Archivo de la categoría ‘pareja’

Orden en el amor: aplicando la filosofía de Marie Kondo a las relaciones

Del documental de Marie Kondo, la experta del orden cuya filosofía ha querido llevar Netflix a todos los rincones del mundo en forma de serie de autoayuda, me ha servido para dos cosas. En primer lugar para cambiar radicalmente la organización de mi cajón de la ropa interior (nunca volveréis a doblar los calcetines igual).

PIXABAY

Pero además, escuchando sus consejos sobre cómo ordenar mi espacio, me di cuenta de que eran lecciones que podía aplicar a otros aspectos de mi vida, y, especialmente, a mi intimidad. Una manera de estructurar mis relaciones independientemente del tipo que fueran.

Así que, para personas caóticas como yo, esta es la conclusión que podéis sacar del método KonMari.

Quédate solo con lo que te traiga alegría es una norma ideal para perder de vista todo lo que vamos acumulando por casa, sí, pero también con las personas. Piensa por un momento de qué te sirve gastar tu energía, tu tiempo e igual hasta tu dinero, en una persona con la que no sientes que aquello vaya a trascender.

Las relaciones estancadas, las que solo traen discusiones, peleas, días sin hablar, rupturas constantes, silencios incómodos y malestar en vez de momentos de felicidad, entran también en el mismo saco imaginario.

Es importante que te des cuenta de ello para aplicar su segunda máxima: dejar ir para hacer espacio a las cosas que importan. Se incluyen en esta categoría los por si acasos, que es lo que se conoce como el banquillo.

Ya seas recurrente en el asiento o si eres quien está al otro lado fichando si están los sitios ocupados, mejor cortar por lo sano y dejar marchar a las personas o bien irnos si estamos esperando turno.

Para Marie Kondo es fundamental tratar las cosas como si estuvieran vivas, evitando dejar los objetos tirados, arrugados o descolocados, algo que, desgraciadamente, hacemos en ciertas ocasiones en pareja de manera más o menos consciente. Por ello, el equivalente de esta norma, sería tratar siempre bien al otro.

La clave del orden es tener las cosas organizadas por categorías, manteniendo cada cosa en su lugar. Las camisetas en un lado, los zapatos en otro y los vasos de la cocina todos juntos en vez de desperdigados.

¿Cómo se extrapola esto? Además de servir para ordenar el cajón de las perversiones (vibradores en sus bolsitas, los frascos de lubricantes agrupados…), ayuda a clasificar tus relaciones.

A muchos no nos gustan las etiquetas, especialmente cuando salen de manera irremediable en las comidas familiares, pero en el método KonMari emocional puedes usarlas libremente. Hay personas con las que sabes que puedes pasar un buen rato sin compromiso, algunas para hacer planes subidos de tono, otras que puede llegar a interesarte conocer más en profundidad…

Los objetos sentimentales tienen tanta cabida en el espacio de nuestra casa como en las relaciones. Antiguas cartas de ex parejas, regalos… ¿Son cosas que realmente te traigan felicidad? De ser así guárdalas donde corresponda.

De lo contrario despídete dándoles las gracias (mostrarse agradecido por el bien prestado es algo muy importante en la filosofía del orden) y tíralas sin mirar atrás. Te han traído buenos momentos y pasarán a tus recuerdos. Ahora tienes espacio para las cosas realmente importantes, las que te traen verdadera felicidad.

Por último, el objetivo es comprometerse con el orden y verlo como una actividad de disfrute, es decir, mantener a largo plazo esas máximas en nuestra vida y no caer en las costumbres anteriores. Es todo un reto, pero como dice muy sabiamente: “El espacio en el que vivimos debería ser para la persona en la que nos estamos convirtiendo ahora, no para la persona que fuimos en el pasado“, un mantra que funciona a nivel personal.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Ha llegado el apocalipsis sexual?

Como mujer nacida en los 90, hay varios problemas que me preocupan de mi generación: la crisis económica que nos ha dejado independientemente de nuestros estudios en el paro, las malas condiciones laborales cuando tenemos la suerte de encontrar trabajo, la fuga de cerebros para trabajar de pizzero en Londres… Y, por supuesto, la crisis sexual.

PIXABAY

Creo que los millennials nos encontramos en pleno apocalipsis de la sexualidad y ni siquiera nos hemos dado cuenta de que lo tenemos sobre las cabezas.

