Archivo de la categoría ‘penetración’

Amiga, si quieres probar la doble penetración, ficha estos consejos

Hola mamá, bienvenida al artículo del que nunca quiero que hablemos en persona. Así que haremos lo siguiente, tú lo lees pero finges que nunca lo has hecho.

Saludos a mi progenitora aparte, te preguntarás por qué he tardado tanto en abordar este tema. Y la respuesta es muy sencilla: porque no estaba preparada.

Si ya tener un pene o un juguete se me antojaba bastante exigente a nivel de atención (y rendimiento), ni te cuento multiplicar la cifra por dos.

PEXELS

Pero aquí me tienes, lista para contarte mi experiencia después del salir del paso muy (pero que muy) satisfecha.

Quiero empezar dejando claro que la doble penetración a la que me refiero es con un juguete y un pene, el trío demoniaco todavía no ha llegado a mi vida y prefiero escribirte de lo que sé.

¿Había pasado alguna vez por mi cabeza la idea de probar las sensaciones de tener mis dos orificios con el cartel de ‘Completo’? Sí. ¿La había llegado a ejecutar? No.

Es la historia de siempre, todo tiene su momento y en mi caso fue cuando sentí que tenía confianza con la otra persona como para ponerlo en práctica.

Hacerlo en casa, a tu aire, con todo el tiempo por delante es muy sencillo. Tanto que vas a querer repetir.

Empieza seleccionando el juguete. Si es un dildo, su destino será la vagina, si es un plug, bolas tailandesas o dildo anal, va por detrás. Aquí es importante que el diseño no interfiera con el otro agujero.

Por ejemplo, los juguetes con curvas o ángulos -que pueden llegar a cubrir el orificio-, son más complicados de usar al mismo tiempo.

Requieren que tengas que estar constantemente sujetándolos con la mano para que no se salgan (aquí habla la voz de la experiencia).

Empieza dedicándole un buen rato al calentamiento acompañándolo de lubricante. Mucho.

En serio, no escatimes en esto, es la diferencia entre gozarlo o que la experiencia sea un suplicio. Si se te acaba y tienes que pedirte un bote de 2 litros por Navidad hazlo, no te vas a arrepentir.

Con tu entrepierna más distendida y el clítoris al borde del shock eléctrico, es la hora de entrar en faena. ‘Faena’ eres tú, claro.

Mi consejo es que empieces por el ano, ya que suele llevar más tiempo. Una vez esté metido el juguete o el pene, puedes dedicarte a la vagina tranquilamente.

No te olvides de usar protección siempre que se trate de introducirte a alguien. El juguete, en cambio, puedes meterlo tal cual. Eso sí, asegúrate de que está limpio. No queremos sustos ni infecciones de repente.

Te puede interesar: ¿Se pueden intercambiar de orificio los dildos vaginales y los juguetes anales?

Ahora encuentra una buena postura que te sea cómoda. Puedes empezar tumbada bocarriba con las piernas flexionadas o a cuatro patas, para colocar los juguetes, y luego ir cambiando amoldándote a tu pareja.

Procura que el juguete que utilices se mantenga en su sitio o tenga algún tipo de vibración, para no tener que estar pendiente de moverlo.

Eso os dará más libertad de movimientos y conseguiréis centraros solo en el disfrute.

Nada de experimentar con los juguetes o el pene por el otro orificio. Tratándose del ano, todo lo que salga de ahí va a tener bacterias, así que evita los intercambios.

Con la doble penetración, mentalízate de que no va a ser todo color de rosa. Puede que salga marrón en algún momento.

Normalidad ante todo. Ambos sabéis cómo funciona un ano, ten papel higiénico cerca y listo.

Y para terminar, permítete un poco de after care sexual. Mimos, abrazos, una buena dosis de arrumacos hacen que te sientas el doble de conectada además del doble de penetrada.

Duquesa Doslabios.
(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).