Archivo de la categoría ‘rechazo’

¿Por qué dejamos que nos traten mal en las aplicaciones de ligar?

Son casi 4 horas las que pasamos al día utilizando internet en el móvil. Compras lo que te falta en casa, reservas los vuelos de Semana Santa, pides la cena y, por supuesto, conoces gente.

Internet te da la oportunidad de que puedas ligar sin tener que quitarte el pijama y bajar al bar de enfrente. Pero también significa que, lo que puedes encontrarte, no siempre va a ser bueno para ti por las libertades que pueden tomarse contigo al ligar de manera virtual.

PEXELS

(Inciso: ¿no me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

La pantalla tiene el poder de cambiar algunas cosas, como el hecho de perder la vergüenza a la hora de proponer un encuentro físico esporádico o de insultar (el fenómeno trol lo demuestra) en el caso de recibir un rechazo.

Hacerlo por esa vía intimida menos que en persona, ya que en vivo o en directo no soltarías ese «tampoco eres tan guapa» o un «no me liaría contigo ni borracha».

Con esa valentía ficticia, hay quienes optan por tratar de una manera despectiva a la otra persona o de utilizar un lenguaje ofensivo o incluso amenazante.

No solo puede deberse a una respuesta defensiva que intente restablecer el ego dañado, también puedes recibir una mala respuesta cuando la otra persona está pasando un mal día o tiene una serie de frustraciones, que no sabe cómo gestionar, y terminan explotando en la aplicación para ligar (lo que no está justificado en absoluto).

Y, por supuesto, también el ghosting entra en la lista de estas malas prácticas.

Lo peor de todo es que ya no es raro esperar -e incluso aceptar- que puede darse ese comportamiento. Hemos llegado al punto de normalizarlo porque parece que, en la búsqueda de amor vía online, es un riesgo que merece la pena correr.

Todo puede pasar, sí, incluso que nos traten mal.

Pero, ¿cómo hemos llegado a comportarnos así? No es ya solo por la confianza de la pantalla de por medio.

Te puede interesar: Las razones por las que nunca quedas (ni quedarás) con tu ‘match’ de Tinder

El hecho de que haya tanta gente al alcance de un swipe, hace que tengamos mucha prisa al ‘descartar’ a las personas con la frialdad emocional de no pensar que, al otro lado, hay un ser humano como nosotros.

Nos da igual la forma, lo importante es que llegue la siguiente, no queremos perder más el tiempo.

Un sustituto llegará pronto. Hay tantos matches esperando a ser descubiertos…

Cuando este comportamiento se convierte en algo común, y sabes que a tu amiga le ha pasado, es más aceptado cuando te ocurre a ti. No te gusta, claro, pero no te parece tan raro.

Lo curioso es que, en cualquier otro contexto, charlando con esa persona en un bar, en una fiesta o incluso en un evento de citas rápidas, no permitiríamos de ninguna manera que nos trataran así.

Puede parecer que, como ha pasado en internet, tiene menos importancia. Pero hablamos de una esfera de nuestra vida que también nos afecta emocionalmente, por lo que no hay que permitir esas actitudes (y tenemos que evitarlas en el caso de que seamos quienes las practican).

La consecuencia de dejar que nos traten así se traduce en una baja autoestima. Somos personas quienes estamos detrás de un perfil y tenemos sentimientos que son constantemente heridos.

Por eso siempre, independientemente de a dónde vaya la cosa, deberíamos emplear una comunicación asertiva y sincera en el caso de que queramos algo más.

Si no lo queremos, hay muchas formas de decir las cosas. De una mala manera, por mucho que queramos cerrar el capítulo con alguien, nunca debería ser la elegida.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Supera el ‘ghosting’ de tu romance veraniego con estos dos consejos

Pues sí, a mí también me han hecho ghosting.

Es más, no solo me lo han hecho sino que vino acompañado de gaslighting cuando le saqué el tema y me lo negó una y otra vez.

Cuando luego siguió sin tener ningún tipo de interés en verme ya fue más evidente que, a diferencia de lo que decía él, no era percepción mía.

