BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Entradas etiquetadas como ‘sexo-oral’

El Arte del Sexo Oral

Querid@s,

No es un libro, tampoco es una canción, es lo más parecido a una escuela de calor.

El Arte del Sexo Oral es una escuela rusa en la que enseñan cosas muy importantes. Aunque aquí la estudiosa – por el momento la escuela no acepta hombres entre su alumnado,- no aprenderá matemáticas o biología, sí se la preparará para algunos episodios íntimos y de vital importancia de la vida real. Porque comer (me ahorraré en esta ocasión el improperio) es tan importante en la vida de un@ como lo es cualquiera de las asignaturas que se cursan en la escuela o en la universidad.

El curso, impartido por la psicóloga y sexóloga rusa Yekaterina Lyubimov, cuesta 100 dólares. En este intensivo entrenamiento que lleva por nombre El Arte del Sexo Oral y en un tiempo récord de tres horas y media, Yekaterina expone hasta 50 técnicas para mejorar la práctica de la fellatio. La escuela está exclusivamente dirigida a mujeres, novias, esposas o interesadas en practicar sexo oral, algo que considero sexista. No entiendo por qué a un hombre que desea lamerle el pene a otro hombre se le ha de cerrar las puertas al aprendizaje de este noble arte, que no solo debería estar dirigido a la comunidad femenina.

Linda Lovelace en Garganta Profunda

Con un falo de plástico como único material didáctico, la rusa Yekaterina, junto con un experto equipo de seis profesoras,  enseña a las asistentes cómo convertirse en una Diosa del sexo y cómo mantener a cualquier hombre contento, amarrado y adicto a ellas. Esta idea de motivar la adicción a alguien – a la adicción siempre viene unida una dependencia insana – no lo veo demasiado claro. Será que en Rusia las cosas funcionan de otra manera, no sé.

El lema de esta escuela sexual es Tolka Praktika, que en castellano viene a significar solo práctica. Para ella, falos a tamaño natural, preservativos, lubricantes y maniquís y muñecos hinchables se encuentran a disposición de las alumnas. En las clases las chicas practican con estos enseres y juguetes sexuales y hacen ejercicios por parejas. Gran parte del curso pretende liberar a las futuras expertas felatrices del miedo al pene y de ciertos actos reflejos relacionados con el mismo.

La lista de asignaturas incluye una llamada sexo anal con placer, otra sobre los orgasmos masculinos y las 100 mejores técnicas de sexo, todo un misterio. Las más demandas son…¡adivinad! Sexo oral, sexo tailandés y garganta profunda. Las clases se imparten en un ambiente amigable, en un recinto donde la entrada de teléfonos móviles, cámaras y hombres queda terminantemente prohibida. Una pena, porque digo yo que aprenderían mejor con un ejemplar de carne y hueso, y no con un falo de plástico.

Juntas se instruyen en la táctica felatoria pero también aprenden a mejorar sus movimientos en la cama y, lo que a mí me parece más importante, a disfrutar del sexo. Apuesto a que saldrán de ahí hechas unas lobas.

Y unas gargantas profundas.

¡A follar a follar que el mundo se va a acabar!

Guía útil para mamar como toca

Querid@s,

Qué importante es comer bien. Hablo de venéreos penes o suculentas pollas, qué más dará. Personalmente me considero/soy una comepollas, aunque no me instruí oportunamente hasta bien entrados los treinta. En cuanto a mis flirteos con las bajas pasiones masculinas no te vayas a pensar que me paso el día entregada a la rijosa causa, pero en esta vida a veces lo mejor que una puede hacer en un momento dado es abrir la boca, cerrar los ojos y tragar. Todo. Hasta el fondo. Y que sea lo que Dios quiera.

Linda Lovelace en Garganta Profunda

Mil y una son las motivaciones que nos alientan a aplicarnos con afán y dedicación al versado arte de mamar. Uno o una chupa con capricho y paladar porque es preciosa y sientes un implacable deseo de que sea toda para ti, porque el muy iluminado de tu amante no deja de empujarte la cabeza hacia abajo y ya que estás pues tragas, porque te hallas viviendo uno de esos momentos de tedio y por aquello de amenizar la velada, porque sí y punto pelota, para sentir cómo tus labios conversan con ella y sientes que apenas ha pasado un instante y su inmensidad caliente y humana inunda tu boca, explota todo su ser y acaba desahogándose en tu garganta. O porque simplemente también eres un/a comepollas como yo. Quizás sea la codicia la que se apodera de ti y te abandonas al arte de mamar para que en un quid pro quo de honestidad brutal te pague con la misma moneda y acabe comiéndote él a ti. Un win win que les gusta decir a los americanos. Sean los que sean los tus motivos personales he aquí mi granito de arena al sublime talento de la fellatio a través de esta practiquísima guía para comer sabiamente. Vamos por partes, como diría aquel bárbaro llamado Jack.

Hito número 1: Despójate de los miedos

La polla no es el enemigo. Repítetelo cual mantra sexual en voz alta mientras te miras fijamente en el espejo y te lo crees a pies juntillas. No abandones este cántico genital hasta que cause un impacto total en tu mente, es decir, hasta que le pierdas completamente el miedo al miembro viril. Una vez te sientas como Juan Sin Miedo da un nuevo paso adelante y achucha vigorosamente la idea de estrechar lazos más íntimos con el ella. Ábrete al ejemplar en cuestión y pronto descubrirás que se doblegará ante ti ante la mínima muestra de cariño y afecto.

Una vez te estés riendo en la cara del peligro frota, frota y vuelve a frotar sus pantalones como si fuera un perrito al que tienes mucho cariño. No te entretengas demasiado con las caricias, desabróchale el cinturón (si procede), bájale los pantalones con diligencia y ponte a la faena que la mamada es para hoy.