De entre nosotros ya salen los primeros impotentes, ya que muchos hombres jóvenes están teniendo problemas a la hora de excitarse por culpa de los estímulos de la pornografía.

Estando expuestos y encontrando placer viendo imágenes explícitas e irreales hacen que las relaciones sexuales convencionales resulten poco estimulantes y terminen padeciendo disfunción eréctil siendo el nuevo mercado de las clínicas de salud sexual masculina.

Aunque no tenga relación con la industria cinematográfica, cabe mencionar también que la calidad del semen ha empeorado.

Ni Crossfit ni puenting, vivir en las ciudades es el nuevo deporte de riesgo ya que factores ambientales como la contaminación, los químicos que llegan a los alimentos así como un estilo de vida poco saludable en el que abunden las sustancias poco recomendables pasan factura a los espermatozoides volviéndolos más pequeños y deformes.

La conclusión es que cada vez son más parejas las que tienen que recurrir a las clínicas de fertilidad y fecundación asistida para poder tener hijos, otro punto en contra de la vida sexual de la Generación Y.

Si 1980 fue la década del sida, en los últimos 5 años podemos hablar del cáncer de garganta provocado por el sexo oral, una enfermedad que no hace otra cosa más que crecer en España.

Aunque todavía estamos muy por detrás del número de personas que lo padecen en Estados Unidos o en Europa, a este ritmo de parejas sexuales sin protección alguna, aumentarán los casos. Una enfermedad que, encima, tienen más riesgo de contraer los hombres.

E irónicamente, en contraposición a la promiscuidad y falta de barreras que hacen que crezcan los casos de contagiados de VPH, como millennials somos la generación que menos practica sexo.

Quitando aquellas personas en los veintitantos que han aceptado el celibato como forma de vida, el menos número de casos, varios estudios han revelado que nuestra vida sexual es mucho menos activa que la de la generación anterior, la nacida entre los 60 y 70.

Por mucho que parezca que las tecnologías nos acercan, la conexión online no siempre es la clave. Estamos tan saturados que nos perdemos el contacto directo, experiencias reales, vínculos en vivo y conversaciones más allá de emoticonos.

En plena era del #MeToo, la preocupación sobre la seguridad está más latente que nunca ya que cada vez hay más conciencia sobre los riesgos de quedar con personas desconocidas.

La masculinidad tóxica propia de una sociedad machista también deja claro que debemos aprender nuevas maneras de relacionarnos alejadas de los estereotipos de género y del mito del amor romántico.

Y si a eso le sumamos nuestros problemas de compromiso, que no nos casamos, que no tenemos prisa en dar pasos acompañados, (algo que no tiene por qué ser necesariamente malo) tenemos el último factor que prueba que los millennials estamos en pleno cambio afectivo-sexual.

Pero que no cunda el pánico, al igual que hemos salido de la etapa de los contratos de prácticas cuando parecía imposible, saldremos de esta. Somos millennials.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Sufres de estrés? Enamórate

Sí, yo también he leído el titular con voz de anuncio de la Teletienda al escribirlo. Pero por mucho que podamos pensar que lo más agobiante del mundo es llegar a casa y ver que nuestra pareja no ha vaciado el lavavajillas, sino que se ha limitado a sacar un plato para recalentarse la cena, el amor es el mejor antiestrés.

PIXABAY

Mejor que cualquier ansiolítico y 100% natural, una medicina en forma de persona de carne y hueso.

Así como hay otras buenas razones para enamorarse, como poder compartir los postres, hay varios estudios que han puesto el amor bajo la mira descubriendo que independientemente de si está en el aire, como decía John Paul Young, ronda por el cerebro.

Hay varios cambios que suceden sin que nos demos cuenta en el interior de nuestro cráneo. Modificaciones que van desde la explicación de la felicidad, la tranquilidad o la falta de miedo.

De hecho, por mucho que el amor romántico diga que la persona de la que nos enamoramos tiene que ponernos el mundo del revés, la cabeza en los pies y el corazón a ritmo de hombros de Shakira, lo cierto es que, a nivel fisiológico, supone todo lo contrario.

Calma y seguridad son dos sensaciones que experimentamos cuando estamos con la persona de la que nos hemos enamorado.

La Neurobiología del Amor, un estudio de la Universidad de Medicina de Berlín de 2005, fue la investigación que descubrió de qué manera estar enamorado interaccionaba con los sistemas de respuesta del estrés.

