¿De verdad va todo tan bien o es la ‘Energía de la Nueva Relación’?

Hace unas semanas quedaba con un amigo con el que llevaba tiempo sin coincidir. En el último momento invitó a la chica con la que se estaba viendo.

Estaba embobado, no podía parar de hablar de ella: le encajaba absolutamente todo.

Era como si, después de su etapa de soltería, hubiera dado con una persona perfecta para él.

energía nueva relación

PEXELS

(¿Cómo que aún no me sigues en Instagram? Pues venga…)

El giro dramático de los acontecimientos es que al tiempo, dejaron de verse.

«Me entiendes seguro», me dijo hace unos días, cuando le recordaba que me había convertido en una sujetavelas improvisada.

¿Que si lo entiendo? La ENR estaba haciendo de las suyas, y sé bien lo que es eso.

Lo que no le ponía era nombre, pero la ENR (o Energía de la Nueva Relación) es un término que popularizó en los 80 la activista Zhahai Stewart y que define lo que le estaba pasando a mi amigo.

En esa etapa, los neurotransmisores se producen a niveles altísimos, lo que se traduce en adrenalina y fascinación.

Te puede interesar leer: Por qué te enganchas tanto a quien pasa de ti (según la psicología)

Es el fenómeno biológico que explica por qué todo es maravilloso y no puedes dejar de pensar en esa persona, de hablar de sus cualidades, de querer pasar más tiempo a su lado aunque hayáis estado viéndoos durante 72 horas.

Ese chorreo de sustancias se da en las etapas iniciales del cortejo y viene acompañado de una mayor conectividad emocional, receptividad sexual y un mayor nivel de excitación (¿entiendes ahora por qué no podéis quitaros las manos de encima?).

Lo que sucede es que es algo que termina antes o después y, hay quien interpreta esa diferencia de sensaciones que había al principio como que la relación no puede seguir funcionando.

Que no digo que le pasara a mi amigo porque fueron otros factores los que entraron en escena, pero no está de más recordar que es habitual que esa ‘calma’ llegue tarde o temprano.

El problema es cuando los miembros de esa relación no entienden que es una evolución normal a la siguiente fase de la relación y saltan a otra pareja cuando la ENR se acaba.

Lo que sucederá será que volverá a enfrentarse al mismo problema de ver que la rutina llega a la relación, porque la ENR no dura para siempre.

Cuando esta energía llega a su fin, tiene que quedar un vínculo que se ha ido construyendo durante ese tiempo, uno basado en sentimientos, compatibilidad, proyecto de futuro… En definitiva, en una serie de factores que le dan estabilidad.

Esa estabilidad que proporciona la seguridad emocional es justo todo lo opuesto a la sensación de novedad y adrenalina del principio, pero tenemos que entender que es lo normal, es la señal de que eso va por el buen camino, que tiene posibilidades de funcionar.

Y puede que no sea tan emocionante como al principio, pero esa conexión y compromiso que se va fortaleciendo, es la base de una relación sana.

Así que antes de plantearte que igual tu relación ya está acabada, hazte la pregunta de si de verdad va todo tan bien con esa persona que acabas de conocer, y merece la pena dejarlo todo, o es tan solo el enganche del principio.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en TikTokTwitter y Facebook).

1 comentario

  1. Cuando las cosas se cogen hacen con ganas todo nos parece bien.

    12 diciembre 2022 | 16:47

Los comentarios están cerrados.