Hito número 2: Chupar/mamar como si te fuera la vida en ello. ¿Cómo te explicaría yo a lo que me refiero? Un supuesto; digamos que por fin ha llegado el día de la Apocalipsis zombie, en cuyo caso literalmente no hay un mañana para la humanidad, y esa belleza que se muestra ante ti fuera la única y última polla disponible sobre la faz del condenado planeta. ¿Me captas?

Presta atención ahora a la idiosincrasia del pene. Que yo sepa no es una gelatina, no es una pajita o un spaguetti, ni tampoco es un pincho moruno o un flash de la infancia. Simplemente es una polla, de toda la vida. De gran talento o de ridículas dimensiones, pero polla al fin y al cabo. Y como tal has de tratarla. Cógela con garbo, gracia y gentileza. Ya que estás con la actitud añádele una pizca de sensualidad, cuarto y mitad de ganas y toda la pasión que sientes por las cosas bien hechas y por las que te recordarán los tuyos cuando te hayas ido.

Hito número 3: Limpieza de los bajos fondos

Procede sin más dilación a una limpieza épica del cimbrel. Seas dama o caballero has de entregarte al desempeño del francés con carácter saleroso, generoso y dispuesto. Si tal es el brío con el que deleitas a tu pareja sexual probablemente surjan minucias como que se te desencaja la mandíbula o te entran arcadas. Daños colaterales, no le des más importancia y tú a lo tuyo.

Hito número 4: Mirada lasciva al canto. 

En general suele ocurrir que cuando estamos chupando nos da por cerrar los ojos, intuyo que con la intención de concentrarnos por completo en la mamada en sí. Yo te animo a que pruebes lo contrario y mantengas los ojos bien abiertos. Penétrale con una mirada lasciva de esas que dicen hola mi amor soy yo tu lob@, quiero tenerte cerca para comerte mejor mientras te la metes en la boca, la besas con tus labios, la humedeces y te la llevas hasta lo más profundo de la garganta.

Hito número 5: No muerdas, ¿por qué muerdes?

Haz como si no tuvieras dientes y si has de morder que sea únicamente sobre la tela del pantalón o del calzoncillo. Dientes en el prepucio nunca jamás de los jamases. Que duele un huevo y parte del otro.

Hito número 6: ¿Comer huevos?

Gran dilema donde los haya, sí querid@s. El asunto de que a uno le coman las pelotas también es cuestión de gustos. Ya cometamos hace unos meses que existen hombres a los que no les gusta nada que les chupen las pelotas o el pene y despellejamos la rareza de esa desgana por el capricho que supone para la mayoría de los mortales que a uno se la chupen. Antes de ponerte a con laa bolsitas colgantes pregunta al propietario si son comestibles o no. Si la respuesta es afirmativa hunde tu cabeza entre sus piernas y métete una en la boca, chúpala hasta dejarla bien mojada y devuélvela a su sitio. Haz lo mismo con la otra y repite hasta que lo consideres oportuno o hasta que a él se le desgasten las pelotas.

Hito número 7: La mamada propiamente dicha

  1. Primero regálale unos cuantos ósculos y lamidas pequeñitas por todas partes.
  2. Recórrela de arriba a abajo con la lengua. Deja la impronta de tu legua y que se note su humedad y su calor. Repite el recorrido. Puedes empezar ya si quieres a tocarle las pelotas.
  3. Métetela en la boca y chúpala con vigor, decisión y serenidad. Sácala. Repite este proceso e intenta combinar distintas velocidades e intensidades. Un toque de innovación en este sentido te garantizará el éxito.
  4. Es el momento ideal para que intervengan tus manos. Mientras sujetas o masturbas la base del pene con tu mano continúa chupando hasta nueva orden.

¿Y cuándo es eso? Cuando tiemble y crezca hasta que esté tan hinchada y tan dura que parezca que va a explotar. Entonces succiónala y hazle una de garganta profunda. Te recuerdo que sin arcada no hay mamada. Si le dejas con el orgasmo casi a puntito más de una vez recordará tu felación por toda la eternidad. Una vez que toda esa máquina sexual esté a puntito de reventar de ganas prepárate para la gran corrida.

Hito número 8: ¿Y la corrida…adónde va a parar?

La verdad es que casi cualquier sitio vale, pero a todos ellos les pone cantiduvi diseminar su particular leche blanquecina y viscosa en boca, cara, tetas, culo o coño. Básicamente, dónde le dejes. Lo de tragarse el semen, allá cada cual con su dieta. No es estrictamente necesario, pero recuerda que según los estudios beber semen pone el corazón feliz, contento y lleno de alegría. Para tu cultura general, he aquí las múltiples cualidades este producto sin par.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Dirty talking: guía sobre cómo hablar sucio en la cama

Querid@s,

Oh sí sí, no pares sigue sigue, más rápido, mmm qué rico, ¿todo eso es para mí? qué grande la tienes… No es más que un breve muestrario del dirty talking, o lo que  es lo mismo, decir guarradas en la cama. Es maravilloso, estimulante, y una de las opciones alternativas (o complementarias) al omnipresente mete-saca. Unos susurros picantones al oído, que nos dediquen el mejor lenguaje obsceno en francés, en catalán o en un idioma desconocido, qué más da. El dirty talking nos pone malos, malísimos, malérrimos, y si viene acompañado de un chupetón o un mordisco con premeditación y alevosía en el lóbulo, mejor que mejor. Alguien sugirió alguna vez que “la mejor forma de llegar a los ovarios es por la trompa de Eustaquio”.

La mayoría de la gente no es consciente de que el cerebro es el órgano sexual más poderoso que la naturaleza nos ha brindado. Decir o escuchar palabras dotadas de una fuerte carga erótica estimula la transmisión de dopamina, que como sabéis juega un gran rol en la excitación sexual. Cuando hablamos, respiramos fuerte, jadeamos o gemimos, estamos acariciando el cerebro de nuestro amante y encendiendo el interruptor de su imaginación. El lenguaje soez y obsceno en la cama es uno de esos ingredientes afrodisíacos que aumenta el placer un potosí, así que decirle lo que te dejarías hacer por sus manos, por su boca, lo que tú le harías, con o sin su permiso, es una excelente manera de darle al ON.

