Entradas etiquetadas como ‘sexualidad’

De ‘te va a ceder la vagina’ a ‘pierdes sensibilidad’, desmontamos mitos de los juguetes sexuales

De pequeña iba a un colegio de monjas y la masturbación estaba prohibida con una ristra de padrenuestros y avemarías. Que si te puedes quedar ciega, te van a salir granos…

BIJOUX INDISCRETS/GTRES

Cualquier historia de terror relacionada con el autoplacer era suficiente para hacer que mi mano se lo pensara dos veces antes de bajar a las profundidades de mis bragas.

Por suerte, la curiosidad y un despertar sexual adolescente le ganaron la batalla a los discursos fantasiosos.

Años después encuentro que tocarse, descubrirse y dedicarse a la buena labor de la búsqueda del placer femenino sigue estando rodeada de mitos, como si la vagina fuera una reliquia egipcia recién descubierta.

Afortunadamente, cuento con la ayuda de Ana Lombardía, psicóloga y sexóloga (podéis encontrarla en la web Sexo en la piel) para desmentir las historias que circulan.

En su opinión, el placer femenino siempre ha sido un tabú. “Hasta hace relativamente poco tiempo, el placer de la mujer ni siquiera existía”, dice Ana.

“El hecho de que ahora no solo tengamos placer, sino que además usemos juguetes para estimularnos y que seamos dueñas de nuestra excitación y de nuestros orgasmos, resulta revolucionario e, incluso, amenazador para algunos sectores de la población”, afirma la psicóloga.

¿Nuestras armas para luchar contra la desinformación? “La educación. Informar a la población, educar sobre el placer y naturalizar la sexualidad son las mejores herramientas con las que contamos para que, de una vez por todas, la sexualidad de la mujer deje de ser un tabú“, declara antes de desmentir algunas de las leyendas más extendidas.

Si usas vibradores te va a ceder la vagina y no vas a sentir a tu pareja
“El usar juguetes eróticos, aunque sean dildos (juguetes con forma cilíndrica/fálica para introducir en la vagina), no significa, ni mucho menos, que la vagina te vaya a dar de si. La vagina es elástica y se adapta al tamaño del objeto que le introduzcamos; al sacarlo, la vagina vuelve a su tamaño original”, declara Ana.

La vibración puede hacer que la vagina pierda sensibilidad
“Uno de los riesgos que tiene el uso de los vibradores es que, si te acostumbras a usarlos de manera frecuente para masturbarte, puedes habituarte a su uso. Los vibradores ofrecen una estimulación muy potente de los genitales; tanto, que ni tus manos, las de tu pareja o una boca pueden alcanzar”, afirma la psicóloga y sexóloga. “Si te acostumbras a la potencia de la vibración, en algunos casos, la estimulación sin ellos se te puede quedar corta y, por tanto, tener dificultades para excitarte y/o llegar al orgasmo”. ¿La solución? Al alcance de la mano literalmente. “Es importante intercalar el uso de los vibradores con la estimulación manual. Masturbarse usando los dedos y las manos, ya sean los propios o los de la pareja, al menos con la misma regularidad con la que lo hacemos con los vibradores. De ese modo, combatimos la habituación y no nos olvidamos de disfrutar del contacto de la piel”, dice Ana.

Usar juguetes sexuales en privado hará que pierdas el deseo sexual con tu pareja
“No tiene por qué hacer que se pierda el deseo sexual hacia la pareja. Mantener una vida sexual activa y satisfactoria de forma individual es muy saludable y puede, incluso, hacer que nuestro deseo sexual aumente. Este aumento del deseo sexual puede ser tanto de forma general, como el deseo hacia nuestra pareja”, afirma Ana. “Las únicas veces en las que el deseo sexual hacia la pareja puede disminuir por el uso de juguetes eróticos es si nos habituamos a su uso, y luego tenemos dificultades para excitarnos o llegar al orgasmo sin ellos. Esto puede hacer que los encuentros sexuales en pareja no sean tan satisfactorios y, por tanto, no sintamos tanto deseo no tanto hacia nuestra pareja, sino hacia el sexo sin vibradores”.