UNSPLASH

Con la vuelta a la rutina por el fin de las vacaciones, los ghosters tienen la excusa perfecta para camuflar su bomba de humo.

Ahora tenemos mucho lío en nuestras vidas con el retorno. Que Dios nos pille confesados.

No me canso de repetir que no deberíamos hacer ghosting, que la responsabilidad emocional es algo que deberíamos trabajar más.

Pero como sigue sucediendo, podemos aprender a gestionarlo.

Para ello, los expertos de TherapyChat, plataforma líder en psicología online, dan dos consejos buenísimos para pasar página de tu crush desaparecido.

«Asumir que puede aparecer ansiedad, tristeza o rabia, y conectar con las emociones«, afirman. Aunque una de las cosas más difíciles de ser rechazada de esta manera es «no tener una explicación sobre lo ocurrido hace que nuestra mente empiece a elaborar hipótesis».

Como ellos mismos recomiendan lo más recomendable es «asumir la situación aceptando las emociones con las que nos iremos encontrando», en otras palabras, sentir el dolor y la decepción.

Pero siempre entendiendo «que tiene que ver más con la otra persona que contigo».

El segundo consejo de TherapyChat es entender que «el duelo forma parte de las rupturas, independientemente de su duración o contexto», lo que se traduce en que, por mucho que no lo merezcamos, vamos a pasarlo un poquito mal.

«En este caso, aunque la relación haya sido corta, la intensidad de los amores de verano hace que este tipo de rupturas puedan llegar a ser muy dolorosas«, dicen los expertos.

Entender que no tenemos la culpa de la situación ni tampoco «el control sobre cómo actúan los demás», nos ayudará a salir del trago.

Aunque llamar a tu mejor amiga y poner verde a tu ghoster mientras solucionáis el mundo también hace mucho.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Antes de hacerle ‘ghosting’ a tu amor de verano, lee esto

Puede haber sido patinando por la Barceloneta, en una terracita de Jávea o incluso la última cita Tinder con la que diste una vuelta por el Museo del Prado (que además de la dosis de arte, siempre se agradece el aire acondicionado).

Este verano ha dejado historias de amor tan variadas como nuestros destinos vacacionales.

Y, a menos de dos semanas de ponerle el punto final a estos romances, tengo una petición que hacerte.

Pase lo que pase, no hagas ghosting.

UNSPLASH

Puede que fuera el calor, el romanticismo de las noches de verano con la nueva canción de Aitana de fondo, que necesitabas compensar el efecto de 2020 en tu vida sentimental o que, simplemente, no te planteas una relación a distancia.

Da igual. Tus razones tendrás, ahí no me meto ni nadie tiene por qué opinar.

Pero recurrir al ghosting, esa fácil puerta de salida sin mirar atrás, es egoísta y la prueba de que todavía te queda mucho por madurar.

María Mavji, sexóloga y directora de operaciones en TherapyChat, la plataforma líder en psicología online, afirma que hacer esta práctica «es un gran indicador de la falta de responsabilidad afectiva de la persona».

Pero, ¿implica ser responsables afectivamente ir con un paquete de pañuelos y un trozo de tarta de chocolate en el momento de decirle a la otra persona que se ha acabado para que le sea más llevadero el trago?

Aunque está en tus manos cómo lo gestiones, el primer paso es tan sencillo como entender que «la responsabilidad afectiva es tener en cuenta que todo acto tiene sus consecuencias», dice la sexóloga.

Unas consecuencias que deberíamos poder afrontar porque somos conscientes de que lo que decimos, nuestra decisión, afecta también a los sentimientos de alguien más.

«El daño psicológico que puede causar a la otra persona es algo serio; cualquier tipo de rechazo activa en nosotros circuitos del dolor y hay que saber cómo gestionar la situación y la ruptura», afirma María Mavji.

Actuar con transparencia y decir las cosas de manera sincera es el punto de partida.

Hacer uso de la empatía y estar ahí cuando la otra persona reciba la noticia para poder ayudarla en el proceso (ya sea dar un abrazo, escuchar o -que también puede pasar- enjugar sus lágrimas) sería la forma de acompañar y hacerla sentir que nos preocupamos por sus sentimientos.

