Entradas etiquetadas como ‘ligar’

Somos más guapos con mascarilla y este estudio lo confirma

Hace unos días, en un monólogo, el cómico nos hacía reír con una verdad universal que ha dejado la pandemia: todos somos guapos de ojos.

La primera vez que te ven sin la mascarilla, asumes que puedes provocar desde un pequeño susto a una agradable sorpresa.

PEXELS

Para nosotras siempre había sido el maquillaje, para ellos la barba, y para todos por igual, el beneficio estético de la mascarilla de resaltar una parte de nuestro rostro a la que solemos prestarle mucha atención.

Es más, “en los ojos” es una de las respuestas más típicas cuando preguntas qué es en lo primero que solemos fijarnos cuando conocemos a alguien.

Así que tiene todo el sentido del mundo que, quitando el resto de rasgos de la ecuación, quede la mirada como protagonista cuando llevamos la cara tapada.

Y se convierta, por supuesto, es una prolongación de lo que nos imaginamos que acompañan unos ojos tan impactantes (porque puestos a fantasear…).

También es verdad que, en el momento de sentarse en el bar y quitársela para tomar algo, se pierde parte del encanto.

No porque la otra persona sea siempre poco agradable a la vista (que algo bonito todos tenemos), sino porque nuestra imagen fantasiosa ha sido otra, simplemente eso.

Aunque claro, también hay personas que pueden llegar a aprovecharse de esto y utilizar la imagen de alguien con mascarilla para cambiar de identidad en una aplicación de ligar.

Es lo que reivindica el concepto “Magikkun”, una palabra que viene de Corea del Sur que podría equivaler al “Maskfishing” y se refiere a las personas llevando mascarillas en sus fotos de aplicaciones de ligar.

Y es que se ha vuelto muy popular llevar el complemento sanitario hasta en la foto de perfil, lo que ha llevado a que las propias apps prohíban este tipo de imágenes.

Te puede interesar: La ‘tinderterapia’ sí es efectiva (aunque no te lo creas)

El fenómeno de que aumente el nivel de atractivo ha sido hasta estudiado por la Universidad de Cardiff.

En un estudio reciente descubrieron que aquellas personas con mascarilla, antes asociadas al virus, estaban ahora vistas como más atractivas que las que no llevan.

Además de potenciar los ojos, hay algo que nos aporta la mascarilla después de dos años de pandemia: seguridad.

Nuestro subconsciente nos dice “Eh, lleva mascarilla, a lo mejor no baja la tapa del váter pero se preocupa por el virus, merece la pena”. De ahí que dentro de las mascarillas, en el estudio salieran las quirúrgicas azules como las más valoradas.

Así que si unimos que nuestro cerebro hace de las suyas para rellenar la parte que queda oculta -y además se esmera en crear una cara bonita- y que sin darnos cuenta ya le estamos dando puntos extra, el resultado es que nos montamos que la otra persona nos va encantar.

De ahí que el magikkun esté cobrando fuerza. Que no está mal que el crush virtual aparezca en alguna foto con ella puesta, pero al final quieres saber con quién estás quedando (por mucha pandemia que haya).

Porque si luego en persona no se la quita, vas a tener siempre la duda de si realmente has quedado con “Jason, británico, 32 años, amante del surf y vegano” o con su compañero de piso.

Duquesa Doslabios.
(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

De ligar mal en peor

Ligar es como mentir en el currículum. Te puede salir bien la jugada, por pura suerte, o te puede salir fatal (y caerte con todo el equipo).

Y yo quiero hablar de esas ocasiones o formas de entrar que, en mi experiencia, son la crónica de un fracaso anunciado.

