Entradas etiquetadas como ‘tinder’

Lo que hemos aprendido de Tinder este 2018

Aunque en artículos anteriores de Tinder has aprendido cómo hacerte un perfil con éxito, con la cercanía del fin del año, la aplicación también ha hecho balance consiguiendo que podamos tomar nota acerca de nuestros usos y costumbres en el arte del ligoteo online.

FACEBOOK TINDER

La pizza es el lenguaje universal cuando propones un plan de cena en tu grupo de WhatsApp de amigas, pero también en la app, ya que junto a las croquetas y la tortilla española, ha sido una de las comidas más mencionadas en las biografías.

Y es que ante la duda, no hay hielo incapaz de romperse ante una buena conversación de comida.

Si la cosa no funciona, puedes lanzarte a la piscina y probar con alguna frase de Los Simpsons, ya que es la serie de referencia de los usuarios que circulan por la aplicación.

Resulta difícil resistirse a que si alguien te escribe “Energía nuclear” no lo leas con la voz de Monty Burns, por mucho que sea en una conversación a través de la pantalla del móvil.

La vida sana ha hecho especial hincapié a la hora de ganarse el match, por  lo que el emoji de ‘No fumadores’ se encuentra entre los más destacados, como el de la cerveza, por irónico que parezca.

Pero si lo que buscas es la franja horaria perfecta para que aumenten las posibilidades de conocer a alguien, desbloquea el móvil los lunes a partir de las 10 de la noche para hacer swipe, fruto de la melancolía del fin de semana que ha terminado pero también con toda la energía de empezar con buen pie la semana.

Y para terminar, algunas palabras clave para añadir en tu biografía, los términos “viajar”, “cine” o “música” son algunas de las palabras que tendrás que incluir. Aunque si te parece demasiado tradicional, “postureo”, “selfie” o “spoiler” también encabezan la lista.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Las razones por las que nunca quedas (ni quedarás) con tu ‘match’ de Tinder

“Tinder está fatal”, empezó a comentarme un amigo de pasada. Perfiles sin trabajar, dos fotos descuadradas… Y luego está que te hagan match. Si tienes la suerte de coincidir, es probable que se quede en un saludo sin respuesta. 

Otra amiga metía en el saco a las personas que, si no contestas inmediatamente, te escriben varios mensajes a la vez terminando con un “Hola? :(“, lo que hace que pasen automáticamente a la categoría de next.

La realidad idílica si usas Tinder

También otras que, al poco de empezar a hablar, empiezan con algo grosero o sacando en la conversación las (grandes) partes de su anatomía. O por ejemplo, sabemos de la existencia de esos individuos que, nada más abrirse la opción de chat, mandan una foto-polla.

Ambos coincidían en aquellos matches que se cancelan o gente que, al poco de hablar, desaparecía misteriosamente de la aplicación para volver días más tarde y que te volvían a escribir como si nada con “estaba hasta arriba/me fui de viaje/estaba de vacaciones pero me gustaría quedar contigo”.

Y en muchos de esos casos, continúas la conversación que es más diálogo de besugos que otra cosa, hasta el momento de “¿me das tu móvil?” cuando te das cuenta de que, en realidad, tampoco te gusta tanto.

Tinder está fatal y se nota en las citas opina mi amiga, las citas que nunca llegan por motivos de agenda (es imposible ponerse de acuerdo), te da plantón (la otra persona decide no aparecer en el último momento) o se cancela tantas veces que se te antoja tan complicado que pierdes las ganas que podías tener de conocerle.

La conclusión es que, aunque no queramos pensarlo, puede llevarte miles de swipes colocar a una sola persona enfrente de ti en una cita, algo que resulta bastante desalentador y frustrante.

La realidad es que Tinder es agotador. La cantidad de gente, mensajes, y sobre todo, tiempo que debes invertir para pasar del “Hola” virtual al saludo en la vida real puede llegar a ser agobiante.

Y si nos cansa tanto, ¿por qué seguimos usándola? Algunos estudios han conseguido arrojar un poco de luz al respecto.

La compañía financiera LenEdu estudió a 3.800 millennials entre 18 y 22 años de los cuales el 72% eran usuarios de Tinder descubriendo que la mayor parte, el 70%, no habían conocido a ninguno de sus matches.