Ante discusiones, problemas o situaciones de agobio, una persona enamorada reacciona de manera más calmada.

Al aumentar la sensación de seguridad, disminuyen la de estrés y ansiedad. De hecho, es tal la estabilidad que se siente, que es incluso extensible a otros aspectos de la vida, lo que permite tomar mejores decisiones que si los enamorados estuvieran en un estado emocional alterado.

Este cambio lo secundó el Instituto Blavatnik, de la Escuela de Medicina de Harvard de Medicina, con un estudio realizado en parejas enamoradas averiguando por qué cuando estamos enamorados enseguida nos lo notan en casa.

La felicidad que sentimos, es difícil de disimular hasta el punto que sentimos que brillamos, algo que sucede a nivel cerebral en algunas zonas.

El amor nos hace sentir satisfechos, de hecho hace que aumente la actividad en las zonas que están asociadas con el sexo, la memoria y la recompensa ya que se iluminan en los escáneres de las personas enamoradas.

¿A cambio? Disminuye la actividad cerebral en las zonas relacionadas con el miedo y el disgusto. Lo que nos da la ecuación de que Amor= – menos mal rollo + más felicidad.

Tampoco podemos olvidar el papel de la dopamina en el amor, un neurotransmisor que estimula los centros de placer que se libera en mayor cantidad cuando estamos en pareja, así que ante la duda, enamórate y mucho.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Flirtear por mensajes, ¿la nueva infidelidad?

Cada pareja tiene una dinámica diferente, eso para empezar, pero al mismo tiempo la mayoría funcionamos con una línea parecida de división entre lo correcto y lo incorrecto.

GTRES

Por mucho que haya evolucionado desde los tiempos de nuestros abuelos la manera de relacionarnos -no faltan la mensajería instantánea o las redes sociales en nuestros noviazgos- algunas cosas se mantienen idénticas.

Un ejemplo sería escribirse con tono de flirteo vía mensajes privados de cualquier red social o mensaje instantáneo, algo que quizás no conocían ellos hace sesenta años, pero que ahora puede llegar a ser considerado infidelidad.

Esa es la conclusión a la que han llegado las sexólogas de Plátanomelón.com tras ver los resultados de una encuesta realizada entre sus usuarios, con el objetivo de conocer cómo funcionan los modelos de relación.

Si bien la monogamia en la que los miembros se guardan fidelidad continúa siendo el modelo más común, ante los mensajes, las personas encuestadas se mostraron tajantes. Más de la mayoría, un 57%, consideró infidelidad el flirteo virtual aunque no existiera un contacto físico.

Claro está que cada pareja puede interpretar esa manera de contactar de manera diferente. Para María Hernando, una de las sexólogas, “hay que diferenciar la infidelidad sexual de la emocional“.

Mientras que la sexual se refiere a toda actividad íntima física fuera de la pareja estable, la emocional ocurre cuando uno de los miembros de la pareja centra su tiempo y atención en alguien más.

Una vez en ese punto, cabría preguntarse hasta qué punto es una práctica honesta. En primer lugar, por mucho que haya quien piense que es inocente ligar vía WhatsApp, ya que no se busca culminar el flirteo, se están alentando las esperanzas de otra persona.

También se mantiene una relación a nivel íntimo, aunque sea vía móvil, con alguien que no forma parte del núcleo de la pareja. Y si todavía hay quien sigue sin ver maldad, solo queda reflexionar sobre por qué se hace a las espaldas cuando no tendría que haber ningún tipo de secreto en la relación.

Quizás hasta ahora era algo que muchos ni nos habíamos planteado, pero el trasfondo de crear algo con alguien a expensas del conocimiento de con quien tienes un compromiso, no puede ser ignorado.

Hablarlo es el primer paso según la sexóloga: “No podemos dar por sentado que nuestro compañero o compañera va a sentirse traicionado por lo mismo que nosotros. Por eso es importante la comunicación con la pareja para determinar qué prácticas o conductas concretas nos harán desconfiar o sentirnos engañados”.

Hablando rápido y claro, dejar decidido de antemano si es una práctica aprobada o si por el contrario, se considera engañar.

También creo que habría que hacer un poco de autocrítica y pensar por qué se mantiene esa relación vía WhatAapp. Quizás es porque algo no funciona en la pareja, lo que podría indicar que igual es el momento de tener una conversación.

