Entradas etiquetadas como ‘relación sana’

Cómo practicar el ‘breezing’ si te cuesta dejar que las relaciones fluyan

En pareja me agobio por cada tontería que no me extraña que yo misma sea mi mayor enemiga.

“¿Estaremos yendo muy rápido? ¿Va esto demasiado despacio? ¿Tendríamos que habernos dicho ya que nos queremos?”

UNSPLASH

Por supuesto es mi culpa.

Una lista de historias de amor fallidas y las lecciones de amor que he aprendido a lo largo de mi vida -sacadas de series, libros y películas-, me convierten en una bomba de relojería emocional andante.

Conmigo (aparentemente) todo va bien. Hasta que llega uno de esos pensamientos intrusivos y se me activa el cronómetro del fin de la relación.

Una cuenta atrás en la que voy ahogándome en mis propias preocupaciones hasta que explotan y se convierten en un problema que no existía.

Por eso, este año, me propuse hacerlo todo diferente.

Me propuse romper con la clase de chicos en los que solía fijarme y darme la oportunidad de conocer personas distintas.

Me propuse olvidarme de todos los aprendizajes de revista Bravo y centrarme en lo importante.

En esas estoy, en entender que una pareja no es lo que he visto en las películas.

En meterme en la cabeza que él no tiene que tener un gran gesto romántico cada vez que cometa una cagada.

Que es mejor sentarse a hablar y disculparse desde el corazón.

Eso también ha significado cambiar mi relación con el WhatsApp, dejar de fingir que estaba ocupada sin tiempo de contestar un mensaje.

Hablar en condiciones no es solo tener la iniciativa y decirle si le apetece quedar (lo que según las comedias románticas de los 90, está prohibido).

Es también conocerme, saber cuáles son mis necesidades y expresarlas, teniendo la responsabilidad afectiva de escuchar a la otra persona y ponerme en su lugar.

Pero, sobre todo, vivir el momento presente alejada de las fantasías de si habrá altar, cuatro hijos, un perro y paseos por el parque los domingos con los suegros.

Porque no sé lo que va a pasar mañana no tiene sentido que me agobie por lo que vendrá (o no). Lo mismo mirando hacia atrás.

Mi compromiso es también no dejarme llevar por lo que pudo haber pasado antes, que cada persona -y relación- es una historia nueva jamás contada.

Y aunque ahora, por lo visto, esto recibe el nombre de breezing, de ser una misma y limitarse a disfrutar, es lo que de siempre habíamos conocido como dejar que las cosas fluyan.

De forma natural, sana, sin forzar nada.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

En la era del pasotismo, mostrar interés es marcar la diferencia

No contestes rápido, no mires su historia al poco de que la haya subido, no le pongas un comentario… ¡Que no te vea en línea si está escribiendo!

Así de surrealista es conocer a alguien que me gusta hoy en día. Siguiendo unas normas no escritas que ni siquiera he podido decidir. Pisando el freno a fondo cuando el pie, y los sentimientos, me piden acelerador al máximo.

SKYN USA

Analizarlo desde el ojo crítico de quien ha pasado por una relación tóxica me da una ventaja: puedo identificar que, esta vez, soy yo misma quien se cohíbe y comporta de una forma diferente a como lo haría en realidad.

Me estoy cambiando.

Y la razón es el miedo. Ese de ser demasiado intensa, de hacerle tanto caso que se pueda sentir abrumado, de quedar como ‘fácil’ por estar, dicho claro y pronto, pillada hasta las trancas (aunque todavía no sepa muy bien exactamente qué parte del cuerpo es esa).

En definitiva, miedo de que ser yo misma y contestar cuando me apetece, escribirle cuando le pienso o soltarle lo que me hace sentir, me hagan perder todos los progresos y volver a la casilla de salida.

No he llegado sola a este punto de incongruencia a la hora de relacionarme.

Que la mayor parte de nuestras conversaciones se den a través de una pantalla, sumado a que parece que es malo admitir que alguien nos gusta más allá del ‘like’ de su publicación  o historia, ha conseguido que premiemos lo inexplicable: la indiferencia.

¡Ahora nos tira el desapego! Que nos esquiven, que no nos presten atención de ninguna manera, la lejanía de lo incosquistable…

Pero se nos olvida que somos nosotros quienes decidimos si vemos en esa falta de interés algo estimulante -donde entra en juego nuestro ego y se convierte en un desafío para revalidar la propia autoestima-, o si nos damos cuenta, viendo esas actitudes, de que es una persona que realmente no merece la pena.