Cuando se preguntó los motivos de usar la aplicación, “buscar una relación” o “echar un polvo” quedaban en tercer lugar siendo “subir la autoestima” la categoría ganadora.

La aplicación para ligar se ha convertido en una herramienta de validación. Y si no pensemos en las ocasiones en las que hemos consolado a nuestra amiga o amigo porque el match no ha sido recíproco o cuando has celebrado que se lo hayan devuelto.

Entonces, ¿es Tinder el nuevo sandwich de cumplidos? Abres la aplicación y encuentras mensajes de gente desconocida alabando tus ojos o tu sonrisa, en definitiva, dándote un nivel de atención que te pone el ego por las nubes mientras continuas disfrutando de la soltería.

Y es que un estudio de la propia app que entrevistó a una muestra de 1.000 personas solteras entre 18 y 25 años, reveló que el 81% coincidía en que carecer de pareja era una ventaja en todos los aspectos de su vida (más tiempo para trabajar, para dedicarle a las amistades, a las aficiones…).

Ya que la mayoría de esas personas decían encontrarse sin pareja a propósito, eso convierte a Tinder en una manera de hacer llevadera la soltería, sintiendo que seguimos en el campo de juego sin necesidad de hacer realmente nada.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Si quieres abrirte un perfil en Tinder estas son las normas que deberías tener en cuenta

Hay un momento de la vida en el que te planteas darle una oportunidad a las aplicaciones para conocer gente. Como el verano es la época de pasar tiempo fuera de casa por excelencia, si quieres probar suerte, hay una serie de recomendaciones que deberías tener en cuenta si quieres abrirte un perfil.

PXHERE

Lo primero que te pedirán será que te registres con un nombre, y, a no ser que estés en busca y captura de una aventura, lo suyo es que utilices tu nombre real.

La prueba de fuego son las fotos, ya que tienen parte de la culpa de que quien vea tu perfil deslice a la izquierda o a la derecha. Prohibidas fotos de perfil con gafas de sol o en las que solo se te vea un trozo de la cara.

Elige una foto en la que salgas con la cara relajada y a ser posible sonriendo (la sonrisa en las aplicaciones de ligar incrementa las posibilidades de éxito), ya que da sensación de sociabilidad.

Además, es recomendable que subas otras tres o cuatro fotografías y, en alguna de ellas, que se te vea de cuerpo entero. Nada de autorretratos cutres en el espejo del baño o del gimnasio, fotos con mala iluminación o bebiendo (a no ser que lo tuyo sean las catas de vino).

Si tienes mascota, haces actividades al aire libre o cualquier tipo de ejercicio, deja que se vea en las fotos. Da igual que luego escribas lo mucho que te gustan las artes marciales o el pilates, una imagen dice más que mil palabras.

A continuación, es el momento de escribir sobre ti. Tu biografía es el espacio que te proporcionan para que, en dos o tres párrafos, te des a conocer, por lo que es muy importante.

Aprovecha para incluir qué es lo que estás buscando: pareja, alguien con quien tomar algo, una persona que te enseñe la ciudad en la que vas a estar la próxima semana haciendo turismo… Las cosas claras y el chocolate espeso, que decían en mi familia.

Sobre ti, no te olvides de contar a qué te dedicas y qué te gusta hacer en el tiempo libre. Es decir, escribe cosas que puedan dar pie a una conversación. Evita dejar este espacio en blanco o poner simplemente la cuenta de Instagram (ya que para eso tienes la opción de vincular tu cuenta) porque puede parecer que solo te has hecho Tinder para subir el número de seguidores.

No currarte la biografía da sensación de pereza por tu parte, y, francamente, echa para atrás empezar a hablar a alguien que solo tiene puesto “Contenta pero no demasiado” como descripción.

Por último, recuerda completar también, además de la biografía, a qué te dedicas y en qué empresa. Sí, aunque seas estudiante de Bachillerato. Es la información que aparecerá justo debajo de tu foto cuando aparezca tu perfil y tenerla escrita también resulta de ayuda.

Una vez lo tienes todo, solo te queda empezar la ruleta del pulgar (y tener suerte).

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

¿Has sufrido Tindstagramming?

