan eficaz y utilizado por más de 200 millones de mujeres en el mundo que no se ha invertido en estudiar métodos hormonales de anticoncepción masculina.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Mi aventura con la candidiasis o por qué parece que la salud sexual femenina no importa a nadie

Había algo que, hasta este año, nunca me había sucedido. Sí, en el titular me he marcado el spoiler: una candidiasis.

La candidiasis es como el novio tóxico. Ves que todas tus amigas lo pasan pero crees que te vas a librar y no tiene por qué tocarte.

Hasta que te llega el momento (del tóxico y del hongo).

UNSPLASH

Ahí iba yo, con mis picores en la entrepierna asustada de que aquello fuera algo mucho peor y preparándome mentalmente para que la doctora me dijera que eso del sexo ya se me había acabado.

Cuando lo primero que me preguntó era si había estado tomando antibiótico con clavulánico, se me cayó un mito. El de los medicamentos, por supuesto.

Por primera vez entendí a mi amiga, la que intentaba evitar a toda costa estos medicamentos para preservar su flora vaginal.

Y mira que la solución aparentemente era sencilla. “Tienes que meterte esta pastilla hasta el fondo y durante tres días ponerte crema”, me dijo la doctora.

“¿Qué pasa con el sexo?”, le pregunté.

Aunque me aseguró que era difícil que alguien con pene pudiera contagiarse, ya que es algo que produce el propio cuerpo femenino, si me recomendó darme un tiempo de descanso.

Por lo visto, con el tratamiento, las paredes de la vagina pueden volverse más sensibles y que aquello se sienta como cuando intentas tragar algo teniendo la garganta que rasca.

Lo que no me esperaba era que el tratamiento era, de antiguo, vintage.

Como antiguo trabajador de un laboratorio farmacéutico, mi padre me confirmó que lo que me habían recetado era de los años 90. Lo que explica por qué resultaba tan incómodo.

Una vez más comprobé que el bienestar femenino o lo que implique solucionar los problemas de las mujeres está en un segundo plano.

Para empezar en el prospecto no había ningún dibujo explicativo, tuvo que venir mi compañera de piso a hacerme un croquis de cómo tenía que colocar en una especie de palo kilométrico el comprimido.

Pero además, sabia ella, me aconsejó ponerme un salvaslip porque al día siguiente iba a tener la fiesta del flujo de color y textura extraña entre las piernas y las sábanas.

Claro que nada de esto sale en el panfleto kilométrico. Y nadie se ha parado a pensar que igual hay otra forma de que recuperemos la salud de la vagina sin pasar tanta molestia.

Porque me parece surrealista que llevemos 30 años metiéndonos una pastilla que se deshace en el chichi y que te lo deja como si te hubieras restregado contra el cajón de arena de los gatos.

Me encantaría que se replantearan este concepto porque al final no estoy hablando de un trastorno super desconocido que además no afecta casi a la gente.

Según el estudio de Elsevier el 75% de las mujeres padecemos la candidiasis en algún momento de nuestra vida (y somos la mitad de la población), así que sí, es como para darle una vuelta de tuerca a la cura.

Personalmente, que en 30 años no se haya dado con un sistema más cómodo y moderno me parece tan anticuado como que en las farmacias sigan recortando con un cúter el código de barras y pegándolo con un celo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Seis hábitos para que retomes y mejores tu vida sexual al volver de vacaciones

Ayer iba mentalizándome, en el viaje en coche de vuelta a Madrid, de que era el momento de despedirme del verano.

Fin de las puestas de sol sin mirar el reloj para volver a casa, de los planes a cualquier hora o de tomar mi dosis diaria de tarta de queso (porque claro, no iba a hacerle el feo a la repostería cántabra).

SKYN USA

Sé lo que viene ahora al regresar a casa: la rutina y mi vida ordenada. Y aunque echaré de menos la temporada más despreocupada del año, puesta a volver a retomar hábitos, he descubierto que tengo un incentivo añadido.

Y es que algunas de mis costumbres son claves a la hora de tener una vida sexual más placentera.

Así que si, como yo, estás enfrentándote a la depresión posvacacional, deja que te anime diciéndote que este año tienes motivos extra para adoptar estos buenos hábitos:

  1. Dormir bien: ¿recuerdas lo de dormir 8 horas del tirón? Es el momento de recuperarlo. Si mantienes tus noches entrecortadas te arriesgas al gatillazo. Y es que un descanso ineficiente lleva a la disfunción eréctil (así como a una respuesta femenina incorrecta a los estímulos del sexo).
  2. Hacer algo de ejercicio. No es necesario que te pongas a correr en cuanto sueltes la maleta. Pero si se te resistía la idea de apuntarte al gimnasio, es un buen momento para retomarla. Una buena condición física mantiene el sistema vascular en forma (más sangre en los sitios a los que debe llegar). Además el deporte es una dosis de chute de endorfinas. Si te sientes feliz y te ves bien, la libido se pone por las nubes.
  3. No fumar. El pitillo de después déjalo para las películas de los 90. La nicotina es un vasoconstrictor, por lo que afecta a las venas del pene especialmente.
  4. Intenta controlar el estrés por tu salud y por tu vida íntima. El cortisol y la adrenalina, dos sustancias que producimos cuando los niveles de estrés nos superan, afectan a la respuesta de tus hormonas cuando se trata de tener sexo.
  5. Alcohol y cafeína en cantidades controladas. El primero puede incrementar la ansiedad y es una droga depresiva. El segundo es vasoconstrictor. Procura tomarlos de manera esporádica si no quieres que te afecten al rendimiento en la cama.
  6. Vuelve a una dieta sana. Ya he comentado en este post que hay alimentos que mejoran tu vida íntima. Y no, no hablo de las ostras o las fresas cubiertas de chocolate. El aguacate, la miel, el jengibre o las espinacas aumentan tus ganas de tener sexo. No te olvides de meterlos en el carrito de la compra si quieres aumentar el placer con tu pareja sin necesidad de que empecéis a quitaros la ropa.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Cuando el sexo anal sale mal: desgarros, incontinencia… ¿Mito o realidad?

