BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Archivo de la categoría ‘gimnasio’

El ritual del cortejo en el gimnasio al estilo National Geographic

(Recomendado poner esta canción de fondo mientras se realiza la lectura)

El sol aparece despuntando por el horizonte de la ciudad, pero eso no importa en el gimnasio, donde los seres humanos viven en comunidad bajo la luz inmutable de los halógenos.

YOUTUBE

A lo largo del día se acercan al espacio, considerado un lugar seguro, en el que pueden desarrollar sus capacidades físicas. Sin embargo no todos acuden por el mismo motivo, y es que el territorio propicia la ejecución de maniobras de carácter social, principalmente acercarse a especímenes del género opuesto y así poder lograr continuar la reproducción de la especie.

El macho alfa, solitario, alejado de la manada, se mantiene atento, a la espera de ver aparecer a su presa. Mientras recorre el territorio va analizando a otros posibles machos que puedan resultar competencia. Para mostrar su superioridad física se carga las barras con discos de mayor tamaño que su cabeza para intimidar a los demás miembros masculinos de la especie.

En una de sus vueltas de reconocimiento avista a una hembra humana en la cinta de correr. Desde ese momento, sus estrategias de cortejo pueden ser variadas.

Aprovechando el riego sanguíneo que mantiene sus músculos vascularizados, el macho se pasea por delante de la hembra tratando de llamar su atención por su fuerte físico y así garantizar que podrá proteger a la futura prole de ambos.

La hembra, que puede mostrar desinterés e incluso mirar hacia otro lado, ignora al macho haciendo que este cambie rápidamente su ritual de cortejo. En un intento de impresionar a la fémina, y a pesar de que el territorio cuenta con cientos de metros cuadrados, se posiciona estratégicamente delante de ella para estar en su campo de visión, y empieza a hacer demostraciones de fuerza realizando diferentes ejercicios con las pesas. Algo que le prueba a la hembra que, si fuera necesario, podrá cargar con las bolsas del Mercadona colmadas de alimentos.

Macho alfa intentando seducir sutilmente a la hembra más cercana.

El olor de las feromonas que emite su sudor alcanza a la hembra, lo que puede hacerle decidir por su fino olfato si son o no compatibles.

Viendo que la hembra continua ignorándole deliberadamente, y que otros machos empieza a aproximarse sigilosamente, el macho humano emite gruñidos en voz alta supuestamente debidos al gran esfuerzo que está realizando. Esos gritos, que en principio pueden llegar a espantar a otros miembros de la manada, asustan a la hembra que hace que desaparezca en clase de pilates.

Hoy no ha habido suerte para el joven alfa, pero no se desanima. Una hembra le ha dado like a su foto del gimnasio que ha subido a Instagram, por lo que decide continuar conquistando por la vía 2.0.

Mientras tanto, un grupo de hembras se aproxima tímidamente a la zona. Alguna se fija en los especímenes masculinos y, alejada de sus compañeras, se dedica a pasear deliberadamente por el territorio estableciendo contacto visual para identificar a los machos del terreno.

Especimen de hembra humana intentando seducir sutilmente a un macho.

Después de marcar el territorio, se decide por uno de los miembros y se acerca sutilmente a preguntarle si le puede explicar cómo utilizar una máquina. El macho tras ayudar a la hembra, entabla conversación lo que le permite a esta desarrollar su flirteo. La hembra consigue que le dé su número de Whatsapp. Le pedirá una cita y podrá seguir el cortejo más adelante.

Ha sido una jornada prolífera para la continuación de la especie humana.

Duquesa Doslabios.

(National Geographic no se hace responsable de este artículo. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.)