Todos hemos usado Internet para ligar, todos. Y quien esté libre de pecado que niegue haber dado nunca un like con segundas intenciones.

GTRES

Hace diez años, el ligoteo se daba a través del Messenger, con esas conversaciones tan llenas de emoticonos que hacían las palabras innecesarias, con los zumbidos urgentes que seguían los apremiantes “cnt” o “ctxt” y con abreviaturas que harían las delicias de cualquier desencriptador.

Después pasamos a las redes sociales, a Tuenti, Facebook, Instagram y esos “Me gusta” que en realidad significan “Me da absolutamente igual lo que publiques porque quien me gusta eres tú“.

Es algo tan natural y a lo que estamos tan acostumbrados que ya nadie se sorprende cuando te dicen que dos personas se han conocido en la red, especialmente desde el desarrollo de aplicaciones como Loovoo, Tinder, Happn, Meetic… o un sinfín más de juegos de palabras en inglés convertidas en los nuevos puntos de encuentro en la era 2.0.

Algunas, como es el caso de Tinder, te permiten enlazar tu cuenta de Instagram con el perfil del programa, lo que significa que se da acceso a las imágenes de la red social y permite a los que ven tu perfil conocerte más allá de la información que se escriba en la aplicación.

Sin embargo, hay ciertos usuarios que, no contentos con el unmatched (cuando el otro usuario decide que no está interesado y elimina a esa persona de la lista de usuarios que pueden verla o mantener conversación con él o ella) deciden salir de la aplicación e iniciar conversaciones en Instagram, llegando incluso al punto de, en algunos casos, insultar a la persona por no haberle dado la oportunidad de conocerse.

Esto, además de demostrar la incapacidad de más de uno (o de una) de no aceptar un “no” por respuesta, es una falta de respeto hacia la voluntad de la otra persona y algo que demuestra que no se tiene mucho amor propio a la hora de forzar una conversación, que por uno de los lados no es deseada, de esa manera.

No olvidemos que una cosa puede ser insistir y otra muy diferente acosar. Y me temo que los hay que tienen los conceptos mezclados.

 

Condenado por violación por quitarse el condón mientras practicaba sexo

Querid@s,

No sé si están al corriente de la noticia de un hombre francés condenado en Suiza por violación por quitarse sin avisar el condón mientras mantenía relaciones sexuales. Les pongo en antecedentes. Chico ve a chica en Tinder. Él le da a like y ella también. Ella es suiza, él francés. Acuerdan una primera cita a ciegas en junio del año pasado y parece que se caen bien. Quedan por segunda vez y deciden mantener relaciones sexuales. El trato es que sea con protección. En algún momento del polvo en el que ella está a lo que está, el amante francés, en un acto de absoluta premeditación y alevosía, y como quien no quiere la cosa, va y se quita el condón sin que ella se percate de su sucia maniobra. Con dos cojones.

Monsieur, ¿es que no se le ocurrió a usted preguntarle a la muchacha si podía quitarse el condón y follársela a pelo? Intuyo que conocedor de la futurible respuesta, decidió callar y esperar un momento de despiste de ella para desvestir su miembro viril.  Digo yo que le apretaría la gomita, le molestaría el caparazón, qué más da si ella no se va a enterar. Usted cambió a su libre albedrío unas normas del juego previamente acordadas, una jugada bastante sucia. Podrían (ella y usted) contraer enfermedades o provocar un indeseado embarazo, aunque ella no lo supiera. Fue una vez terminada la faena cuando ella se percató de que el francés había desenfundado su pene. Decidió denunciar los hechos y el juez ha decidido que la chica no habría accedido a tener sexo si las condiciones hubieran sido distintas a las pactadas. Según informa The Independent, la Corte Criminal de Lausana (Suiza) condenó el pasado lunes a este hombre que se pasó de listo por delito de violación. Ahora ha de hacer frente a una condena de doce meses de prisión. Entiendo que la próxima vez este monsieur  se lo pensará dos veces antes de hacer de las suyas.