Ni siempre vamos con toda la calma del mundo a la hora de practicar sexo (las ganas del momento pueden jugar en nuestra contra), ni tratamos todas las zonas con la delicadeza que podrían necesitar.

Arañazos, algún meneo un poco más fuerte, una venita que se rompe… Sangrar durante el sexo es muy habitual. Y es también común que ese tipo de heridas se solucionen por sí solas.

CALVIN KLEIN

Peor, ¿qué sucede en esos casos en los que no? El ano, por ejemplo, es el lugar cuya musculatura puede dañarse por la penetración.

Siendo un orificio tan frágil, la Dra. Beatriz Rodríguez, especialista en el aparato digestivo, de Vithas Las Palmas, resuelve algunas de las dudas más frecuentes sobre esta práctica sexual y los posibles problemas en los que puede derivar si se hace de manera incorrecta.

¿Es habitual que la zona sangre durante o después de las relaciones?
Es habitual que la zona sangre durante y después de las relaciones, ya que el ano es un orificio de salida y para la relajación completa del esfínter anal interno es necesario la estimulación desde dentro. Por un lado, en muchos casos esta estimulación no se realiza y el esfínter no se relaja lo suficiente. Y, por otro lado, la lubricación natural del ano no es suficiente, por lo que suelen producirse erosiones de la mucosa durante la práctica que provocan el sangrado. Por eso siempre es recomendable el uso de lubricantes.

¿Qué tipo de desgarres se pueden producir en la zona?
Un desgarro es una rotura de fibras musculares del esfínter y la mucosa que lo recubre. Más que tipos de desgarros es importante el grado de severidad del desgarro (leve, moderado, severo). Si el sexo se practica de manera adecuada y con las precauciones indicadas no tienen por que producirse. Por eso, si la lubricación es correcta y se realiza una estimulación digital del recto (introduciendo uno o dos dedos en el recto y realizando movimientos circulares, estimulando las paredes del ano) antes de la penetración, no tiene por qué producirse ninguna lesión. Además, es recomendable un inicio de la práctica sexual suave y progresiva, ajustándose a la persona, para evitar lesiones.

El sexo anal, ¿genera incontinencia a largo plazo o es un mito?
El sexo anal al que nos referimos no produce incontinencia en sí. La incontinencia se produce por un conjunto de factores alterados, como el cambio en la consistencia de las heces (heces líquidas), alteraciones del colon -por ejemplo, el colon irritable- y alteraciones en la sensibilidad rectal. Además, influye la debilidad del suelo pélvico y por supuesto el tono de los esfínteres en reposo y a la contracción voluntaria. Con la práctica de sexo anal a largo plazo es posible que el tono de los esfínteres disminuya, pero deben coexistir otros factores para que se produzca la incontinencia.

¿Puede derivar en prolapso rectal? ¿En qué casos?
Las prácticas de sexo anal adecuadas no tienen motivos para derivar en prolapso rectal. El prolapso tiene relación con la debilidad del suelo pélvico y cierta predisposición anatómica. Además, influyen otros factores externos como en el caso de las mujeres que han dado a luz en más de una ocasión.

¿Qué otros problemas de salud pueden causar esta práctica?
El sexo anal se puede practicar con naturalidad y sin ocasionar ningún problema de salud, ni a corto ni a largo plazo, siempre que se haga de manera adecuada, como ocurre con todas las prácticas. Lo más importante es usar los métodos de barrera adecuados para evitar las enfermedades de transmisión sexual (ETS).

¿Es recomendable usar inhibidores del dolor o anestesiantes para que la zona no duela durante la penetración?
No, no es recomendable, ya que el dolor avisa y hace regular si no se está haciendo debidamente. Recordemos que siempre muy importante aplicar lubricación, pero sin anestesia. Al inicio pueden existir molestias o un dolor leve y luego, cuando el esfínter anal interno se ha relajado, no tiene por qué doler.

