Entradas etiquetadas como ‘ruptura’

Cuando el amor no era suficiente

Era quererle o nada. Quererle con cada fibra muscular, célula epitelial o de cualquier tipo. Quererle de todas las maneras. No concebía otra cosa más que quererle cada día.

Y queriéndole tanto, no me entraba en la cabeza que aquello pudiera llegar a terminar. Sabía de parejas que -sin amor quizás de haberlo gastado-, no encontraban más razones para continuar.

Pero no era nuestro caso. El amor sobraba.

DEREK ROSE

Salía del grifo de la cocina, de los mensajes de ‘Buenos días’ si se iba de casa antes de que me despertara, de organizarnos para limpiar, de esas cosas tan cotidianas como ir de la mano a hacer la compra al supermercado.

Siempre con amor. Amor incluso en las discusiones, recordando que por muy dolidos que estuviéramos en aquel momento, nos queríamos.

Imagina cuando he descubierto que eso no basta. Que querer con todo tu ser a alguien ya no es suficiente.

Esto no era parte del plan. El trato era quererse hasta el final. Así que siento si fallo a los Beatles por proclamar que no, que no me creo el All you need is love.

Renegante de la misma melodía que tarareaba desde pequeña, me siento ingenua de pensar que con amor solucionaríamos todos los problemas.

Por las malas es que lo he aprendido. Que el amor es una de las patas, pero que debe venir acompañada. Y, si no trabajas todos los pilares por igual, el desastre va a llegar.

He tomado los apuntes de la lección tarde, debería haber llegado a esta conclusión antes -y reaccionado ante las señales, cogiendo la salida cuando empezaron las primeras alarmas-, pero en el nombre del amor seguí sin mirar.

(Es más fácil hacer la vista gorda cuando vives cegada por unos sentimientos que crees que pueden superar todos los escollos.)

Te haré el spoiler que no he podido evitar: no solo no lo superarán, te harán seguir enganchada -por muchas cosas que veas, que sufras o mierda que te toque tragar-, hasta que llegues a tu propio límite, al devastador detonante, tu particular bomba nuclear.

El ‘hasta aquí’ que te hace llenar tus maletas de amor, ropa y menaje que comprasteis juntos en Ikea y marcharte.

Solo cuando puse mis pertenencias sobre el suelo, la vida sentimental en perspectiva y el corazón a diseccionar por el ojo crítico -ya que había recuperado la cordura- llegué a un pacto conmigo misma.

Que para la próxima vez (o el próximo que venga) quiero y querré amor, lo habrá y a raudales. Pero debe venir en las mismas cantidades que el resto de ingredientes.

Vivimos demasiado obsesionados con los sentimientos y se nos olvida aprender a expresarnos, a abrirnos por completo. Tampoco aprendemos a decir de forma clara cómo nos sentimos o qué necesitamos en cada momento.

No aprendemos a admitir ante el otro los errores, a pedirle ayuda, a decir ‘lo siento’ del de verdad, no del de quedarnos tranquilos y dormir bien esa noche.

No aprendemos a tolerar nuestro fracaso ni ante nosotros ni ante sus ojos. No aprendemos a pensar en equipo en una sociedad en la que solo el individuo importa, no aprendemos a remar en la misma dirección.

Y si no aprendemos esas cosas, ni todo el amor del mundo va a salvarnos.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

No es tan mala idea hablar con tu ex si es para pasar página

Soy de las pocas excepciones que, en ese año tan raro que fue 2020, no rompió su relación por causa de la cuarentena. Al revés. Estar confinada con mi -ahora ex- pareja no supuso ningún inconveniente ni añadió dificultad a nuestra relación.

Ya que la ruptura fue después (y por una causa nada relacionada con pasar tiempo juntos), me enfrenté a las nuevas restricciones con una mudanza, mucho tiempo libre, demasiada gente en común en redes sociales y pocas opciones de escapar de todo aquello haciendo un retiro espiritual en un pueblo cualquiera, lo que realmente me pedía el cuerpo.

Enfrentarse a una separación es complicado siempre. Lo ha sido para mí en la recta final de mi veintena y lo está siendo para un amigo de la familia que se ha divorciado al poco de cumplir 60 años.