No solo damos una explicación que, puede gustar más o menos, pero es comprensible y lógica, sino que no desaparecemos de golpe por respeto a sus emociones.

En definitiva, la forma de «cerrar de manera saludable este tipo de relaciones» que la experta aprobaría.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

4 formas (educadas) de responder cuando no le quieres dar tu número

Algo pasa este verano. No sé si es el calor, que todavía nos duran los efectos de la pandemia y queremos aprovechar cada día al aire libre al máximo o que simplemente queremos añadirle emoción a las vacaciones.

Pero lo cierto es que ya van varias personas que en estos días me piden el número de teléfono. Y yo, que soy de la escuela de «No le des tus datos a desconocidos» (mamá, siéntete orgullosa) hago malabares para evitar ese momento.

UNSPLASH

Que sí, que sé que el teléfono no es un anillo en el dedo, pero ni quiero coleccionar números como si esto fueran los turnos del mercado ni me apetece dar un acceso tan directo a mí.

La privacidad es lo primero, y a estas alturas considero mi número lo bastante personal como para no repartirlo a diestro y siniestro.

Soltar un directo y rotundo «No», de esos que te llenan la boca es algo que enseguida descartamos las mujeres.

Todavía nos pesa la educación de complacer, ser siempre amables, simpáticas, adornar todo con una sonrisa y no hacer daño al de enfrente (no vaya a ser que ese tío aleatorio que conocemos de hace 10 minutos nos llame bordes tras sentirse rechazado).

Las vías alternativas son infinitas. Podemos esgrimir la lista de razones que van desde el «Me mudo mañana a otro hemisferio y voy a cambiar de vida, de franja horaria, de teléfono y de identidad» al «Tengo novio y estamos más enamorados que Jennifer Lopez y Ben Affleck«.

Pero lo suyo es que, dentro de ser educadas (o educados, oye, que esto se puede aplicar para ambos sentidos), vayamos al grano.

Desaconsejo desde ya tirar por la frase de «Mira, lo cierto es que como he tenido malas experiencias en el pasado, prefiero no dar mi número».

Es el argumento perfecto que da pie al discurso de que con él eso no te va a pasar (si dice eso, seguramente te vaya a pasar).

Así que te dejo cuatro alternativas para salir bien parada de esas situaciones:

  1. «No, lo siento, no doy mi número»: no hay nada más que añadir. Sin explicaciones y sin rodeos. Una negación con una razón sencilla de entender.
  2. «Puedes apuntarte mi Instagram si quieres»: la opción para esas veces en las que el chico te interesa algo y no descartas que puedas querer hablar más con él o cuando te sientes incómoda en una situación que el sexto sentido que dice que es mejor no rechazarle directamente. Una vez en la red social es más fácil eliminarle como seguidor y bloquearle.
  3. «Te doy mi correo electrónico»: ¿tiene ganas de hablar contigo? Pues que hable mandando un mail. No solo me parece una opción romántica si lo que buscas es una forma diferente de estar en contacto con una persona sino que, como el Instagram, te ofrece más facilidades a la hora de no seguir hablando sin sentir tu privacidad invadida.
  4. «Prefiero que me des el tuyo»: y ya si eso le escribes tú. La pelota está en tu tejado y tienes la tranquilidad de que no va a saltarte un chat desconocido de repente. Tú decides si le hablas, si no le hablas o si le llamas. Es una forma de tener el control de la situación futura y salir airosa de no dar tu número en el momento.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Sí, hay una forma de acabar una primera cita mala sin que sea incómodo

Dicen que uno de los secretos de la felicidad es vivir sin expectativas de ningún tipo. Y es esa la enseñanza que falta por poner en práctica cuando se trata de pensar en una primera cita.

Ese momento de ponernos por fin cara en vivo y en directo, de descubrir la voz en persona, de fijarnos en los gestos y, sobre todo, averiguar qué se siente con alguien nuevo, es una ruleta rusa.