¿Qué enfermedades se pueden transmitir si no se usa protección durante el sexo anal?
Las mismas enfermedades que se transmiten por vía vaginal, es decir todas las enfermedades de transmisión sexual que se transmiten a través de sangre o mucosas. No obstante, es importante añadir que, en numerosas ocasiones, se producen pequeñas heridas o erosiones en el canal anal, lo cual favorece el contacto directo con la sangre, por lo que la posibilidad de contagio puede ser mayor. Es importante extremar la precaución usando métodos de barrera como el preservativo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Cómo se contagia el herpes genital, sus síntomas… Una experta nos responde las dudas más comunes

El problema que tenemos con las enfermedades de transmisión sexual es que no nos las tomamos en serio. Nos parecen lejanas, esa cosa casi de ficción que lo más cerca que hemos visto ha sido en Bohemian Rhapsody.

Y es que muchas no dan la cara hasta que ha pasado un tiempo después del contagio, por lo que podemos estar meses -o incluso años- sin tener ni idea de que la hemos contraído.

Es el caso del herpes genital, por ejemplo, que puede estar en nuestro organismo sin que nos enteremos de su existencia. Es una de las más comunes con mayor distribución en la población mundial (y de la que puedes haberte contagiado sin darte cuenta).

UNSPLASH

Es algo que me explica la doctora Virginia Benito, especialista en ginecología y obstetricia de Vithas Las Palmas sobre la venérea más extendida.

¿Qué es el herpes genital?
El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual causada por los virus herpes simplex tipo 1 (VHS-1) y el tipo 2 (VHS-2). Representa la primera causa de ulceración genital. El VHS-1 es un virus de gran tamaño y neurotrópico que causa principalmente infecciones orales, que van desde lesiones leves como el herpes labial hasta graves como la meningoencefalitis. El VHS-2 es muy similar, pero da lugar a infecciones anogenitales o herpes neonatal. Ambos subtipos pueden afectar a cualquiera de las áreas anatómicas referida. En los últimos años estos datos han variado, debido a los cambios socioculturales y prácticas sexuales de riesgo, manifestándose VHS-2 en lesiones labiales y aumentando la prevalencia de VHS-1 en infecciones anogenitales.

¿Cómo se contagia el herpes genital?
El ser humano es el único reservorio de la infección por VHS. La lesión por VHS continúa siendo la causa más frecuente de úlcera vulvar entre la población sexualmente activa. La transmisión se produce por contacto sexual, por contacto directo con la piel, mucosas o secreciones de la persona infectada, tanto desde personas que tienen lesiones ulcerativas típicas de la enfermedad, como desde personas sin lesiones ulcerativas pero infectadas por el virus en los que la mucosa genital, aunque aparentemente sea normal está transmitiendo virus desde su superficie.

¿Siempre que hay contagio salen úlceras?
Hay que tener en cuenta que la mayoría de estas infecciones son asintomáticas, lo que favorece la transmisión. La transmisión del VHS de un hombre a una mujer es mucho más frecuente que a la inversa. Una vez el virus penetra en el organismo permanece latente en los ganglios linfáticos de forma indefinida, lo cual favorece las reactivaciones.

¿Por qué reaparece?
Las recurrencias del herpes genital se producen por una reactivación de esta infección latente, que se ve favorecida por factores desencadenantes como la fiebre, el estrés o la menstruación. De este modo, el virus migra desde los ganglios linfáticos a través de las fibras nerviosas sensitivas a la región genital y reaparece la lesión herpética.

¿Cuáles son los síntomas del herpes genital?
En episodios sucesivos, tras una incubación de 2-10 días, la paciente comienza con síntomas locales intensos, múltiples lesiones dolorosas agrupadas, que inicialmente son vesículas con base eritematosa, para ulcerarse a las 48 horas y después cubrirse de un exudado gris-amarillento. Existen, además múltiples adenopatías bilaterales dolorosas y escozor tras la micción, acompañado de fiebre, malestar, mialgias, cefalea y náuseas. Las vesículas y las úlceras contienen múltiples partículas virales que son altamente infecciosas y la descamación viral se mantiene hasta que se reepitelizan las lesiones. Las complicaciones son muy raras en individuos inmunocompetentes, aunque están descritos casos de meningitis aséptica, lesiones extragenitales y retención urinaria. Las personas con VIH u otra inmunodeficiencia pueden sufrir procesos más graves.

En esta misma línea, hay que tener en cuenta que entre el 70-90% de las personas con VHS-2 y entre el 20-50% con VHS-1 genital presentarán un nuevo episodio en el primer año tras el primer episodio de herpes genital. Los episodios recurrentes se hallan precedidos de síntomas locales prodrómicos durante varios días (parestesias, picor o dolor); los síntomas locales son más leves que en el primer episodio, no hay manifestaciones sistémicas y tanto la duración del cuadro como la eliminación del virus se mantiene aproximadamente durante la mitad del tiempo.

¿Cómo se diagnostica el herpes genital?
El diagnóstico del herpes genital es clínico, un examen ginecológico detallado permitirá el diagnóstico de la lesión. No obstante, el aislamiento del virus en cultivo celular se mantiene como el estándar para el diagnóstico del herpes genital y se considera la prueba más sensible para detectar herpes infeccioso en las pruebas clínicas. Se obtiene líquido vesicular del interior de las vesículas y se envía al laboratorio para obtener el aislamiento del virus. Las pruebas serológicas tienen un papel limitado para el diagnóstico de la infección.