Pero si lo que más pesa es la relación, cuidarla con honestidad y sin terceras personas (aunque sean vía digital) debe ser la prioridad.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Suegros tóxicos, el artículo que tu familia política no quiere que leas

“Tóxico” es una palabra que ha marcado este 2018. “Contiene veneno o produce envenenamiento“, es la acertada manera en la que la Real Academia Española define un concepto que hemos podido asociar a las relaciones de pareja.

GTRES

Se ha popularizado tanto de un tiempo a esta parte gracias a artículos, libros, debates o campañas por las redes sociales que sabemos, a estas alturas, si la persona con la que nos encontramos reúne ese tipo de características.

Pero, ¿qué pasa cuando no es tu pareja con quien mantienes un lazo envenenado sino con alguien cercano a ella o a él? Hoy quiero hablaros de los suegros tóxicos, una clase de personas con las que, o tienes cuidado o, más que seguramente, tu relación terminará al borde del abismo (eso si con suerte consigues evitarlo).

Aunque hablo en plural, no significa que ambos compartan la personalidad tóxica, puede ser que tu suegra sea una santa llevándole la contraria a los tópicos y a los chistes casposos y por tanto tu suegro, el que te ponga la cruz.

¿Cómo saber entonces si la conexión está empezando a ser nociva? La psicología nos da la respuesta.

En primer lugar, no respetan vuestro espacio. Esto puede manifestarse de muchas maneras. ¿Te agobia la cantidad de mensajes que te escribe al día? ¿Lleva una vigilancia constante de tus redes por lo que dejan ver sus likes y comentarios?

¿Interrumpe en las conversaciones que mantienes con otras personas para contarte otras cosas que no tienen nada que ver solo para que dejes de hablar con otros? ¿Se inmiscuye constantemente en tus planes o incluso en tu casa? Es probable que sea uno de los primeros síntomas en aparecer.

El suegro o la suegra tóxica te hace sentir mal a propósito. Todos sabemos que, como humanos, puede que en algún momento hagamos daño sin quererlo, pero en este caso es totalmente buscado. Lo notarás en comentarios que llegarán sin que los veas venir.

No solo en incomodar o dañar se queda el asunto. Llega un momento en el que el chantaje emocional se convierte en el denominador común de vuestra relación. “Qué solos estamos” o “Ya no nos queréis” son quizás dos de los ejemplos más típicos que puedes haber identificado, aunque son solo la punta de un iceberg de manipulaciones en las que, el único resultado, es que terminas sintiéndote mal y en la obligación de hacer ciertas cosas.

Otra manera de envenenar es meterse constantemente en las decisiones que se deberían tomar como pareja. Cuestiones que pueden ir desde la decisión de avanzar en la relación hasta algo tan simple como comprar un cuadro para decorar el salón.

Es propio de este tipo de familiares políticos hablar mal de ti a tus espaldas cuando por delante todo son sonrisas y emoticonos de corazones. Son capaces de desarrollar una doble cara de la que puede que estés años sin darte cuenta de que existe.

Los suegros tóxicos no respetan las emociones ajenas. Puede que tú seas la persona más cuidadosa en tratar ciertos temas cuando te encuentras con la familia de la pareja, pero no encontrarás lo mismo por su parte. Ante situaciones que enfrentes de dolor, enfado o felicidad notarás pequeños desprecios que solo tienen cabida en este tipo de relaciones envenenadas.

Otro rasgo característico que cumplen este tipo de personas es que logran ponerte en contra de la gente. Sobre todo contra tu pareja o contra otros miembros de la familia, miembros sobre los que pueden ejercer el control.

Tener el control es uno de los principales objetivos de los suegros tóxicos, una meta que puede desencadenar otra serie de reacciones, con tal de seguir manteniéndolo, que encajan en el patrón de comportamiento venenoso.

¿Te suena encontrar a tu suegro vociferando por una nimiedad o a tu suegra fingiendo un desmayo o un ataque? Las reacciones de este tipo de personas, cuando ven que pierden el mando, es la de llevar la situación al extremo para volver a recuperarlo actuando de manera desmesurada.

Los ataques contra ti o el hecho de meter a segundas personas, que nada tienen que ver con el conflicto inicial, son otros recursos que pueden llegar a utilizar en cualquier tipo de situación.

Y ahora, cuéntame. ¿Te suenan estos rasgos? ¿Has vivido algún caso de suegros venenosos? Recuerda que estaré encantada de leer tu experiencia en los comentarios.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Hombres mayores con mujeres jóvenes, ¿qué es lo que realmente les gusta?

