BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Entradas etiquetadas como ‘relaciones-sexuales’

De sexo y de despedidas

Querid@s,

Esta es la última vez que os escribo. Pero afortunadamente este blog no termina conmigo, en breve una nueva capitana tomará el mando de esta nave para seguir surcando vuestros instintos más bajos y avivando vuestras pasiones. Al  menos, eso es lo que intentamos.

Mientras fluyen estas lineas buceo en el baúl de los recuerdos y no puedo evitar ponerme nostálgica. Qué le voy a hacer, en el fondo soy una romántica demasiado sentimental. Y es que llevamos casi dos años juntos y más de 275 posts escritos. Ha sido un verdadero lujo y un no sé si merecido privilegio escribir día sí día no para este incendiario blog bajo el abrigo de una casa tan prestigiosa y amiga como 20 minutos. Al margen de las diferencias que hayamos podido tener a lo largo de esta inquietante andadura, espero haberos sido de ayuda, tal vez inspiración. Me conformo con haberes encendido cuando afuera acechaba el frío, acaso alegrado el rato o cabreado hasta lo imposible. El caso es no haberos dejado indiferentes nunca.

En esta lujuriosa travesía lo mejor de toda esta experiencia han sido vuestros comentarios. Unos más amigables que otros, convendréis. Tras cada post he esperado como agua de mayo vuestras variopintas aportaciones. Para aprender, para inspirarme, para conoceros mejor, hasta para reírme a carcajadas con algunas de vuestras ingeniosas salidas. Gracias de corazón por vuestro granito de arena que hace posible que este blog siga vivo. Os doy mi palabra de que leí todas y cada de vuestras aportaciones, agradeciendo siempre las críticas constructivas y, por qué no decirlo, obviando las faltas de respeto, especialmente hacia las mujeres (que no han sido pocas). Feminista sí, feminazi no, por aquello de disipar posibles dudas.

Recordad que este es y siempre será un blog de sexo, por si algún lector despistado aterriza accidentalmente en él. No hallaréis más que asuntos de sexo, amor y otras desventuras. Y ya sabéis, al que no le guste que no mire (lea en este caso). Por si las moscas, me despido antes de que os canséis de mí y me abandonéis por otra. Me voy pero sigo creyendo firmemente en el milagro que es enamorarse, en lo sublime de estremecer por una mano tocando una piel ansiosa, el poder de una lengua húmeda en otra boca deseosa. Sigo creyendo que para entrar en el cielo no es preciso morir, porque yo lo he visto después de morir en los brazos de otro. Sigo creyendo en el dulce dolor de la petite morte después de un sexo apasionado o modesto.

Y antes de despedirme para siempre brindemos juntos.

Brindemos porque las batallas venideras sean cuerpo a cuerpo en una cama aún por deshacer. Porque los únicos mutilados sean los prejuicios y las prohibiciones. Porque se envíen más misiles en forma de epístolas de amor. Porque las únicas bombas que exploten sean las que estallan bajo la piel. La tuya y la mía, dónde quiera que estés. Porque tú me enciendas y yo te ponga por los siglos de los siglos. Amen.

Brindemos porque nunca dejemos de bailar. Porque esa diosa llamada música nunca deje de sonar. Porque no nos dejemos nada el tintero, ni respiremos la vida a medio pulmón. Porque no pasemos por este mundo sin pena ni gloria. Porque no nos dejemos besos por dar, ni polvos por echar. Porque sigamos amando, haciendo el amor y follando. Porque a veces sí, y a veces no. Porque nos hechicen, si viene de la persona adecuada.

Brindemos por esos hombres que nos ponen con los tacones mirando pal techo y por esas mujeres que son el veneno para el que, quién sabe, tú eres el antídoto.

No sé por cuánto tiempo me recordaréis. Sólo espero que sigáis dejándoos caer por estos lares y deis una calurosa y tierna bienvenida a la nueva Liliht, Lilih. La primera mujer de la Historia, que no os engañen. Tratadla con cariño y mimo, os lo ruego. Si ya me echáis de menos y os apetece seguir leyéndome en otra clave, me encontraréis semanalmente a partir de octubre en mi otro blog, Pepita La Nuit. No apto para machistas, especialmente dirigido a mis chicas molonas. Desde este (otro) rincón canalla, romántico, un tanto sin vergüenza, os hablará Pepita La Nuit, una hombreriega de alto voltaje a la que le gusta coquetear y comerse la noche en busca de una nueva historia de sexo para compartir con vosotros.

