Entradas etiquetadas como ‘deseo-sexual’

“A los 50 lo que quieres es dormir”

Firma invitada M.C.M.E. para El blog de Lilih Blue

“Cuando nos enamoramos, queremos compartir todo con esa persona: nuestros sentimientos, intelecto y apetencias sexuales giran a su alrededor. Nos las prometemos felices y nos lanzamos a una vida en pareja, mediante contrato o sin él. La duración del enamoramiento es limitada: “no es bueno estar en la nube todo el rato” nos aseguran los expertos en química cerebral. Pero el amor permanece y nos aventuramos en una etapa criando hijos, que llenarán nuestras noches y días.

GTRES

Nuestra vida como pareja se puede ver reforzada o debilitada, porque nuestra prioridad son esos pequeñines a los que hay que cuidar. Vamos sumando aniversarios mientras los hijos crecen. Tal vez ya ni los celebres, o te regale, después de olvidarse los últimos años, un jersey horroroso y le dices que muy bonito, (pobre, que ya que se acordó).

Con el paso del tiempo cimentamos la soñada vida común, acumulando experiencias gratificantes y agravios. Las discusiones pueden ser un “más de lo mismo”, porque, nuestra memoria, no permite que nos olvidemos de antiguos rencores, que saldrán una y otra vez, cuando surja un desencuentro.

Nos volvemos tan previsibles, que es fácil dejarnos llevar por la rutina. Es posible que un silencio denso, insoportable, esté multiplicando la distancia, a una escala cósmica, del espacio que separa las butacas en las que sentados, veis alguna pantalla. Y pasan lustros, décadas, y te ves en la mitad de tu vida, con el tiempo lleno de ocupaciones.

¿Y el tiempo para el sexo? Las amistades te dicen: “A los cincuenta lo que quieres es dormir, o prefieres leer un libro antes que ponerte al tema, o tienes más ganas que tu pareja, que ya casi ni te mira“. Igual estáis instalados en la falsa calma de los que llevan tiempo juntos y apenas comparten sus inquietudes y mucho menos sus ilusiones, y ya ni siquiera discuten porque les parece un esfuerzo inútil, y el sexo esporádico.

Como dice la canción de Luz Casal: “Y no me importa nada, nada…escucho tus bobadas acerca del amor y del deseo… Que rías o que sueñes, que digas o que hagas… Por mucho que me empeñe… Que vengas o que vayas…”

La pareja necesita tiempo para compartir ideas, afecto y el deseo sexual, porque si no, su vida puede resumirse en un compartir piso, con derecho a roce o no. Buscar tiempo para los dos, para hablar de lo que pensáis y sentís. Poner en común para mejorar. Elegir actividades para disfrutar juntos. Planificar un viaje. Revisar todo lo que se puede cambiar. Olvidar lo que no permita avanzar. Organizar una cena o comida romántica de vez en cuando. Hacer todo aquello que os impulse a seguir adelante juntos, porque creáis que merece la pena.”

El sexo en tiempos de la menstruación

Creo que he perdido la cuenta de la cantidad de veces que he escuchado que con la mentruación el deseo sexual aumenta. Yo no sé a quién le sucederá pero si de algo estoy segura es de que no es el caso de la mayoría de mujeres que conozco.

PIXABAY

Más que nada porque cuando estás con la regla lo que más te pide el cuerpo es apalancarte en tu cama junto a una provisión de antiinflamatorios digna de un batallón, una bolsa de agua caliente en la tripa y hacerte una bola sobre ti misma (o por lo menos en los días que padeces más molestias).

Si hay algo que llegas a saber con el tiempo es el estado de la particular duquesa que cada una lleva en la entrepierna. Cada día que te bajas las bragas para hacer pis sabes, por lo que te encuentras, el estado de tu vagina de puertas hacia dentro, ya que externamente no presenta ninguna diferencia.