Ayer salí a pasear por un parque que tengo cerca de casa. En un banco tres señores de unos 70 años charlaban tan animadamente que cualquiera diría que habían puesto el Corega de oferta en el supermercado. Pero no, no hablaban de adhesivos de prótesis sino de lo hartos que se encontraban de “la parienta”, palabras textuales.

YOUTUBE

Uno de ellos hablaba sobre que ella siempre llevaba un diente manchado de pintalabios y que estaba hasta las narices de la visión de ese incisivo. Otro comentaba que solo quería perderla de vista y cambiarla por una de 20.

Por una de 20. Los mismos años que mencionan algunos de mis lectores hasta la saciedad repitiendo que las mujeres, a partir de cierta edad, carecemos de todo tipo de interés. Que tenemos “las tetas por el suelo“, el “culo carpeta”, la vagina “cedida y con olor a pescado” son algunas perlas que me ha tocado leer.

Y yo, que estoy aún en la veintena y he salido con hombres más mayores, tengo una opinión diferente al respecto. Curiosamente, uno de los atractivos que parecemos tener quienes nos encontramos todavía en esta década, es que somos vistas como criaturas dóciles y fácilmente impresionables.

Me ha tocado encontrarme con hombres que, lo que más parecían disfrutar de mi presencia, es que cualquier cosa que yo dijera era más motivo de gracia que de debate, considerándose todo el rato “por la edad” poseedores absolutos de la verdad.

Reafirmación o llevar siempre la razón, cosas que vienen a ser en definitiva una manera de sentir que es el hombre quien ostenta el poder, son para ellos un gran aliciente en vez de estar con alguien que suponga una fuente de conflicto o un reto. Estando en la universidad, y al ser él más mayor, siempre parecen disfrutar de manera especial el hecho de que puedas pasar la noche en su piso si aún vives con tus padres, piso donde él vive solo.

Para mí, el resumen de la situación es el siguiente: “Lo que le gusta a un hombre de 50 no es que la de 25 tenga el cuerpo más firme sino que sus opiniones suelen ser menos firmes“, afirmaba el jueves Zoe Williams en su columna de The Guardian.

No digo que no haya un factor de atractivo sexual en juego cuando se sienten atraídos por una mujer más joven (y eh, despertad, vosotros a partir de cierta edad, con el culo caído, pelos en la espalda y en las orejas y la tripa cervecera, tampoco es que estéis muy seductores), pero por experiencia, me atrevo a decir que no es lo único que les interesa a quienes buscan compañías de menor edad.

Las películas y las canciones, además, son dos grandes defensoras de esto, ya que repiten en muchos de sus mensajes cómo el tándem hombre mayor-mujer joven es una idea estupenda (herramientas de un sistema patriarcal cuyo objetivo sigue siendo que tengan los hombres el poder, recordemos).

WIKIMEDIA

Cary Grant tenía 15 años más que Audrey Hepburn en Charada, Edward Cullen superaba en cientos de años a Bella Swan y Christian Grey también era más mayor que Anastasia Steele. ¡Si hasta en los peores blockbusters como El Código Da Vinci nos lo encontramos! La dulce niña Carolina no tiene edad para hacer el amor, pero bien que le cantaban la canción los de MClan para ver si colaba.

En cambio, cuando se da el caso contrario, es un escándalo de proporciones inmensurables, socialmente está mal visto. Que se lo digan a Brigitte Macron o a Heidi Klum que le sacan 20 años a sus parejas y que son carne de meme día sí y día también. Pero tiene que ser visto así ya que forma parte del sistema en el que nos encontramos, una estructura donde son los hombres quienes tienen los privilegios y nosotras, las mujeres, las que los facilitamos.

Puede que hace cientos de años con el alto índice de mortalidad en el parto tuviera sentido volver a contraer matrimonio con una persona más joven para seguir teniendo descendencia. Pero, ¿vamos a dejar que siglos después, en un planeta superpoblado en el que tener hijos ya no es en muchos casos, una prioridad, sigan vendiéndonos la moto de lo maravilloso que es un hombre mayor con una mujer joven y lo antinatural que es que se dé el caso contrario?

Por mucho que se diga, que a las mujeres nos gustan mayores, de esos que llaman señores, yo no me lo creo. Quizás en la veintena, en una etapa concreta de nuestra vida, nos sintamos atraídas en algún momento por la idea de independencia y experiencias que puede tener alguien que nos dobla la edad o simplemente por una cuestión de curiosidad.