Los juguetes sexuales son para pervertidas que no tienen una vida sexual plena
“Usarlos no significa que tengamos alguna carencia en nuestra vida sexual ¡ni mucho menos! Está extendido el mito que los juguetes se usan si ‘te falta algo’ en tu vida sexual de pareja. Nada más alejado de la realidad. El uso de juguetes eróticos no es más que un complemento a la vida sexual, ya sea a solas o en pareja. Es más, el hecho de usar juguetería erótica puede contribuir a que tengamos una vida sexual más plena y rica”, declara la psicóloga y sexóloga.

Un vibrador no tiene cabida en un coito
“Los vibradores y el resto de juguetes eróticos tienen cabida en todas las prácticas sexuales. En el caso concreto del coito, podemos usar un vibrador para estimular el clítoris mientras el pene está dentro de la vagina”, confirma Ana. Sin embargo, no es el único complemento que resalta. “También existe un tipo de juguete erótico que está pensado exclusivamente para usar durante la penetración: este juguete estimula el clítoris y, además, tiene un extremo que se introduce en la vagina a la vez que el pene, aumentando la presión que ejerce la vagina sobre este”.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Audios sexuales, la tendencia que tienes que probar antes de que acabe 2019

Si algo he empezado a notar en 2019 es que la crisis del porno ha dado comienzo.

GTRES

Entre que representa una sexualidad muy limitada, la estructura y estimulación es la misma, los protagonistas siguen los mismos cánones estéticos -entre ellos depilaciones extremas e implantes en todas partes- y que es un producto dirigido para un sector muy concreto de la población (sí, hombres, hablo de vosotros), las alternativas a la que era la reina del erotismo por excelencia crecen como la espuma.

Hace unos meses ya os hablé de Quinn, un proyecto erótico alternativo que buscaba alejarse de las películas X o incluso de los cómics sexuales, aunque al final siguieran la línea marcada por el porno.

Así que como la sexualidad nos está invitando a alejarnos un poco del concepto ojo-mano, antes de que termine el año, quiero lanzar una nueva sugerencia y convencerte de que pruebes algo diferente.

Puede que te suenen familiares los mensajes de texto subidos de tono -que se lo digan al emoticono del melocotón o de la llama de fuego-, o incluso las videollamadas que terminaban con ropa por el suelo (Skype, gracias por tantos buenos momentos).

Mi reto es convencerte de que pruebes el que quiere ser el nuevo canal aliado del erotismo, el mensaje auditivo. Si hasta ahora los usabas simplemente para contarle a tu amiga de turno lo que pasó después de que se fuera a casa o para responderle a tu padre el mensaje de cómo reiniciar el router, te recomiendo que pruebes esta utilidad.

Y es que los audios eróticos consiguen alejarse del estímulo visual. Y, como bien dicen los expertos en materia, nuestro mayor órgano sexual es el cerebro. También lo bueno de tirar de imaginación es que no hay comparación con otros cuerpos. Se trata de pornografía personalizada y hecha a medida.

Pero, ¿cómo llevarla a cabo? Busca el momento y el lugar, el baño de la oficina o el Paseo de la Castellana a las cinco de la tarde no son las mejores situaciones para hacerlo. Relájate, respira, pon tu voz más insinuante y habla.

Sin prisa, con un ritmo agitado, con descripciones o con sonidos entrecortados.

Puedes narrar lo que te gustaría que te hicieran, una historia inventada de otras personas, una descripción exhaustiva de lo que llevas puesto (o no) e incluso empezar a tocarte, grabando solo tu respiración acelerada y tu orgasmo.

No solo consigues que la otra persona disfrute del factor sorpresa, preparas el terreno y varías en tu rutina sexual. Te garantizo que, desde ese momento, esperarás los audios con mucha más expectación.