¿Cuál es el tratamiento adecuado para el herpes genital?
El uso de fármacos antivirales es beneficioso en la mayoría de los pacientes que presentan síntomas de infección herpética. El tratamiento episódico y supresor del herpes tiene como objetivo reducir la gravedad, la duración, la recurrencia de los síntomas y la prevención de la transmisión a personas no infectadas. Con ellos se consigue una curación más rápida de las lesiones y se atenúan los síntomas.

¿Después del tratamiento, se elimina el herpes?
No se consigue erradicar el virus latente y, por tanto, las lesiones vuelven a aparecer, aunque sí disminuyen en tiempo e intensidad. La administración del fármaco en la etapa más temprana posible de la infección proporciona el mayor beneficio terapéutico. Los regímenes son idénticos para VHS-1 y VHS-2. En el tratamiento del herpes genital se pueden utilizar el aciclovir, el valaciclovir y el famciclovir por vía oral. La duración recomendada es de 7 a 10 días, aunque en cualquiera de los casos las terapias con antivirales deben prolongarse hasta que las úlceras estén completamente cicatrizadas.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Tres motivos muy normales por los que puedes sangrar después de tener sexo

Sabes que has echado un polvazo cuando, al día siguiente, te levantas con la sensación de que te ha arrollado un tren de la Renfe. Te cuesta hasta sentarte a hacer pis, el mismo momento en el que te bajas las bragas y descubres que hay sorpresa en la tela.

Haces tus cálculos y no, es imposible que se trate de la regla. Lo más seguro es que te encuentres ante un resto de la noche anterior.

Pero, ¿es normal que esto suceda?

UNSPLASH

Podemos sangrar por diferentes razones. La primera y más típica es porque, por lo que sea, recibes un arañazo desprevenido en algún lado y, como la zona es tan sensible, enseguida se hace herida. Por suerte, ese tipo de lesiones se solucionan en apenas unos minutos.

Algo más escandalosas son las heridas alrededor de la vulva, concretamente en la apertura de la vagina cuando, por penetración de cualquier tipo, se produce un mini desgarro.

Esas heridas las reconocerás porque la sangre es muy roja y te escuece la zona en cuanto haces pis (es probable que puedas verla de primera mano si te pones un espejo y abres las piernas).

Aunque también tienden a cicatrizarse solas es posible que, si sigues teniendo relaciones, aquello no termine nunca de cerrar, por lo que deberías darte un descanso (y decir que no tienes el chichi para farolillos).

Si por lo que sea continúa la herida abierta siempre puedes ir a que te receten alguna crema cicatrizante, que hace maravillas.

Y otra de las razones más comunes por las que podemos encontrar sangre -o bien al rato o al día siguiente-, se debe a los impactos que recibe la vagina.

Ya os comenté que, cuando nos baja la regla, no empezamos a expulsar sangre nueva. Parte de la que vemos el primer día –esa de color oscuro entre marrón y burdeos– es un resto de la menstruación del mes pasado.

En el momento que empieza a salir de color rojo sí estaríamos viendo la regla actual.

Esa sangre que no sale hasta que, de nuevo, las contracciones del útero la animan a descender, es la que podemos encontrar en la ropa interior después de tener sexo.

A fin de cuentas, los impactos que se dan ayudan también a movilizar esos fluidos y que bajen por la cérvix (de ahí que también sean oscuros).

De cualquier manera, si por lo que sea tienes otro tipo de sangrado o ves que por mucho que pasen los días no disminuyen las pérdidas, no lo dudes y pide cita médica, puede tratarse de un problema más serio.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Por qué no deberías reciclar nunca un condón (aunque solo lo hayas usado un rato)

Aunque la mayoría de las historias que os suelo contar son vivencias propias, la de hoy no me pasó a mí (por suerte), pero sí a una de mis amigas.

El panorama era el siguiente: había invitado a aquel chico a casa. Teniendo en cuenta los horarios de repartos a domicilio de cena, pidieron algo de comida y se dispusieron a matar el tiempo con otros asuntos.

Aquello fue in crescendo y, al poco, estaban en el clásico ‘magreo interruptus’ de a ver cuál de los dos era el que se levantaba de la cama a por los condones.

SKYN USA

Le tocó a él y mi amiga se quedó esperando. No hace falta que entre en detalles de lo que pasó a continuación, más allá de que cuando llegó el pedido con la cena, tuvieron que dejar sus asuntos pendientes a medias.

Hay dos tipos de personas, las que son capaces de aguantar el hambre por la pasión del momento y las que -una vez hay comida-, lo demás desaparece del mapa y el estómago manda.

Ellos eran del segundo tipo, así que dijeron de retomarlo después de cargar fuerzas. Cuál fue la sorpresa de mi amiga cuando, otra vez en materia, su invitado se puso a buscar el condón anterior para usarlo otra vez.

Yo no estaba allí, pero me imagino perfectamente la cara de asco de mi amiga hasta el punto de que él le preguntó extrañado que qué tenía de malo si no había llegado a correrse.

Clásico problema de falta de educación sexual: relacionar el preservativo con la barrera de protección ante el embarazo y nada más.

Pero incluso aunque esa fuera su única función en un maravilloso mundo en el que no existieran las enfermedades de transmisión sexual, tampoco se podría reciclar.