FACEBOOK BERSHKA

Por mucho que lo ideal fuera que solo por quedar ya tuviéramos la garantía de éxito, la verdad universal es que no todas las citas van a salir bien.

Sería muy cómodo que, como si de una autopista se tratara, tuvieras salidas en algunas franjas de la cita para irte sin tener que entrar en la razón. La de los 5 minutos (hay veces que tan solo con eso ya sabes si has cambiado de idea), la de los 15, 30, 60…

Unos momentos en los que resultara socialmente aceptado ponerle fin sin dar más explicaciones.

Pero como todavía no lo hemos puesto de moda -lo lanzo como idea- es un gran clásico recibir esa llamada de tu amiga con cualquier excusa. Como ya no es la opción más madura, nos toca avanzar.

Pero, ¿existe otra opción más educada que aguantar hasta el final, por mucho que no vayamos a ver a esa persona más, y despedirse con un «vamos hablando» o «nos vemos» que no llegará nunca a suceder?

Para esas veces en las que tienes claro que no quieres continuar, puedes tirar de sinceridad y retirarte haciendo gala de tus buenos modales.

Con la honestidad por delante, bastaría con dejar claro de una manera empática (sin necesidad de ser borde) que, para ti, ese encuentro ha llegado a su fin.

Evitar herir los sentimientos y no dejar que la otra persona albergue falsas esperanzas puede pasar por un simple «Gracias por venir, no siento química, así que me voy».

No hace falta deshacerse en explicaciones. Basta el agradecimiento que permite evitar la bala de si lo has pasado bien o no. Simplemente dejarle que valoras la inversión de su tiempo.

También se puede optar por el «no eres lo que estoy buscando en una pareja» después de dar las gracias.

Esta segunda opción sí que puede llevar a más preguntas por parte de la otra persona.

Puedes esperar para decirlo en un mensaje después de despediros o la próxima vez que te hable y acabar también en buenos términos.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Cosas que hacer en verano: trabajar la autoestima sexual

Tetas. Es lo que no paro de ver en redes sociales. Cientos y cientos de fotos de tetas. Si ya el pecho era un tema recurrente a lo largo del año, en verano es como si fuera la época oficial de lucirlas con bikinis y bañadores.

Y por mucho que me parezca perfecto que cada cual se fotografíe su cuerpo como le dé la gana, no puedo evitar hacer comparaciones.

SAVAGEXFENTY FACEBOOK

Porque por mucho que me guste un buen escote, eso está lejos de mi alcance natural. Me doy cuenta de que esos trajes de baño o vestidos veraniegos quedarían mejor con una talla más o dos.

Ahora que la ropa es más ligera y me paso el día en crop top, a la hora de estar con mi pareja, el pensamiento de si mi pecho es suficiente, se cuela -como un zumbido de mosquito tigre-, de vez en cuando en mi cabeza.

Tengo claro que la solución, en mi caso, no está en el quirófano. Asumo mi falta de autoestima y el impacto que puede tener en mi vida sexual, y me toca ponerme a trabajar en ello.

Mientras que todos somos más o menos conscientes de la importancia que tiene la consideración con nosotros mismos, reconocer lo que somos y tenemos y apreciarlo, no nos damos tanta cuenta de hasta qué punto afecta a nuestra vida sexual.

He llegado a evitar algunas posturas, prefiriendo hacer otras en su lugar, solo para que la perspectiva jugara a mi favor y mi pecho tuviera el aspecto que, en mi cabeza, debe tener durante el sexo.

No he llegado sola a ese punto, me doy cuenta que la presión social por la construcción de lo que es ser sexy (o incluso el porno) ha jugado un papel fundamental a la hora de que busque los únicos ángulos con los que estoy cómoda en la intimidad.

Puede que a mí solo me afecte a esa zona del cuerpo, pero lo mismo podría haberme dado por las piernas, el culo o incluso mis genitales en vez de por el pecho.

Te puede interesar: Es absurdo tenerle tanto miedo a ser malos en la cama

Averiguar si te pasa a ti es tan fácil como reconocer(te) si te has sentido identificado con mi relato o si sientes rechazo por probar cosas nuevas, sientes preocupación por cómo eres en la cama, incluso si tienes sexo por razones equivocadas (como sentir aceptación en vez de hacerlo por disfrute) o si tomas decisiones -como no usar condón-, por razones ajenas a ti.