Explicándolo rápido y de manera sencilla, sobre todo para aquellos que no contáis con una vulva las 24 horas del día, atravesamos diferentes momentos a lo largo del mes. Nuestro flujo cambia de color, cantidad y consistencia continuamente y es cuando se acerca la regla que desaparece y te deja la zona con la misma sequedad con la que se te queda la boca después del tercer polvorón. Y os diré algo: el sexo en esos momentos no es tan agradable.

No sé si es ya el hecho de que sabes que puedes padecer molestias o que aquello no se humedece ni con toda la saliva del mundo, pero tu predisposición a que surja ‘tema’ ya es diferente. Una vez baja la regla, si eres de las que alterna cada cuatro horas el paracetamol con el ibuprofeno y va del sofá a la cama y de la cama a por otro ibuprofeno, lo último que te apetece es bajarte la ropa interior a no ser que sea para revisar el estado del tampón o de tu copa menstrual.

No es ya solo que físicamente no estás al 100% sino que emocionalmente tus ánimos van del “Me siento como un globo” al “Quiero mimos” sin pasar por el (a diferencia de lo que muchos parecen pensar) “Cariño, qué caliente me hace sentir la idea de tener una compresa super con alas a modo de pañal entre las piernas mientras me duelen los pezones solo con quitarme la camiseta. Hazme tuya aquí, aquí y aquí”.

Claro que hay ocasiones, esos días en los que ya notas que empiezas a manchar menos o que estás teniendo una menstruación de esas maravillosas de las que ni te enteras, en las que no tiene por qué afectar a tu vida sexual más allá de poner una toalla encima de la sábana para no dejarla como una pintura abstracta, ya que el sangrado no afecta para nada a la relación sexual (a no ser que uno de los dos sea quisquilloso con el tema, de hecho, estos últimos siempre pueden encontrar una alternativa en el sexo anal).

Mi opinión es que siempre que se pueda y se quiera se practique tranquilamente, ya que además los orgasmos ayudan a relajar la musculatura de la zona. Pero también que, si eres de las que no tiene ánimos para tocar algo que no sea el portátil para ponerse una película, evites sentirte culpable ya que el bajón es algo normal.

Cada una es un mundo y lo importante es no solo que nos aceptemos sino que nuestras parejas (independientemente de si son esporádicas o no) hagan lo mismo. No olvidemos que el sexo es una cosa que debe ser placentera para ambos.

Duquesa Doslabios.

El olor del deseo sexual…¿Qué son las feromonas y cómo funcionan?

Querid@s,

Creemos erróneamente que en el deseo únicamente influye aquello que percibimos con la vista, ignorando que el funcionamiento del cuerpo y la mente humano se antoja complejo. La realidad es bien distinta ya que en la atracción sexual no todo es amor a primera vista e influyen otros factores sensoriales como el olor, la voz o el contacto de la piel del otro, entre otros, haciendo que los cinco sentidos interpreten su papel en los juegos del amor y la seducción. Nos acercamos a alguien y al instante algo se nos enciende por dentro. Estamos calientes, estamos on fire.

¿Por qué? No es una mera casualidad del amor o el deseo sexual, son la feromonas. Imagino que todos habéis oído mencionar alguna vez algo sobre estos individuos. Pero ¿qué son? y lo que es más importante todavía, ¿cómo funcionan?

El término feromona, acuñado a finales de la década de los años 50, procede de griego: pheran (transferir) y hormas (estímulo). Científicamente se definen como sustancias químicas secretadas por todo ser viviente que envían señales de olor subconscientemente a las personas del sexo opuesto (o no) y que disparan la atracción sexual. Estas señales son detectadas por un órgano que se encuentra dentro de la nariz y que se llama órgano vomero nasal (OVN). Cuando el OVN detecta la feromona envía una señal de respuesta sexual al cerebro y en este momento es cuando surge la atracción.

Hasta hace bien poco se pensaba que las feromonas eran cosa de animales y por lo tanto intrascendentes para el ser humano. Sin embargo investigaciones recientes de la Universidad de Utah han demostrado que las feromonas juegan un papel poderoso en la sexualidad humana. Nuestro olfato no sólo nos permite percibir olores, también tiene un sentido sexual y animal. Cuando el olor de alguien nos enloquece y nos hacen perder los pocos papeles que podemos tener, la culpa siempre es de las feromonas.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Viagra femenina, ¿un remedio milagroso para la falta de apetito sexual?

