Entradas etiquetadas como ‘flirtear’

El ritual del cortejo en el gimnasio al estilo National Geographic

(Recomendado poner esta canción de fondo mientras se realiza la lectura)

El sol aparece despuntando por el horizonte de la ciudad, pero eso no importa en el gimnasio, donde los seres humanos viven en comunidad bajo la luz inmutable de los halógenos.

YOUTUBE

A lo largo del día se acercan al espacio, considerado un lugar seguro, en el que pueden desarrollar sus capacidades físicas. Sin embargo no todos acuden por el mismo motivo, y es que el territorio propicia la ejecución de maniobras de carácter social, principalmente acercarse a especímenes del género opuesto y así poder lograr continuar la reproducción de la especie.

El macho alfa, solitario, alejado de la manada, se mantiene atento, a la espera de ver aparecer a su presa. Mientras recorre el territorio va analizando a otros posibles machos que puedan resultar competencia. Para mostrar su superioridad física se carga las barras con discos de mayor tamaño que su cabeza para intimidar a los demás miembros masculinos de la especie.

En una de sus vueltas de reconocimiento avista a una hembra humana en la cinta de correr. Desde ese momento, sus estrategias de cortejo pueden ser variadas.

Aprovechando el riego sanguíneo que mantiene sus músculos vascularizados, el macho se pasea por delante de la hembra tratando de llamar su atención por su fuerte físico y así garantizar que podrá proteger a la futura prole de ambos.

La hembra, que puede mostrar desinterés e incluso mirar hacia otro lado, ignora al macho haciendo que este cambie rápidamente su ritual de cortejo. En un intento de impresionar a la fémina, y a pesar de que el territorio cuenta con cientos de metros cuadrados, se posiciona estratégicamente delante de ella para estar en su campo de visión, y empieza a hacer demostraciones de fuerza realizando diferentes ejercicios con las pesas. Algo que le prueba a la hembra que, si fuera necesario, podrá cargar con las bolsas del Mercadona colmadas de alimentos.

Macho alfa intentando seducir sutilmente a la hembra más cercana.

El olor de las feromonas que emite su sudor alcanza a la hembra, lo que puede hacerle decidir por su fino olfato si son o no compatibles.

Viendo que la hembra continua ignorándole deliberadamente, y que otros machos empieza a aproximarse sigilosamente, el macho humano emite gruñidos en voz alta supuestamente debidos al gran esfuerzo que está realizando. Esos gritos, que en principio pueden llegar a espantar a otros miembros de la manada, asustan a la hembra que hace que desaparezca en clase de pilates.

Hoy no ha habido suerte para el joven alfa, pero no se desanima. Una hembra le ha dado like a su foto del gimnasio que ha subido a Instagram, por lo que decide continuar conquistando por la vía 2.0.

Mientras tanto, un grupo de hembras se aproxima tímidamente a la zona. Alguna se fija en los especímenes masculinos y, alejada de sus compañeras, se dedica a pasear deliberadamente por el territorio estableciendo contacto visual para identificar a los machos del terreno.

Especimen de hembra humana intentando seducir sutilmente a un macho.

Después de marcar el territorio, se decide por uno de los miembros y se acerca sutilmente a preguntarle si le puede explicar cómo utilizar una máquina. El macho tras ayudar a la hembra, entabla conversación lo que le permite a esta desarrollar su flirteo. La hembra consigue que le dé su número de Whatsapp. Le pedirá una cita y podrá seguir el cortejo más adelante.

Ha sido una jornada prolífera para la continuación de la especie humana.

Duquesa Doslabios.

(National Geographic no se hace responsable de este artículo. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.)

Las mejores apps para ligar, follar y encontrar el amor

Querid@s,

En pleno Siglo XXI y gracias a los GPS, la tecnología más avanzada, impera el espíritu emprendedor de un buen número de salid@s cuyo objetivo es que ustedes y yo liguemos, folleteemos o nos crucemos de una vez por todas con el amor de nuestra vida. No en vano existen mil y una aplicaciones para los menesteres del amor y otros delirios.

Y es que el amor está en el aire, el amor está en las redes, pero sobre todo, en las apps.  Las hay para todos los gustos y preferencias. Para los más exigentes para los que andan buscando algo serio, para los más románticos,para los más cool y agraciados, para homosexuales, para lesbianas, para los infieles, para los que quieren pasar por el altar, para los que solo quieren revolcarse,  para los que se han quedado prendado de ese o esa con el que se cruzan cada día. En fin, que por ahí, en esa nube que nadie sabe dónde queda, existe una app para usted.

Dígame,¿Cómo es usted? Le diré cuál es su app ideal.