Pero, ¿sentiríamos lo mismo al cruzar la barrera de los 30 cuando ya nos estamos enfrentando a jornadas laborales interminables, responsabilidades como alquileres o simplemente hacer un trámite a la Tesorería de la Seguridad Social? ¿Sería igual de emocionante?

Tengo claro que, al menos en mi caso no, desde luego, aunque para ellos estoy segura de que seguiría siéndolo. Dudo que un hombre mayor nos impresionara de la misma manera (a no ser que sea una persona realmente extraordinaria).

Ah, y al del diente, no vayas tanto por la espalda y dile a tu mujer que tiene pintalabios en el incisivo, no seas mezquino.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Te quiero pero me aburres en la cama

Tenemos pornografía gratis al acceso de nuestro teléfono las 24 horas del día. Los sex shops cada vez están más aceptados y se han convertido, muchos de ellos, en elegantes boutiques en las que las vitrinas acristaladas exponen los juguetes sexuales como si de artículos de lujo se trataran.

GTRES

Es común encontrar cada día, en las principales revistas, artículos y reportajes con consejos sobre cómo aderezar nuestra intimidad. Y aún con todo eso, nos aburrimos en la cama.

¿Mi muestra estadística? Mis amigas de diferentes edades que se encuentran, cada una, en un estado laboral y civil diferente, a las que les une una misma situación: el sexo con sus parejas, tras un tiempo, les resulta aburrido.

Enamoradas hasta las trancas, con atracción física hacia su pareja y unos niveles de deseo sexual normales (es decir, no tienen alteraciones), hablamos de que el sexo termina por convertirse en algo monótono.

No me malinterpretéis, no me quejo de la monotonía. Os habla alguien que se está viendo por sexta vez la serie Friends y que siempre se pide el mismo tipo de pizza y hamburguesa. Disfruto como nadie del placer rutinario de despedirme con un beso de buenas noches o de desayunar todos los días una tostada con aceite y tomate. Creo en “De lo bueno se repite”.

Y aunque soy un animal de costumbres, en la cama busco la excepción de mi propia norma. Es el único sitio en el que no estoy de acuerdo con hacer siempre lo mismo por mucho que me conozca (o me conozcan) de la cabeza a los pies.

Con el paso de los años, me he dado cuenta de que, en todas mis relaciones, he sido yo quien ha abierto un poco las miras por los dos, quien ha introducido juguetes, complementos, accesorios, lencería, prácticas, ideas, posturas…

Pero es que hablando con mi círculo cercano, se repite el mismo patrón una y otra vez siendo nosotras las más curiosas y ellos quienes se dejan llevar con lo que propongamos bajo las sábanas.

Es como si realmente muchos hombres no tuvieran el mismo interés en desarrollar el erotismo. ¿Será una cuestión de placer o es pura comodidad? Me pregunto con una amiga. A fin de cuentas, la metan como la metan, llueva o truene o echen Fast & Furious por la tele, les resulta más sencillo excitarse. No es el mismo caso de las mujeres.

En mi caso, cuando me compro un conjunto de encaje, no me limito a hacerme con una prenda de ropa interior. Ir a la tienda, mirar los diseños, escoger uno y fantasear con la reacción que pueda tener mi pareja, ya forma parte del juego horas antes.

Hablando claro y rápido, las mujeres necesitamos ese extra, ese algo más, estímulos que no sean únicamente repetir de manera sistemática las cinco posturas que ya sabemos que funcionan.

A todos nos gusta cuando el equipo marca gol, pero ¿qué hay del placer de jugar un buen partido?

Que experimentar, curiosear, innovar y explorar no recaigan siempre en la misma persona. En nuestra mano está salir de la rutina en todos los ámbitos de nuestra vida incluyendo el sexual.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

“Necesitamos que a las parejas liberales no nos miren mal”

He de admitir que uno de mis proyectos fallidos este 2018 fue intentar entrar en la zona swinger del Salón Erótico de Barcelona. Y eso que mi amiga y yo lo teníamos todo controlado.

TINDER

Habíamos encontrado dos chicos que también querían conocerla y habíamos hecho la cola. Me encontraba sacando el dinero para pagar, y, al girarme, nos habían hecho una bomba de humo.