Orgasmos. Tan placenteros, tan anhelados y, en ocasiones, tan difíciles de conseguir. Eso y que, a veces, la falta de libido se convierte en un auténtico tormento para muchas mujeres de todas las edades. Es lo que se conoce como trastorno del deseo sexual hipoactivo (TDSH), algo por desgracia demasiado común. Según los datos, una de cada cinco féminas sufre ese o el trastorno orgásmico, popularmente conocido como anorgasmia, en algún momento de su vida.

GTRES

GTRES

Los especialistas opinan al respecto que, salvo los casos diagnosticados médicamente, que son los menos (10%), la mayoría de estos trastornos tienen una base psicológica. Estrés, ansiedad, miedos, inseguridades, complejos, problemas de pareja… La lista es interminable. El caso es que ahora, después de un largo historial de intentos y fracasos, una empresa británica acaba de anunciar que para el año que viene espera poder sacar a la venta la ORL101, una supuesta pastilla para aumentar el apetito sexual de las mujeres, más conocida como la viagra rosa.

Los responsables de la firma se llenan la boca con las pretendidas virtudes de la “revolucionaria” píldora. La clave, según ellos, es la melatonina, una hormona que se encuentra en el cuerpo de forma natural y que, sintetizada, ya se vende en forma de tratamientos homeopáticos. Normalmente se usa para ajustar el reloj interno del cuerpo y combatir trastornos del sueño. Sin embargo, en este nuevo fármaco contribuiría, según aseguran los representantes del laboratorio, a un correcto balance entre determinados neurotransmisores para lograr unos niveles aceptables de deseo sexual. Y encima solo tendría un único efecto secundario: que disminuye el apetito, con lo que además las mujeres que la usaran adelgazarían. Toma ya, operación de marketing perfecta.

Para rematarlo, afirman que podrá aumentar la libido durante dos horas si se toma entre cinco y 15 minutos antes del acto sexual. O sea, que da igual lo jodida que estés y lo miserable que te sientas, tómate una de esas pastillitas y, durante 120 minutos, serás una loba salvaje y lujuriosa capaz de satisfacer a un ejército de machos hambrientos de sexo. No sé, igual es que tengo un mal día, pero a mí me parece un insulto a la inteligencia. Que no digo que no puedan ayudar en algunos casos de, como decíamos antes, problemas médicos y orgánicos diagnosticados; pero no hay pastillas que curen una mala relación de pareja, ni los prejuicios, ni problemas emocionales, de abusos o de educación.

No es la primera vez que las farmacéuticas intentan hacer negocio con esto. Hay un largo historial de ensayos, de distintas firmas. En 2010, la FDA, la agencia encargada de analizar cada nuevo fármaco que sale en el mercado estadounidense, no dio la autorización a un medicamento similar de otra empresa por las muchas dudas que existían sobre su seguridad y, fundamentalmente, sobre su eficacia. No obstante, ahora parece que la cosa ha mejorado, según nos cuentan, y a lo largo de este año esperan hacer los estudios clínicos pertinentes y obtener las autorizaciones de comercialización. El objetivo: que llegue a las farmacias en 2015 con un precio aproximado de 15 euros. Teniendo en cuenta que la viagra de Pfizer ha sido recetada a más de 37 millones de personas desde que salió a la venta en 1998, el negocio no puede ser más redondo. No sabemos cómo le irá a la rosa si sale finalmente adelante, pero la azul mueve 1.250 millones de euros anuales.

En fin, que puede ser un avance en la compresión biológica y neuroquímica de la sexualidad de las mujeres, una materia tan compleja como ellas mismas, pero que, a mi juicio, la clave de nuestra satisfacción sexual radica en cambiar nuestras vidas y nuestras cabezas, no en conseguir una pastillita milagrosa.

PD: A las escépticas y escépticos os recomiendo ver el documental de Liz Canner ‘Orgasm Inc’