Ya somos mayorcitos para discursos y moralinas de lo que se debe o no se debe hacer- en la cama cada pareja que haga lo que considere-, pero me parece estupendo que estas estratagemas traicioneras se penen y se castiguen. En Suiza, país muy avanzado en muchos menesteres, esta acción de quitarse el condón a traición cuando a uno le da la gana y seguir empotrando como si nada, puede considerarse una violación y ser delito si la otra parte implicada en el acto sexual piensa que hay condón de por medio. Según el abogado de la víctima, ésta es una sentencia pionera en el país. Desde este blog le damos una calurosa bienvenida; el sexo, con o sin condón, siempre bien clarito y con consentimiento.

Que follen mucho y mejor.

Las mejores apps para ligar, follar y encontrar el amor

Querid@s,

En pleno Siglo XXI y gracias a los GPS, la tecnología más avanzada, impera el espíritu emprendedor de un buen número de salid@s cuyo objetivo es que ustedes y yo liguemos, folleteemos o nos crucemos de una vez por todas con el amor de nuestra vida. No en vano existen mil y una aplicaciones para los menesteres del amor y otros delirios.

Y es que el amor está en el aire, el amor está en las redes, pero sobre todo, en las apps.  Las hay para todos los gustos y preferencias. Para los más exigentes para los que andan buscando algo serio, para los más románticos,para los más cool y agraciados, para homosexuales, para lesbianas, para los infieles, para los que quieren pasar por el altar, para los que solo quieren revolcarse,  para los que se han quedado prendado de ese o esa con el que se cruzan cada día. En fin, que por ahí, en esa nube que nadie sabe dónde queda, existe una app para usted.

Dígame,¿Cómo es usted? Le diré cuál es su app ideal.

Para los del montón

POF (Plenty of Fish): Si es usted de los que piensa que el mar está lleno de peces, esta es su pecera. Con un registro bastante más complejo que el resto, deberá hacer unos test de personalidad, auto confianza, dependencia y auto control para conocer compatibilidades entre futuribles posibles parejas. Los del mar lleno de peces cuentan tener más de 50 millones de solteros en su base de datos, así que existe una alta probabilidad de encontrar un pez de su gusto.

mzl-udkpgsss

Para los clásicos

Badoo: Un clásico de (casi) toda la vida. Nació página web y con el paso del tiempo ha logrado adaptarse a nuestros móviles. Ofrece 200 millones de perfiles en todo el mundo, pero la mala noticia es que la inmensa mayoría son adolescentes imberbes de hormonas revolucionadas y más salidos que el pico de una mesa. Usted mismo. En cuanto al modus operandis, su registro está pensado para tontos. Se registra usted, sube unas cuantas fotos y a follar como si no hubiera mañana.

Tinder: Es la app más conocida del planeta, y por eso mismo sobran las presentaciones. Aún así, no está demás recordarle los truquitos para ligar en los tiempos del Tinder.

Para las chicas guerreras. Ellas mandan

Adoptauntio. El concepto de AdoptaUnTío.es es simple: basado en la inversión de roles, ha seducido ya a más de 12 millones de personas en todo el mundo, contando con el mismo número tanto de mujeres como de hombres. Aquí las chicas mandan y deciden. Muy controvertida por cosificar al hombre, la web presenta a los hombres como productos. Las usuarias se pasean por este mercado de hombres con un carro y se llevan al que más les guste. Ellos se clasifican por sus cualidades: barbudos, tatuados, rapados, fofisanos, indies, rockeros, pijitos, hipster, fiesteros, latinos. Es literalmente un escaparate de chicos en el que las féminas tienen el control y los meten en sus respectivos carritos de la compra. Así, como lo oyen. ¿Cómo lo ven?

Muapp. Sus creadoras afirman «Hemos creado el ‘Tinder’ que nos hubiese gustado tener». Ella son las que deciden qué hombres pueden entrar. Además, para ayudarlas en la toma de decisiones, se les brinda información sobre las intenciones de sus pretendientes. Ya no tiene que preocuparse de las intenciones que ese chico tiene para con usted, porque Muapp se encarga de ello personalmente. Así sabrá con cuántas otras está hablando.

muapp

Para los que piensan en tres

3nder. Esta es la suya si lo que quiere es montar un trío y participar en relaciones sexuales de tres personas en adelante. Si usted es un alma libre que sólo quiere conocer a solteros o parejas de mente abierta como la suya, sea usted hetero, gay, bisexuales, polisexual y/o pansexual, siempre será bienvenido a 3nder. No se trata sólo de tríos y orgías (que también), sino de sentirse cómodo con la propia sexualidad. Muchos pensarán que los que campan por apps como estas son más marranos que el agua de fregar, pero ya le digo yo que no. Anímese y que le quiten lo bailao.