Eso sí, asegúrate de que se lo estás mandando a la persona correcta. Tu tía no tiene por qué oírte describir esa fantasía sexual que merece una calificación por edades de ‘+18’ cuando solo te preguntó si ibas a su fiesta de cumpleaños del fin de semana.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Por qué durante el sexo ‘más intenso’ se traduce en ‘más violento’?

Que nuestra sexualidad está condicionada por los referentes que nos rodean, es algo que -teniendo en cuenta el furor por el BDSM tras ‘Cincuenta sombras de Grey’ entre otras cosas- nunca me atrevería a negar.

PIXABAY

Las películas, las series de televisión o incluso los sucesos de actualidad (las violaciones grupales han disparado las búsquedas de estas prácticas en páginas web de pornografía) nos pasan factura mental y sexual.

Un ejemplo que os voy a comentar os va a resultar más que conocido.

En más de una ocasión, en pleno arranque pasional cuando estás queriendo subir todavía más la temperatura del polvo, he pedido aumentar la intensidad.

Seguidamente me han dado un cachete a mano abierta (ojo, que me encantan), me han cogido las muñecas con fuerza, me han tirado del pelo o me han sujetado del cuello.

Y es que actualmente, el resultado de la traducción de más intenso entre las sábanas no es otra que un sexo más violento.

A estas alturas de la película, la de mi vida, y conociendo un poco a las personas que han pasado por ella, entiendo que no son otra cosa más que fruto de una educación sexual basada en repetir lo que han visto en la pantalla del ordenador o del teléfono.

Sin embargo, llegado el momento de reflexionar sobre el camino que nuestra sexualidad ha tomado, hay que pararse y echarle un vistazo a los pasos, porque están algo torcidos y aún se pueden enderezar.

Intensidad, según el diccionario de sinónimos, es potencia, vehemencia, entusiasmo, magnitud… En ningún caso encuentro palabras que recuerden a la rudeza.

Así que la próxima vez que os pidan intensidad, o que queráis ponerla en práctica, apostad por sacar los pies del tiesto en el que llevamos metidos hasta ahora y aumentar el ritmo, mirar fijamente a la otra persona, acariciarla en esa zona que le pierde o salir a la terraza a seguir haciéndolo.

La pasión se puede conseguir de muchas maneras. Aunque las agresiones puedan formar parte del juego, no son la única alternativa.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

La solución a tu escasa vida sexual puede estar en los ‘emojis’

“Entonces, ¿te apetece venir después a mi casa a cenar?”

“Claro, yo pongo el postre 😏”

“🔥🔥🔥”

PIXABAY

De todos los estudios inesperados que se realizan en el mundo, poco me esperaba uno que analizara la eficacia de los emoticonos a la hora de intimar.

Pero parece que parece ser que los jeroglíficos del siglo XXI han salido más efectivos que los que usaban en el Antiguo Egipto, o, al menos, esa es la conclusión a la que ha llegado el estudio realizado por el Kinsey Institute.

¿Su conclusión principal? Las personas que usan regularmente emoticonos en sus conversaciones digitales suelen tener más sexo y éxito en sus relaciones que quienes evitan esta forma de comunicarse. Y no es una cuestión de magia o de que cada vez el móvil nos coma más terreno, sino de expresividad.

Empecemos por el principio. Lo que intrigaba a las personas detrás de la investigación era cómo importaba el uso de los emojis en nuestras conexiones e, incluso, si podían resultar de ayuda.

Lo que no imaginaban es que han comprobado que no solo ayudan, sino que además consiguen que los potenciales pretendientes mantengan el contacto después de la primera cita (¿es el fin del ghosting?), lo que se traduce en que, en un futuro, se tienen más intercambios sexuales.

De los encuestados, el 30% de los participantes usaban emoticonos regularmente con personas con las que tenían citas, porque, de esa manera, conseguían expresarse más en profundidad que solo el texto con palabras.

Casualmente eran esos usuarios los que tenían no solo más citas, sino también mayor actividad sexual.

Un segundo estudio analizó cómo la frecuencia de los emojis creaba conexiones más íntimas a la hora de mantener el contacto después de la primera cita, algo que podría desembocar en una relación con esa persona (si le ves como posible novio, ya estás tardando en mandarle el guiño).