Así que ahora que es verano, que hace calor y no queda otra que vernos el cuerpo a menudo, es el mejor momento para aprender a gustarnos. Y va desde mirarnos hasta dedicarnos pensamientos positivos, pasando por buscar nuestras partes favoritas para hacerlas resaltar y descubrir que ese todo no solo nos gusta, sino que nos encanta.

Ahí podemos incluir también las formas de darnos placer. De llegar a la conclusión de que sea cual sea nuestro aspecto, podemos disfrutar con todo nuestro cuerpo.

Y, por supuesto, una vez en la cama, dejar fuera tantos miedos e inseguridades. Ya que tenemos vacaciones, escapadas y, sobre todo, tiempo, relajarnos y aprender sabiendo que el único objetivo es el de pasarlo bien.

No hay que ser bueno o buena en la cama para otra persona, hay que serlo para uno mismo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Pensabas que no había nada peor que el ‘ghosting’? Te presento el ‘caspering’

¿Hay alguien que, a estas alturas, no conozca el término ghosting? Si no te resulta familiar, lo identificarás sin problema (porque o bien lo has hecho o te ha tocado vivirlo). Ghosting es cuando la persona que te gusta desaparece de repente, como un fantasma.

Y lo peor es que lo hace sin ninguna razón aparente (o al menos que tú sepas) y sin darte ningún tipo de explicación.

BERSHKA FACEBOOK

Si ya de por sí que se vayan de golpe de tu vida, así de un día para otro, es bastante chocante, tenemos una nueva etiqueta para seguir explicando malos comportamientos a la hora de ligar: el caspering.

Una ‘tendencia’ que vendría a ser la versión amigable del ghosting, ya que recibe su nombre por Casper, el más adorable de sus compañeros fantasmas.

Claro que eso no quita que siga siendo un hábito negativo.

A diferencia de desaparecer de pronto, el caspering es más sutil, más ‘amable’. Puedes identificarlo porque la persona que te lo está haciendo nunca llega a desaparecer del todo y siempre tiene una buena excusa por la que no habéis podido veros.

Ahí es cuando apelan a tu sentido de la empatía. ¿Cómo no vas a comprender que estaba con mucho lío por el trabajo, la familia, la situación de la cuarentena…? Pero te convence de que quedaréis, claro que sí. ¿Que cuándo? No se sabe, pero pronto, eso seguro.

Pero no, ese día nunca llega. Y cuando vuelvas a intentar retomar el contacto, la lista de excusas será otra igual de comprensible.

Una vida muy ajetreada, una racha muy ocupada, y vuelta a empezar con la táctica y el «Nos tomamos algo pronto».

Así que ahí estás tú, en esa espiral de ganas y desilusión constante de la que no llegas a salir porque no recibes lo que tiene en su cabeza la otra persona, un claro y contundente «No me gustas».

Esto es lo que hace que sea duro por doble partida para quien padece el caspering, porque se siguen alentando las ilusiones para no dar el «no» definitivo, pero tampoco se tiene intención real de que eso pase a mayores.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Me han hecho ‘ghosting’, ¿y ahora qué?

Si algo nos ha enseñado el ghosting, es que tenemos mucho orgullo.

PIXABAY

Que también cómo no tenerlo con esas abuelas que, día sí día también, repiten que somos las más guapas del mundo.

Amor de abuela aparte, el ghosting escuece, y escuece mucho. No solo porque una persona que te interesaba desaparece de repente (si no hubiera interés por nuestra parte no recibiría ese nombre sino «Qué bien que ese pesado ya se ha cansado de escribirme»).

También porque no se entiende que se pueda pasar de alguien como tú tan fácilmente.

Que no es que seas la Premio Nobel del año, pero eres simpática, te encanta la música de los 80 y eres sorprendente buena jugando a los dardos. ¿Cómo no ibas a llamar su atención?