Para los más guapetes

Caoba. ¿Le duele la cara de ser tan guapo? En Caoba tendrá la oportunidad de flirtear con la gente más wapa de la city. Es usted perturbadoramente atractivo, además de un auténtico superficial, y siempre se fija en el más atractivo del bar o en esa chica rematadamente guapa de la discoteca. Si estoy hablando de usted, esta es su app. Espero que usted esté al menos tan de buen ver como esa persona a la que quiere acceder, de lo contrario no le dejarán registrase en Caoba. ¿Que qué se pensaba?

Para los románticos

Happn. Es usted un romántico empedernido y cree que cruzarse a diario con la vecino no es casualidad, sino el destino? Esta app casi tan romanticona como usted, es lo mejor que puede encontrar en su store, sea de Android o de Iphone. Con un millón de usuarios (usuario arriba, usuario abajo), Happn está diseñada para flirtear con esa gente con la que usted se cruza a diario. Si día sí, día también, se apea usted en la misma parada que esa chica que le ha robado el corazón y no se atreve a decirle ni una palabra, atrévase por lo menos a descargarse Happn. Igual suena la flauta y ella también anda en su búsqueda.

Para los que se toman en amor en serio

Meetic es una de las webs de citas más populares. Se definen y auto proclaman como el servicio de dating más eficiente, y #LoveYourImperfections es su hashtag. El coqueteo/flirteo es el principal objetivo de esta app -también disponible en versión web-, pero sin hacer ascos a la búsqueda de una pareja estable o simplemente una bonita amistad.

Para los gays

Grindr. Es de lo más lúbrico que existe en el mercado de las apps dedicadas al folleteo. Para qué nos vamos a engañar, se fornica a todo tren y sin importar con quién. Muy a lo bacanal romana. Y ¿por que? se preguntarán ustedes. Pues aplastantemente sencillo, porque los dos son hombres. Así funcionan las cosas en Grindr.

Para los que quieren casarse

eHarmony. Si  usted pasa de perder el tiempo con historias que no van a ninguna parte y eso del aquí te pillo aquí te mato hace ya tiempo que no va con usted, ha encontrado la horma de su zapato. Deje de buscar en las demás apps, sólo encontrará gente que le quiere por y para el sexo para después de metido pasará olímpicamente de  usted. Usted, que quiere casarse de una puñetera vez, merece algo mejor, algo que esté a la altura. Con su ayuda, eHarmony le encontrará a esa persona especial junto a la que pasar por el altar.

Con un registro bastante más exigente que el resto,- convendrá que es comprensible, pues no busca usted un polvo y a pasturar, usted quiere casarse- le sugiero que no se lanza al arte de mentir. No diga tampoco medias verdades ni mentiras piadosas, ni medias mentiras, ni mentirijillas. Piense que si lo hace estará metiendo la pata además de jugar impíamente con los sentimientos de los demás usuarios que sí creen en el amor verdadero y confían ciegamente en que esta aplicación es su tabla de salvación. Poca broma. Por si fuera poco, echará por la borda su futuro con la que podría ser su pareja por los siglos de los siglos.

Para las mujeres que les gustan las mujeres

Brenda y Wapa. Las que prefieren estar con chicas también tienen su nidito de amor en una app hecha exclusivamente para ellas. Como Grindr, pero para chicas.

Y para finalizar, la app para los más sinvergüenzas de todos: los infieles…

Ashley Madison: ¿Cree usted que la aventura es más divertida si huele a peligro? ¿Le van las proposiciones indecentes? A Ashley Madison le va todo. Esta aplicación, además de puta, le pone la cama para que pueda echar usted su canita al aire. Eso sí, es una web que no entiende de culpabilidades ni remordimientos y anima a los casados a tener una aventura. Usted mismo.

Si con todo este porrón de apps usted es incapaz de ligar o follar, lo suyo ya es de juzgado de guardia. Encontrar el amor ya es otra cosa querid@. ¿Quién dijo que fuera fácil?

