Archivo de la categoría ‘sexo’

Sí, el ‘polvo de la reconciliación’ tiene más sentido del que te imaginas

Han pasado siete días. Siete larguísimos días con sus siete interminables noches en las que lo único que has hecho con tu pareja ha sido discutir y aprovechar para retomar tu relación con el succionador de clítoris.

CONTROL FACEBOOK

Una semana en la que, como si de en tus tiempos de soltera se trataran, te has hecho cargo por completo de tu placer. Aunque eso no quitaba lo mucho que te atraía cuando se quitaba la camiseta para ponerse el pijama.

Vale que el enfado no es capaz de apagar la atracción, pero qué duro se hace mantener las distancias cuando hay una bronca de por medio.

Por suerte, la guerra llega a su fin. Uno de los dos dice las palabras mágicas (“Lo siento”), y tu siguiente pensamiento es, lo admitas en alto o no, ‘follemos’.

Al final, el sexo es un lenguaje de la pareja. Se ha convertido en una forma de acercarnos entre nosotros, no ya solo de darle rienda suelta a las ganas.

Y es que ese tipo de polvo, en concreto, tiene un objetivo que los demás no comparten, volver a instaurar ese vínculo que se ha debilitado por la discusión.

“Tener sexo tras una discusión en pareja puede a veces ayudar a que nos volvamos a unir, a confirmarnos que la relación va bien y sigue adelante, y que damos el asunto que nos llevó a discutir como zanjado”, afirma la sexóloga Ana Lombardía de Sexoenlapiel.com.

¿El resultado? Fuegos artificiales, deseo por las nubes (como para no después de una semana sin tocaros ni con un palo), todo tipo de peripecias en la cama, ilusión, manos entrelazadas, ojos incapaces de despegarse… Pero sobre todo la seguridad de que las cosas vuelven a funcionar.

Una vez pasado el momento de pasión, el resultado no podría ser mejor: los dos exhaustos, con subidón de endorfinas y el nexo intacto de nuevo, con la sensación de fortaleza después de haber superado otra prueba más para la relación.

Siempre y cuando sea la manera de ponerle el punto y final (por todo lo alto) a un desencuentro, claro.

“A veces se tiene sexo tras -o durante- una discusión porque alivia las tensiones y refuerza el vínculo, pero obviando resolver la desavenencia. Es decir, tras el sexo el enfado se nos pasa, pero el problema sigue ahí”, recuerda Ana.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Ya hay una copa menstrual que te permite tener sexo (y sin manchar nada)

Hace cinco años empecé a usar la copa menstrual y, desde entonces, hablo maravillas de ella. Es fácil, práctica, perfecta para disfrutar de un día de playa o de spa sin miedo y, sobre todo, respetuosa con el medio ambiente.

PIXABAY

En este tiempo han ido evolucionando. Ahora las encuentras con una especie de pitorro para poder vaciarlas sin tener que sacarlas de dentro, con aplicador y hasta con sistema antiderrames.

Aunque el modelo más sorprendente que he descubierto es aquel que te permite tener relaciones sexuales ¡con ella puesta!

Pero, en un mundo en el que el uso de la copa menstrual está cada vez más extendido, ¿por qué utilizar este modelo? Pilar Ruiz, responsable de Comunicación de Intimina, la marca responsable del Ziggy Cup, la copa pro sexo, nos lo cuenta.

Y es que por mucho que hayamos naturalizado tener relaciones sexuales durante esos días, y como la propia Pilar me confirma según datos del estudio que realizó la marca en 2019, ·todavía parece ser que no son compatibles: “Cerca del 70% de las mujeres considera que no es algo que le guste hacer especialmente durante esos días. De hecho, para los hombres la respuesta es muy similar.”

Que una copa menstrual se pueda llevar mientras se tienen relaciones, ¿es la forma de revertir esta situación?
Hemos lanzado al mercado esta copa menstrual para todas aquellas mujeres que quieren olvidarse de la regla en cualquier momento. De esta forma, las ayudamos a que se sientan más seguras, ofrece total libertad. Es extraplana y diseñada para proporcionar total comodidad, sin importar la actividad que se realice. Es muy suave y fina, y cuenta con un borde doble a prueba de fugas.

