BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Archivo de la categoría ‘pornografía’

Pornografía, ¿diversión “inocente” o infidelidad?

Dicen que ojos que no ven, corazón que no siente. Pero ¿y si los ojos ven y lo que miran es pornografía?

YOUTUBE/Padre de Familia

Tengo 26 años y llevo viendo porno desde los 17, que fue cuando tuve un portátil para mí sola (y cuando aprendí a borrar el historial).

En este tiempo nada ha hecho que dejara de verlo. He tenido épocas de mi vida en las que lo veía con más frecuencia, otras menos y otras, prácticamente, nada.

Es algo un poco aleatorio y no depende de si tengo o no pareja, a veces me apetece, a veces no, a veces tiro de archivo o me meto a leer relatos eróticos… Lo que tiene el porno es que es un recurso fácil que, como dice una amiga mía, nos apaña porque lo tenemos “a mano”, y literalmente.

No hace falta pensar, basta mirar y atender a la respuesta física. Como animales que somos, los estímulos visuales de la pornografía nos producen excitación. Como cuando alguien bosteza y seguidamente te entran ganas de repetir la acción aunque no tengas sueño.

Así como también nos lo puede producir además de la película, un recuerdo o una fantasía salida de nuestra imaginación.

Sin embargo, son vivencias que forman parte de nuestra vida sexual individual, no por hacerlo solos, sino por que hablo de aquella propia de cada individuo.

La cabeza es libre, no hay intimidad real con otra persona, y, como dice otro amigo (pregunté a muchos al respecto) “pensar en robar un banco no significa que lo vayas a robar”.

Otra cosa es que la pornografía se convierta en una obsesión y reste tiempo de estar con nuestra pareja, altere nuestros hábitos o produzca ansiedad por no vivir en carnes esa “realidad sexual” que termina al grito de “Corten” (aunque eso no lo veamos).

El porno es un show, un espectáculo, un producto para pasar un buen rato y debe ser tratado como tal, no como un reflejo fiel de la realidad.

Además de usarlo a solas o en compañía, podemos “tomar nota” y usarlo como fuente de ideas para ponerlas luego con alguien a prueba. Si se atreve…

Duquesa Doslabios.

El consumidor de porno del futuro según una Inteligencia Artificial

Es de humanos encontrar usos alternativos de todo, desde animales que predicen los resultados de eventos deportivos o elecciones políticas hasta robots destinados a dar “Me gusta” a cuentas infladas de Instagram pasando por programas capaces de predecir nuestras búsquedas en la web.

Intro de Rick y Morty. YOUTUBE

A Youporn este es un tema que le preocupa especialmente (obviamente quiere estar al tanto de qué cosas vamos a estar mirando cuando nos dediquemos a masturbarnos este año) por lo que ha usado una Inteligencia Artificial para hacerse una idea del contenido que buscaremos en el futuro.

Pero claro, cuando metes confrontados algoritmos con pajas, la cosa puede salir un poco extraña. Extraña por no decir rara de narices, y si no, echadle un vistazo a la lista de supuestas modas X en 2018:

YOUPORN

De las tendencias de 2017 que revelaron que los usuarios de la web tenían una fuerte predisposición por las mujeres maduras (milf), los masajes, las lesbianas, las japonesas (¿de verdad nos fascina el porno censurado?), el sexo amateur, el anal o el hentai se pasan a cosas tan curiosas como German Mom Hour, Hora de la mamá alemana, que sabe perfectamente como manejarse con las würstel (el chiste era demasiado fácil como para no hacerlo).

De la happy hour con la amiga del chucrut y la cerveza al “Girl Time Flanty” que, según el diccionario urbano, significa estar hasta las cejas de alcohol y otras drogas. Yo no sé a quién le va a gustar ver a chicas totalmente colocadas con la mandíbula desencajada, pero si esto realmente se va a convertir en tendencia, os puedo garantizar que no tiene nada de sensual el “Momento de chicas con un ciego del quince” ya que suele resumirse en sujetarle el pelo a tu amiga que va pasadísima y llevarle un vaso de agua.

Al usuario de este año le pondrá a cien, según la IA, la incestuosa relación entre T’Challa y Suri, los hermanos de Black Panther. Aunque siendo sincera, tampoco podemos escandalizarnos teniendo en cuenta que somos fieles seguidores del amor entre Cersei y Jaime Lannister en Juego de Tronos (a ti también te parecen ridículamente sensuales y lo sabes).

La exploración de términos en buscadores generales tales como los ganadores de patinaje artístico de los Juegos Olímpicos de Invierno, Tessa Virtue y Scott Moir, o el supuesto affair de Donald Trump con la actriz porno Stormy Daniels también aparecen reflejados. ¿Pajilleros? Sí. ¿Interesados en la política y el deporte? También.