Que follen mucho y mejor.

Ha llegado la aplicación para los swingers. Y no tiene nada que ver con Grinder

Querid@s,

¿Han practicado alguna vez intercambio de parejas? Si se siente fatigado de practicar sexo en su casa, con su pareja, una y otra vez, si estas experiencias grupales le apetecen, que sepa usted que existen. Orgías de 4 hasta 19 personas, todos con todos, en grupo…. Aunque las orgías siguen estando a la cabeza de las fantasías más ansiadas, muy pocos se atreven a dar el paso definitivo. Eso sí, nadie puede esgrimir como excusa la dificultad de este tipo de encuentros. Las convocatorias de sexo público son frecuentes en la red y si usted prefiere algo más convencional y relativamente normalito, existen numerosos locales de tipo liberal denominados club swinger, cuya especialidad es facilitar experiencias de sexo colectivo y realizar sus fantasías mas ocultas. Tomar una copa, participar o no, mirar, ser mirado, hacer un trio, coincidir con alguien inquietante en una orgía o en un intercambio de parejas… Una absoluta delicia.

El Jardín de las Delicias, El Bosco

El Jardín de las Delicias, El Bosco

Ya platicaremos de este asunto otro en otro momento. ¿Qué les parece que ahora existe una aplicación, que está a punto de caramelo, que puede servirle todas estas suculentas experiencias en bandeja de plata? Y sin que se entere casi nadie, por si le importa el que dirán.

Este mes de mayo, la virgen start-up barcelonesa y moderna, La Vida de Otro Color, tiene previsto el lanzamiento al mercado de dos aplicaciones móviles que aspiran a dominar el sector de las apps de contactos entre adultos en España. SwingerApp y ChillApp -así se llaman estas plataformas- son el fruto del proyecto empresarial en común entre Sergi Poch, que proviene del Derecho y Fran Duarte, con experiencia en marketing para grandes multinacionales.

Cada una de estas aplicaciones ofrece posibilidades que ninguna otra plataforma prevé, son únicas en su especie. Al menos, eso dicen

¿Qué es SwingerApp?

SwingerApp está ideado para parejas liberales (los llamados swingers), una comunidad creciente que muchos no entienden. “Actualmente, -comentan sus desarrolladores- existen webs de contactos para swingers pero esta es la única aplicación del mercado que ha sido desarrollada íntegramente en España”.

¿Cómo funciona SwingerApp?

Las parejas liberales pueden abrir su perfil fácilmente: solo han de cumplimentar un breve formulario con asuntos básicos como la edad, complexión o preferencias sexuales, y subir algunas fotos, mejor si son interesantes. A partir de ese momento, la aplicación geo localiza a la pareja e indica qué otros libertinos se encuentran en la vecindad. Una de las peculiaridades de SwingerApp es que a ambos miembros se les permite gestionar su perfil compartido desde sus respectivos smartphones y comprobar qué otros usuarios les resulta interesantes. ¿Para contactar con el que le gusta? Basta un mensaje a través de un chat privado.

¿Cuánto cuesta?

Por ser ustedes, nada. La descarga de la app es gratuita, pero SwingerApp contempla diferentes modalidades de suscripción (mensual, semestral o anual), que garantizan la confidencialidad y exclusividad inherentes al estilo de vida swinger.

¿Qué es ChillApp?

Pensada para el público más gay, ChillApp es una aplicación que permite a sus usuarios organizar fiestas en su casa o sumarse a la más cercana para ampliar su círculo de amistades. La perfecta solución para tener un montón de amigos, como cantaba al viento Roberto Carlos.

A cualquier hora del día, en cualquier punto de la ciudad, el usuario puede realizar su propia convocatoria o solicitar acudir a una. ChillApp es la herramienta más específica de su categoría y la única que permite organizar quedadas de tres o más chicos a la vez. Además, se pueden establecer filtros en función de los intereses de cada individuo para conectar con otros que busquen exactamente lo mismo, algo difícil de averiguar en estos tiempos que corren.

¿Qué diferencia a ChillApp de Grinder?