Decid dirty things, sed un poco guarrillos. Sed insolentes y utilizad vuestra genialidad verbal para encender al otro.

Hombres vs mujeres

A los hombres les encanta la comunicación erótica y todos son unos guarros en la cama, al menos esto es lo que me confesó el otro día entre copas uno de ellos. Decirle gorrinadas y cositas calientes a vuestro hombre incrementará su ego, y eso es bueno para él, para los dos. Se sentirá deseado, pletórico, pleno y tú también. Confiésale lo muchísimo que te gusta como te toca, el sabor de su piel, el tacto de sus manos, que te enciendes con su cuerpo rozando el tuyo, su pene atravesándote, dile cuánto te enloquece su olor. Otro amigo me confiesa ahora mismo mientras hablamos por Facebook que esto del lenguaje obsceno a la hora de follar es una cuestión psicológica que denota perturbaciones mentales severas por parte de los que lo practican.  Al menos eso creo yo. A mí me pone mogollón.

Por el contrario, la mayoría de mujeres no se siente cómoda con el dirty talking. Os confieso que a mí me incomoda con un desconocido que de buenas a primeras me suelta la primera guarrada que se le pasa por la cabeza, pero cuando ando cachonda y hay confianza me pone de lo lindo que me dediquen palabras incendiarias. Cuando conoces un poquito más al otro, yo prefiero que el hombre me folle (unas veces duro, otras vainilla) y me hable sucio. Creo que a nosotras no nos pone tanto el lenguaje soez porque nos sentimos como putarrangueras en manos de clientes que ni nos aman ni nos desean, o quizá porque creemos erróneamente que al permitir y ser destinatarias de ese lenguaje sucio, ese hombre no nos respeta. Por eso las féminas preferimos hacer mutis por el foro durante el acto y gritar, gemir o jadear – que tampoco está mal, a ver si va a parecer que se están follando a una muerta-. Creo que deberíamos hacer oídos sordos a estos convencionalismos y dejarnos seducir por esas beldades indecentes que él (o ella) tenga a bien decirnos.

Hombres y mujeres, seducíos con la voz, ruborizaos a través de la fuerza de la palabra.

Arrancamos

Está claro que cada pareja tiene sus preferencias sexuales y es posible que el dirty talking no funcione para todas ellas. Puede que el arte de hablar sucio no sea lo vuestro, pero personalmente os animo a que lo probéis. Si no os gusta, pues a otra cosa mariposa, pero que no os lo tengan que contar. Si sois novatos en incursiones de este tipo, empezad con algo no demasiado subido de tono. Un precalentamiento del tipo “Llevo todo el día pensando en ti ” o “¿Qué quieres que te haga?” es una buena forma de dar vuestros primeros pasos en el dirty talking.

Eso sí, una advertencia. Todos podemos decir cosas en la cama, pero en la cama no se puede decir cualquier cosa. No way José. Si estamos follando, demasiado piropo cansa, demasiada palabra abruma y pasarse de la raya puede dejar el ambiente helado. Algunas palabras lanzadas desde la más ferviente pasión pueden ser recibidas como patanes insultos o intolerables faltas de respeto. Si la pareja no está en la misma onda, un ¿a que te gusta zorrra? es un ejemplo que me viene como anillo al dedo para explicar como una loca noche de sexo puede acabar en tragedia griega. Así que antes de hablar sucio, hablad.

 

Top ten guarradas

Esto del dirty talking es como todo; para gustos los colores. Cualquier opción puede ser válida y extremadamente excitante. Si este vocabulario indecoroso y no apto para delicados lo acompañamos con gemidos, jadeos o el sonido de nuestra agitada respiración, lograremos acelerar el frenesí de nuestra pareja. Aunque se llame dirty talking, no necesariamente han de ser todo palabras obscenas, ni mucho menos. Se trata de deshinibirse en la intimidad de esas cuatro paredes y de eliminar cualquier tabú que pueda haber entre los dos.

Frases como un encantador “quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos” o un codicioso “dame lo mío y lo de mi prima” son suficientes para entenderse y ponerse a andar juntos y revueltos hacia los placeres del dirty talking. Pero para conocer los top ten, tomad buena nota:

 Estoy (muy, súper, mega según el grado de acaloramiento que se lleve encima) cachond@/mojad@/caliente/perra/verrac@: Esta frase es estándar, tanto si se es novato como si sois el Marqués de Sade del dirty talking, y siempre, siempre, siempre funciona.

 Me encanta que me (beses, chupes, toques, acaricies, beses, comas) mi (lugar del cuerpo a la que se ha de prestar especial atención como genitales, pezones, piernas, culo, ombligo, pechito, etc.): Ideal para crear intimidad y que el ambiente vaya in crescendo.

• Insultos: Las palabras malsonantes del tipo perra, zorra, cerdito, cabrón, hijo de puta son bienvenidas, pero a la vez puede ser sumamente peligrosas, más que nada porque pueden cortar el buen rollito y joder el momento, en el peor de los casos para siempre. Permitidme por ello que os sugiera que negociéis estos términos previamente a la sesión. Como soltéis un perra cuando no toca podéis cagarla, pero bien. Dar por hecho ciertas cosas, también.

• El tono de voz y el cómo se dicen las cosas es altamente importante y la voz ha de modularse según la ocasión. No podemos ordenarle al otro “arráncame las bragas y cómeme entera” como quien llama a Movistar. Un poquito de actitud, por favor.

• Oh pon-aquí-su-nombre, oh, Cómo me pones pon-aquí-su-nombre, cómo me pones: Muy básico pero no falla.