Es decir, los emoticonos son una herramienta para sustituir nuestra expresión facial del momento cuando el lenguaje textual no nos lo permite. Son divertidos, juguetones, llenos de significado, sugerentes e incluso dicen más que mil palabras.

La parte negativa es que los miembros del Kinsey Institute tras la investigación aún no han sabido decir específicamente cuáles son aquellos que más llevan al sexo ni los que deberíamos evitar.

Debemos quedarnos de momento con el lado bueno. Es el momento de decirle adiós a la teoría de que somos incapaces de relacionarnos a través de una pantalla. No solo podemos hacerlo, sino que las herramientas digitales (los emojis, gifs…) nos permiten crear vínculos de calidad que pueden desembocar o en futuros noviazgos o en noches de pasión.

Sea cual sea de ambas, todos salimos ganando.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Mi vida sexual después de la copa menstrual

Que la copa menstrual ha llegado para cambiarnos los periodos, es algo que ya sabíais. Pero no se queda solo ahí, también nuestra vida sexual puede verse beneficiada por su uso. Y es algo que he ido descubriendo en este tiempo.

GTRES/Duquesa Doslabios

Quizás la más sorprendente de todas fue descubrir que el lubricante cada vez era menos necesario. Vale que la sangre siempre ayuda a que todo fluya, pero en esos días en los que se está yendo o está a punto de bajarte, días en los que el tampón mini parecía imprescindible, pasan factura a la flora vaginal.

Puede que sean un apaño estupendo para no ir manchando calle abajo, pero lo cierto es que absorben mucho más que la sangre, lo que se traduce en sequedad cuando el momento de la intimidad surja.

Y hablando de que surja. ¿Hay algo más cómodo que, antes de pasar a la acción, pasar al baño, quitártela, vaciarla, lavarla y dejarla ahí? A diferencia de los tampones o compresas no tienes que preocuparte de hacer paquetes estratégicamente envueltos con el envoltorio y con papel higiénico para que no sospeche de lo que hay dentro.

Si no sientes todavía la suficiente confianza como para que vea la copa apoyada en su lavabo -yo la dejaba sobre un poco de papel si no me fiaba de la higiene de la casa del susodicho-, (aunque, plantéatelo, ya te está viendo desde todos los ángulos) puedes envolverla y guardártela en el bolsillo.

Otra de sus enormes ventajas es que, como todo va por dentro, no tienes que preocuparte de tener los labios o las ingles manchadas, algo que siempre sucedía con la compresa y ya te obligaba a montar el circo en el baño. Algo a lo que, además, seguramente sumabas el agobio de “Seguro que se pregunta por qué tardo tanto”.

Y, por supuesto, ante la perspectiva de pasar la noche fuera, no necesitas preocuparte por llevar tampones encima o por si va a haber artículos de higiene femenina en la casa de la persona a la que ves. Basta con tu copa, y hasta la puedes llevar puesta.

Aunque, si tuviera que quedarme con la que ha sido para mí la mayor mejora, sin duda, sería poder quedarme desnuda abrazada a la otra persona, los mimos del después.

Vale que con el tampón podía hacerlos de igual manera, pero el hilillo blanco no es la cosa más natural del mundo junto a las pieles desnudas. Con la copa ya no tenía que renunciar a ese placer y no lo he hecho desde entonces.

Además, para aquellas a las que le cueste ponérsela (no siempre es igual de sencillo o estamos igual de relajadas), el pospolvo es el mejor momento para introducirla, ya que el espacio suele estar aún flexible por la actividad y permitirá que la copa se ajuste estupendamente.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

‘Made in Spain’, nuestros problemas sexuales más comunes

Aunque la sexualidad cada vez está más aceptada, todavía tenemos ciertos tabúes en torno a ella que nos impiden tratarla con toda la libertad que nos gustaría.