Al extenderlo para colocarlo y darle uso, hemos gastado la vida útil del condón, como cuando cortamos un trozo de papel higiénico y nos limpiamos, nadie se planetaría volver a usarlo.

Aunque hayan pasado solo unos minutos, es mejor coger otro que usar el mismo ya que pierde efectividad.

¿Te imaginas colocarlo una vez desenrollado? Se resbalaría y no habría forma de que quedara tan bien puesto como al principio.

Y eso es algo que se traduce en que podría haber fugas por no aislar el pene por completo y hasta romperse.

Si uno de los dos tiene una enfermedad venérea, es el perfecto caldo de cultivo para que cualquiera pille algo por los restos de fluidos de la otra persona.

Vamos a asumir desde ahora que el preservativo no es la bolsa del supermercado y hoy puedes ir a por el pan y mañana a por pescado.

Podemos ahorrar en salir con los amigos, en ir al cine o en comprar ropa, pero no en salud sexual. Y, si no nos da para una caja de condones, mejor no hacer nada. Hay un montón de vías alternativas igual de placenteras que te animo a explorar.

(Aunque plantéatelas si realmente te compensan si das con una persona tan cutre como la que se encontró mi amiga).

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

La aplicación con la que tendrás mejor sexo (tú decides si por tu cuenta o en compañía)

¿Que si el porno me satisface? Relativamente. Entre que las estructuras son siempre las mismas y las fantasías recurrentes, ver a dos personas teniendo sexo en la ficción -de la forma en que lo hacen en ese tipo de películas- me sabe a poco.

Prefiero quedarme con otras alternativas, como la prosa erótica o los audios. Esta última opción (imagínate por un momento una voz susurrante diciéndote al oído lo que le encantaría hacer con tu cuerpo) es la que ofrece la aplicación móvil Calíope.

Su CEO, Rocío Romero (@roenlared), me explica que el secreto de esta app es precisamente que consigue estimular nuestro mayor órgano sexual, el cerebro.

CALÍOPE

Pero no se limita únicamente a transportarnos a la compañía -y roce- de otras personas. Calíope pretende convertirse en el denominador común de nuestros teléfonos para que no solo tengamos aplicaciones sobre el ciclo menstrual o si nuestro bebé ha alcanzado ya el tamaño de un aguacate.

Además del fin divertido -consumir placer con otro sentido que no fuera la vista-, tiene un objetivo didáctico al ofrecer educación afectivo-sexual desarrollado por psicólogas, sexólogas y profesionales en el campo del bienestar.

Desde trabajar nuestra autoestima, problemas sexuales, entender cómo funciona el clítoris o conocer otros modelos de relación más allá de la monogamia de una forma muy amena, a nuestro ritmo y sin salir de la intimidad de la habitación (o en cualquier otro lugar).

¿Qué clase de contenidos vamos a encontrar en la aplicación?
Relatos eróticos y un apartado de desarrollo personal, aprendizaje y mejora de tu vida sexual y mental que hemos denominado Bienestar. La parte de historias es diversa, hay audios de encuentros casuales, de fantasías que siempre hemos querido probar, otros en los que formas parte de la historia… Hemos lanzado unos para que los escuches con tu pareja y os atreváis a probar cosas nuevas y disfrutar juntos de maneras diferentes. En el apartado de Bienestar coexisten temas pensados para el autoconocimiento del cuerpo, mejora del autoestima, tipos de relaciones, formas de identificar una relación dependiente… Añadimos uno nuevo cada semana.

¿Cómo habéis integrado la educación sexual en Calíope?
Nos dimos cuenta que había mucho camino que recorrer en materia de educación sexual afectiva y diversa. El papel de las psicólogas y sexólogas es clave, ellas saben orientar el contenido y ver cómo categorizar mejor ciertos temas. Nuestra misión es conseguir eliminar los máximos tabúes posibles y contribuir a naturalizar el sexo. Mientras que para alguna gente lo es, para mucha parte de la población sigue siendo algo incómodo y ruborizante.

¿Por qué razón habéis decidido dirigirla sobre todo hacia la mujer?
La educación sexual dada a las mujeres es siempre en base a la culpa, al miedo, a la desconfianza. Ten cuidado con los hombres, solo quieren usarte. Vigila que no te quedes embarazada, eso te podría arruinar la vida. Cuidado con la regla que manchas. Son muchas las frases que se nos vienen a la cabeza a las mujeres y que, por cierto, producen grandes problemas sexuales en muchas personas. De hecho, 1 de cada 2 mujeres adultas tiene problemas sexuales.

Es más, ¿cuáles son las aplicaciones que compartimos todas las mujeres? Las de regular el ciclo menstrual o de embarazo. De nuevo, la fertilidad como eje, no el placer. La app es para todo tipo de personas, el contenido está enfocado a mujeres pero también pueden escuchar las historias y los temas de bienestar los hombres, sin lugar a dudas. En Calíope cabe todo el mundo, sin distinción de sexo ni identidades de género.