• Que parte del dirty talking gire en torno a echarse unos jajas mola, pero no nos pasemos de graciosos que esto no es el festival del humor. Aquí hemos venido a follar.

 Me encanta tu pon-aquí-lo-que-te-encanta-del-otro: Hacer cumplidos acerca de su cuerpo o desempeño será excitante. Es de buena educación y saber estar reconocer las bondades y el buen hacer del otro.

Decir guarradas no es igual a narrar lo que va aconteciendo. Lo siento, pero tampoco es el momento para marcarse un monólogo sexual.

•Para calentarles a ellos: La tienes tan (dura, grande, colosal). Halagar su pene diciendo lo grande o lo duro que es (casi) siempre es un éxito garantizado.

 Y el básico hazmelo/fóllame (duro, fuerte, pero ya, ahora mismo) de toda la vida: Vale para todos los sexos y apenas salgan estas palabras por la boca, daos todos por follados.

En definitiva se trata de hablar sinceramente sobre lo que siente de verdad. Si nos inventamos y decimos guarradas por decir probablemente en lugar de caldear el ambiente lo que haremos es el ridículo. Eso sí, no os cortéis y expresad vuestros deseos con todo lujo de detalles. Si quieres que te ponga a cuatro patas, díselo. Si lo que te apetece es que te enseñe el culo, házselo saber. Si te vuelve loca que te lama los pezones o te coma las tetas, coméntale sin pudor. O que ella se quite las bragas, se toque y se corra para ti. Hablad por esa boquita.

Un poco de dirty talking y que se corra la voz.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Ora, el juguete sexual que simula sexo oral

Querid@s,

¡Qué ilusión más grande me ha hecho recibir hoy el correo! La famosa marca de juguetes sexuales LELO me ha regalado el último grito (literalmente) en sexo oral artificial. Ya tengo en mi poder Ora, un elegante simulador de sexo oral creado galardonado con prestigiosos premios internacionales. No es para menos.

Con un cabezal rotatorio más grande situado bajo una suave capa de silicona, Ora ofrece largas y seductoras rotaciones e intensas pulsaciones sobre y alrededor del clítoris. Este hermoso juguete está dotado de un mecanismo interior que “rota” y “toca”, recreando los movimientos de la lengua durante el sexo oral. Con un vanguardista diseño de silicona circular y tecnología SenseTouch, Ora le ofrece hasta 10 programas diferentes de estimulación. Puede usarlo en la ducha, la bañera e incluso bajo el mar. Es 100% sumergible.

lelo-ora-midnight_blue-contents.jpg

Ora viene con su cargador, su fundita de satén y un muy útil manual para las usuarias, por si se lían. Está disponible en tres colores (morado, negro y azul), y además se lo enviarán discretamente por su cara bonita (entrega exprés en 3 días). Si se le escoña en algún momento de tanto usarlo, que sepa que tiene 1 año de garantía y otros 10 años de garantía de calidad. Todo esto por menos de 130 euros.

En realidad no es el primer juguete que simula el sexo oral, pero sin duda es el más avanzado en su especie. Yo le recomiendo que se entregue al placer oral más fascinante que pueda imaginar. Ora es, además, muy complaciente con la usuaria. Casi tanto como las lenguas más dedicadas.

¿Se acabaron los hombres? No, por Dios. Eso jamás. Pero a falta de lenguas hacendosas y dispuestas, que Ora nos dé placer.

Pruébelo, le va a gustar.

Que follen mucho y mejor.

La playlist de las mejores canciones que hablan de sexo oral

Querid@s,

El sexo vende, y eso lo saben hasta los chinos. Desde tiempos inmemoriales existe un deseo implacable de compositores y cantantes de hablar entre líneas o en plan deslenguado sobre el sexo y los benditos placeres venéreos. Es como si en sus letras se acurrucaran secretamente en lujuriosas bacanales o esa intimidad en la que los amantes se revuelcan afanosamente.

No es 14 de febrero y seguramente tampoco sea su aniversario – ni falta que hace-, pero hoy, un domingo cualquiera de un mes cualquiera, mi deseo es regalarles esta deliciosa playlist. He seleccionado algunos temazos que ya conocía y me he puesto a escuchar otras canciones que hablan alto, claro y sucio del arte de chupar y mamar, esos placeres de lo oral. Así es como he armado esta lista con las canciones que desconocía y que ignoraba que versaban sobre felaciones y cunnilingus por igual. Aquí encontrarán rock, pop, rap, r&b y otras creaciones de los trovadores más románticos que son indudable e inequívocamente sobre esos gustos de final feliz.

Y ahora relájese, sírvase una copa de lo que más le guste, ponga el volumen lo suficientemente alto como para que le moleste al vecino y disfrute de las mejores canciones concebidas para honrar el sexo oral. Chupado, no?

Lil’ Kim insiste como ninguna otra rapera en recibir igualmente. “I don’t want dick tonight/Eat my pussy right”/ “Hoy no quiero polla/Cómeme bien el coño “. También canta “You ain’t lickin’ this, you ain’t stickin’ this”/”Si no me lo chupas, no me la metes”. Y se queda tan ancha. Me encanta.

Aerosmith – Love in an elevator


The Jesus And Mary Chain – Just Like Honey

Missy Elliott – Work It

Bryan Adams – Summer of 69

Kiss – Lick it up

Judas Priest – Eat me alive

Jeffrey Lewis – Chelsea Hotel

Madonna- Like A Prayer 

Lou Reed- Walk on the Wild Side

The Smiths – Reel Around The Fountain

Gotthard – She goes down

Anímense y compartan las muchas canciones que me haya dejado en el tintero.

Que follen mucho y mejor.

¿Es usted hombre y no le gusta que le chupen las pelotas o el pene? ¿Es usted un bicho raro?