PEXELS

Porque de todas las maneras que hay de llamar la atención de una persona, no hay nada peor que

  1. Despistar haciendo algo tan raro que resulta incómodo. No, soplar el pelo para que me gire a hablarte no es gracioso. Tampoco cuando dices que era para ver mi melena al viento. No te pongas poético. Aunque es solo aire, siento que invades mi espacio personal, estás interrumpiendo mi baile/conversación con mi amiga y me hace sentir insegura (así como que me planteo cuánta saliva habrá en tu soplido y si será la suficiente como para contagiarme coronavirus).
  2. Menospreciarme. Si ponerte a hablar conmigo es tu objetivo, dejarme a la altura del betún para ello le ha funcionado a un total de 0 hombres. Esto no es el colegio. Puede que con 15 años colara, pero a las mujeres adultas no nos interesa ganar tu aprobación. Ni te la hemos pedido ni la necesitamos, podemos vivir sin ella. Así que no me entres metiéndote con mi ropa ni asegurando que no sé decirte el artista de la canción que suena. Me da igual, me lo estoy pasando de maravilla bailándola.
  3. Tocarme o pegarte a mí. Forzar el contacto físico ya era desagradable antes del Covid-19. Ahora ni te cuento. No, por mucho que me metas el codo todo el rato en la discoteca para llamar mi atención, no lo vas a conseguir ni voy a pensar “Oh, cuántas ganas de conocer a este hombre que clava su brazo en mis costillas, seguro que es igual de intenso en la cama”.
  4. Decir que soy “muy madura para mi edad”. La edad es un número y todo lo que quieras. Pero ver que personas mucho (pero mucho) más mayores intentan algo con alguien mucho (pero mucho) más joven, es raro. Sobre todo porque nunca ves que se acerquen a las de su edad. La frasecita es la guinda del pastel. No es que yo sea muy madura, es que tú eres un poco asaltacunas.

    Te puede interesar: Hombres mayores con mujeres jóvenes, ¿qué es lo que realmente les gusta?

  5. Invadir mi privacidad rozando la ilegalidad. A esa gente que utiliza mis datos privados para ponerse en contacto conmigo, me encantaría decirle que, además de poco profesional, no, en el amor no vale todo. El límite está en que le hagas sentir inseguridad a la otra persona. Quien te está arreglando el móvil, entregando un paquete o incluso quien los tiene en tu ficha de empleada/o debería dejar tu información personal fuera de la ecuación y entender que va a jugar más en su contra. No vamos a pensar que es un gran gesto romántico, lo probable es que la primera impresión sea la de “qué tío más pirado, me siento acosada”.

Duquesa Doslabios.
(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Tú también haces Gatsbying para llamar su atención (y lo sabes)

Sábado por la noche. Un mensaje de tu amiga “En media hora hay que estar en la cola” y toda tu colección de maquillaje tirada por encima del edredón.

Te prepararás lo más rápido que puedas. Pero la urgencia de salir de casa no va a estar reñida con el momento de plantarte delante del espejo y sacarle una foto a tu lookazo.

UNSPLASH

Estiras el cuerpo, sacas la cadera, adelantas la pierna y disparas. Una, dos, quinientas veces… Hasta dar con la foto buena.

Metes un filtro (o no) ,  en lo que te llama tu amiga (desesperada porque no vas tarde, vas tardísimo), tu historia ya está publicada.

Las reacciones de tus seguidores no se hace esperar y tu emoción tampoco. Un mensaje, algún que otro me gusta, el fuego de quien siempre aprovecha la ocasión para subirte un poco la autoestima… Pero nada de quien esperas.

Repasas la lista de personas que la han visto y ahí está él (o ella). Su foto es tan característica que ya sabes qué colores buscar esa nube de círculos que son las fotos de perfil.

No ha contestado, pero tienes la prueba de que ha pasado por ahí. De que sigue pendiente de lo que posteas. De que, de una manera o de otra, le interesas.

Al menos la ha visto, y es un pensamiento tranquilizador y frustrante al mismo tiempo. Quizás para la próxima. Será por ocasiones.

Ya contestará.

Lo que quizás no sabías es que, esta manera de intentar llamar su atención, se llama Gatsbying.

En un mundo en el que los términos anglosajones parecen haberse hecho con el monopolio del universo de las citas, toca que conozcas el último de la lista.