¿Cómo funciona el apartado de historias?
En el apartado de historias puedes encontrar relatos eróticos e historias que tienen la finalidad de excitar o relajar a la oyente. Existen diferentes categorías como Fantasía, donde puede que a la oyente se le cumplan las suyas, también tenemos la categoría
Contigo donde la oyente forma parte de la propia historia. Además, puedes filtrar el contenido por Ella/Él o Ella/Ella. Estamos trabajando en historias Él/Él que muy pronto verán la luz. En el apartado En Pareja hay audios para escuchar con tu pareja o con quien te apetezca, si te atreves.

¿Por qué os habéis decantado por el sentido del oído en concreto?
Son muchos los estudios que demuestran que las mujeres se excitan en su mayoría mediante la imaginación y la escucha en contraposición de los hombres. De hecho, según un estudio de Tenga, a la hora de ponerse en materia el 78% de los hombres recurre a ver vídeos y contenido para adultos, frente a sólo el 46% de las mujeres, quienes prefieren principalmente la imaginación. 

Con casi un mes desde que lanzasteis la app, ¿qué es lo que tiene más éxito?
En apenas 10 horas tras el lanzamiento conseguimos colocarnos como la aplicación más descargada de Salud y Ejercicio Físico de la App Store y estar en el Top Descargas de toda España. Actualmente ha sobrepasado ya las 40,000 descargas. Nuestras oyentes, o musas de Calíope como nos gusta llamarlas, están disfrutando del contenido a diario y tanto las historias como la parte de bienestar y educación sexual están teniendo un éxito abrumador.

¿A quién le recomendáis instalarse la aplicación?
Se lo recomendaría a aquellas personas que les excita leer un relato o un libro erótico. A aquellas que quieren fomentar su principal órgano sexual: el cerebro. A aquellas que quieren disfrutar en la intimidad y no necesitan un vídeo. A aquellas que están cansadas del porno de siempre, a las que quieren probar cosas nuevas…

También se lo recomendaría a todo tipo de parejas así como a aquellas parejas que no son pareja pero se divierten juntos. Merecemos disfrutar del sexo y el placer sin miedos, tabúes ni presiones. Merecemos mejorar nuestra vida sexual y que nadie nos diga qué nos debe gustar ni quién debemos ser. ¿A quién le recomendaría instalar la aplicación? En realidad me pregunto, ¿a quién no se la recomendaría?

¿Cuáles son las ventajas de la versión ‘premium’?
Descargarla es gratuita y puedes escuchar múltiples audios sin ningún coste. Existe la opción de que por solo 19,90€ (menos de lo que vale una cena) puedas tener todo el contenido desbloqueado durante todo un año y, además, con nuevo contenido cada semana. El precio de la suscripción es bajo porque queremos que todo el mundo pueda acceder a él y creemos que un único pago de lanzamiento a un coste asequible puede hacer que la educación sexual y el placer auditivo pueda ser posibles para todo el mundo. Para los que quieran ver mucho más y no sepan si valdrá la pena, tenemos la opción de que puedas probar 7 días gratis y ver si el contenido te convence.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Una ginecóloga nos resuelve las dudas más comunes sobre el VPH

Fue a los 16 años cuando mi madre me habló por primera vez del Virus del Papiloma Humano, y lo hizo por una razón muy concreta: era el momento de que me vacunara.

En aquel momento, no tenía mucha idea de qué era aquello de lo que necesitaba protegerme. Y es que algo tienen las enfermedades de transmisión sexual que preferimos hacer -tengamos la edad que tengamos-, como si no estuvieran ahí fuera, como si no existieran.

Pero lo cierto es que, por mucho que nos dé reparo hablar de ellas (o incluso asumirlas si se da el caso de contagiarnos), hay que ponerlas sobre la mesa, informarnos todo lo que podamos y procurar prevenirlas manteniendo una vida sexual segura.

Y es precisamente de lo que se ha encargado la Dra. Virginia Benito Reyes, especialista en obstetricia y ginecología de Vithas Las Palmas, al responder algunas de las dudas más frecuentes que tenemos sobre este virus.

SAVAGEXFENTY

¿En qué consiste el Virus del Papiloma Humano?
El Virus del Papiloma Humano es un grupo de virus que puede infectar la piel y las mucosas. Se han identificado más de 200 tipos diferentes y, entre todos, unos 40 son capaces de infectar la mucosa genital y anal de ambos sexos. Estos 40 virus se diferencian en dos grupos: los virus de bajo riesgo, que se asocian a las verrugas genitales, y los virus de alto riesgo, que son capaces de producir lesiones en el tracto genital y cáncer de cuello de útero, entre otros.

¿Cómo podemos contagiarnos y de qué manera podemos protegernos?
La infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) es la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial. Es un virus que se transmite mediante contacto sexual, por penetración vaginal y/o anal, por el contacto piel con piel de la zona genital y también mediante la práctica de sexo oral. La forma más eficaz de protección es mediante la vacunación. Todas las vacunas comercializadas contra el VPH ofrecen una alta protección frente a los cánceres de cuello de útero y otros cánceres del tracto genital, así como ano y orofaringe. El preservativo protege frente a la infección y se recomienda su uso. No obstante, no cubre toda la zona genital y, por tanto, no confiere una protección completa.