Ahora recordamos la anécdota no solo con risas sino que me sirvió para conocer a Luis Alfonso Beltrán. Padre de familia y escritor, empezó en el ambiente liberal hace 20 años, una experiencia que cuenta en su libro Ambiente Swinger o Liberal.

Lo primero que me cuenta es que pese a que muchos lo usemos como sinónimos, swinger y pareja liberal no significan lo mismo.

Swinger en la pareja es una situación que se da dentro del matrimonio. Las parejas liberales tienen la libertad de tener relaciones fuera del matrimonio”, me explica.

Su objetivo al sacar el libro hablando del desconocido mundo de las relaciones liberales es normalizar su estilo de vida ya que, admite, “desde fuera tiene una mala aceptación”.

“Necesitamos que no nos miren mal“, dice a modo de resumen, algo que ya le ha pasado factura puesto que desde que sacó el libro, su relación ha cambiado con algunos grupos de amigos que no quieren que los cataloguen.

Al llevar más de veinte años dentro del mundillo, me interesa saber cuáles son los cambios más llamativos que ha visto, variaciones que ha notado especialmente en el dress code.

Hace diez años se vestía de manera más elegante y la mujer, de manera provocativa ya que en palabras de Beltrán “es el gancho de la pareja en el ambiente liberal”.

“La mujer es quien tiene el poder, el hombre se amolda”, dice el escritor. Ahora la etiqueta es más informal, algo que achaca a la juventud de las parejas.

Pasar de pareja monógama a liberal es algo que ha tenido un proceso. “He tenido que conocer a mi mujer para saber que quiero compartir estas cosas con ella”, afirma el escritor, que me explica que ser swingers suele ser el primer paso antes de ser una pareja liberal.

No sigue un patrón estándar ya que la situación varía en cada caso. Se va evolucionando, por lo que cada relación, que es un mundo, puede empezar de manera distinta.

Respecto a cómo se puede abordar la situación como cuando, en su caso, hay hijos, el escritor revela que cada familia trata el tema a su manera. En el caso de su hija se enteró en la adolescencia y “lo encajó con bastante normalidad. Seguimos siendo la misma familia”, dice Beltrán.

“Mi hija es monógama. Siente respeto por nuestro estilo de vida pero no lo comparte”.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

¿Cuánto drama aportas en tu relación?

Lo admito. Me encanta el drama. Soy de esas personas que disfruta viendo Titanic.

PIXABAY

Y como buena drama queen, en mi relación tampoco falta la tragedia. Aunque es una tragedia sana, de esas de discusiones absurdas, de temas que no son ni relevantes. De las que ni sirven para hacer un ingenioso hilo y volverme el nuevo fenómeno viral.

No es que discutir sea algo habitual en mi personalidad. Pero es que a veces, “hay que buscar drama” (estoy hablando en una relación sana con momentos puntuales de discusión, no de una pareja tóxica en la que una persona sistemáticamente hunde a otra).

Y ahí es donde entra la regulación emocional. Cómo dejamos que nos afecten las cosas y cómo reaccionamos ante ellas, algo que podemos aplicar a por qué te molesta tanto que tu pareja haya vuelto a dejar (por quinta vez) los calcetines en el suelo.

Tenemos que partir de que los sentimientos no se equivocan y que si por algo nos enfadamos y nos sentimos mal, estamos en lo cierto, lo que sí cabe buscar es el origen de ello.

Hay tres aspectos que debemos tener en cuenta: el subconsciente, el consciente y el consciente social.

El subconsciente es la versión más salvaje de nosotros mismos, sin filtros. La que no aguanta al novio de tu amiga.

El consciente es el que sabe que, aunque te caiga mal, quieres a tu amiga y lo importante es que ella sea feliz. Y por último el consciente social es el que sabe que no puedes decirle lo que piensas porque sería bombardear vuestra relación y lo que te importa realmente es lo que tienes con ella.

Estando con nuestra pareja ocurre una cosa, y es que podemos llegar a perder los filtros y decir directamente lo que pensamos desde el subconsciente. Y claro que decir lo que pensamos está bien, pero no siempre es correcta la manera en la que lo hacemos.

Volviendo al calcetín que lleva todo el rato ahí tirado en lo que escribo esto. Si vas y le dices a tu novio que es “un cerdo”, en tu línea, directa y sin rodeos, estás dejando salir tu pensamiento inconsciente, pero no es la mejor forma de abordar la situación ya que seguramente tu pareja se lo va a tomar mal.