¿Por qué crear una copa en concreto que se puede dejar puesta con lo sencillo que es quitarla si se quieren tener relaciones?
Esta copa menstrual no bloquea el canal vaginal, ya que está apoyada contra el cuello uterino, muy similar a como lo hace un diafragma anticonceptivo. De todas formas, puede usarse también como una copa menstrual normal, no solo para mantener relaciones sexuales con la regla. De hecho, recoge el fluido protegiendo hasta 12 horas seguidas gracias a su gran capacidad, independiente de la cantidad de flujo. También está especialmente dirigida a mujeres que tienen el cérvix más alto para una total comodidad.

¿Puede llegar a proporcionar más placer a la mujer en el orgasmo?
Está diseñada para ofrecer un máximo confort sin tener fugas durante las relaciones sexuales. En este caso, no proporciona más placer, pero sí decimos que mantener relaciones sexuales con la regla es beneficioso. Al experimentar estimulación sexual, los niveles de oxitocina del cuerpo aumentan, haciendo que la glándula pituitaria bombee endorfinas que amortiguan cualquier dolor que puedas sentir por los cólicos. Mantener relaciones sexuales durante la menstruación puede aliviar en gran medida las molestias.

¿Es solo para utilizar durante el acto sexual o se puede llevar más horas puesta como es el caso de las copas convencionales?
Puede llevarse hasta 12 horas seguidas. Al igual que las copas menstruales convencionales, ofrece las mismas ventajas: se adapta al cuerpo y no se nota, es ultrasuave, hipoalergénica, se puede guardar en su funda higiénica y es reutilizable hasta dos años.

¿Dónde tenemos que colocarla para que no se note durante el sexo?
Se recomienda tener experiencia previa en el uso de otros modelos de copas menstruales. Si ya tienes práctica con ellas, estos son los pasos que recomendamos:

· Localiza la parte trasera de la copa (o más profunda) y asegúrate que esta parte queda apuntando hacia ti. Aprieta los bordes laterales hasta formar un 8.

· Siéntate cómodamente en el inodoro y relaja tus músculos vaginales. Inserta la parte trasera empujándola con el dedo hacia el coxis. Una vez el borde trasero haya pasado tu cérvix, empuja el borde delantero hacia arriba hasta colocarlo detrás de tu hueso púbico. La copa rodeará tu cérvix y recogerá tu flujo menstrual.

A la hora de introducirla, entiendo que se pliega como una copa cualquiera, pero ¿es sencillo sacarla?
Para extraerla, primero recomendamos lavarse las manos con agua y jabón. Tras ello, la usuaria debe sentarse cómodamente en el inodoro y relajar los músculos vaginales. Después, se tiene que insertar un dedo para enganchar la parte delantera. Posteriormente, hay que deslizar la copa suavemente y paralela al suelo para evitar derrames.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Así es como puedes usar (más) el clítoris mientras tienes sexo

La teoría nos la sabemos: el clítoris es el órgano del placer, el botón mágico que se traduce en una sola cosa: orgasmo.

FACEBOOK LELO

Por eso en casa –tranquilas, tumbadas en la cama y despatarradas, con un libro en una mano abierto por la página de ese capítulo y la entrepierna en la otra-, conseguirlo es bastante sencillo.

Estando en compañía la cosa cambia. Ya hemos superado (por suerte) lo de tocarnos mientras tenemos sexo en pareja, pero llegar al clímax es a veces una odisea.

Dependiendo de cómo estés colocada, la mano se te cansa, lo que te corta totalmente el rollo cuando estás a punto de correrte.

Hay posturas en las que poder acariciarte parece más difícil que una prueba de Humor Amarillo. Entre sus movimientos y su pubis, se te machacan los dedos y tienes menos control que si tuvieras un guante entre las piernas.

Así que, si hace unos días os comentaba que cambiar de posición durante el sexo es un básico para hacer la vida íntima más variada, en este caso es fundamental si no te alcanzas el clítoris.

Algunas posturas, como el perrito o la amazona, te dan vía libre a la vulva, aunque tampoco significa que tengas que estar tocándote desde el primer minuto.

Mi recomendación es que, para retrasar al máximo el cansancio de los dedos, empieces pasando de la mano. A cambio, usa la fricción natural de tu acompañante o apriétate tú (no infravalores el petting).