¿Afecta de forma diferente a los hombres que a las mujeres?
Las mujeres anatómicamente poseen una zona en el cuello del útero denominada “zona de transformación”, que tiene las características adecuadas para permitir la replicación viral y la integración del virus en las células con la aparición de lesiones premalignas, así como el cáncer de cuello de útero. Aunque el VPH es la infección de transmisión sexual más común, los cánceres relacionados con el VPH no son frecuentes en los hombres. Los hombres más afectados son aquellos que tienen un sistema inmunológico debilitado, como aquellos con el VIH, u hombres que tienen relaciones sexuales anales receptivas.

¿Cómo ha evolucionado el virus en estos últimos años? ¿Los contagios han crecido o disminuido?
La infección por el VPH afecta al 10,4% de la población femenina en todo el mundo. La incidencia varía en función del área geográfica y de la edad de la población. En España, la prevalencia de la infección es del 14,3% y en las mujeres más jóvenes, entre 18-25 años, del 28,8%. Estas cifras presumiblemente irán disminuyendo conforme la población adquiera la inmunidad que confiere la vacuna que, en la actualidad, está incluida en calendario vacunal para las niñas preadolescentes.

¿Diría que somos conscientes de la gravedad del virus?
En Vithas Las Palmas hemos realizado recientemente una encuesta sobre el grado de conocimiento de la infección VPH en la población femenina de Gran Canaria. De este estudio se desprende que el 7,5% de las pacientes no habían escuchado nunca hablar sobre el VPH y el 22,1% no conocía de la existencia de las vacunas frente al VPH. Son cifras que, por las implicaciones del VPH en la salud de las mujeres, debemos aún mejorar.

Una vez se contrae, ¿cuáles son los pasos a seguir?
Lo más probable es que la mujer desconozca que ha adquirido la infección por el VPH y en pocos meses las defensas del organismo consigan eliminarlo. Frecuentemente son infecciones transitorias que no suponen riesgo alguno para la mujer. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de personas, la infección por VPH persiste a lo largo del tiempo porque sus defensas no consiguen eliminarla. Esta persistencia en el tiempo, más que la infección en sí misma, es el factor de riesgo principal para el desarrollo de lesiones.

¿Qué síntomas deberían alertarnos?
El cáncer de cuello de útero no causa síntomas hasta fases avanzadas de la enfermedad y ahí radica la importancia de que las mujeres se realicen revisiones ginecológicas periódicas con toma de citología cervical. La aparición de verrugas genitales habitualmente no se acompaña de otras lesiones de mayor importancia. No obstante, se recomienda que la mujer consulte a su ginecólogo en caso de aparición de estas lesiones.

¿Cuáles son las pruebas que deberíamos solicitar si creemos que podemos habernos contagiado?
Prácticamente todas las personas que han mantenido algún contacto sexual a lo largo de su vida se habrán infectado por algún tipo de VPH, frecuentemente en los primeros años de inicio de la actividad sexual. El sistema inmunológico elimina la infección y en la mayoría de los casos no conoceremos que ha existido esta infección. Existe un pequeño porcentaje de mujeres donde la infección persistirá a lo largo de los años y será capaz de producir lesiones premalignas o cáncer genital, para ello se recomienda practicar citologías cervicales periódicas, con el fin de detectar la enfermedad en fase precancerosa.

¿Es un virus que se pueda tratar mediante fármacos?
No existen fármacos antirretrovirales específicos frente al VPH, no obstante, recientemente se ha comercializado un gel vaginal a base de Coriolus versicolor que parece mejorar las alteraciones de epitelización del cuello cervical y el estado de la microbiota vaginal. Además, existen complejos alimenticios que ayudan a mejorar la función normal del sistema inmune, mucosas y piel.

Y la mayor duda, ¿va a derivar en un cáncer?
El cáncer de cuello de útero es una complicación grave de la infección VPH, pero es muy poco frecuente. La mayoría de las mujeres resolverán la infección viral y no presentarán ninguna complicación. En resumen, la infección por el VPH es un fenómeno muy común, pero su más grave complicación, el cáncer de cuello de útero, es muy poco frecuente.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

El menú ‘realfooder’ con el que tendrás mejor sexo

La semana pasada Candela Valle, la nutricionista para Myhixel (el método natural con el que se controla la eyaculación), me hacía reflexionar sobre la conexión existente entre nuestra forma de alimentarnos y nuestra vida afectivo-sexual.

Como ella misma confirma: “La base principal para mantener una buena salud sexual es mantener una dieta equilibrada, por lo que todo alimento que no sea saludable, puede llegar a ser perjudicial para nuestra actividad sexual”.

GTRES

Te puede interesar: Así es cómo la comida afecta a tu relación de pareja (y a tu vida sexual)

Partiendo de esa premisa, cuanto más variada y sana sea la alimentación, mejor será el rendimiento en la intimidad. Pero más allá de las clásicas ostras o el chocolate, dos alimentos idealizados, hay productos más cotidianos como el aguacate, el plátano, el pollo o incluso la cebolla que -según la experta-, no deberían faltar en la cesta de la compra si ponemos en un primer plano el ámbito sexual.