PULL&BEAR

Asumir el cambio de vida, el fin de una etapa o las nuevas rutinas que tienes que empezar a crear de cero y por tu cuenta, son siempre parte del proceso.

Pero cuando viene acompañado de la sensación de soledad de no poder casi reunirte con las amigas o refugiarte en abrazos y besos de conocidos que viven tus penas como propias, ¿cómo seguir adelante?

Hay dos momentos de mi vida sentimental que me han enseñado sobre mí misma más que cualquier otro. El primero fue cuando me desenganché de una relación tóxica. El segundo ha sido este.

Y no las pongo al mismo nivel ni mucho menos. Pero si en la primera vez averigüé lo que no quería volver a encontrarme en mi vida, en la segunda lo puse en práctica sin dudar.

No hubo dudas, remordimientos ni miradas hacia el pasado. Solo la certeza de que había aprendido la lección y había tomado la vía correcta.

Al principio fue de todo menos sencillo. Durante el primer mes repasaba cada poco tiempo sus redes y recorría los lugares en los que habíamos construido recuerdos juntos durante los últimos los años con un nudo en el estómago.

Llegó el punto de inflexión cuando lo que más me exasperaba era sentir que yo era la única que estaba viviendo ese sufrimiento, que a la otra persona no le importaba nada.

Que pese a no haber sido yo quien había fallado en la relación, era quien peor lo estaba pasando, quien no conseguía dejar todo atrás y avanzar.

Así que hice algo que desaconsejan en todas las normas no escritas cuando atraviesas una ruptura: le escribí para preguntarle su secreto.

Quería saber cómo hacía para evitar saber sobre mí, cómo aguantaba las ganas de escribir, cómo había dado todo tan por perdido…

Y no fue hasta ese momento, en el que tuvimos una conversación por WhatsApp, que pude escribir el punto final.

Lo mejor es que de todas las preguntas que me formulaba en mi cabeza y que le expuse en aquel momento, solo pudo contestarme a una: no me buscaba para no hacerse daño. Tan sencillo y obvio como eso.

Entendí que el hecho de no saber todo lo que podía estar pasando por su cabeza, de no entender sus motivos de no volver a querer saber nada, era algo que debía aceptar y con lo que me tocaría vivir.

Tenía dos opciones: quedarme anclada dándole vueltas a las cosas sin llegar a ninguna respuesta, porque lo mismo ni siquiera él la tenía (y si la tenía, no iba a compartirla conmigo), o soltar y salir del bucle.

Desde ese momento no he vuelto a pasar por su perfil y tampoco he tenido ganas de hacerlo. Tantos conocidos en común hacen que de vez en cuando se cuele en el mío.

De fondo, en alguna historia, soy capaz de reconocerle. La diferencia es que puedo decir que esas intrusiones ya no me aprietan las entrañas.

No siento nada.

Consciente de que ha sido un cierre poco convencional, es el que me ha servido a mí y el que realmente me ha ayudado a la hora de avanzar.

Ha pasado de ser personaje principal a un extra, un figurante más que ya no es relevante en la trama donde he vuelto a ponerme en el puesto de protagonista.

Y solo yo escribo la siguiente página.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

El reto de recuperar la autoestima después de una ruptura

Pensaba que lo más difícil de la ruptura sería aprender a apreciar la vida sin ti.

Menuda tontería.

La vida siempre ha tenido sentido. No era eso lo complicado, al contrario. Entusiasmarme siempre ha sido mi especialidad.

Entonces, ¿por qué me siento tan mal?

SPRINGFIELD

Me ha tocado hacer eso que tan poco a menudo pongo en práctica, la introspección. Bucear en las profundidades de mí misma a ver qué estaba pasando por dentro.

Y no me creo lo que he descubierto. Una autoestima tan mermada que siento hasta vergüenza por admitirlo en alto (ya mejor ni hablamos de lo que es leerlo escrito de mi teclado sobre este fondo blanco).

Ahí está la confianza en mi persona, del tamaño de un grano de arroz. Tan diminuta que, en un primer vistazo, se me ha pasado hasta desapercibida.