Otra recomendación es que intentes estimular el clítoris internamente (recuerda que de él solo vemos la puntita).

Contrae tus músculos vaginales hacia dentro y hacia arriba, como si quisieras sorber por una pajita imaginaria, y notarás cómo las sensaciones son mucho más intensas.

Y por supuesto, si ni con esas consigues alcanzarte el clítoris o estimularlo correctamente, déjate ayudar por los juguetes. Un succionador o una bala vibratoria en la zona solucionarán el problema.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Las grandes ventajas de cambiar de postura en la cama durante el sexo

En la cama me he encontrado con gente muy fiel a sus posturas predilectas y otra con el culo inquieto, de esa que parece que cambian de posición cada dos por tres como si quisieran sellar una tarjeta con todas las poses del Kamasutra.

DIM FACEBOOK

Soy una gran partidaria de darle un giro a las cosas de vez en cuando, pero ¿en serio era necesario que justo cuando estaba a punto de correrme le diera por girar de nuevo?

Pequeñas anécdotas aparte, ir cambiando no solo es una cuestión de hacer más variada la experiencia. Es también una necesidad por cuestiones físicas (aguantar 20 minutos con la pierna posando como Victoria Beckham solo está al alcance de la ex Spice Girl).

El dato también lo confirma el último estudio de JOYclub -una comunidad basada en la sexualidad liberal-, que ha preguntado a más 5.000 miembros acerca de sus comportamientos en la cama.

La mayoría, un 62% cambia de postura dos o tres veces en cada acto sexual. El motivo más repetido es que, “sin cambios regulares, el sexo sería aburrido”.

Una afirmación que secunda el 87% de los encuestados. Solo un 13% está a favor de empezar y acabar de la misma forma.

Más allá de la variedad en la vida sexual, el cambio de posición permite compensar posibles incompatibilidades como la altura, así como estimular diferentes zonas.

En mi caso, tengo muy presente cuáles son las que me permiten alcanzar más fácilmente el orgasmo, por lo que suelen aparecer en mi repertorio.

Además de las diferentes sensaciones, experimentar nuevos puntos de vista es otra de las ventajas de ir transformando las posiciones (y si queréis saber de lo que hablo, cambiar el orden más común del 69 te descubre partes de tu pareja sorprendentes).

Así que, ¿a qué esperas para cambiar?

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Lo que deberías hacer (y lo que no) si quieres tener más sexo con tu pareja

De entre todas las verdades universales, mi favorita es la de que, a la mayoría, nos gustaría tener más sexo con nuestra pareja, aunque no vayamos proclamándolo en alto.

LELO FACEBOOK

De hecho, si le sacamos el tema en la relación, es muy probable que nos encontremos el mismo pensamiento por su parte. Entonces, si estamos de acuerdo en que queremos hacerlo con más frecuencia, ¿por qué no lo ponemos en práctica?

La rutina, el cansancio, Netflix, el teléfono móvil… Una serie de factores juegan en nuestra contra en cuanto a intimar se refiere.

Aunque la buena noticia es que podemos conseguirlo cambiando un poco nuestra manera de hacer las cosas.

Si no surge, no es mala idea programarlo. Vale que no hace especial ilusión pensar en ello como en una tarea más del día, pero es como quedar con un amigo. Si no pones fecha en la agenda, lo más fácil es que, un día por otro, termine pasando el tiempo.

Planificarse es importante (lo siento amantes de la procrastinación) ya que si dejamos la intimidad para última hora del día, cuando nos hemos liberado de todo lo demás, el cansancio nos ponga en fuera de juego antes de tiempo.

Sin embargo, si te pones a ello antes de hacer la cena, recoger el tendedero o contestar ese mail tan urgente, te aseguras de hacer esas cosas con un estado anímico muy favorable. Y disminuyes las probabilidades de que termine por no suceder.

Eso no significa que no haya cabida para la espontaneidad, todo lo contrario. Dentro de la planificación, hay espacio de sobra para improvisar.

Juegos, lugares diferentes, roles, objetos, ropa especial, música… Todo lo que se pase por la cabeza, hasta el detalle más pequeño, puede ser una buena idea.

Y es que las cosas que nos excitan tienen un papel muy importante, ya que funcionan como mechero encendiendo la llama.