Y como el ghosting, es uno de los comportamientos que casi todos hemos puesto en práctica sin saberlo.

Al igual que Jay Gatsby intentando llamar la atención de Daisy, organizando cada vez fiestas más espectaculares, Instagram nos ofrece la misma posibilidad (con menos esfuerzo).

Con las historias de la aplicación nos encargamos de compartir esos vídeos o fotos para que el (o la) crush de turno las vea.

Conseguir que la conteste ya es otra cosa, pero no deja de ser interesante cómo utilizamos la app para ligar de la manera más sutil.

Es una de las ventajas de la tecnología. Que podemos ‘invitar’ a quien nos gusta, como si de un espectador se tratara.

Pero también dejarle caer, disimuladamente, lo que podemos ofrecerle y darle excusas para que nos hable contestando a cualquiera de ellas.

Ya sea a la foto previa de salir de fiesta como al plano de domingo resacoso en pijama y con los gatos en la cama.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Menos sexo pero más ‘kinky’, así seremos entre las sábanas este otoño

Si, hasta hoy, los días en Barcelona empezaban con un sol radiante, el primer día de otoño ha dejado las cosas claras.

Se acabaron las tardes dando un paseo por la Barcelonesa y sentándome en la arena. La ‘cuddling season -la temporada de abrazarte a alguien debajo de una manta y ver maratones infinitas de series o películas- está a la vuelta de la esquina.

UNSPLASH

Después del verano de la revolución sexual en el que además de querer disfrutar por primera vez de viajes fuera del país desde que empezó la pandemia, tocaba ‘recuperar’ el tiempo perdido.

Las citas que nunca llegaron a concretarse y las personas que tenían un polvo pendiente en la lista.

Han sido unos meses tan relajados y fáciles, que el agobio de que se acorten los días, el tiempo empeore y, en definitiva, lo que más apetezca sea estar en casa, está desequilibrando la balanza hasta el punto de que tener pareja, vuelve a ser el objetivo.

O al menos, es lo que ha revelado el último estudio de Hinge Labs.

Parte del público de las aplicaciones de ligar ha cambiado su forma de interactuar desde que el verano ha llegado a su fin.

Por mucho que ambas personas estén vacunadas, un tercio de los usuarios posponen el primer encuentro sexual, alejándose otra vez de los encuentros esporádicos y los líos de una noche.

¿Significa eso que quienes hagan swipe por Tinder, Bumble, Grindr o Happn tienen menos sexo?

No, pero sí con menos gente. Como punto a favor, el sexo que buscan es mucho más interesante.

Ese tercio de usuarios quieren dar con quien explorar sus fantasías, las mismas que descubrieron durante 2020, ese año que nos hizo reflexionar desde si nos gustaba nuestro trabajo a lo que nos excitaba en la cama.

Al buscar personas con las que surja probar cosas nuevas, es más que comprensible que la situación no se dé en un contexto casual.

El BDSM o incluso el sexo anal son algunas prácticas que necesitan la confianza suficiente como para liberarse de estereotipos, superar nuestros propios tabúes y también saber que estás en buenas manos (o genitales).

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Los perfiles que deberías buscar en Tinder si quieres algo más que ‘eso’

Mi última caída en Tinder fue tan breve como intensa. Sí, por un corto periodo de tiempo, me volví a descargar la aplicación.

Intenté confiar en todas las amigas que me habían asegurado que circulaba buen material y quise probar suerte.

UNSPLASH

“Hija, Tinder no, que hay mucha gente rara”, dijo mi madre cuando se lo comenté. “Vaya que si la hay, voy a estar yo”, le contesté en su momento.

Lo primero que comprobé es que, por mucho que llevara años sin usarla, no significaba que hubieran cambiado tanto las cosas. Es más, los chicos estaban igual.

Con más arrugas, claro (es lo que tiene poner el filtro entre 25 y 35 años), alguna que otra entrada e incluso hijos de anteriores relaciones, pero en esencia no habían cambiado nada.