En cambio si aplicas el consciente, sabes que no es un cerdo porque se ducha todos los días y es bastante ordenado. Y si después añades el consciente social, para cuidar el trato entre ambos, le dirás que si no le importa recogerlo cuando tenga un momento.

Para quienes, como yo, parezcamos unidas ineludiblemente al drama, ser consciente de esto es un punto clave, no solo a la hora de comportarnos sino a la hora de encajar los comentarios del estilo.

La clave, como todo, está en el balance, en saber dónde está nuestro filtro. ¿Es extremadamente social por lo que no buscamos nunca el confrontamiento? La base de las relaciones es la comunicación sincera por lo que deberíamos poder discutir con madurez cuestiones en las que surgen desacuerdos.

En el otro extremo, la discusión. ¿Buscamos continuamente la pelea? Si es así, es el momento de hacer introspección y plantearnos si todo esta bien o hay algo por ahí en lo que tengamos que trabajar a nivel personal.

Lo mejor es que el dial se encuentre bien situado entre los dos puntos. De hecho lo suyo es que la mayor parte del tiempo la relación esté bien y también haya un pequeño porcentaje para una sana discusión y diálogo siempre con respeto y tratando las cuestiones de manera correcta.

A cambio, además de disminuir ese drama, nos hace madurar en la relación y mejorar la conexión con nuestra pareja.

Así que, ¿qué tal si de deberes te haces autoexamen y te preguntas si no estarás pasándote de calamidad?

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Tonta por ti

Hay una cosa que no te digo a menudo, y es que me sigues encantando.

PIXABAY

Quién me iba a decir a mí que, con la de años que llevamos a la espalda juntos, ibas a seguir gustándome tanto.

Sigo pensando que qué suerte la mía la de que tus ojos castaños se cruzaran con los míos y qué divertido es ahora conocer de memoria todos los cambios de expresión que pueden llegar a experimentar, desde cuando se encogen de felicidad porque el Madrid ha marcado gol hasta cuando frunces el ceño porque no se despega tu tortita de avena de la sartén, esas que por fuera son muy feas pero que, en realidad, están buenas.

Me gusta como cada vez que te tocas el flequillo te dejas la ceja izquierda despeinada, lo que me obliga a alisarla y perderme un poco por tu mirada o, ya que estoy con la mano en tu cara, darme un paseo por tu barba.

Tu barba, tan tuya como los espasmos que te dan de repente mientras duermes o tus pesadillas que no se te pasan hasta que sales de la cama y te das un paseo para tranquilizarte por mucho que te diga que no estás en un coche sin frenos.

Pero es que dormir es una maravilla gracias a que continuas con tu manía de acostarte en calzoncillos aunque sea un mes frío y yo termine con los calcetines por encima del pijama.

No me crees cuando te digo que es una suerte encontrarse en mitad de la noche, en una de esas pausas entre sueño y sueño, con tu pecho desnudo. O incluso verlo con las primeras luces del día, que es cuando yo abro el ojo y tú, como buena persona nocturna, te niegas a salir de la cama hasta que no pasen las once de la mañana.

Me encantas con tu acento, tus refranes manchegos, tu costumbre de cantar las canciones en inglés e inventarte la letra porque no entiendes el idioma. Y sí, aunque no lo comparta, me sigue encantando tu manera de combinar calcetines negros con zapatillas blancas porque según tú, es lo que pega.

No pierdas nunca el hábito de cambiarme, desde tu aplicación del móvil, la canción que estoy escuchando en el Spotify del ordenador aprovechando que compartimos cuenta para que, aunque estemos separados, me hagas sonreír en la distancia con Leiva.

Siempre nos quedará la promesa de que cuando salimos a comer fuera, tuya es la última patata del plato principal y para mí el último bocado del postre.

Si me enfado, ya sabes que el remedio es abrazarme e inclinarme hacia el suelo para darme un beso de esos de película antigua, para que, de la risa que me entra, se me pasen todos los mosqueos.

Y es que es difícil resistirse a lo bien que te sienta la ropa que me compro de talla XL para llevar suelta, por mucho que me la quites del armario y me dejes sin ella.

Así como es difícil decirte que no cuando me pides un beso de esos que nos damos al vuelo disimuladamente porque estás en el trabajo.

Supongo que solo puedo responsabilizarte de haber convertido la adolescencia en un estado mental, porque, con mis casi treinta años, no se pasa esta tontería que tengo por ti.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)