Algo tan sencillo como acordar con tu pareja una prenda de ropa que sienta especialmente bien o un perfume que excita, también consiguen servir de ayuda para que se dé la situación.

Al final, después de un tiempo, es normal que la pasión del principio -esa urgencia de echar un polvo delante de la puerta de entrada porque no da ni tiempo de llegar a la habitación-, termine desapareciendo.

Por eso hay que proponerse que el sexo no se vea influido en la nueva etapa con estas claves para que no termine desapareciendo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Sexo con amor o sin amor?

Hace dos días decidí estrenar la opción de preguntas de Instagram. Quitando un seguidor que quiso saber a qué olían las nubes, hubo otras demandas que me hicieron reflexionar sobre mí misma, como mis fantasías sexuales pendientes para 2020 o qué tipo de sexo prefería.

DIM FACEBOOK

“¿Con amor o sin amor?”, me preguntó el usuario. Era una pregunta bastante seria, casi comparable a “¿Patatas con o sin ketchup?”, “¿Tortilla con o sin cebolla?” o “¿Netflix o HBO?”.

Como en las otras cuestiones (a excepción de la de la tortilla), mi respuesta es la misma: depende y ¿por qué no tener las dos?

Para mí el sexo es una cosa y el sexo con amor es otra, casi podría etiquetar uno como ‘sexo carnal’ y el otro como ‘sexo visceral’.

El carnal es el que busca, nada más y nada menos, que el placer o la conexión del momento, sin ningún tipo de interés aparte. Satisface un deseo del momento y listo.

En cambio, el visceral, permite una visión más completa del sexo. Es el placer y la conexión del momento, sí, pero aparecen también otra serie de factores.

Es decir, se puede tener sexo sin amor con alguien a quien quieres (ese polvete echado con urgencia porque sí), pero no se puede tener sexo con amor con alguien que no quieres.

Puedes fingirlo, claro, pero como hablo de sentimientos auténticos, eso es algo que, si no te pasa por dentro, no sucede y punto.

Lo que quiero decir es que en mi caso no puedo tomar partido por ninguno de ellos, porque tanto estando soltera como teniendo pareja, he experimentado (y sigo poniendo en práctica) ambos.

Y tú, ¿crees que puedes elegir solo uno de los dos?

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Estamos al borde de la recesión sexual?

Sí, yo también he oído que 2020 va a ser el año de la recesión económica, que va a tocar apretarse el cinturón. Y lo peor es que las tendencias sexuales parecen indicar que en la intimidad puede pasar algo parecido.

GTRES

Los millennials y la generación Z no pensamos en el sexo de la misma manera que nuestros padres. Y, ¿quienes son los culpables? La tecnología, esa que tanto nos encanta pero que nos está cambiando la vida sin que nos demos cuenta.

Puede que nuestras fantasías estén mejor vistas ahora que hace décadas, que tengamos la libertad de hacer todo tipo de prácticas o que incluso seamos capaces de vivir una sexualidad más plena e igualitaria, pero nada de eso importa.

Nos estamos alejando del sexo.

Ya os he contado que Netflix ha sido capaz de robarle el protagonismo a los genitales. Pero el fenómeno está sucediendo a nivel mundial.

Vale que en el salón gobierna la tele, pero en la cama es el teléfono quien manda. Es lo último que vemos antes de acostarnos y lo primero al levantarnos.

Si a eso le sumamos el porno, que se ha encargado de satisfacer el deseo sexual sin necesidad de una segunda persona, o la creciente popularidad de los robots sexuales, la situación no pinta muy bien.

Y por último, tiene también su parte de responsabilidad la cultura de las relaciones esporádicas, del match y el superlike. Que por mucho que pueda venirnos bien en ciertas ocasiones, hace que las relaciones de todo tipo -sexuales y sentimentales- se vean como algo de usar y tirar.

Mi idea de qué hacer ante este panorama desolador es correr a buscar refugio. Al abrigo de una buena compañía, por supuesto.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Si quieres mejorar tu vida sexual, cumple estos 8 propósitos en 2020

Es el último día del año. Y, como mandan las buenas costumbres, estoy haciendo balance: 2019 ha ido genial en la cama. Me he atrevido con posturas, con fantasías, con juguetes…

LELO FACEBOOK

Mi objetivo para el año que viene está claro, seguir mejorando como amante y convertirme en maestra jedi del sexo (¿se nota que hace poco vi ‘Star Wars’?).