Me habías repetido tantas veces que yo era la mujer de tu vida, que tu temprana rendición terminó de desarmarme.

Ahí no había nada más que la silenciosa aceptación de que estábamos escribiendo el punto y final de nuestra historia.

Ni un ápice de tu carácter, de tus ganas de luchar, de tu picardía de salir siempre de todos los entuertos que se te ponen por delante, una serie de cualidades de las que tanto te enorgulleces y de las que tu entorno se ha jactado durante años.

Dejas que me vaya por la puerta, con mis maletas y nuestros años en común, derrotado, derrumbado, destruido y apagado.

En todo este tiempo no ha habido un gesto, un intento, un ademán siquiera. Solo tu forma de evitar dar cualquier paso por las posibles vías que podrías haber tomado que te llevaran de vuelta hacia mí.

Y pienso que habría valido lo que fuera que no terminara haciéndome sentir como que me iba como si nada. Y ahí está mi error.

En que no puedo medirme por lo que me persigas (o dejes de hacerlo). Que no puedo depositar mi autoestima en nadie que no sea yo misma.

Hoy me toca aprender que mi valía no reside en que no lucharas porque me quedara a tu lado.

Que soy más que eso, más que nosotros. Y que tú no supieras verlo, aunque me cueste entenderlo, no me hace de menos.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Unos días, un mes… ¿cuánto ‘luto’ se debe guardar tras terminar una relación?

Si preguntas cuánto hay que esperar después de una ruptura antes de volver a probar suerte con otra persona, es posible que encuentres varias opiniones al respecto.

Habrá quien te diga unos días, un mes, varios o incluso alguien que se descuelgue con una regla matemática según la cual, el periodo correcto, es una semana por cada año que haya durado la anterior relación.

Pero si tengo que contestar yo, mi respuesta es aún más clara: ninguno.

BERSHKA

O quizás, más que no guardar ningún ‘barbecho’, afirmar que no debería existir un tiempo de recuperación más allá del que cada uno sienta.

Habrá quien necesite decirle al cuerpo que aquello se ha acabado encontrando compañías como ciertas estrellas, fugaces.

Habrá quien prefiera un periodo largo en solitario y quien, sin comerlo ni beberlo, dé con alguien inesperado que logra que de pronto se plantee volver a intentarlo.

Lo que tienen en común los tres comportamientos es que son igual de válidos.

Si decimos que el corazón atiende a razones que la razón no entiende -una frase que nos hace quedar de neorrománticos en nuestra red social de turno-, no podemos pretender juzgarlas si no se ajustan a nuestra opinión.

Por mucha experiencia que tengamos en la materia, no sabemos qué piensa o siente quien tenemos enfrente. Cómo ha salido de la relación. Lidiar con una ruptura ya es bastante complejo como para andar cronometrando o haciendo juicios de valor.

En vez de eso, mostremos nuestro apoyo y comprensión entendiendo que cada persona afronta el duelo a su manera. Aceptando que, a nivel emocional y sexual, la recuperación es tan distinta e intransferible que solo nos queda aceptarla tal cual.

Y, en el caso de que tú -quien me lee-, seas quien está en el otro lado, decirte que desde el minuto en el que se pone fin a la relación puedes rehacer tu vida de la forma y en el periodo que consideres.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

El doble drama de romper una relación antes de Navidad

Sabía que iba a llegar este momento tarde o temprano. Así como sé que van a llegar muchos otros igual de amargos.

Sí, hoy he puesto el árbol de Navidad.

PIXABAY

Y no ha sido el nuestro, ese que compramos hace justo un año para que hiciera juego con nuestra casa de aquel momento y todas las que vinieran por delante. Los hogares que, independientemente del barrio de Madrid, crearíamos juntos.

Pero no. Como si de un Grinch te trataras, me has robado la Navidad.

Lo peor de todo es que sabías que las fiestas de 2020 ya iban a ser lo bastante duras para mí.

Como me he prohibido hablarte, me toca desahogarme por aquí. El mismo sitio por el que apenas te pasabas en nuestros años de relación.

Primero coloqué un adorno. Luego otro. Al tercero ya me estaba rompiendo.