Querid@s,

Yo creo que sí, que es raro de cojones, pero es solo mi humilde opinión. Me he puesto manos a la obra en mi particular empresa de hallar la respuesta a esta incógnita. Para ello me he sumergido durante horas en Internet y he encontrado poca o ninguna literatura acerca del dilema que les planteo en el título. Menos mal que he encontrado Forocoches, que además de ser la comunidad online más grande de España con 600.000 usuarios registrados y 200.000 cuentas activas, es el estercolero del ciberespacio donde encontrará lo peor de cada casa. Eso sí, gente sincera. Aquí los trolls foreros gozan de un anonimato tan real que acojona y pone los pelos de punta. Se vierten comentarios descontrolados, de mal gusto, incluso ilegales.

Bajo el titulo “No me gusta que me la chupen”, un tipo que dice llamarse Ninotchka se sincera con los foreros y abre su corazón diciendo:

Es lo que me ha dicho un amigo esta mañana y me he quedado x1000 hay que decir que este chico solo ha tenido una pareja sexual en toda su vida, su actual novia, con la que lleva años.

El caso es que llevo todo el día con esto rondando por la cabeza, no veo nada normal lo de mi amigo, a todos los tíos que conozco les encanta y el dice que es algo que “no le mola”.

Lo escribo aquí porque me han dicho que este foro es un campo de nabos y me interesan las opiniones masculinas, así que por eso os pregunto a vosotros… ¿Es normal lo de mi amigo? ¿Os pasa a alguno de vosotros?

El forero obtiene un vasto compendio de respuestas a su duda. No las he leído todas, pero al pobre le acusan y le dicen de todo: que tiene una novia desastrosa practicando el noble arte de la cetrería, que es raro de pelotas, que las mujeres somos todas unas putas, que lo que pasa es que la novia le deja el nabo como un pantalón de pana, que es gay, que es un troll, que es una chica fea que se hace pasar por hombre, etc… Los menos le apoyan diciéndole que eso de chuparla es algo humillante para la mujer, y le hace sentir vergüenza, o que lo de que te la chupen está sobrevalorado. El comentario #136 cierra diciendo algo no cuadra. Como ven, hay opiniones para todos los  gustos.

Personalmente y basándome en mi experiencia, siempre he creído firmemente que a los hombres en general y a todos en particular les excitaba que les chupen sensualmente y suavemente los huevos, o les laman el pene. También creía firmemente que cuando se le practica sexo oral a un hombre mientras se le mira a los ojos, el deseo se dispara en él al ver la pasión y la complicidad. Creía que era algo único, de lo mejorcito que le podía pasar a uno. Pero parece ser que me equivoco, que no a todos los hombres les va eso del sexo oral.

linda-lovelace-in-deep-throat-1

Linda Lovelace en Garganta Profunda

¿Ustedes se excitan cuando alguien les hace eso? ¿Qué sensaciones sienten?

Algunos hombres, como el supuesto amigo del forero Ninotchka (vamos, el propio Ninotchka) no toleraba (el comentario data de 2008) que le chupasen los testículos, esos sensibles contenedores de amor y de vida. Entiendo que hay que tener cuidado con ellos al aproximarse a esta zona hipersensible a cualquier tocamiento, roce o mordisqueo excesivo, y que en el momento de mamar es mejor no enseñar dientes. Sé que hay que tratarlos con esmerada delicadeza. Nada de chupetones de pelotas que acojonan, nada de tirones como los que se daban en las orejas en los  días de cumpleaños y nada de procurarles succiones salvajes.

Las mamadas no son mucho mejor. A algunos hombres también les incomodan las cosquillitas que producen las mamadas y no ven nada sexy en el acto de meterse las pelotas de uno en la boca. Otros detestan esa mezcla de babas, ruido y la constante amenaza de unos dientes como los de Drácula acechando al pobre capullo.

Creo que lo que ocurre es que lo que no les gusta es que se la coman mal. Es decir, cuando se trata al pene como si fuera uno más, como si estuviéramos ante un ser inerte que ni siente ni padece y le damos un trato impersonal y autómata. Al pene, como a la vagina, hay que tratarlo con mimo, respeto y muchísimo cariño. Por ello la mamada (al igual que el cunnilingus) ha de ser generosa, desinteresada, elaborada con calma y atención; y con muchas ganas de pasarlo bien.

Desde luego, una mamada realizada con desgana pocas veces funciona y no suele terminar en corrida. Tanto en la vida como en el arte de mamar, hay que ponerle corazón y pasión, sino es mejor hacer una paja. Ser descuidada y brutita con los dientes tampoco ayuda. A veces las mujeres (al carecer de polla) no somos conscientes de lo terriblemente sensible que es todo el falo, y nos entregamos tanto a la causa y nos emocionamos tantísimo por tener es polla en nuestro poder, que nos pasamos sin darnos cuenta. Pero digo yo que si no le gusta, mejor dígalo. Que para algo tienen boca.

Que follen mucho y mejor.

Cómo ser las DIOSAS del SEXO ORAL

Querid@s,

Sigo desde hace un tiempo a esta mujer latina que además de controlar mucho sobre sexo, sabe latín. Pensaba en contarles yo misa cómo ser l@s Dios@s del sexo oral, pero prefiero que se lo cuente ella, al menos hoy.

Prepárense que vienen curvas.

Ella es Elsy Reyes, actriz, conductora y comunicadora especialista en Relaciones de Pareja y Sexualidad.

Es creadora y titular del canal de sexualidad en YouTube ‘La Alcoba de Elsy Reyes’ en coproducción con Invent.Play, de Grupo Imagen Excélsior. Desde su inauguración en septiembre de 2014, cuenta ya con más de 250,000 suscriptores y más de 22 millones de reproducciones.

Columnista e Investigadora para la revista Cosmopolitan México y Latinoamérica, y para las revistas españolas ‘Mente Sana’ y ‘Clara’ de RBA Revistas. También ha sido columnista en las revistas Conozca Más,  Marie Claire, Women’s Health, Maxim, Men´s Health , Telehit; entre otras.