Lo primero que hice fue ponerme una biografía molona. “Mis padres quieren nietos”, escribí.

Ya con eso me aseguraba de que el 50% de hombres me vieran como un útero andante y no me siguieran el juego si su idea era una noche de pasión desenfrenada. Demasiado esfuerzo.

Del otro 50% solo hice match con un 10% de los cuales con 6 no llegué a tener química y la conversación se estancó en un ‘jajaja’ después del clásico “Qué tal y a qué te dedicas”.

Dos de ellos confesarán que en verdad no buscan nada, que fluían y creían en las energías (la red flag de que aquello no va a pasar de una noche).

Uno parecía interesado pero me daría plantón y el que faltaba (¡bingo!) se convirtió en cita y terminaríamos pasándolo genial.

Y eso que mis filtros a la hora de hacer swipe right son bastante concisos. Antes que nada, una buena foto. Nada de plano movido, borroso u oscuro. Que se vea bien la cara.

Si además hay alguna haciendo ejercicio –fundamental que comparta el amor por el deporte– y me entra por el ojo, paso a la biografía.

Esos perfiles que solo tienen una cuenta de Instagram o una sucesión de emoticonos, no sé a dónde van, pero no me parece que poner “🌴🐶🍺🌎” pueda decirme sobre ti algo que no compartas con la mayoría de personas del planeta.

El interés en tomarse la aplicación como un pasatiempo o como una vía de conocer a alguien se traduce, para mí, en cosas algo elaboradas.

Amigo, no pongas solo tu altura o la frase de estado de Tuenti que llevabas a los 15 años. “Aporta o aparta”, escribe bajo la imagen donde sale haciendo la peineta. Porque quiere ligar pero seguir siendo el más duro del barrio.

Si hay información curiosa es probable que de swipe a la derecha, más que nada porque puedo usarla para mantener la conversación (y ya si hace referencias a Los Simpsons, algún tipo de sarcasmo o habla de comida, me ha ganado).

Una vez hecho el match, me quedo a esperar a ver si se traduce en chat. Espero porque aunque por lo general prefiero llevar la iniciativa, en este caso sé que quienes me hablan se han visto mi perfil entero -al menos lo comprobé con la mayoría-, incluyendo la parte de darle nietos a mis padres.

Y, si no, en el momento que digo que mi idea es algo más que una noche esporádica vuelvo a hacer criba de usuarios.

Hablar es conectar. No hace falta que se chateen noventa veces al día, pero si algo tienen este tipo de interacciones rápidas es que enseguida percibes todo.

Te das cuenta de con quién no va a pasar del “¿y entonces qué has hecho hoy?” a diferencia de ese chico con el que te cuesta soltar el teléfono de lo mucho que estás disfrutando con la conversación.

Es ahí cuando el chat se queda corto y, más que pasar a WhatsApp o Instagram por un tiempo, ya me apetece quedar.

Lo de por qué me lo he vuelto a quitar ya es otra historia 😉

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

¿Cómo vencer el miedo a volver a tener citas?

Si 2020 nos ha parecido un año agotador, que el principio de 2021 le haya seguido los pasos -al menos durante los primeros meses-, ha conseguido lo que parecía imposible: estar sin pareja ya no es tan interesante.

La pandemia no solo nos ha cambiado las prioridades y expectativas, también ha hecho que lleguemos a la conclusión de que el sexo esporádico que podía valernos en el pasado, se ha quedado un poco corto cuando hay un virus que nos obliga a mantener las distancias.

CALVIN KLEIN

Con las vacunas a la vuelta de la esquina (o eso quiero pensar), que recuperaremos lo que era nuestra vida anterior parece ahora más cercano que nunca. Pero, ¿volveremos a quedar y conocer gente como antes?

De la misma forma que se nos hace difícil pensar en salir a la calle sin mascarilla -un año después ya tenemos el hábito de cogerla antes de irnos de casa-, lo mismo pasará con la vuelta al terreno de juego.