Ni siquiera pasó por mi cabeza llevarme la caja de nuestra decoración navideña cuando recogía de forma apresurada mis pertenencias.

No tenía sentido pensar en una Navidad sin ti. En caer en que aquello era -esta vez sí- el final.

Pero tengo que asumir que el 6 de enero de 2021 no nos haremos nuestra clásica foto que siempre te insistía en repetir. Yo sentada en tu regazo y mirándonos el uno al otro.

En mi mesa navideña habrá dos huecos inmensos. Uno el de ella y el otro el tuyo. Que, aunque no hubiéramos podido reunirnos, los sentiré como si realmente faltaran los juegos de plato y cubiertos.

En todo eso estaba pensando cuando llegó un abrazo de mi madre al vuelo, esos que son tan reparadores como un oasis en mitad del desierto.

Y aunque me insistió en que dejara de hacerlo, que ya pondría ella el resto de adornos, hice de lágrimas gasolina para no frenar.

Porque si algo me ha enseñado 2020 es que la vida hay que celebrarla, cada pequeño momento.

Incluso si tú ya no formas parte de ella.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Tú ya no estás

Me despierto y está oscuro. Estiro el pie y me extraña no encontrar el tuyo. Son unos segundos, unos segundos tan dulces como amargos cuando me doy cuenta de que no estoy en casa, contigo.

Cuando caigo en la cuenta de que estoy en otro sitio. En que he vuelto a la casilla de salida y esta vez me toca echar a correr sola.

PIXABAY

Y todo lo que ha pasado, lo que se me viene encima y la posibilidad de un futuro que ni contemplaba, me asfixia, me ahoga.

Vuelvo a forrar de lágrimas la funda de la almohada intentando apagar los sollozos para no despertar a mis nuevos cuatro compañeros de piso.

Mi cabeza entra en bucle, un jodido bucle lleno de tus sonrisas a cámara lenta. Y el pozo se hace todavía más profundo.

Tanto como cuando me di cuenta de que ya no iba a hacerte más la cucharita. Pero mi cabeza no entiende de corazones rotos y tira del hilo contigo.

Ahí estás, preparando el aperitivo en nuestra terraza. Bailando la banda sonora de The Greatest Showman con tantas ganas que llegamos a cargarnos una lámpara.

Entrando por la puerta de casa a veces más animado, a veces cansado, pero siempre con un beso con mi nombre y apellidos.

La de ellos que me has dado en estos años y lo a poco que me saben ahora que sé que tenían fecha de caducidad.

Pero así ha terminado este 2020, dejándome dos huecos tan grandes en el pecho que hasta tienen forma de persona. Dos vacíos lacerantes por los que me cuesta no gritar de la impotencia y de la pena.

Ayer (o hace unas horas, ya ni el puto tiempo tiene ni sentido ni importancia para mí) me preguntabas que qué venía ahora.

Dos días antes de que esto estallara, te habría dicho que por delante teníamos todo.

Ahora que mi ‘delante’ es un camino de nada, me doy cuenta de que los primeros pasos a ciegas, dolorida, con la cara destrozada y el corazón descompuesto, son los más duros de dar después de imaginarme que ibas a estar tú recorriendo esa senda conmigo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Si todavía estás superando a tu ex, este texto es para ti

Hoy es uno de esos días en los que el tiempo parece haberse coordinado con los sentimientos. Uno gris y pesado.

Nada más subir la persiana un cielo plomizo te da la bienvenida en tu nueva jornada. Aunque eso es lo de menos. No es el día el que pesa, es que, una vez más, en la habitación, solo estás tú.

SPRINGFIELD MAN & WOMAN

Y solo tú, sin necesidad de poderes paranormales, pareces sentir otra presencia, la del fantasma de esa persona que puso punto y final a todo (o que te llevó a ti a ponerlo).

Hoy es uno de esos días teñidos de recuerdos, de los buenos, los que más duelen porque tu cerebro se ha encargado de añadirles una pátina de brillo y banda sonora para hacerlos aún más vivos.

Magníficos, sí, pero tan anclados ya en el pasado como la memoria de un verano familiar con todos tus primos en el pueblo.

