Archivo de la categoría ‘monte de venus’

¿Hay ‘gordofobia’ tras la tendencia de retocarse el pubis?

Las estrías, las tetas caídas, los pelos alrededor de la areola del pezón, la dureza del pie, el mollete debajo de la axila, las arrugas de expresión, la celulitis, las manchas de la cara, la tripa…

Podría escribir un artículo infinito solo con las peculiaridades físicas por las que las mujeres hemos aprendido a sentirnos avergonzadas. Las mismas que forman parte de nuestro cuerpo como la piel, la carne o los huesos.

SAVAGEXFENTY

Sentimos vergüenza hasta el punto de que compramos todo lo necesario para que desaparezca de nuestra vista.

Para que lo natural se elimine vía artificial.

Para ser menos nosotras mismas y más como creemos que quieren que seamos.

Y la última incorporación, el nuevo objeto de deseo que deberíamos estar anhelando este verano, es un pubis plano.

El mismo que pueda caber sobradamente en esos bikinis que parecen una mascarilla arrugada entre las piernas y se colocan con las tiras tan altas que no hay forma de que los labios encajen correctamente en esos escasos centímetros cuadrados de tela.

Para conseguirlo si no lo tenemos de forma natural, también encontramos la respuesta en el capitalismo: una liposucción en la zona.

Quitar la grasa que se acumula en el monte de venus para tener una entrepierna no ya digna de revista, digna de Instagram.

Llegar a eso significa que ya no ves tu pubis como lo que es: un lugar con el que disfrutar y pasarlo bien.

Que lo transformas por una mirada que considera que tal y como lo tienes genéticamente no es atractivo, no entra en el margen de lo aceptado o establecido.

Pero lo cierto es que tu entrepierna, tal cual la tienes ahora, es perfecta. Porque esta tendencia no debería dejar que le cogiéramos manía.

No quiero odiar mi cuerpo en ninguna época del año. Y la liposucción de pubis nos aleja de que podamos aceptar todos los tipos de pubis: los planos, los huesudos, los gordos, los peludos…

Porque somos tan distintas que hacer de tanta variedad una calcomanía sería como si desaparecieran de la noche a la mañana todos los sabores de helados con una única excepción. Y que ese fuera el único que encontráramos en el mundo.

Y en la variedad está lo maravilloso.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).