Para mí solo hay un secreto, un solo consejo, un truco imbatible. Para una felatio digna de aplausos lo único que hace falta es ponerle pasión, como todo en la vida.

Que follen mucho y mejor.

Durante el embarazo mastúrbese

Queridas,

¿Quién dice que maternidad y masturbación son incompatibles? Pues se equivocan.

La oxitocina, que procede del griego “nacimiento rápido” – se libera durante la excitación sexual y el orgasmo, pero también durante el nacimiento. De tal modo que las hormonas generadas al dar a luz y aquellas que se desatan locamente al mantener relaciones sexuales son del mismo padre y de la misma madre. Por ello no debemos echarnos las manos a la cabeza si durante la recta final de la preñez  una mujer encinta se dedica a masturbarse ella solita. Salvo que el diámetro de la barriga no complique demasiado hasta el simple hecho de introducirse el dedo en la vagina o el omnipresente y ciertamente obsesivo miedo a lastimar al bebé.

Las que no hayan sido mamás nunca no lo saben, pero a muchas mujeres embarazadas les pica el coño más que a las que no nos han hecho un bombo. No sé qué tiene el embarazo que las vuelve locas y la almeja late cual mandíbula batiente. Es así, lo que ocurre es que no todas lo admitirán. No todas reconocerán que su furor uterino está que trina.

1392292442_4973017c7a_z

¿Pero por qué? El argumento capital es que durante la gestación del bebé que, en breve vendrá a sumarse a la población que habita la faz de este mundo que todavía no sé si vale la pena vivir en él o no, la zona pélvica recibe más circulación sanguínea que nunca. Este es el quid de la cuestión y la razón por lo que la vagina y toda la parafernalia genital adjunta es más sensiblera al sexo. Incluso los orgasmos son mucho mejores que los del resto de las mujeres que no llevamos ninguna semillita en nuestro interior.

A esta gozosa situación fisiológica, hay que añadir el no poco molesto panorama de que la barriga va adquiriendo, semana a semana, unas dimensiones cada vez más voluminosas. Con ello, solo pronunciar la palabra sexo seguida de con penetración, se convierte en un acto poco apetecible, una prueba de malabarismo en toda regla, hasta una proeza logística que ríanse de las pirámides de Egipto.

Además ese pensamiento que se les antoja tanto a papá como a mamá cuando se van a poner con el tema, y a uno de los dos le entra el apuro y agobiado espeta como medio echando la bronca A ver si al final le vamos a hacer daño al chiquito. Padres de nuestros tiempos, mamas primerizas, lo de que el bebé pueda salir dañado de un pollazo es un falso mito, como que el semen engorda, que con un beso puede usted quedarse embarazada, o que usted no puede bañarse en los dias de regla o… ¿se morirá?

Entre una cosa y la otra, las madres andan con las hormonas revolucionadísimas y más salidas que el capullo de un preso, por lo que no dudan en entregarse al maravilloso entretenimiento de la autosatisfacción sexual metiéndose el dedo como si no hubiera un mañana. Cuentan los expertos que durante el segundo trimestre de embarazo la frecuencia masturbatoria es cuatro veces mayor de lo habitual, y en el último trimestre llega a multiplicarse por un escandaloso nueve, el numero de las canciones de esta pelicula impagable.

Para aquell@s que sean más partidarios del sexo oral, este también aporta los mismos provechos dilatadores para la vagina.

Y lo mejor de todo es que tanto una práctica como la otra son sanísimas para el cuerpo. Primero porque permite que la madre de la criatura continúe con su vida sexual habitual, aunque no haya pene de por medio. Además relaja la excitación sexual sobrevenida por su estado fisiológico. Para más INRI, los sexólogos parecen estar de acuerdo en que la masturbación manual dilata considerablemente la vagina, beneficio que sin duda vendrá de perlas a la parturienta en el momento de la verdad.

*Algunas han confesado meterse varios (dedos), que hay que ir haciendo espacio.    

Que follen mucho y mejor.

El sexo oral desde el otro lado: ¿En qué pensamos mientras la chupamos?

Querid@s,
Me alimento de facebook y otras redes social para machacar sin descanso a mis amig@s y lanzarles preguntas de índole amorosa y sensual por igual. Cada loco con su tema. La última de mis peticiones ha sido la de fisgonear la vida sexual de mis amistades y que me cuenten (en privado) en que cavilan sus cabecitas mientras se dedican al arte de mamar.

Probablemente lo suyo sería no pensar en absolutamente nada y permanecer – el tiempo que se demore la felación- concentrad@ en lo que se está haciendo y disfrutando del placer que se obtiene de la misma. Pero en muchas ocasiones es inevitable y nuestra mente vuela y se ensimisma en asuntos varios; desde cuestiones meramente cotidianas como esas goteras que siguen incordiando su hogar hasta divagaciones sobre la felación en particular.

¿En qué pensamos mientras la chupamos? Caballeros, dejen de mortificarse y descubran aquí y ahora, si es que sus  inteligencias aún no lo intuían, lo que piensan ellos y ellas mientras se dedican a tan antediluviana práctica sexual. He aquí las respuestas que muy amablemente me han brindado mis amistades. Gracias por mojaros.

madonna

EMPODERAMIENTO: “Cuando estoy con el asunto en la boca me siento la reina del mambo, una Diosa del sexo. Para ellos su polla es lo más y en ese momento la tengo yo en la boca, todita dentro de mí. Yo mando, yo decido qué hacer con ella , cómo y cuándo. Tengo su tesoro entre mis dientes. Cuando la chupo me siento tan poderosa como la reina de Saba, como Helena de Troya. Eso sí, si se porta mal, ¡raca!”.