MediQuo

¿El ejemplo más típico? Cuando vienen los problemas. Si nuestras amistades de confianza, esas a las que primeros recurrimos, no saben qué decirnos, caemos irremediablemente en las fauces de Google, que, ante cualquier tipo de síntoma, el resultado del algoritmo es siempre el mismo: cáncer, muerte.

Una alternativa es mediQuo, una aplicación de chat médico que resuelve las dudas médicas del tipo que sean, y, por supuesto, las del sexo, con la tranquilidad de que podemos consultar libremente sin tener a nuestra madre al lado poniendo la oreja en la consulta del médico de cabecera.

Analizando más de 11.000 consultas de los últimos cuatro meses, han dado con las cinco preguntas más frecuentes que nos rondan la cabeza (y los genitales) a los españoles.

El orgasmo es nuestra obsesión y, muchas de nosotras, no sabemos ni por dónde empezar para llegar a él. La falta de conocimiento en el ámbito sexual, y tener como maestra a la pornografía, no es de mucha ayuda a la hora de darle respuesta. La opinión de Claudia Kösler, la experta en sexología de la app, deja claro a qué se debe: “Para llegar al orgasmo, primordialmente hay que estar relajada y atenta al cuerpo y sus sensaciones. Si te pasas todo el encuentro sexual en la mente, te desconcentras”.

Para nosotras, sí, pero también para ellos es una de las principales preocupaciones, si bien por motivos diferentes. Eyacular rápidamente, otra de las dudas más habituales, puede deberse a diferentes motivos, desde estrés hasta malos hábitos sexuales.

MediQuo

La fijación por aguantar más tiempo en la cama es algo que también preocupa a nuestros compañeros, porque como ‘Lady Porn’ les ha enseñado, hay que ser unos machotes de mucho cuidado aguantando horas y horas dándonos placer.

La realidad es que la sexualidad no es solo el rato de penetración, hay mucho más mundo que descubrir de sábanas para adentro, por lo que la observación de Kösler no puede ser más acertada: “No olvides la importancia de la calidad por encima del tiempo y la cantidad“.

“Aguantar más en la cama requiere control sobre la propia excitación, combinar diferentes prácticas sexuales, no centrarse exclusivamente en la penetración, hacer paradas, cambiar de ritmo… ¡Esto no es una carrera! Calma, relajación y compenetración mutua”, afirma la experta.

Nos preocupa tanto ese momento de intercambio que se nos olvida precisamente reforzar los vínculos y actitudes que complementan la experiencia creando una conexión. Es precisamente la comunicación lo que nos da confianza para poner en práctica lo que nos gusta, nos excita, algo que sin duda soluciona la común consulta de “No siento nada en las relaciones sexuales”.

El deseo también tiene un peso fundamental, ya que es el quinto motivo más consultado. Un elemento que varía también en función de diferentes factores como el estrés, la falta de tiempo o incluso conflictos dentro de la propia pareja.

El secreto sigue siendo poner las cartas sobre la mesa, sincerarse con la existencia del problema y ponerle solución buscando las causas que pueden alterarlo. Como dicen por ahí, el secreto está en las ganas, y si estas no faltan, serán la principal ayuda para potenciarlo.

“Prácticas exploratorias corporales, mejorar la comunicación con la pareja, uso de fantasías, lectura de novela erótica o mindfulsex” son algunas ideas que propone Kösler para mejorar en ese aspecto.

Y ya sabéis, si seguís teniendo dudas, mejor dejar a Google a un lado y preguntar a los expertos.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

¿Influyen las series sobre nuestra vida sexual? Más de lo que pensamos

Las películas, la música, la televisión… Todo lo que nos rodea esculpe nuestra visión de la sociedad en la que nos encontramos y, en parte, eso incluye el ámbito sexual.

YOUTUBE

María Hernando, del equipo de sexólogas de Platanomelón.com, afirma que “las series nos dan ideas; ya sea de posturas sexuales, de fantasías, situaciones excitantes, conductas provocadoras…”. Algo que según la experta, podemos aprovechar para aplicar a la práctica.

