Archivo de la categoría ‘Netflix’

Tenemos que hablar de esa escena en ‘Mi reno de peluche’

Hacía tiempo que una serie de Netflix no nos atrapaba tanto como Mi reno de peluche. Y hacía tiempo que no estábamos de acuerdo en lo dura que resulta de ver.

Sí, por supuesto me refiero a esa escena en la que el protagonista, Donny Dunn, es víctima de una agresión sexual.

Mi reno de peluche

NETFLIX

(¿Cómo que aún no me sigues en Instagram? Pues venga…)

La imagen ha conmocionado al mundo entero, una periodista británica compartía que la advertencia de «Escenas de violencia sexual» no era suficiente y que le había generado mucha angustia.

Pero, ¿no es lo que estamos acostumbrados a ver cuando son víctimas las mujeres?

Hace unos meses os comentaba que había tomado la decisión de dejar de consumir series o películas en las que una mujer o niña fuera víctima de violencia sexual.

Y, como comprenderéis, mi catálogo de opciones se quedó bastante reducido, pero fue lo que hizo que me diera cuenta de que era raro encontrar una trama donde no apareciera esta agresión.

Incluso en historias donde no aportaban nada a la trama, la violación estaba ahí igualmente.

Pero no solo eso, también me había dado cuenta de que cada vez las escenas estaban más erotizadas. Es decir, la perspectiva ya no era la de criticar una realidad haciéndonos sentir incomodidad, sino pintándola como algo deseable, casi pornográfico.

Ninguna de esas escenas han generado el impacto social, el revuelo en redes y en prensa, que sí ha conseguido Mi reno de peluche.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Mara Mariño (@meetingmara)

La violencia sexual hacia los hombres

Habrá quien diga que este es precisamente el objetivo de la serie, el de conmocionar para señalar como algo horrible lo que le sucede al protagonista, ser víctima de una violación.

Sin embargo es inevitable preguntarse por qué cuando la víctima es mujer no se despierta la misma indignación, sino morbo.

Entre la frecuencia de estas escenas y cómo se narran, las hemos normalizado, al igual que el hecho de que existan agresiones.

Y claro que los hombres también pueden ser víctimas. De hecho, Richard Gadd, el actor que interpreta al camarero es el ejemplo ya que comenta su historia real.

Pero que no nos deje con la falsa sensación de que estamos ante un problema que no tiene género.

Según los datos que publicó en 2023 el Ministerio del Interior, el 90% de las víctimas de delitos sexuales contra la libertad son mujeres y niñas.

El 95% de los agresores, de los responsables de esos delitos, son hombres.

Así que por muy necesaria y muchos estereotipos que haya roto la serie sobre los hombres siendo víctimas de violencia, que los árboles no nos tapen el bosque.

(Y también puedes seguirme en TikTok y Twitter).

‘Un cuento perfecto’, lo nuevo de Netflix que rompe con las típicas escenas de sexo

Mis expectativas sobre la miniserie Un cuento perfecto no eran altas, eran las de cualquier otra romcom: algo que me entretuviera, pero sin mucho trasfondo que me dejara reflexionando al respecto.

Por eso ha sido tan refrescante que la apuesta de Netflix, basada en la novela de Elísabet Benavent, me sorprendiera en la representación de las escenas de sexo.

un cuento perfecto Margot y David

NETFLIX

(¿Cómo que aún no me sigues en Instagram? Pues venga…)

Sin hacer spoiler –porque ya te adelanto que te la recomiendo-, en varias ocasiones donde la pasión se dispara, se mencionan o enseñan los preservativos.

Puede que pienses que no tiene nada de especial, que son habituales en tu vida y no sales de casa sin mirar que lleves uno en la cartera, pero, si lo piensas, es un elemento que suele brillar por su ausencia en la mayoría de ficciones.

Recuerdo a un escritor novel de novela erótica diciendo que no era su responsabilidad dar educación sexual a sus lectores incluyendo métodos de barrera en sus tramas.

Pero la serie es el ejemplo perfecto de que no necesitas salirte de la historia para visibilizar algo que es clave en lo que a cuidar la salud sexual se refiere.

Otro de los momentos que no esperaba es una escena en la que a protagonista le baja la regla en pleno momento de acción, cuando ciclo menstrual y sexo salvaje no son dos cosas que en las series y películas suelan coexistir.

Por un lado es como si las mujeres en la ficción nunca tuvieran la regla y solo se hablara de ella en caso de que falte, lo que sabemos que significa que está embarazada.

Y por otro, el sexo menstrual ni está ni se le espera. Vale que en la miniserie tampoco, otra pequeña barrera a superar (aunque sus motivos hay detrás), pero la respuesta del acompañante es oro.

«A mí no me importa», reitera él dejando claro que quiere seguir. Ni caras de susto ni rechazo, es la tranquilidad que necesitamos independientemente de que según nos encontremos nos apetezca más o menos.

Personalmente, ese fue el momento en el que me ganó la serie.

Porque si bien que te baje la regla antes o en pleno momento de acción es algo con lo que todas nos podemos sentir identificadas, quizás si vemos que en uno de los hits de Netflix el actor dice que le da igual, nos creamos por fin que nuestra pareja también lo dice de verdad.

A eso le sumo que Un cuento perfecto se aleja del coitocentrismo y hay escenas de otras prácticas, en concreto de sexo oral.

En las que además ella quien lo recibe, por lo que la labor de darle protagonismo al placer femenino está conseguida.

Contar con una protagonista que vive su sexualidad de manera plena, pudiendo expresar libremente un «Estoy mojada» como un «Me gusta hablar en la cama» es otra característica muy rompedora de la historia.

Viéndonos reflejadas en heroínas de ficción, que no tienen pudor ni son inexpertas como Babi de Tres metros sobre el cielo o, más recientemente, Noah de Culpa mía, conseguimos alejarnos del estigma que rodea la sexualidad femenina y se refuerza de manera positiva que eso nos parezca normal.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Mara Mariño (@meetingmara)

Las series y películas son un factor que alimenta el imaginario colectivo, así que la importancia de mostrar mujeres que conocen su cuerpo, su disfrute y lo expresan en las escenas es la manera de apoyar el cambio social que libera y empodera sexualmente.

Cambio en los roles de género

No voy a pararme mucho en la historia de amor, que puede ser más o menos parecida a otras que hemos visto antes.

Pero sí me parece interesante destacar otras peculiaridades que me han parecido un avance en la pequeña pantalla.

Como por ejemplo que los roles de género estén intercambiados y veamos a un chico dedicándose a una profesión que siempre relacionamos con las mujeres: el cuidado de niños.

Mientras que su sueño es tener una floristería, el de ella es modernizar la imagen de la compañía multinacional de su familia. La clásica historia donde el exitoso hombre de negocios impresionaba a base de su éxito laboral y su fortuna -y esa desigualdad de poder era utilizada-, ha terminado.

Nosotras queremos ser la CEO.

Y, sobre todo, que no vemos a una chica conquistada por un chico malo, más mayor y experimentado, que le da un trato paternalista, controlador y hasta despectivo en ocasiones.

Vemos a una chica conquistada por un tío divertido, algo más joven que ella, que le hace reír, que no es el ejemplo de tener la vida resuelta, pero da igual porque es con quien mejor se lo pasa.

La protagonista no necesita un hombre que le resuelva la vida, se la resuelve sola y, por el camino, tiene a su lado a una persona que le hace disfrutarla todavía más.

Y es que necesitamos que nos recuerden que no necesitamos ser salvadas, que la pretensión del amor debería ser solo encontrar con quien ser feliz y punto.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en TikTokTwitter y Facebook).