DIENTES: “Yo me la gozo mucho cuando le hago una mamada a mi novio, pero siempre me da mucho yuyu hacerle daño. Así que me tiro  la mitad de la mamada, sobre todo cuando cojo carrerilla, concentrada en no hacerle daño con los dientes. Una vez me pasé de intensa y le hice una avería, pobre. Desde entonces voy con mucho cuidado y a veces mi novio se ríe recordando cuando me mira mientras se la chupo y parece que no tenga dentadura de lo que escondo los dientes.”

QUE NO HUELA MAL POR FAVOR QUE NO LE HUELA: “No tengo pareja y me gusta mucho el sexo oral. Más que recibirlo, darlo. Algunos se piensan que el coño es un helado. Al no tener pareja estable, nunca sé qué polla me voy a encontrar. Cuando la chupo siempre pienso si olerá mal o no. Me da mucho asco chupar pollas que no huelan a polla. Hay pollas que huelen rematadamente mal. Otras, en cambio, da gusto comérselas. Es muy importante oler bien. Ya se sabe, sin arcada….no hay mamada.”

¿CABALLO GRANDE ANDE O NO ANDE?: “Yo en este sentido me siento muy Samantha, la de Sexo en Nueva York. Lo siento pero a mí los penes me gustan grandes. Más que grandes, enormes, gigantes, a lo Nacho Vidal. ¡Qué gustirrinin! Cuanto más gorda y venosa sea, mejor. Un micropene no sirve para nada, ni siquiera para metértelo en la boca. Es como comerse un minimilk de esos de Frigo de cuando éramos chiquis.”

Y NOS DIERON LAS 10 Y LAS 11…: “Algunos tíos tardan muchísimo en correrse con una mamada. A mí no me motiva especialmente, pero si a ellos les gusta lo hago encantada de la vida. Pero como no me motiva en exceso, cuando veo que tardan en correrse me empiezo a desmotivar e incluso me pongo nerviosa. No quiero dejarles a medias, pero tampoco quiero que se me haga de noche con la mamada y acabar con la mandíbula desencajada. A veces me canso y sólo pido que se corran rapidito y a otra cosa mariposa.”

UN ALMA DEMASIADO SOLIDARIA: “Soy bastante inseguro y aunque me guío por los jadeos, por si me agarra de la cabeza o no, los movimientos, etc…siempre estoy más pendiente de que le guste cómo lo hago que de la mamada propiamente dicha. Sé que no debería, que tengo que relajarme y disfrutar, pero es lo que hay. Pienso demasiado en el otro, aunque casi todos sean unos egoístas. Tengo que  corregirlo porque no me la acabo de gozar del todo. Pienso demasiado en ellos y poco en mí.”

PURO AMOR: “Adoro a mi novio y cuando se trata de sexo, la forma que más me gusta hacérselo ver es haciéndole la mejor mamada de la historia de las mamadas habidas y por haber. Cuando se la lamo, se la chupo y se la como de arriba a abajo es como si me lo estuviera comiendo a él enterito. Como si lo estuviera devorando, comiéndomelo a besos. Incluso llego al orgasmo mientras se la chupo. ¿Eso es un poco raro no? Además de un sexo indescriptible, para mi chupársela es otra forma de expresarle y sentir a la vez lo mucho que le quiero. He dado sexo oral oral a otros chicos, pero nunca con tantas ganas y disfrutándolo tanto como con él.”

QUID PRO QUO: “Yo no me bajo al pilón hasta que me lo coman. Y como toca, no a medias. Es una regla no escrita que tengo cada vez que me voy a la cama con alguien.”

chino
PENSANDO EN MIS COSAS: “A mí se me va la olla mientras estoy haciendo una limpieza de bajos. Me gusta, pero de repente me da por pensar en lo que tengo que hacer mañana. No pienso en los  topicazos de la lista de la compra, pero si que mañana tengo que ir a correr, que tengo que llamar a mi madre sin falta, cosas de este estilo. No sé, me aburro chupándola, no acabo de estar entretenida.”

LA MAMADA NO BASTA: “Soy muy promiscuo y no le hago ascos a nada. Cuando empiezo a chuparla enseguida me paso al ano. Me encanta chuparlo también. Sé que algunas mojigatas pensaran que soy un guarro, pero a mi la mamada se me queda corta. De la polla me paso al culo. Meto el dedo y luego lubrico con la lengua. Y al que no le guste que no mire.”

YO NO ME LO TRAGO: “Cuando llega la cuenta atrás y está apunto  de correrse, me espanta la idea de que se me corra en la boca. ¡Que me avise! Cada uno que haga lo que quiera, por mucho que digan que el semen es bueno. Yo no me lo he tragado nunca ni se han corrido en mi boca y paso de estrenarme.”

¡QUE VOMITO!: “Mi novio tiene un pene que no es normal. Es gigante de verdad, no exagero. Yo se la chupo encantada, pero siempre acabo con la lágrima, más bien el lagrimón de la mamada. Así lo llamo yo. En cuanto me la meto en la boca, no hasta el fondo claro (que me asfixio), me toca casi la campanillas y me entran unas enormes ganas de vomitar. Una gracia. Estamos compenetrados y cada vez está más controlada la cosa, pero tiene que ir despacio porque sino me dan muchas ganas de vomitar. Malditas náuseas, con lo que me gusta a mi todo lo suyo.”

SE ME AMONTONA LA FAENA: “Yo no me la gozo, la verdad es que esto de la mamada no acaba de convencerme. Lo hago porque no me importa, pero lo de chuparla me parece una movida de dimensiones estelares. No hay quien se aclare. Que si los dientes, que si la estoy chupando bien, que si los dientes otra vez, respira no te vayas a ahogar, respira por la nariz, no te atragantes, mírale, pon carita de libidinosa y todo esto atenta no se vaya a correr y el tío no avise.”