Sin embargo, no importa ni la opinión de tu abuela, ni que sepas hacerte igual de bien ambos lados del eyeliner con un talento (y pulso) innato, han pasado de ti igualmente y toca reaccionar.

Cómo comportarse cuando esto nos pasa es la gran pregunta, ya que el primer impulso es el de seguir escribiendo y terminar pareciendo un poco obsesionada.

Es el momento de coger esas sensaciones tan negativas que entran en el paquete del ghosting (enfrentamiento al rechazo, pérdida de puntos de autoestima, sensación de que se ha perdido el tiempo, desilusión y un poquito de corazón roto) y dejarlas a un lado.

La primera norma no escrita de cómo reaccionar es no tomárselo como algo personal. No se puede dar por hecho que es culpa de una misma.

Procura alejarte y recuerda que no había nada entre vosotros, no había exclusividad. Evítalo en un futuro dejando varios frentes abiertos. ¿Cuál es el problema? Es lo bueno de la soltería.

Pero si no te ves capaz, puedes permitirte un intento final -la última bala del cartucho-, porque todos merecemos el beneficio de la duda e igual sí que es cierto que ha perdido el teléfono móvil y no ha encontrado manera de ponerse en contacto contigo.

Es la manera de quitarse el «¿Pero y si…?» que luego tanto nos atormenta en el futuro.

Eso sí, si no hay una respuesta, recuerda que la persona que merezca la pena y tenga interés real no te hará ghosting.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Te gustaba pero te ha rechazado, ¿y ahora qué?

Ha pasado. Volvías a casa de la cita pensando que todo había salido bien. Tus nervios no habían podido contigo.

PIXABAY

La conversación había superado las expectativas. Incluso el contador de silencios incómodos se mantuvo en 0 sin variar en ningún momento. Os habéis llegado a despedir hablando de posibles quedadas futuras, de las cervezas, de esa película que has descubierto que también le gusta…

Pero llegas a casa, miras el móvil y te encuentras un mensaje diciendo que lo siente, pero que no ha sentido la química, las mariposas, la magia…

Que «no eres tú», que «son cosas de la vida».

Nos lleva tiempo aprender que una gran parte de la vida son los rechazos. El rechazo de tu profesor a aprobar ese trabajo que hiciste aprisa y corriendo porque se te había olvidado la fecha de entrega hasta el último momento.

El rechazo de tu jefa que dice que tu idea necesita una vuelta. Y por supuesto, el rechazo emocional.

Antes que nada, es bueno que te recuerdes que, no has sido tú, que los rechazos vienen y van y en muchas ocasiones no tienes nada que hacer ni recibes explicaciones, como cuando de repente te cancelan el Cabify.

Enfrentarse a ello tiene que partir de que no sientas que te mina la moral, que recuerdes que es algo habitual, que sigas adelante con tu personalidad y que no tenía que ser con esa persona.

Una buena manera siempre es contestar a todo con educación. Abrirte y decir cómo te sientes, si ha sido una decepción por haberlo pasado tan bien o tener tanta conversación.

De hecho, si el problema ha sido la cita, puedes incluso proponer seguir en contacto, daros unos meses e intentar retomar las cosas más adelante.

Pero por lo general, después de un rechazo, vienen más. Es ley de vida. El camino de calabazas solo lleva al príncipe o a la princesa si eres Cenicienta, al resto de los mortales nos toca reponernos.

Pero lo bueno es que a muchas calabazas siempre puedes hacerte un puré frío que es algo que apetece mucho en verano, o, en otras palabras, quedarte con lo bueno, con la experiencia, y tirar, siempre tirar hacia delante.

Si haces uso de Tinder sabrás de sobra que los peces en el mar abundan y que, si bien en esta ocasión no ha sido un match, no le des tanta importancia. Hay vida más allá.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Por qué hay hombres que nos mandan fotos (que no hemos pedido) de sus genitales?

La primera vez que recibí una dick pic, el nombre que reciben las fotografías de genitales masculinos, se había colado en mi buzón de entrada de la página de Facebook que utilizo profesionalmente. Ahí estaba, sin comerlo ni beberlo (literalmente). El pene de un desconocido que se había hecho un perfil falso para poder mandar impunemente sus partes íntimas.