“Con el resto de apps o de redes sociales -explican Poch y Duarte- puedes tener citas y conocer chicos pero de uno en uno. ChillApp es la única herramienta que te permite directamente convocar a un grupo de chicos para entablar amistad con ellos y ampliar tu círculo o que posibilita que te sumes directamente a una fiesta: así es sencillo conectar con chicos que comparten tus intereses y tener una red de contactos mucho más extensa para quedar, salir, divertirse, etc”. “No es una red social más –añaden- es la herramienta definitiva para una nueva forma de relacionarse, haya o no haya sexo de por medio”.

Corra, no hay tiempo que perder. Apúntese y ya me contará.

Que follen mucho y mejor,

Tinder, Risto Mejido, su novia, Swipe Buster y la madre que lo parió

Querid@s,

Ya que estamos les informo que ya no hace falta contratar los estratosféricos servicios de un hacker o fisgonear como un vulgar acosador en el móvil del otro- resultándome ambas cosas odiosas- para esclarecer sus dudas sobre si su pareja miente, si le es infiel o si tiene usted una cornamenta que ya la quisiera la ganadería de Sepúlveda. La web Swipe Buster lo hace por usted y le chiva  si su churri, cari o el parentesco que sea que mantenga usted con la otra persona está en Tinder, una de las aplicaciones líderes para ligar de las que ya les he hablado.

Esta polémica web es el rastreador más temido de womanizers y féminas adúlteras que echan canitas al aire cn la pretensión de que todo quede en casa y sin que el otro se entere. Pues va a ser que se nos ha acabado el chollo. Este localizador de presuntos fornicarios detecta si una persona concreta es usuario de la aplicación. Sólo son necesarios cuatro datos del individuo supuestamente infiel en cuestión: nombre, edad, género y localización. Swipe Buster es un grupo anónimo que ha surgido para arrojar algo de  luz sobre los grandes agujeros de privacidad que existen en la red. Aunque el creador de esta web establece diferencias entre su creación y el resto: «Con Swipe Buster no se ha violado nada. No hemos conseguido los datos de forma ilegal. Depende por completo de la API pública de Tinder que, si decide cerrarla, nuestra web llegará a su fin».

swipe_buster_2-large_trans++0fvr0veYlFh8x2p2673p-J-RsrPAQggFPGRW8XmmCsg

El entrometimiento funciona del siguiente modo: una vez realizado el rastreo, el interesado y/o supuesto cornudo recibe un email. Si su pareja (o a quien sea que le esté usted averiguando la vida de mala manera) no ha utilizado Tinder nunca, a otra cosa mariposa. En caso contrario, Swipe Buster cotillea la base de datos y API de la popular aplicación de cabo a rabo y le hace llegar empacado en un aparentemente inofensivo email los resultados de búsqueda coincidentes con el perfil buscado. Y no solo eso, sino que existen también opciones muy concretas en función de la configuración del perfil en Tinder: si está interesado en buscar un hombre o una mujer, fotografías compartidas e, incluso, la última conexión. Y todo ello por el irrisorio precio de unos 4 euros.

El hacedor desenmascara personas infieles pero cuando lo que toca no es ver la paja en el ojo ajena sino en el de uno, prefiere esconde la cabeza cual caracolillo y permanecer en el anonimato. Cuando se le interroga por el intrusismo y fisgoneo de su app, con toda su jeta asegura que no viola la privacidad de los usuarios, porque ellos se limitan a recopilar la información del inflamable Tinder. Se puede decir que el creador de esta web que tiene a muchos en vilo no predica mucho con el ejemplo. El objetivo de este invento suyo -que ya le habría valido la pena ahorrarse- es «educar a la gente sobre la gran cantidad de datos personales que cuelgan en la red y cómo cualquiera puede acceder a ellos fácilmente». No es necesario que nos haga usted tales favores y que se autopresente usted como el salvador de l@s cornud@s digitales y si le da a usted por inventar estos aplicaciones alcahuetas, haga el favor de tener un par y de la cara. Astuta le rebate una portavoz tinderiana: «Quien quiera saber quién está en Tinder que se descargue la aplicación de forma gratuita y se ahorre los 5 dólares».