PORNO STARS: “Soy bisexual y sé muy bien cómo chuparla y cómo me la tienen que comer. Intento estar siempre muy concentrado en el placer, pero muchas veces, a mitad mamada (dada o recibida), me da por pensar en películas porno o en imitar a las grandes. Stoya, Caprice o mi adorada Sasha Grey que la chupa como nadie. Y en mi exnovia Gloria, que tenía la boca más bonita que he visto en mi vida. Pensar en todas ellas me pone muchísimo.”

Y ustedes, ¿en qué piensan mientras a tan suculenta experiencia?

Que follen mucho y mejor

¿Prohíbe la Biblia el placer sexual?

Querid@s,

¿Prohíbe la Biblia el placer sexual?

Salvo que estén casados por la Iglesia, lamento decirles que sí. Los únicos que pueden gozar del placer sexual y no ser catalogados como viles pecadores son los casados. Por la Iglesia, como es lógico. Igualmente espero que tampoco les importe demasiado y continúen haciendo lo que acostumbran.

La Biblia dice: “Que el matrimonio sea honorable entre todos, y el lecho conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros” (Hebreos 13:4). Junto con todo lo que son para la Biblia ejemplos de inmoralidad sexual, las relaciones prematrimoniales son condenadas reiteradamente en las escrituras sagradas. La Biblia promueve la abstinencia antes del matrimonio, y pasarse esta norma por el forro de sus partes pudientes es tan malo como cualquier otra forma de inmoralidad sexual. Por su parte el catecismo de la Iglesia católica define y explica estas infamias de grave asunto sexual; a saber, la pornografía, la prostitución, la lujuria, la masturbación, los actos homosexuales, los anticonceptivos, el adulterio y el divorcio. Pecados todos ellos mortales que hacen de nuestra alma un alma impura y  pecadora, y nos alejan de Dios. Tampoco vale si a usted le ha casado en civil matrimonio un funcionario cualquiera o si mantiene usted una relación de hecho. Con estas uniones alternativas no va usted a ninguna parte. Ni falta que le hace.

Resumiendo, la teoría que viene a defender la Iglesia es bien sencilla; Dios diseñó el sexo como una práctica agradable exclusivamente reconocida a un hombre y una mujer casados. No olvidemos, sin embargo, que la finalidad primaria del sexo no es el placer, sino más bien la reproducción. La doctrina católica reitera que vida humana y sexualidad son inseparables, una unión sagrada. El catecismo cita literalmente (2351) que la lujuria es un deseo o un goce desordenados del placer venéreo. El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades de procreación y de uniónAsí pues, un@ puede disfrutar el placer sexual siempre y cuando tenga como objetivo traer al mundo una bonita descendencia.

biblia

Aunque ni siquiera dentro de los límites del matrimonio cualquier práctica está autorizada por las autoridades eclesiásticas. Las felaciones tampoco valen. El catecismo, compendio de la fe eclesial, no menciona en ningún momento la fellatio, no desciende a esos detalles. Del cunnilingus ni hablar, parece que ningún escrito sagrado concebía que una mujer se le permitiera obtener placer a través del sexo oral que su esposo le practicara. Una vez más, #micromachismo. Más bien, #maximachixmo. Ne se me ocurre mejor manera de aleccionar a la Humanidad que tergiversando un instinto tan primitivo y primigenio como la sexualidad humana tiñéndolo de preceptos machistas, entre otras lindeces.

Machismos aparte…según la moral oficial católica, la fellatio no se concibe ni dentro ni fuera del matrimonio; porque no hay reproducción posible. Por lo tanto, si usted es un@ felador@ fuera de esta institución se convertirá a los ojos de la Iglesia y los moralistas en un flagrante adúltero. Para avance de la Iglesia (aunque microscópico), la mayoría de los teólogos moralistas actuales consideran el sexo oral un comportamiento lícito dentro del matrimonio y un adulterio fuera de él. Igualmente ocurre con el arte de follar por detrás. Al ser imposible la reproducción vía penetración anal, esta práctica sexual queda inmediatamente condenada.

Rumorean los ambientes eclesiásticos que Dios no declaró ilegal el sexo fuera del matrimonio para quitarnos a sus semejantes el placer, sino para protegernos de embarazos no deseados y de niños nacidos de padres que no los desean o no están preparados para esta vital experiencia. Me pregunto y les pregunto si acaso un matrimonio no es susceptible de estas circunstancias.

¿Y si uno no cree en el matrimonio?

¿Y si a uno le pica y no tiene marido o mujer que le rasque?

¿Y si les sobran los motivos para quererse y también para casarse frente a un altar?

Mojarse las ganas en el café parece ser la única norma de conducta que impone Dios para no pecar cuando se trata de sexo antes y fuera del matrimonio. Los escritos, la Biblia y los sermones aparecen inundados de esta terminología ominosa. A los sacerdotes, cardenales, obispos y monjas se les inunda la boca hablando de fornicaciones, sexo oral, onanismo, placeres venéreos. No se pasen ustedes que igual les da por excitarse y empezar a cometer barbaridades infames. Y luego esos mismos predicadores pecaminizan todo lo que representa el sexo fuera del santo matrimonio.

article-2321132-19AC6C50000005DC-247_634x828

Escena del Vídeoclip The Next Day (David Bowie)

¿Qué opinan ustedes de todo esto?

Yo opino que Dios no dijo tanto, se me antoja que la Iglesia ha hecho y sigue haciendo de su capa un sayo y que no tienen derecho ni sabiduría para aleccionarnos sobre sexo, ni fuera ni dentro del matrimonio que un@ tenga a bien contraer o dejar de contraer. Hay que predicar con el ejemplo y dentro de la Iglesia, hay más de uno que mantiene relaciones sexuales, consentidas y forzadas. Y no con su desposada esposa precisamente. Por mucho que uno esté casado con Dios. Y por la Iglesia.

Que follen mucho y mejor.