Lo que descubres, viendo el hueco de la cama que solo es la prolongación del que llevas por dentro, es que no son las relaciones tan montaña rusa como las rupturas.

Que, de una semana bien, pasas a un par de días con recuerdos-medusa (de esos que por breves que los rememores parecen producir urticaria) al bajón absoluto, el día plomizo también a nivel emocional.

Déjame decirte que esto es -además de nada agradable- lo normal. El salto del rencor a la falsa felicidad de pensar que ya lo has superado, pasa por las ansias de mirar su Instagram, controlar las ganas de escribirle un mensaje, pensarle hasta llorar o familiarizarse con la apatía.

Un proceso enrevesado que, te aseguro, tiene un final, el de asumir que esa persona ya no está y librarte del fantasma.

Hasta llegar a ese momento, date tiempo. Enfréntate a tus sentimientos. No lo escondas debajo del colchón, permítete pensarlo, asumirlo, buscar un momento más apropiado en el que puedas derrumbarte y construirte pieza a pieza.

Ponte en primer lugar y fíate de lo que necesites. Ya sea mantener una amistad como si es borrar su rastro digital de tu vida. Lidiar con lo que mejor te funcione es personal.

Trabaja en quitarle ese barniz brillante que juega tan malas pasadas y recuerda a tu ex con sus 360 grados, los buenos y los malos.

Es ahí cuando aprender marca la diferencia en que tropieces con la misma piedra disfrazada de persona o realmente te escuches.

Si eres capaz de entender por qué has dejado que eso pasara o si te había sucedido antes y, sobre todo, si seguiste con ello pese a sentirte mal, es tu turno. Toca avanzar con esa mochila a la espalda en busca de una historia que no pase por ahí.

Y, si ves similitudes, solo tienes que echar la vista atrás para reconocerla (y alejarte de ella).

Hay personas que pasan por nuestra vida con fecha de caducidad escrita en la frente, aceptarlo y dejarlas marchar forma parte del camino. El siguiente recodo puede ser el bueno.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Siempre hay algo por lo que darle las gracias a tu ex

Me encantaría ser como Ariana Grande y recordar a todos mis exnovios con una sonrisa en el alma y en la cara.

Pero estoy muy lejos de ella, que escribió una canción para darles las gracias a los hombres que habían pasado por su vida.

BERSHKA

Y dudo mucho que pueda llegar a ese nivel superior en el proceso de curación del corazón, hay algunos que siguen (o quizás sigo yo) atravesados.

No, no todos me dejaron románticas lecciones como descubrirme el significado del amor, la fuerza de los sentimientos cuando son auténticos o la ligereza de sentirte colada hasta las trancas y que sea correspondido.

Las que aprendí fueron a la fuerza, a base de ojeras y de controlar ese impulso de mandar un mensaje de texto de madrugada, en pleno ataque de insomnio. Consecuencia de relaciones en las que el punto más doloroso fue el punto final.

Tras una de las primeras rupturas, aprendí lo que era el compromiso, algo para lo que no estaba preparada en ese momento.

Después, en otra salida escopetada de un noviazgo de casi dos años, me topé con la conclusión de que, quien realmente te quiere, no te hará nunca renunciar a lo que te gusta.

Dos aprendizajes que continúan marcándome incluso ahora.

Si tengo que escoger algo más por lo que sentirme agradecida, en general y a bote pronto, es por los buenos recuerdos. Esos que brillan de forma más especial en mi memoria de cuando hubo momentos llenos de felicidad.

Pero incluso de los que siento que no puedo sacar nada en absoluto, los que me dejaron reducida a cenizas porque arrasaron conmigo y con todo lo que me rodeaba, me toca replantearme que quizás sí me dejaron una enseñanza.

La mayor de todas, que no querría volver a encontrarme a uno igual. Nunca.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

O acaba la cuarentena o acaba mi relación de pareja

Al menos esa es la conclusión a la que estoy empezando a llegar viendo el panorama.

FACEBOOK BERSHKA

Esto comenzó de una manera casi romántica. Unas semanas solos los dos en casa, sin posibilidad de hacer planes con familia o amigos.