Tanto tiempo reduciendo al máximo la lista de contactos y viendo solo a los familiares y amigos más cercanos, nos llevó a quedar después en pequeños grupos, con distancia y al aire libre, una estrategia que nos toca seguir llevando a cabo.

Hasta que la mayoría estemos vacunados, vernos en espacios abiertos será la tónica habitual. Las mascarillas, geles desinfectantes y lugares en los que no haya grandes multitudes encabezarán la lista a la hora de reconciliarnos con las citas que vengan de ahora en adelante.

Puede que estemos oxidados, así que emplearse a fondo en conocer a la persona que tenemos enfrente debería ser nuestro objetivo. Aunque la tentación de ponernos a hablar de cómo hemos vivido este año será grande, no debería convertirse en el monotema de la conversación.

No, no ha sido un año especialmente interesante y no podremos compartir las escapadas exóticas que hemos hecho, pero sí lo que hemos aprendido a nivel personal y cómo somos ahora en comparación con nuestro ‘yo’ de hace un año.

Será inevitable que, volver a tener citas con normalidad, nos haga sentir nerviosismo por partida doble (ya no solo por lo de conocer a alguien nuevo, sino por llevar tanto tiempo oxidados).

No hay nada como ir con pocas expectativas para ir entrando en calor y familiarizándonos de nuevo con las citas que salen bien y las que salen mal, que las seguiremos teniendo.

Quizás un buen punto de partida es sincerarnos y decir antes de vernos cómo nos sentimos. Si tenemos nervios, si se nos hace raro, etc es también una forma de invitar a la otra persona a que pueda confesar si también lo está viviendo con agitación.

Y es que al final, tontear es como montar en bicicleta. Buscar miradas y dar sonrisas siguen en los primeros puestos de la lista de cosas que sí hay que hacer. Estar con el teléfono móvil en la mano seguirá siendo algo que deberíamos evitar.

En definitiva, podremos aplicar las mismas y conocidas reglas de antes, esas que ni el coronavirus ha conseguido cambiar.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

¿Y si Tinder quiere que nos equivoquemos deslizando?

Tinder fue revolucionario por enseñarnos una forma de ligar online nueva hasta la fecha. Bastaba pasar el dedo por la pantalla hacia uno u otro lateral para darle ‘me gusta’ a un perfil o descartarlo.

Un gesto tan sencillo que casi hacía parecer lo de conocer gente un juego. Si encima venía acompañado del “Es un match” de que la otra persona también había hecho swipe right, la sensación de felicidad era adictiva.

TINDER

Sí, la aplicación fue la primera en añadir la opción de deslizar que otras redes sociales han copiado. Y es que el gesto es tan sencillo que nos permite navegar con la máxima comodidad.

Pero no solo eso, mover el pulgar es algo que hacemos de forma ágil y rápida, ¿el único problema? Que el índice de error es mayor que haciendo tap (presionando como si fuera el click con el ratón).

De ahí que haya veces en las que, por muy interesante que pueda parecernos alguien y pensemos que se merece pasar a la categoría de la derecha, sin darnos cuenta, le hayamos descartado.

Esto se debe, según el creador de la aplicación Jonathan Badeen, a que es un sistema tan intuitivo que se basa en las decisiones subconscientes que tomamos.

No sabemos que hemos llegado a esa conclusión cuando nuestro dedo ya está sobre el siguiente perfil

La única forma de deshacer la acción -ya sea un like, superlike o descarte- es estar pagando algún tipo de modalidad premium de la aplicación.

Puede ser una inteligente estrategia de la empresa utilizar este fallo humano como un aliciente a la hora de suscribirse (y así recibir una cuota por parte del usuario).

Pero, yendo más allá, ¿y si Tinder fuera consciente de ese margen de error y formara parte del juego?

No hablo ya de quienes busquen recuperar a aquella persona que se les ha escapado deslizando al lado equivocado, sino de que el propio fallo, que nos hace match con alguien que no esperábamos, formara parte del plan de la app para conocer gente (o, al menos, esa es la teoría de una de mis amigas).