Pero algunos no necesitan de Swipe Buster, ellos mismos se delatan. Hablo de la novia de Risto. Al parecer, la muchacha, en lo que se nos pretende vender como un descuido, además de tener un novio que se llama Risto Mejide, averiguamos que igualmente tiene Tinder. Al resto de los mortales puede chirriarnos esta extravagante combinación, pero Risto -que cuando usted y yo hemos ido, él ya  ha ido y ha vuelto- defiende a su novia a capa y espada y le dedica su nuevo libro con estas esmeradas palabras directas al corazón:  “Dedicado a la gran responsable de estos primeros X meses de ABSOLUTA felicidad. Hasta juega con la portada del libro y sustituye la X por el icono de la llama de Tinder. Para más INRI, el señor Mejide va y se hace un perfil de Tinder que no ha tardado en hacer público. ¿Se pondrán los dos morados a crushes o seguirán amándose de aquí a la eternidad?

¿Implacable estrategia en forma de ‘descuido’ o puñetera casualidad? Creo que al publicista- no se olviden que se dedica a menesteres marketinianos- se le ha visto el plumero.

Que follen mucho y mejor.

Cuando Tinder hace crush, comienza el espectáculo

Querid@s,

Y en Tinder van apareciendo rostros como una baraja de naipes. Mira usted las fotos, las frases-avatar y con el dedo desliza a la izquierda si no le interesa (cruz roja) y a la derecha si le pica la curiosidad (corazón verde). Es un escaparate de gente que le acabará entrando o no por los ojos. Es un catálogo de personas. Selecciona usted a quién o no quiere consumir. Y en base a esta exageradísima cantidad de información, todos elegimos si nos gusta o no nos gusta a primera vista. No hay nada que temer, puede rechazar sin dar explicaciones. Pero, si ambas partes se gustan, hay crush. Se abre el telón y empieza el espectáculo.

Permítanme que insista que Tinder sólo muestra lo que se quiere enseñar, lo que se quiere compartir con los demás. No es oro todo lo que reluce y siempre llegará el momento en que debamos enfrentarnos a la realidad. Quedar. En vivo y en directo, en la vida real. Aquí es donde se cazan las mentirijillas o se descubren las verdades no reveladas. Hombres más bajitos de lo que pensábamos, mujeres no tan hermosas como nos hicieron creer, personas con cargas familiares que pensábamos que no existían. Porque nadie es perfecto (ni falta que hace), empezando por cada uno de nosotros.

E hice de Inspector Gadget

Nunca di información personal veraz; no sabía quién estaba al otro lado de la pantalla y viví el anonimato. Interpreté varios papeles para provocar distintas reacciones y poder indagar en amplio espectro. Con algunos me mostré interesada en el compromiso, con otros me mostré interesada sólo en encuentros físicos… A otros sólo les preguntaba por qué estaban ahí y con otros fui yo, simplemente. A la mayoría les sorprendió cuando me mostré sexualmente explícita. Algunos desaparecieron sin decir adiós cuando decía que buscaba una relación. De hecho, uno no quiso ni verme si no buscaba nada más que sexo. Otros intentaron calentar motores móvil en mano mientras con la otra jugaban y se masturbaban. A la mayoría no le importó que no tuviera una foto mía en el perfil. Esto fue gratamente positivo, a la gente aún le gusta imaginar.

Al final, todo ese centro comercial abierto y diverso se convirtió en algo tóxico (y eso que he estado pocos días en línea). Me resultó adictivo a veces, otras aburrido. Cabe la posibilidad de dedicarle más energía de la que me toca. Así que me dije a mí misma que sólo volvería a aparecer para buscar a alguien ya conocido. Espero cumplir mi promesa.

Charade

Antes de irme estuve tindereando con un tipo que me estimula mucho cerebralmente. Con él he sido yo, sin trampas ni cartón. Dice que le apetezco y lleva desde el primer día invitándome a cenar en su casa y catar los vinos de la bodega para la que es creativo. Ayer le dije que . Tenemos amigos en común y confío en que no será un asesino en serie. No sé si se me saldrá el tiro por la culata, si será un chasco o si habrá feeling. Qué sé yo. Lo que sí sé es que seremos como dos extraños que ya se conocen (qué extraño) y beberemos vino en su terraza, desde donde me dice que se ven las estrellas y de madrugada huele a tortitas recién hechas. Espero que en eso, al menos, no me haya mentido.

Que follen mucho y mejor.