DIM Facebook

En el momento me sentí asqueada. No se me ofenda nadie, pero no es que lo que los hombres tienen entre las piernas sea precisamente ‘instagrameable’.

Era el hecho de que no le conocía de nada y me había mandado aquello sin tan siquiera preguntar si me apetecía verlo, sin ningún tipo de confianza, sin calzoncillo ni nada.

Igual era mi moralina de ex alumna de colegio de monjas lo que hacía que sintiera aquello como algo malo. Luego, hablando con otras mujeres de mi entorno, descubrí que lo de descubrir ‘fotopenes’ era más habitual de lo que sospechaba.

Y no solo en páginas de Facebook. Redes sociales de conocer gente, privados de Twitter, WhatsApp… ¡Hasta por AirDrop!

Lo que realmente me intriga es qué lleva a un hombre a compartir esas imágenes. No digo que las mujeres no compartamos este tipo de fotografías (aunque me consta que lo de mandar la vulva a desconocidos no es algo que estemos habituadas a hacer). Por lo general solemos esperar a que haya más confianza con la otra persona

Así que, para arrojar algo de luz sobre el asunto, os sugiero que me acompañéis en este paseo por el cerebro masculino.

Lo que averiguo según diferentes psicólogos de rincones variados del globo, es que las ‘fotopolla’ forman en mayor medida parte de la estrategia masculina. Incluso encuentro algunos estudios al respecto, extranjeros en su mayoría, que establecen en un 40% el porcentaje de mujeres que han padecido estas imágenes.

Y sí, digo padecido porque solo tienes que hablar con las mujeres de tu entorno para confirmar que lo de recibir en los mensajes directos fotos de penes no es ni tan ajeno como nos gustaría, ni algo que nos haga ilusión encontrar.

Los mismos expertos son los que han tratado de buscarle una explicación lógica a esta conducta afirmando que hay quien lo hace porque lo consideran su orgullo, algo digno de admirar y reverenciar, por lo que es considerado un gancho tan bueno para suscitar interés como cualquier otra parte del cuerpo.

Quienes pretenden conquistar viven ajenos a que es algo que nos hace sentir incómodas. En su cabeza el plan es espectacular: mágicamente ver eso va a hacernos dar el siguiente paso. El efecto que consigue es que demos pasos, sí, pero en dirección contraria preguntándonos a nosotras mismas si realmente tenemos suficiente ciudad para no cruzarnos nunca con esa persona.

Lo único que me gustaría aclararle a esos caballeros es que solemos preferir una foto de los ojos o de los labios. Que igual si empiezan por ahí es menos violento y no termina la conversación en un silencio incómodo o en un bloqueo.

Los profesionales afirman también que es una manera de enfrentarse al miedo al rechazo, una manera de pasar la prueba sin tener que afrontar en persona la situación. Si la foto consigue pasar la ‘nota de corte’, es para ellos una manera de recibir validación, de que aumente su seguridad, en otras palabras: una inyección de autoestima.

Es una especie de El Gran Gatsby versión 2.0, solo que, en vez de pasearte por las fastuosas fiestas, el Jay moderno te manda la foto de un pene para impresionarte.

En mi opinión, añadiría que quien hace esta práctica la utiliza también porque es una manera de ejercer poder, ya que no puedes evitar recibir ese tipo de imágenes que no suelen pedirte permiso para mandártelas. No es una foto que entre dentro de un contexto, no es porque la conversación fuera sobre penes, aparece ahí y ya.

Se puede llegar a considerar una práctica violenta porque es una evolución del exhibicionista con gabardina que saltaba de repente de una esquina y huía tras impactar a sus víctimas.

Como es algo imposible de prevenir (nunca sabes de dónde te va a venir la siguiente captura), hago un llamamiento para que, si realmente hay hombres ahí fuera que tienen la urgente necesidad de mandar sus partes íntimas, pregunten primero. Que se nos dé la opción de poder decir que no y sea, como debería ser siempre, una respuesta que se respete.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).