Conseguirlo está tan solo a ocho propósitos de distancia, resoluciones que van a ser mi guía sexual en los nuevos años 20 y que quiero compartir con quienes siempre estáis ahí, al otro lado de la pantalla.

Porque por mucho que las haya escrito para mí, todos deberíamos seguirlas los siguientes 365 días:

    1. Darle al slow sex. Darle mucho. Darle sin prisa. Darle porque quiero que el placer y el deseo se conviertan en el presente y en lo más importante, en vez de la búsqueda del orgasmo.
    2. Los mal llamados ‘preliminares’ no son entrantes, sino plato principal. En 2020 quiero disfrutar con cada práctica, sin presiones, situándolas todas al mismo nivel. Que la penetración deje de ser el centro de la vida sexual.
    3. El clítoris, la asignatura pendiente. Ha sido el año de darle todo el protagonismo gracias a los succionadores. El reto para nosotras es conectar con nuestro órgano del placer no solo con estimulación mecánica. El de ellos, ponerse las pilas para hacerle la competencia (de una vez) al juguete sexual.
    4. Beber un vaso agua después de tener sexo. Estimula la vejiga (acuérdate de que hacer pis es casi obligatorio si eres mujer para eliminar las bacterias) y te hidrata después del esfuerzo físico.
    5. El tamaño del pene no es importante. A ver si en 2020 rompemos con el mito sexual de que solo nos sentimos satisfechas con tallas XXL.
    6. Salir del dormitorio. Soy la primera en hablaros de las prácticas en la cama o entre las sábanas, pero lo cierto es que este año toca dejar el colchón a un lado y probar el resto de estancias. Las superficies te sorprenderán (especialmente la de la encimera de la cocina).
    7. Es el momento de cumplir fantasías, en la variedad está el gusto. Es algo que puedes conseguir o bien llevando a cabo esas ilusiones que solo existen en tu imaginación o con juegos aplicables al ámbito sexual.
    8. Viva el romanticismo en la era consumista y digital. Deja el móvil, los regalos de Amazon y las historias de Instagram, en 2020 toca recuperar las muestras de amor más analógicas. Que vuelvan los post-its en la página del libro que está leyendo, la repostería casera o más ‘te quiero’ en el espejo.

View this post on Instagram

¿Ya habéis leído mis 8 propósitos para mejorar la vida sexual en 2020? 1. Darle al slow sex. Darle mucho. Darle sin prisa. 2. Los mal llamados ‘preliminares’ no son entrantes, sino plato principal. 3. El clítoris, la asignatura pendiente. Ha sido el año de darle todo el protagonismo gracias a los succionadores. 4. Beber un vaso agua después de tener sexo. 5. El tamaño del pene no es importante. 6. Salir del dormitorio. Las superficies te sorprenderán (especialmente la de la encimera de la cocina). 7. Es el momento de cumplir fantasías, en la variedad está el gusto. 8. Viva el romanticismo en la era consumista y digital. Los tienes desarrollados en mi último post de #ElblogdeLilihBlue 🌹❤️

A post shared by Duquesa Doslabios (@duquesa.doslabios) on

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Del ‘ghosting’ al poliamor, así han cambiado nuestras relaciones en estos 10 años

Estamos a punto de vivir el cambio de década, -qué bien sonáis, nuevos años 20-, y, ya que se trata de una fecha destacada, hay un poco de nostalgia en el ambiente.

PIXABAY

Todavía recuerdo como si fuera ayer la entrada a 2010. Estaba en el colegio y eran otros tiempos para ligar.

Por entonces era, casi todo, analógico. Vale, puede que empezáramos a hacer nuestros primeros pinitos ligando por internet.

¿Quién no se acuerda de bombardear al que le gustaba de clase a base de zumbidos de Messenger? Y si encima te ponía un comentario en la foto de Tuenti, ya tenías anécdota para contar a las amigas en el recreo.

Desde ese momento hasta ahora, las redes sociales se han convertido en el nuevo punto de encuentro.

Es raro que en algún grupo de amigos no des con una la pareja que se conoció por Instagram o aquellos que lo utilizaron para retomar el contacto después de años.