Dentro de las tendencias “normales” que podrían tener algún sentido encontramos la “grandjob” para los aficionados de los juegos de manos sexuales practicados por alguien de la tercera edad, el “spray and pay“, referente a eyacular sobre la cara, “cock milking table” para quienes disfruten del espectáculo de un cimbrel encajado en el agujero de una mesa llena de esperma o “Wow“, porque al igual que los seguidores de la política y deportes, los gamers también descubrirán que se tendrán en cuenta sus fantasías.

Sin embargo, lo mejor de la lista son los términos que parecen como resultado de uniones de palabras aleatorias como “Passionation“, “Lesbian Masturbinge” (ya que “binge-watch” se utiliza para hacer referencia a los maratones de series online), “Orgysty“, “Free iGlasses porn” porque si ves porno en tu iPhone, en tu Mac y en tu iPad por supuesto querrás verlo en las gafas de Apple o “Tang Pong“, el nuevo sustituto del Strip Poker pero con la bebida anaranjada, ya que lo de colocarse se lo dejamos a las chicas de los vídeos de “Girl Time Flanty.

Querido joven consumidor de porno: lo que estás viendo no es real

A ti te escribo, que acabas de empezar, que acabas de descubrir qué es eso de la pornografía, ya fuera a propósito o de manera casual.

PIXABAY

Te cuento cómo funciona esto, o mejor, cómo no funciona. Porque una cosa que nadie te dice al empezar la película, que no aparece escrito en la descripción, en las etiquetas, es que lo que estás viendo NO ES REAL.

De hecho, su parecido con la realidad es el mismo que pueda tener una película de acción con la vida cotidiana. Si al acabar de ver Los Mercenarios no coges un arma y empiezas a disparar a la gente por la calle, después de ver una película porno no deberías considerar el sexo algo como lo que has visto en la pantalla.

Digo esto porque, a raíz del programa de este jueves en La Ventana, se hablaron de todos esos casos de niños menores que habían abusado sexualmente de compañeros. Y es, sin duda, este acceso descontrolado al porno, que se convierte en indirecto maestro de una generación inconsciente, un gran culpable de ello.

Y es que de sencillo, ver porno hoy en día, es pan comido. Nada comparable a cuando había que aprovechar algún desnudo con interferencias en alguna cadena de tres cifras en la tele aprovechando que los padres ya se habían ido a dormir.

Mejor ni hablemos, tampoco, de cuando había que ir al quiosco a pedir la revista impresa y si eras chavalín solo te dejaban comprar la TBO.

Ahora coges el móvil, la tablet, el ordenador, el reproductor de música o cualquier dispositivo que tenga acceso a Internet y ahí lo tienes. Barra libre de acción desnuda solo para tus ojos. Y no solo en color, sino a calidad Full HD, a 1080 p. A cualquier hora, momento y lugar.

Entonces pasa lo que pasa, que solo ves tetas inmensas, pubis depilados, mujeres boca arriba, boca abajo, que se muestran felices y satisfechas de recibir en la cara chorros de esperma. Pero a tus ojos lo hacen tan bien que no te quieres enterar de que las actrices porno son eso, actrices. Expertas intérpretes que se encargan de representar lo que sea que te pueda excitar.

Que para ti sean un producto de consumo, como lo son los capítulos de la serie que sigues en streaming o los videojuegos que te puedes descargar online para la consola, no significa que fuera de la ficción puedas objetivizar a la persona con la que vayas a tener intimidad.

Porque si tu manera de vivir el sexo es como la que te enseña el porno acabarás como tantos otros de 18 o 20 años, ya aburridos del sexo porque han vivido y probado tanto que ya no tiene gracia, no les estimula.

Sé que no es culpa tuya. Que aún no sabes distinguir lo real de lo que no lo es, y que tus padres que casi no tienen tiempo, se implican menos.

Pero has de saber que, por mucho que te guste el show, la mujer mucho más que un receptáculo y la sexualidad mucho más que algo genital.

Cinco películas porno para entrar en calor con tu pareja

Confieso que soy una sibarita de la pornografía. Le dedico bastante tiempo a la búsqueda de un vídeo que cumpla los requisitos que quiero ver en la pantalla y aún así, no siempre me siento totalmente identificada con lo que veo.

PIXABAY

Sin embargo, aún con eso, podemos utilizarla como parte de la experiencia sexual para empezar a ponernos en situación o sacar nuevas ideas de posturas y juegos.

Tras una cuidadosa búsqueda, he hecho una selección de cinco vídeos que creo pueden gustarnos tanto a nosotras como a vosotros.