¿Cuáles son los alimentos que abren el apetito sexual más sencillos de encontrar?
En el deseo sexual tienen un importante papel los nutrientes que el cuerpo necesita para realizar todos los procesos hormonales. Cuando existe un déficit de nutrientes esenciales, se produce un desequilibrio en el metabolismo. Además, hay alimentos que ayudan a potenciar el placer y la libido, por lo que su carencia puede ser remediada con planes nutricionales específicos, así como con una suplementación adecuada.

Entre los alimentos que aumentan la apetencia sexual se encuentran:

– Miel: rica en vitamina B, que es fundamental para la secreción de testosterona.
– Aguacate y espárragos: ricos en vitamina E, denominada la ‘vitamina del sexo’, promueven el deseo sexual y favorecen el flujo sanguíneo.
– Semillas de calabaza: con un alto contenido en zinc, mineral necesario para la producción de testosterona en los hombres y prolactina en las mujeres.
– Jengibre: aceites esenciales como el ácido alfainoleico y aminoácidos como el triptófano, hacen de esta raíz un gran potenciador de la sexualidad.
– Espinacas: hay que consumirlas sin cocinar, crudas. Y son ricas en hierro y en la coencima Q-10, ambos nutrientes que promueven el deseo sexual.

Y, ¿cuáles deberíamos dejar de incluir en la lista de la compra?
En cuanto a los alimentos que hay que reducir e incluso eliminar de la cesta son el alcohol, por las razones que os expongo más adelante; el café, ya que reduce los niveles de cortisol que son esenciales para mantener el deseo sexual; también los edulcorantes que merman la secreción de dopamina, afectando directamente en la actividad sexual; y los alimentos con alto contenido en grasas saturadas y los procesados, pues reducen la energía y aumentan el colesterol en sangre provocando problemas cardiovasculares.

Más allá de ellos, ¿cuáles son los ingredientes o productos que no pueden faltar en la cocina si queremos una vida sexual plena?
Aparte de los mencionados, hay otros alimentos esenciales para seguir una dieta equilibrada:

-Cereales como el arroz integral, rico en vitamina B, que fomenta la secreción de testosterona, influyendo directamente en el aumento de la libido.
– Carnes como el pollo, rico en triptófano, zinc y en vitamina del grupo B, especialmente la B6 y la ternera, que contiene grandes cantidades de L-arginina que es el principal componente del semen.
– La mayoría de los frutos secos contienen ácidos grasos esenciales que regulan las prostaglandinas, elementos fundamentales para producir hormonas sexuales. Pero en concreto destacamos las almendras por su alto contenido en vitamina E altamente antioxidante y que aumentan la libido.
– De las frutas destacamos el plátano pues debido a su importante contenido de vitamina B, enciende la libido y ayuda a estimular el deseo sexual. También el mango, que al contener altos niveles de vitamina E, actúan en el cuerpo como hormona de estrógeno. Además, su consumo ayuda a mejorar la producción de espermatozoides y contiene propiedad de serotonina, la hormona de la felicidad. Y por supuesto la manzana y las uvas, que contienen quercetina, un flavonide conocido como el más activo que estimula la respuesta del sistema inmunitario, es antiinflamatorio y funciona como inhibidor de la recaptación de la serotonina.
– Entre los pescados, mejor optar por los azules, pues son fuente rica en vitamina B3 que favorece los orgasmos gracias a su función vasodilatadora.
– Por último, entre las verduras, el pepino, pues según un estudio de la Fundación de Investigación y Tratamiento del Olfato y el Gusto de Chicago (EEUU) se ha descubierto que el aroma del pepino es uno de los aromas que más despiertan el deseo femenino; la cebolla y el brócoli, con altas concentraciones de quercetina; y el tomate, pues su elevado contenido en betacaroteno, precursor biológico de la vitamina A engloba al tomate entre los alimentos que aumentan la libido. La vitamina A también actúa en los niveles de testosterona.

¿Podrías diseñar un ‘menú sexual’ sencillo para todos los presupuestos?
Un ‘menú sexual’ tiene que ser ante todo saludable, un ejemplo sería el siguiente:

Desayuno: Infusión de jengibre, tostada con pan de frutos secos, tomate y aguacate.
Media mañana: Un plátano.
Almuerzo: Estofado de ternera acompañado de un cacito de arroz integral salteado con ajo y pipas de calabaza.
Cena: Ensalada de espinacas baby, tomate, pepino y salmón ahumado aderezada con vinagreta de nueces y miel.

El alcohol, ¿amigo o enemigo?
El alcohol siempre ha sido un elemento recurrente a la hora de incluirlo como producto afrodisíaco, al creer que mejoran las relaciones sexuales. Pero, nada más lejos de la realidad. Su consumo afecta, por un lado, al sistema vascular, lo que provoca trastornos en los mecanismos de la erección, pudiendo producir disfunción eréctil transitoria en muchos casos. Y por otro, el alcohol impacta sobre el sistema nervioso central, lo que se traduce en una disminución de la excitación y de la respuesta sexual a la estimulación.

Asimismo, su consumo aumenta el cortisol (hormona del estrés) y baja los niveles de testosterona, lo que perjudica la libido. Por tanto, podemos afirmar que, a pesar de la desinhibición que se produce por su consumo y que puede parecer que incita al deseo sexual, finalmente resultará muy difícil sostener la excitación y alcanzar un orgasmo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).