Para los del montón

POF (Plenty of Fish): Si es usted de los que piensa que el mar está lleno de peces, esta es su pecera. Con un registro bastante más complejo que el resto, deberá hacer unos test de personalidad, auto confianza, dependencia y auto control para conocer compatibilidades entre futuribles posibles parejas. Los del mar lleno de peces cuentan tener más de 50 millones de solteros en su base de datos, así que existe una alta probabilidad de encontrar un pez de su gusto.

mzl-udkpgsss

Para los clásicos

Badoo: Un clásico de (casi) toda la vida. Nació página web y con el paso del tiempo ha logrado adaptarse a nuestros móviles. Ofrece 200 millones de perfiles en todo el mundo, pero la mala noticia es que la inmensa mayoría son adolescentes imberbes de hormonas revolucionadas y más salidos que el pico de una mesa. Usted mismo. En cuanto al modus operandis, su registro está pensado para tontos. Se registra usted, sube unas cuantas fotos y a follar como si no hubiera mañana.

Tinder: Es la app más conocida del planeta, y por eso mismo sobran las presentaciones. Aún así, no está demás recordarle los truquitos para ligar en los tiempos del Tinder.

Para las chicas guerreras. Ellas mandan

Adoptauntio. El concepto de AdoptaUnTío.es es simple: basado en la inversión de roles, ha seducido ya a más de 12 millones de personas en todo el mundo, contando con el mismo número tanto de mujeres como de hombres. Aquí las chicas mandan y deciden. Muy controvertida por cosificar al hombre, la web presenta a los hombres como productos. Las usuarias se pasean por este mercado de hombres con un carro y se llevan al que más les guste. Ellos se clasifican por sus cualidades: barbudos, tatuados, rapados, fofisanos, indies, rockeros, pijitos, hipster, fiesteros, latinos. Es literalmente un escaparate de chicos en el que las féminas tienen el control y los meten en sus respectivos carritos de la compra. Así, como lo oyen. ¿Cómo lo ven?

Muapp. Sus creadoras afirman «Hemos creado el ‘Tinder’ que nos hubiese gustado tener». Ella son las que deciden qué hombres pueden entrar. Además, para ayudarlas en la toma de decisiones, se les brinda información sobre las intenciones de sus pretendientes. Ya no tiene que preocuparse de las intenciones que ese chico tiene para con usted, porque Muapp se encarga de ello personalmente. Así sabrá con cuántas otras está hablando.

muapp

Para los que piensan en tres

3nder. Esta es la suya si lo que quiere es montar un trío y participar en relaciones sexuales de tres personas en adelante. Si usted es un alma libre que sólo quiere conocer a solteros o parejas de mente abierta como la suya, sea usted hetero, gay, bisexuales, polisexual y/o pansexual, siempre será bienvenido a 3nder. No se trata sólo de tríos y orgías (que también), sino de sentirse cómodo con la propia sexualidad. Muchos pensarán que los que campan por apps como estas son más marranos que el agua de fregar, pero ya le digo yo que no. Anímese y que le quiten lo bailao.

Para los más guapetes

Caoba. ¿Le duele la cara de ser tan guapo? En Caoba tendrá la oportunidad de flirtear con la gente más wapa de la city. Es usted perturbadoramente atractivo, además de un auténtico superficial, y siempre se fija en el más atractivo del bar o en esa chica rematadamente guapa de la discoteca. Si estoy hablando de usted, esta es su app. Espero que usted esté al menos tan de buen ver como esa persona a la que quiere acceder, de lo contrario no le dejarán registrase en Caoba. ¿Que qué se pensaba?

Para los románticos

Happn. Es usted un romántico empedernido y cree que cruzarse a diario con la vecino no es casualidad, sino el destino? Esta app casi tan romanticona como usted, es lo mejor que puede encontrar en su store, sea de Android o de Iphone. Con un millón de usuarios (usuario arriba, usuario abajo), Happn está diseñada para flirtear con esa gente con la que usted se cruza a diario. Si día sí, día también, se apea usted en la misma parada que esa chica que le ha robado el corazón y no se atreve a decirle ni una palabra, atrévase por lo menos a descargarse Happn. Igual suena la flauta y ella también anda en su búsqueda.

Para los que se toman en amor en serio

Meetic es una de las webs de citas más populares. Se definen y auto proclaman como el servicio de dating más eficiente, y #LoveYourImperfections es su hashtag. El coqueteo/flirteo es el principal objetivo de esta app -también disponible en versión web-, pero sin hacer ascos a la búsqueda de una pareja estable o simplemente una bonita amistad.

Para los gays

Grindr. Es de lo más lúbrico que existe en el mercado de las apps dedicadas al folleteo. Para qué nos vamos a engañar, se fornica a todo tren y sin importar con quién. Muy a lo bacanal romana. Y ¿por que? se preguntarán ustedes. Pues aplastantemente sencillo, porque los dos son hombres. Así funcionan las cosas en Grindr.

Para los que quieren casarse

eHarmony. Si  usted pasa de perder el tiempo con historias que no van a ninguna parte y eso del aquí te pillo aquí te mato hace ya tiempo que no va con usted, ha encontrado la horma de su zapato. Deje de buscar en las demás apps, sólo encontrará gente que le quiere por y para el sexo para después de metido pasará olímpicamente de  usted. Usted, que quiere casarse de una puñetera vez, merece algo mejor, algo que esté a la altura. Con su ayuda, eHarmony le encontrará a esa persona especial junto a la que pasar por el altar.