A mi parecer, un vídeo porno de calentamiento debe durar entre 5 y 10 minutos, lo suficiente para crear el ambiente pero no lo bastante para que resulte cansado estar pegados a la pantalla en vez de haciendo otras cosas.

Es importante también, o al menos para mí, que tengan buena calidad, que no estén censurados y, por supuesto, que no tenga música de fondo.

Sexo en el gimnasio: porque entre el sudor, la ropa ajustada y los músculos marcándose, el gimnasio es el nuevo picadero. No volverás a ver las máquinas con los mismos ojos.

Por la silla: si bien el cunnilingus se queda un poco corto, el vídeo presenta interesantes alternativas respecto a cómo utilizar una silla. Ideal para esas tardes en las que estamos sin ideas y nos apetece improvisar nuevas posturas con el mobiliario de casa.

Por el sexo oral: casi cuatro minutos de sexo oral (vale que algunos son con música, pero podemos hacer la vista gorda) de los que puedes tomar nota para tu repertorio. Es un vídeo perfecto para imitar con tu pareja mientras se reproduce.

Por la posición: un vídeo muy sorprendente que para pillar los matices de la postura tienes que ver por lo menos dos veces.

Por el actor: Nacho Vidal es sin duda uno de los nombres por excelencia del porno. Aunque cualquiera de sus vídeos son un preliminar ideal para las parejas a las que les guste “jugar duro”, este vídeo, algo más vainilla, es para todos los gustos.

Los cinco enlaces han salido de Xvideos, no porque me paguen (ojalá) sino porque es la página que visito normalmente y estoy familiarizada con ella.

Duquesa Doslabios.

Pornografía para mujeres: identificadas pero no vejadas

Estamos expuestos a la pornografía, ya sea porque la buscamos a propósito, porque aparezca por despiste o porque se nos crucen esos obscenos anuncios cuando estamos cargando el enlace de la película que le vamos a poner a nuestros hijos (¡o a nuestros padres!).

YOUTUBE

Pero es una pornografía que, aunque veamos tanto hombres como mujeres, parece únicamente destinada a complacer a los espectadores masculinos: planos de las mujeres casi exclusivamente (los escasos que hay de hombres solo son para enfocarles el cimbrel), gemidos femeninos ensordecedores (ruidos masculinos casi inexistentes), monólogos femeninos (“Oh si, dame, soy una perra” etc, etc), un final nada sorprendente en el que el susodicho desparrama todo el esperma sobre una mujer que parece estar más feliz pringándose la cara en lefa que en un día de rebajas en Ikea.

La comparativa podría extenderse, pero hoy no es el día de analizar la pornografía (que lo haré, podéis estar tranquilos). Hoy es el día de ahablar de cuando descubrí el porno femenino.

Para empezar no me gusta que exista una distinción cuando es algo que consumimos todos. Es como si, por usar más cremas las mujeres que los hombres, se convirtiera en un producto exclusivamente nuestro.

Casi me puedo imaginar a dos amigas en un supermercado:

-¿Has visto a ese chico? Está comprando la mascarilla exfoliante.

-Mmmmm…qué travieso. Seguro que le encanta sentir su piel suave después de la limpieza facial

-Qué suerte debe tener su novia. A mí me encantaría que mi pareja se me acercara con un bote de gel desincrustante y me dijera que vamos a limpiarnos el cutis toda la noche.

Suena raro, pero si cambiamos las tornas y sustituimos las dos amigas por dos amigos y las cremas por la pornografía… ¿a que empieza a cobrar sentido?

YOUTUBE

Nomenclaturas aparte y volviendo al porno femenino (que pierdo el hilo), ayer estuve curioseando a Erika Lust, que por lo visto es la única en darse cuenta de que las mujeres no terminamos de sentirnos del todo satisfechas (en todos los sentidos) con la pornografía convencional.

Sus películas (podéis echarles un vistazo a Cabaret Desire y a XConfessions) son realmente películas eróticas. Tenemos una trama (para aquellos que gozáis de meteros en situación) y escenas explícitas de sexo.

El desarrollo de la acción es interesante, ya que podemos sentirnos identificadas (¿quién no ha fantaseado alguna vez con su monitor del gimnasio en plena clase colectiva?) pero no vejadas. Y esa es la clave.

No es una pornografía perfecta, alguien debería decirle a Erika que lo de meter música ratonera a todo volumen mientras los protagonistas están chingando es algo que se quedó en los 90 por algo, pero es un comienzo.

Es un punto de partida para que otros directores vean las posibilidades y se animen en hacer de la pornografía algo para uso y disfrute de todos.

Duquesa Doslabios.