Parecía el momento perfecto para volver a conectar, para avivar esa llama que a veces peligra con el ritmo de la costumbre.

En mi cabeza, la teoría sonaba hasta bien. Ya nos imaginaba asistiendo a esas clases virtuales de baile vía Youtube desde el salón.

Escogiendo entre los dos una canción y recordándola, desde ese momento y cada vez sonara, como la de nuestra cuarentena de miel.

Y pasó lo de siempre, que al final mis fantasías parecen dirigidas por John Cusack, mientras que es como si mi vida estuviera a cargo de Tim Burton.

Las comedias románticas están en el extremo contrario en este momento y, como yo, me consta que muchas parejas caminan por la cuerda floja.

Que los dos trabajen, da lugar a discusiones por el espacio. Que solo sea uno el que lo haga, también.

Las tareas domésticas, la logística o incluso dejar o no subida la tapa del wáter… Cualquier excusa es buena para terminar (o empezar) la jornada discutiendo.

Los aplausos de las 20 h y las broncas en cualquier otra franja horaria, son el pan de cada día.

Incluso empiezo a preguntarme qué tan terrible sería convertirme por unas horas en su teléfono móvil. Para que me toquen y me presten toda la atención durante un rato, claro.

Y es que ni Netflix, ni Disney +, ni Amazon Prime consiguen hacerle la competencia a las 6 horas que muchos pasan haciendo scroll en Instagram (algo que se puede extrapolar también al mando de la consola).

El aislamiento está consiguiendo más parejas al borde de la ruptura que la crisis sentimental antes de que empiece el verano.

Si lo que te gustaba menos de la otra persona pasaba más desapercibido, con cada uno inmerso en su rutina, estando las 24 horas juntos, es imposible no descubrirlo. Y una vez lo encuentras, no puedes hacer como si no lo hubieras visto.

Quién nos iba a decir que solo hacía falta aislarnos en casa, en compañía de nuestra pareja, para averiguar si la relación cojeaba.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Hombres y mujeres, ¿por qué reaccionamos tan diferente ante una ruptura?

El 2020 no ha empezado de la mejor manera. Una de mis amigas -de esas que más que amiga parece hermana- ha roto con su pareja.

FACEBOOK PULL&BEAR

Está en ese momento en el que, cada vez que encuentra algo de él, se echa a llorar.

La reacción de su ex, en cambio, no podría ser más distinta. Además de tratar la ruptura con mucha frialdad, ya se ha bajado una aplicación para ligar.

“¿Es que él no siente lo mismo?”, me pregunta mi amiga, sin entender cómo es posible que, tras dos años juntos y convivencia bajo el mismo techo en países diferentes, estén en momentos emocionales tan opuestos.

Pero lo cierto es que hombres y mujeres solemos reaccionar de manera muy diferente cuando se trata de lidiar con una separación.

Cuando yo misma, o alguna de mis amigas, ha terminado la relación con su pareja, empieza la fase de desahogo. Con una, con otra, con la madre, por Whatsapp, vía llamada telefónica o en una cafetería del centro comercial, preguntándose, durante horas, qué fue lo que no funcionó.

Son unos días en los que necesitas sentirte arropada tirando de las que más te (y os) conocen.

En el caso de ellos hay un impedimento mayor: socialmente no está bien visto que un hombre se derrumbe tal y como hacemos nosotras.

Siempre tienen que demostrar su entereza y raro es que llamen a su amigo para llenarle el hombro de lágrimas (aunque hay casos de todo tipo, por supuesto).

Lo más habitual, como el ex de mi amiga, es que enseguida ocupen su agenda con planes y citas que les hagan distanciarse -al menos por un tiempo- del dolor de la pérdida.

No es una fase larga, tarde o temprano también terminan enfrentándose al luto. Y, por mucho que mi amiga ahora mismo no lo vea, a él va a pasarle tanta factura como a ella, aunque quizás no en el mismo momento ni de la misma manera.

A fin de cuentas, ellos también tienen su corazoncito y, como nosotras, deberían sentirse libres de poder romperse sin ser tildados de débiles.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).