Y es que casi llega a 6 millones la cantidad de personas abonadas a plataformas audiovisuales en España, lo que consigue ayudarnos a conocer otras opciones diferentes a las que estamos habituados y a ampliar nuestro concepto de diversidad sexual.

Esto, para la sexóloga, nos ayuda a “analizar otras sexualidades, aunque nos parezcan antagónicas a las nuestras, nos da la oportunidad de derribar tabús y prejuicios acerca de los demás” gracias a que empatizamos con los personajes.

Juego de Tronos, con sus desnudos, es quizás la que primero se nos venga a la mente, sin embargo las series no solo ayudan a desinhibirnos.

Por controvertida que sea mi opinión sobre Élite, hay algo que no se le puede negar a la Física y Química moderna, las relaciones atípicas son las que dominan.

Y si bien es un poco apurado que aparezcan dos adolescentes aburridos de su relación, nos acerca a ver con normalidad otros modelos de pareja e incluso diferentes ‘perversiones’.

Merece también mención Orange is the new Black, que ha conseguido que muchas de sus espectadoras nos planteáramos nuestra orientación sexual con el tórrido romance entre Vause y Chapman (aunque personalmente encuentro más excitantes los cunnilingus de Nichols a Morello).

NETFLIX FACEBOOK

Si estáis faltas de ideas, para mí, la mejor serie es una que le da importancia a una cosa que las demás pasan por alto, el erotismo. Outlander se lleva la palma de ser la primera serie que consigue excitarme solo por cómo el protagonista rozaba la mano de su compañera de toda la carga sexual que hay entre ellos.

Y no es que vaya precisamente falta de escenas explícitas, además por cada plano en topless de la protagonista hay uno del culo del guerrero escocés. Outlander funciona, no ya solo por la original trama que transcurre de manera dinámica, sino por tratar el sexo como algo más que ‘mete saca’.

Aún recuerdo de hecho cómo en uno de los últimos capítulos que vi, los protagonistas se desnudaban prenda por prenda (está ambientada en el siglo XVIII, imaginad la cantidad de capas de ropa). En otras series lo lógico sería pasar directamente a la acción, pero en Outlander la espera es como un caramelo que se deshace lentamente y que vas disfrutando al mismo tiempo.

No hay gemidos de película porno, pero tampoco está exenta de ruidos. Hay pies arqueados, glúteos contraídos… Incluye sexo gay o en estado de gestación, algo que ayuda, sin duda a visibilizar y normalizar el deseo sexual en esa época.

Al final, hay muchos casos de series que ponen que, al mismo tiempo, nos ponen a cien.  Y a ti, ¿qué series te excitan?

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

El sexo no entiende de cerebro

¿De qué entiende el sexo? Para mí está claro: el sexo entiende de deseo, de urgencia, de ganas de romper la ropa, de sacarla por la cabeza, de tirarla al suelo sin miramientos. El sexo entiende el idioma de las prendas en el suelo.

YOUTUBE

El sexo entiende de carne, de carne de la buena. Cruda y cogida con las manos o con la boca, sin más cubiertos que los dedos. Entiende de labios, de orejas, de cuello, de piernas, de espalda y hasta de pies. Porque no hace ascos, porque es sexo.

El sexo entiende de miradas, de gestos, de gemidos, de olores, de sabores. Entiende, no tanto hablando, sino de silencios. El sexo es el único lenguaje que no necesita más lengua que la que todos compartimos, la sin hueso.

El sexo no entiende de fronteras, no hace ascos al baño, a la cama, al espacio que hay entre la mesa y el sofá. Lo mismo le sirve el cine, que la parte de atrás del coche.

No excluye a nada ni a nadie, puesto que, como seres humanos, todos hemos nacido con la sexualidad puesta, única, perenne, inmutable, diversiforme y original, como una huella dactilar.

El sexo entiende de tanto que poco es lo que se le escapa, pero si en algo podemos estar de acuerdo es que una de las cosas que se quedan fuera es el cerebro.

Así que imagina que esa fuera precisamente la causa que hiciera que no pudieras vivirlo con normalidad, ¿no te parecería un sinsentido?