Internet lo ha puesto tan fácil que en estos diez años hemos vivido el boom de las aplicaciones para ligar. Tinder, Grindr, Happn, Badoo, Meetic…

Las opciones han sido tantas que, si no has ligado a través de alguna de ellas, ha sido -como diría tu abuela-, porque no has querido.

Esa velocidad a la hora de conocer gente y tener encuentros sexuales casi inmediatos (vamos a ser sinceros, nadie usaba las apps para encontrar pareja con la que ir a ver arte al Museo Reina Sofía), se ha traducido también en una serie de tendencias de las que la mayoría hemos salido escaldados.

El ghosting, el benching o el orbiting  nos han pasado factura. Las malas prácticas derivadas del fast dating nos han llenado la década de mensajes leídos y nunca respondidos, enigmáticos ‘me gusta’ que nunca venían acompañados de mensajes o el resurgir de un antiguo ligue sin venir a cuento.

Teniendo esto en cuenta, el panorama sentimental con el que entramos a 2020 no es, precisamente, el mejor.

Aunque me gustaría destacar que parece que, por fin, el consentimiento ha hecho acto de presencia en las relaciones de cualquier tipo, algo que hasta ahora muchos hombres no consideraban que fuera imprescindible.

Respetar el “No”, seguirá siendo el básico de los próximos diez y, me aventuro a decir, cien años. Así como seguir debatiendo sobre la explotación sexual hasta erradicarla, así como el revenge porn, difundir imágenes privadas para hacerle daño a una persona.

Desde 2010 las relaciones han evolucionado. Los posmillennials han sido clave en enseñarnos que, aunque sea novedoso, el poliamor también es una opción. Así como su manera de tener sexo, mucho menos heterosexual que la que practicamos las generaciones anteriores.

Afortunadamente, también el final de la década nos deja algunas cosas que merecen la pena.

El despertar del empoderamiento femenino a la hora de reivindicar el placer (los succionadores son el mejor ejemplo) y el slow sex, que invita a poner la intimidad en el lugar que le corresponde dedicándole no solo tiempo sino la totalidad de nuestra atención.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Hola comilonas, adiós intimidad? Tener sexo en Navidad cuando has comido mucho

En estos momentos del año, en lo único que pienso al quitarme la ropa es en ponerme rápidamente el pijama de franela.

PIXABAY

Y no ya porque sea invierno, que también. Sino porque las comidas y cenas navideñas terminan por dejarme para el arrastre.

Bandejas y bandejas de canapés, langostinos y por supuesto los platos de turrón y polvorones te hinchan tanto que te da la sensación de que, lo único que vas a poder hacer al levantarte de la mesa, es pedirle a tus primos, los fuertes de la familia, que te empujen en dirección a tu cuarto para ir rodando hacia la cama.

Sentir el cuerpo pesado -culpo a la dichosa mayonesa, que equivale a digerir cemento armado- se interpone a la hora de tener algo de intimidad, celebrando el ambiente cariñoso que tanto me gusta de las fiestas.

El sexo es un reto. Pero la pasión no tiene por qué desaparecer del todo (de eso se encarga el pijama anteriormente mencionado).

Déjate de malabarismos o posturas alternativas, eso mejor para el resto del año, e intenta buscar posiciones en las que tu tripa no sufra las consecuencias de la cena.

Nada de poses invertidas que hagan subir la sangre a la cabeza y el marisco a la boca del estómago.

En estos casos, hacerlo recostados sobre la cama, a modo de cucharita, permite libertad de movimientos y que no te siente mal la comida. Además, al estar tumbados, la sensación es de descanso.

Otra alternativa es que puedes aprovechar que estás recogiendo la mesa para darle rienda suelta a tu pasión sobre ella -una vez se vaya la familia, claro- apartando los entrantes, que las salsas salen fatal de la ropa.

En ese caso, una persona de pie y otra tumbada, también permite disfrutar sin que agobie la sensación de pesadez.

Aunque mi alternativa favorita para estos días confieso que es, y será siempre, el sexo oral. Cómodo para los dos e igual de placentero que follar (para muchas mujeres incluso más).

Permite poder disfrutar a un ritmo tranquilo sin tener que estar ejecutando la coreografía de la penetración, que entre el cansancio, la comida y el alcohol es otra de las cosas que termina dando pereza del sexo en Navidad.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).