A fin de cuentas, Twitter está lleno de historias de personas que empezaron una conversación tras haber superado un swipe aunque fuera por error.

Y, ya que el propio fundador admite que es el propio subconsciente quien decide por nosotros, ¿no será que quizás quería decirnos que sí queríamos tener una conversación aunque le diéramos al ‘me gusta’ por error?

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Ya vas tarde si no usas Bizum para ligar

Los caminos del ligar son tan inescrutables que nunca sabes con quién vas a acabar hablando por comentar una foto en bañador.

Yo, por ejemplo, soy una firme defensora de que, teniendo Instagram, ya no hace falta darse de alta en las webs de ligar. Aunque varios amigos que encontraron a su pareja escondida detrás de un swipe parecen llevarme la contraria.

SPRINGFIELD MAN & WOMAN

Está también quien consigue triunfar en aplicaciones de venta de segunda mano, tratando de sacarle algo a esas zapatillas de deporte que se pasaron de moda en 2010 (aunque sea entre un público de gusto retifista, quienes disfrutan lamiendo zapatos usados).

Gamers que ponen a prueba no solo sus habilidades en los videojuegos, sino su capacidad de seducción con una pantalla de por medio a través del Fortnite o la nueva moda: cartera (digital) en mano, conquistar vía Bizum.

La primera vez que puse a prueba la estrategia por excelencia -en mi caso pedirle el número de teléfono para pagar una partida de bolos a la que llegué con retraso- , mi intención era hacer una transferencia real.

Tanto que, cuando luego él me preguntó por qué hablar por Instagram si tenía su WhatsApp, ni se me había pasado por la cabeza hacer un uso diferente de aquella información.

Y con un rápido paseo por Twitter confirmo que he debido ser la única en no llegar a la conclusión de que era la mejor excusa.

Lo bastante natural como para no despertar sospechas y a la vez infalible, al ser raro recibir un ‘no’ como respuesta (porque todos queremos que nos salden las deudas, aunque sean los 5,50 euros de la bolera).

Las ocurrencias para alcanzar el objetivo -la preciada cifra de nueve dígitos- cambian en función de si es un desconocido o no.

Si no se conoce de nada a la otra persona, puedes fingir que no tienes efectivo para una máquina expendedora, que lo pague él o ella y luego conseguir su teléfono para devolvérselo.

Si es alguien conocido con quien se quiere pasar al siguiente nivel, siempre se puede aprovechar la ocasión de un plan grupal para pedirle que te invite y luego hacerle la transferencia por Bizum.

Otra estrategia, si ya tienes el número y quieres salirte de lo convencional, es mandar una cantidad simbólica y decir que invitas a un café/cerveza por ser viernes. Para que se lo tome a tu salud y se plantee si quiere hacerlo en tu compañía próximamente.

La imaginación es el límite, ¿te atreverías a probarlo?

La segunda cita es más importante que la primera (aunque no te lo creas)

Las primeras veces suelen dejar bastante que desear. Y aquí hablo desde la experiencia absoluta. Con más razón todavía si me preguntas por las primeras citas.

Expectativas por las nubes, nervios desatados, un retraso por parte de la otra persona que hace que tengas que esperar 45 minutos en la calle, conversaciones infinitas sobre el gimnasio, un plato que sale mal (con trocitos de cristales, historia real), una despedida un poco fría…

PULL & BEAR

Que sea la que más a menudo vamos a recordar -porque marca el comienzo si la historia va más allá- es la excusa perfecta para que exista demasiada presión a su alrededor. 

Discutía con un amigo la teoría de que la primera cita debería ser siempre algo casual. Una postura inversa a mi pasión por diseñar encuentros dignos de película hollywoodiense.

Te puede interesar: ¿Y si volvemos a currarnos las primeras citas?

En su opinión, era mejor una toma de contacto informal dejando para la siguiente ocasión un plan más especial.