Desarrollar una adicción emocional hacia personas que son emocionalmente inalcanzables por la razón que sea nos lleva impresionarnos por la ley del mínimo esfuerzo.

Aprendamos que querer algo no es sinónimo de que sea bueno. Especialmente si se trata de quien no te elige o quien lo hace cuando no tiene nada mejor que hacer un sábado pos-toque de queda que responder con un fuego tu historia.

Yo tomé la decisión de que no apostaría por personas que se comportaran como si no existiera por mucho que eso, en su particular idioma, significara que en realidad podrían estar interesadas en conocerme.

Escogí no valorar esos aspectos y, con el tiempo, dejaron de atraerme quienes cumplían esos patrones. Fue la prueba definitiva de que me faltaba (mucho) por madurar emocionalmente.

Llegué a la reveladora conclusión de que quería algo tan normal (pero raro de encontrar) como una persona que me diera un trato de atención, cariño y consideración.

Porque no nos hace ni débiles ni necesitados querer ser cuidados. Buscar quien se preocupe por nuestros sentimientos, que nos trate en condiciones, sea capaz de expresarse y comportarse de forma coherente, nos pregunte “¿Qué tal ha ido hoy el día?” y que no quiera perdernos, es también desearnos lo mejor a nuestro lado.

Y si yo deseo eso para mí, no es tan absurdo pensar que pueda quererlo alguien más (y yo pueda dárselo).

Vamos a perderle el miedo entregar el corazón y todo lo que implica no solo cuando se trata del botón de ‘me gusta’.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Es porque te quiero que necesito espacio

El confinamiento ha sido para mí una montaña rusa. Y, estando en pareja, todavía más. Tras esos meses de convivencia intensiva -de los que creo hemos salido bien parados (e incluso algo más fuertes)-, ahora quiero introducir una novedad.

Una noche al mes sin el otro.

DEREK ROSE

No digo una noche fuera de la relación de pareja, me refiero a una noche separados físicamente.

Y sí, claro que sé que incluso sin necesidad de hablarlo, ya antes de plantearlo podíamos tener esa noche. Los dos contamos con la libertad de estar con los amigos o familia cuando queramos.

Pero incluso teniendo la posibilidad, ni yo ni él la practicábamos de manera habitual.

De forma que ponerlo sobre la mesa -y hacerlo oficial-, ha sido lo que ha conseguido que llegue a suceder.

Y puede que pienses: “Eso es que algo va mal. ¿Por qué sino querrías distanciarte de una persona a quien quieres?”

Pero no tienes que estar pasando un momento complicado para disfrutar de algo de distancia. Para mí esa noche es, o bien una excusa más para hacer algún plan con amigas o para estar a mi aire, simplemente un rato que dedico al 100% para lo que me apetezca.

Porque viviendo juntos, compartiendo tantas aficiones y, en nuestro caso, grupos de amigos, es difícil encontrar momentos por separado fuera de esos círculos.

El objetivo es doble: no solo conectar conmigo misma, con quién soy fuera de mi pareja, sino también aprender a apreciar el tiempo que pasamos juntos.

Que si no se da por hecho pasar todo del que disponemos juntos, igual empezamos a darle la importancia que tiene. Y que, más allá de los momentos rutinarios, lo convirtamos en tiempo de calidad.

Por mucho que hable en primera persona, esto es algo que él también va a tener, por supuesto. Una noche en la que lo mismo puede salir con sus amigos, invitarles a ver el fútbol o ponerse todos los capítulos del documental de Michael Jordan. Durante esas horas, la casa es para él.

Lo que no concibo es que, como individuos, nos desdibujados. Y aunque nuestros trabajos y rutinas nos permiten realizarnos a cada uno por nuestra cuenta, creo que de la misma manera en los momentos de ocio debemos encontrar un hueco a cultivarnos a nosotros mismos.

A fin de cuentas, la felicidad no es algo que vaya a venir únicamente de la relación, hay que trabajarla por cuenta propia. Al contar con ese tiempo de dedicación en esas otras áreas -que nos hacen sentir tan bien-, nos aseguramos de mantener el equilibrio.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).