Imagina no poder hablar de ello porque vives en una sociedad que se comporta como si no existiera esa parte de ti. Imagina no poder tener intimidad, algo tan simple como que no se llame a tu puerta antes de entrar.

Quizás te parece algo impensable teniendo en cuenta que es algo que entiende de sentidos más que de capacidades.

Así que hoy, en este miércoles de otoño en el que seguramente te pille leyéndome en el ordenador de la oficina, en el móvil mientras desconectas de la clase de la universidad o de camino a tu clase de yoga, párate y piensa en cómo sería tu sexualidad tal y como la he descrito, como la tienen tantas personas con parálisis cerebral.

Quiero aprovechar el Día Mundial de la Parálisis Cerebral para hacer un llamamiento, para animar a las personas con este o cualquier otro trastorno, del tipo que sea, a que se conozcan, que sepan lo que les guste y lo puedan expresar. Y que el resto estemos ahí para escucharlo atentamente.

Porque una diversidad funcional no es algo que defina a una persona aunque sea algo que le acompañe. Estamos todos aquí por igual compartiendo el mismo derecho a la sexualidad.

El sexo es natural, no cometamos la antinaturalidad de no poder hablar de ello o de mirar hacia otro lado.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

De cuando fui la guarra del colegio

Hoy me apetece hablar de cuando fui la guarra del colegio. Fue una época que duró entre primero y segundo de bachillerato, es decir, cuando tenía entre 16 y 17 años.

PIXABAY

Ser la guarra del colegio, y en un colegio de monjas, era algo a lo que le teníamos más miedo que a los exámenes de tipo test en los que no hay una única respuesta correcta. Y ahí caí yo, por la puerta grande de las guarras.

Pero, ¿cómo pasé de alumna media a ser una guarra? Con la hormona alterada, a los 16 resultaba que los chicos que me llamaban la atención a mí, por primera vez, se la llamaba yo a ellos. Viví el milagro de la pubertad pasada, pero fue el amor platónico colegial el que me tiraba de la silla.

Tirar de la silla casi literalmente, ya que mi tutora pidió reunirse con mi madre de lo difícil que me resultaba despegar los ojos de él en clase. Al tenerle sentado a mi lado no conseguía concentrarme en clase, y aquello, a las puertas de la selectividad, no nos vamos a engañar, era un drama.

Fue en el viaje de fin de curso, que en mi caso fue un año antes de acabar, cuando terminé a golpe de casualidad y de correr de un lado a otro del hotel huyendo de los profesores que vigilaban los pasillos, terminé en la habitación del susodicho.

Un par de besos y alguna mano por encima del pantalón fue todo lo que aguantamos hasta quedarnos totalmente dormidos (viajábamos en autobús por Italia y al madrugón había que sumarle que todos los días salíamos por la noche, por lo que nos fue imposible escapar del cansancio).

Al día siguiente me despertaron las voces de su grupo de amigos, que entre mi sueño y la confusión de dormir cada noche en una ciudad italiana, no llegué a enterarme de qué hacían allí, pero al descubrirme en la habitación de un chico el rumor se extendió como la pólvora.

Y pasa lo que siempre pasa en los colegios, que él era el más crack, un campeón, y yo había sido una guarra. Aquella primera semana de clases a la vuelta del viaje fue una pesadilla de la presión que tenía encima. Recuerdo que fue difícil hasta el punto de que mi propio grupo de amigas me recriminaba mi “actitud”.

No quería ir al colegio. Odiaba despertarme por las mañanas y saber que tenía que enfrentarme a comentarios hirientes. Sentía que no podía aguantar aquello y no encontraba las fuerzas como para afrontar otro año más.

Recuerdo un día concreto que, ante tanto insulto, me fui a llorar al baño, lugar en el que me encontró mi profesora de química y le conté compungida que todo el mundo se pensaba que me había acostado con un chico cuando simplemente habíamos dormido.