Pero, ¿qué pasa cuando no las tienes todas contigo? ¿Es buena idea volver a quedar si te sientes a medio camino entre que no sabes si hay chispa o no quieres volver a ver a la otra persona?

Pues sí, porque entre una cita menos y una cita más, tampoco hay tanto gasto de energía ni de tiempo. Pero sobre todo porque hay poco que perder y mucho que ganar.

Hay tantas razones por las que la primera vez que te ves con alguien puede salir mal…

Desde que se estaba atravesando un mal día hasta que ganaron la partida el estrés o la ansiedad por la presión que rodea un primer encuentro.

Esa segunda cita es sinónimo de seguridad, la confirmación de que hay algo de interés por la otra parte, lo que se traduce en acudir con más confianza.

También es la mejor ocasión para repasar qué podría haber ido mejor y ponerlo en práctica. ¿Monopolizaste la conversación? ¿Te quedaste con ganas de preguntarle por sus anteriores parejas? Es el momento de rectificar y poder profundizar.

Y si sigo sin convencerte porque lo que te ronda por la cabeza es que segundas partes nunca fueron buenas, te recuerdo que El Imperio contraataca, Las dos torres o El caballero oscuro son la prueba de que a veces (solo a veces) hay excepciones a la regla.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

La cuenta de Instagram que te enseña lo que NO debes hacer si quieres ligar con tu ‘crush’

Me encantaría que normalizáramos lo de ponernos nerviosos cuando ligamos.

Sobre todo cuando es algo que no se queda en los 15 años, sino que incluso una década más tarde terminas atragantándote en algún momento, dejando caer lo que tienes en las manos o incluso te tropiezas con tus pies.

Son cosas que no podemos evitar por mucho que tengamos más edad (o al menos, yo no he descubierto como hacerlo). Problemas del directo, que dirían en radio o televisión.

CALVIN KLEIN

Pero sí que hay otros aspectos que se pueden cuidar algo más, todas aquellas interacciones que suceden a través de una pantalla. Y es que el teclado nos permite la posibilidad de pensar, repensar e incluso borrar antes de darle a “Enviar”.

¿Lo hacemos? Pues de vez en cuando. Una cuenta de Instagram a la que, admito, me he enganchado fuertemente durante las navidades, precisamente se encarga de compartir esos momentos en los que no sabemos ni qué escribimos.

Y la cagamos, por supuesto.

En tan solo unas semanas, @genteligando ha superado la barrera de los 10K (10.000 seguidores) gracias a la creatividad de frases como: “Estás buenísima. Te lo haría como un gorila”, “Estaría interesado en fotos de tus tetas. Ya que me parece que son grandes y buenas” o “Me atraen mucho las que vacilan a los fascistas”.

Y una de mis favoritas: “No te parece súper raro que la frase ‘Yo hago yoga hoy’ al revés sea lo mismo? Es una locura jaja. ¿Quieres follar?”

(Ni confirmo ni desmiento haber mandado alguna historia personal)

Aunque quien lleva la cuenta prefiere mantener su identidad secreta, nos ha confirmado que sacó la idea de otra red social: “En Twitter hay una cuenta de personas que no saben ligar con una foto de Tinder y yo quise llevar una cuenta con esa idea pero únicamente con posts brutales”.

A la hora de elegir qué compartir, el bizarrismo manda. “No subo nada que sean dos personas ligando tal cual, necesito que el que vea el post se quede con una sensación de que han destruido a una de las dos partes de la conversación”, declara @genteligando.

Y tras más de 300 publicaciones (y otras tantas que estarán por llegar), ¿que es lo que no recomendaría nunca porque está destinado al fracaso absoluto?

No abrir a la persona como si la conocieses y mucho menos con mensajes obscenos, sino intentar tener una conversación desde el respeto en la que los dos estéis a gusto. Luego ya habrá tiempo de enseñar el pito, macho, pero no desde la primera palabra”, dice desde la cuenta.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).