El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Archivo de la categoría ‘bondage’

BDSM para principiantes

Introducción al BDSM era el nombre de uno de los talleres a los que tuve la oportunidad de asistir durante el Salón Erótico de Barcelona 2018.

YOUTUBE

Supongo que más que no poder faltar, no quería faltar a lo que iba a ser una breve pero, esperaba, interesante clase maestra sobre lo que conocemos del universo de E. L. James a través de sus novelas de Cincuenta Sombras.

El BDSM no es solo “eso que se hace con esposas dando azotes”, que es quizás la manera más reduccionista que se nos viene a la mente si queremos describirlo.

Para empezar cada inicial significa una palabra: Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo, que vienen a englobar lo que encontramos en el mundillo.

Lo mejor que tiene esta práctica sexual es que se adapta a todo. La podemos acoplar al tipo de relación que mantengamos ya que funciona tanto para relaciones abiertas, cerradas, follamigos, matrimonios con tres hijos o incluso para los casos en los que te encuentras esa noche con alguien, te ha dicho que le gusta, y quieres animarte a probar.

En segundo lugar, podemos amoldarla a nuestros gustos. ¿Qué rol te atrae más? ¿Llevar las riendas? ¿Dejarte llevar? El juego lo vas marcando tú con los juguetes que puedes encontrar en cualquier lado (además los diseños con cada vez más bonitos).

Quizás tu umbral de dolor es muy bajo y solo con sentir un cachete ya lo estás pasando mal. O puede ser también que necesites una descarga en los pezones o en el ano para disfrutar plenamente. Da igual. La cosa es que tú lo vayas decidiendo conociéndote al respecto.

Hay dos cosas que también se deben tener en cuenta si queremos empezar a hacer BDSM, la previa preparación y la post sesión.

Con la previa me refiero a tener todo impoluto: la ropa, los objetos… Mejor desinfectar que limitarnos a una pasadita con agua y jabón, ya que, recordemos, muchas cosas están en contacto con las mucosas (y por ende, vías de contagio).

Hay que darle importancia al final del encuentro volviendo a nuestro “estado habitual”, que puede ir desde muestras de cariño si ha sido una sesión con nuestra pareja emocional hasta tomar un ibuprofeno y quedarse el domingo tirada en la cama con una bolsa de hielo en el culo porque lo tienes caliente del día anterior.

Pero sobre todo, recordar que es un juego, algo que se limita a la cama y que se debe hacer de mutuo consentimiento respetando los límites del otro. No en vano se inventó la palabra de seguridad para detener o bajar la intensidad de la sesión en cualquier momento.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)