Ella, que era una bendita, me dijo que no me preocupara y que yo siguiera con mi vida que no era de nadie más que mía, cosa que hice.

Y no solo ese año sino el siguiente. Seguí comiendo la boca a cuanto chico quise y seguí aguantando a mis amigas decir que como podía ir haciendo eso de un día quedar con uno y otro besar a otro. Pues simplemente porque me apetecía y quería hacerlo.

Del colegio me llevé acosadores, una fama inmensa, ninguna amiga de esa época y una convicción certera: iba a seguir haciendo lo que quisiera con quien quisiera porque no estaba haciendo nada malo a nadie.

Llegó un punto en el que me di cuenta de que me daba igual lo que se dijera de mí. Y si por disfrutar de mi vida y de mi sexualidad me iban a acosar y a tildar de puta, prefería ser una “guarra” feliz libre que una santa amargada que encaja.

Ahora solo espero que llegue el día en el que ninguna mujer, chica o niña se sienta mal, vejada, humillada o acosada por vivir su sexualidad como ella decida.

Duquesa Doslabios.

Sexoróscopo de la semana: Leo, prohibido llevar el móvil a la cama a no ser que lo uses para ver porno en pareja

GTRES

Aries: cuando dice que quiere hacer el “Abrazo del panda” no se refiere a que le des mimos mientras te pones el pijama-manta de oso que te compraste en Primark, sino a esto.

Tauro: no dejes de lado a los testículos, ya que son una zona erógena muy importante. Conviértelos en parte de los juegos preliminares, ellos también lo harían. Si quieres trabajarlos bien, dedícate a acariciarlos mientras él está de pie ya que será mucho más fácil moverlos.

Géminis: los astros te recomiendan que si lo que quieres es tener sexo anal elijas un lubricante de base acuosa. Según Venus, que es el que más sabe del tema, los de sabores están muy bien pero los de base de agua van mejor.

Cáncer: encontrarás respuesta a muchas preguntas que te estabas haciendo. Sí, también te puedes quedar embarazada  si estabas con la regla.

Leo: prohibido llevar el móvil a la cama a no ser que lo uses para ver pornografía con tu pareja. Te está distanciado eso de estar viendo vídeos de gatitos en Youtube hasta las tantas.

Virgo: esta semana todo te saldrá bien. Conocerás un sinfín de mujeres interesantes y seguramente las posibilidades de tener algo aumenten exponencialmente. No, que uno de mis amigos sea virgo y lleve semanas pidiéndome una predicción positiva no tiene nada que ver con esto.

Libra: ¿sigue enfadada por haberle dicho la semana pasada que el vestido le hacía gorda? Es el momento de que tengas un detalle con ella. Ponerte un lazo y esperarla desnudo en la cama no va a funcionar. Tienes que trabajar la elegancia. Prueba con una montaña de bombones Ferrero.

Escorpio: ¿te has quedado sin ideas para hacer un regalo a tu pareja? Si lo de las experiencias no te convence, están de ofertas en el sex shop de Chueca. Ya sabes cuál. Yo solo lo comento…

Sagitario: tienes ganas de probar cosas nuevas para salir de la rutina de tu relación. Si quieres empezar por algo, prueba a organizar una cena romántica sin bragas. Eso sí, elige un modelito que te tape cuando te sientes porque el resto de clientes del Burger King no quieren ver más carne que la de su hamburguesa.

Capricornio: fruto del desconocimiento estás realizando una serie de acciones que se pueden traducir en un sorprendente desarrollo de los acontecimientos futuros. Traducción: deja de abrir los condones con la boca, que lo puedes romper sin darte cuenta.

Acuario: conseguirás ver el lado bueno de las cosas. Pensabas que salir con un fetichista del cuero no iba a funcionar pero te está sirviendo para sacar del armario esas faldas de látex que pensaba que nunca ibas a ponerte.

Piscis: experimentarás altibajos y momentos en los que te sumirás en un estado de bajón. Necesitas preocuparte un poco más por ti y centrarte en tu bienestar, así que es una ocasión perfecta para que abras el huevo masturbador.