Con un registro bastante más exigente que el resto,- convendrá que es comprensible, pues no busca usted un polvo y a pasturar, usted quiere casarse- le sugiero que no se lanza al arte de mentir. No diga tampoco medias verdades ni mentiras piadosas, ni medias mentiras, ni mentirijillas. Piense que si lo hace estará metiendo la pata además de jugar impíamente con los sentimientos de los demás usuarios que sí creen en el amor verdadero y confían ciegamente en que esta aplicación es su tabla de salvación. Poca broma. Por si fuera poco, echará por la borda su futuro con la que podría ser su pareja por los siglos de los siglos.

Para las mujeres que les gustan las mujeres

Brenda y Wapa. Las que prefieren estar con chicas también tienen su nidito de amor en una app hecha exclusivamente para ellas. Como Grindr, pero para chicas.

Y para finalizar, la app para los más sinvergüenzas de todos: los infieles…

Ashley Madison: ¿Cree usted que la aventura es más divertida si huele a peligro? ¿Le van las proposiciones indecentes? A Ashley Madison le va todo. Esta aplicación, además de puta, le pone la cama para que pueda echar usted su canita al aire. Eso sí, es una web que no entiende de culpabilidades ni remordimientos y anima a los casados a tener una aventura. Usted mismo.

Si con todo este porrón de apps usted es incapaz de ligar o follar, lo suyo ya es de juzgado de guardia. Encontrar el amor ya es otra cosa querid@. ¿Quién dijo que fuera fácil?

Que follen mucho y mejor.

Aventuras con compañeros de trabajo, ¿una buena idea?

Ya lo dice el refrán, donde tengas la olla… Pero nadie escarmienta en cabeza ajena y la gente sigue recurriendo al lugar de trabajo como una de las principales canteras a la hora de encontrar pareja, una aventura o un simple revolcón. Y no es de extrañar. Jornadas laborales eternas, fiestas, comidas de empresa, viajes de negocios… Solemos pasar casi más tiempo en el trabajo que en casa, y aunque las tensiones formen parte del día a día, el roce hace el cariño y muchas veces, al final, pasa lo que pasa.

Las mujeres suelen estar más predispuestas que los hombres a intimar con alguien de su ámbito laboral, según los últimos estudios a los que he echado un vistazo. La revista Playboy, por ejemplo, entrevistó por correo electrónico hace unos meses a 10.000 trabajadores de ambos sexos. El resultado fue que el 80% reconoció haber flirteado con algunos de sus compañeros/as. La mitad de los varones admitió haber tenido alguna relación en este sentido, pero en el caso de ellas, el porcentaje se elevó a las dos terceras partes.

Por otro lado, Victoria Milan, una de las webs de citas que han proliferado en los últimos tiempos para tener una aventura entre gente casada o con pareja, preguntó el pasado septiembre a 3.256 mujeres usuarias de la web con quién tuvieron su primer affaire y quien les motivó a ello. Pues bien, un significativo 36% de ellas respondió que su primera experiencia infiel fue con una persona que había conocido en el trabajo. Si además uno se siente solo o está mal con la pareja, la predisposición a este tipo de escarceos aumenta, y es fácil pasar de una simple atracción al flirteo y de ahí, a un encuentro sexual, a una aventura o incluso a una relación.

Sexo en el trabajoUn viejo amigo (soltero) que acaba de embarcarse en una de estas aventuras me cuenta que está encantado de la vida. No está enamorado, dice, pero admite que el rollo de la clandestinidad, el tener que disimular ante el resto de compañeros, el riesgo a ser descubiertos, etc, les resulta a ambos de lo más morboso y excitante. Ninguno de los dos tiene despacho, así que tienen que conformarse con miradas maliciosas y besos furtivos en la cocina. Yo creo que al final los van a acabar descubriendo, porque esas cosas se notan y andan los dos con una sonrisa de oreja a oreja que no les cabe en la cara, según me cuenta.

A mí me parece estupendo, cada uno es libre de liarse con quien quiera, faltaría más, pero ojito porque a veces la historia, por muy excitante que pueda parecer en un principio, puede volverse en nuestra contra y provocar situaciones incómodas y difíciles de manejar. Ya es complicado fuera del trabajo cuando uno se involucra sentimentalmente y el otro no, pero si encima ocurre con alguien a quien tienes que ver cada día y con quien tienes que currar codo con codo, pues apaga y vámonos. Eso sin contar con que, a veces, el que se siente agraviado puede empezar a hacerle la vida imposible al otro, dando lugar a escenarios tan desagradables como estresantes.

Otra amiga cometió el error de enrollarse con su jefe, a quien ella creía divorciado, y del que al final acabó colgadísima. Aún sí, cuando se enteró de que todo era un rollo macabeo y de que el tipo seguía con su mujer, optó por cortar por lo sano. Al principio el susodicho intentó convencerla con buenas palabras, pero cuando comprendió que no daría marcha atrás, pasó a ponerle pegas a todo lo que hacía, a echarle broncas en público y a ponerle zancadillas cada vez que podía. Ella no soportó la presión y acabó negociando su despido. Cosas que pasan.