Hasta siempre y no os olvidéis de lo más importante de todo…

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Amores de verano

Querid@s,

Os animo a que repaséis vuestra vida y recordéis los amores de verano que tuvisteis. Todos, casi todos, hemos enamorado a alguien en verano y nos hemos vuelto locos de amor por alguien al que quizás, jamás volvimos a ver. El sol, los días largos, el tiempo libre y las noches en el chiringuito hacen que en verano todo se magnifique, resultando en un cóctel molotov hormonal que puede hacer de vuestro verano una auténtica revolución sexual. Una especie de viaje de vuelta a los años de nuestra adolescencia.

Dos enamorados en Verano en Lousiana

Los amores de verano son como los viajes, como las vacaciones y las escapadas a cualquier otra parte. Amores de verano, amantes pasajeros, amores fugaces. Siempre se viven intensamente, más que cualquier otro amor. ¿Por qué? Sabemos que tienen fecha de caducidad y como mucho duran lo que dura el verano. Pero nada de dramas, ya sabemos que en este época del año todo se magnifica. Llego un poco tarde, así que aplicaros el cuento el próximo año.

Para una canícula más calurosa (y azul), buscaos un amor de verano. Eso sí,

1. Que le guste bailar

Si hay baile de por medio, el rollete de verano dará mucho de sí. Imaginaos, sobre todo vosotras, que os lanzan por los aires cual zeppelin. ¿Cómo será este amante bajo las sábanas? Siempre he pensado que el baile es el reflejo vertical de cómo uno se comporta horizontalmente en la cama. Así que, a darlo todo en la pista de baile.

2. Discreción por favor

La discreción es importante. Por muchos vientos que bebáis por vuestro pille, no es preciso gritarlo a los cuatro vientos, que ya no tenemos quince años.

3. Donde comen dos comen tres

Si el vuestro es un apetito sexual insaciable y no os basta con montároslo con un solo amor, ya sabéis que donde comen dos, comen tres. Viciosill@ que os van los tríos, contad conmigo.

4. Probar la otra acera

Siempre he pensado que todos tenemos un lado homosexual, otra cosa es que queramos descubrirlo o no. Si os apetece descubrir vuestro otro lado, el verano puede ser un buen momento para aclararte las ideas.

5. De dos en dos

Para las almas, mentes y cuerpos inquietos y deseosos, quizás queráis saborear más de un amor de verano. Gestionar más de un amor a la vez no es tarea fácil, porque se nos amontona la faena y los polvos.  Pendonear con más de un amor durante el mismo verano puede ser peligroso. Como os pillen, se os puede acabar el chollo.

6. Algo más que sexo

No en todos los amores de verano tiene que haber sexo. Hay algo que a veces es mucho mejor, pero que no siempre hay: feeling, esa química especial, ese yo que sé que qué se yo. Disfrutad del momento y tened un orgasmo mental, a veces son mejores que los físicos.

Vivid el verano (o lo que queda de él) y salid por ahí, no vaya a ser que se os escape el amor del verano y tengáis que esperar hasta el año que viene para tener un affaire estival. No os enamoréis de vuestro amor de verano. O sí, ¿quién soy yo para deciros nada? Pero normalmente estas historias tienen muchas posibilidades de ser algo temporal. La mayoría no sobrevive y como mucho la historia dura hasta septiembre. Yo os diría que disfrutéis mientras podáis porque siempre llegará el momento de decir adiós. Un año más, el final del verano llegó… y vuelta a empezar.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

¿Cuáles son las comunidades en donde más sexo se practica?

Querid@s,

Antes de abordar la pregunta que sirve de título a este post, contestadme por favor. ¿Con qué frecuencia practicáis sexo? Según un estudio de hábitos saludables realizado por Salud Envidiable, el 31% de los españoles practica sexo varias veces por semana. Sólo un tímido 4% reconoce tener sexo todos los días, mientras que el 16% de la población afirma que practica la abstinencia sexual, lo que no tengo muy claro es si por obligación o por decisión propia. El resto de la población dedica una sesión semanal a retozar en la intimidad de la alcoba (21%), un 17% con menos libido se conforma con 2 o 3 ocasiones al mes, mientras que el restante 11%  dedica una única sesión al mes.

El sexo, además de protegernos de patologías tan dispares como las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis o la demencia, es una de las cosas que más gusta. Ahora sí, ¿Cuáles son las comunidades más folladoras?

Las comunidades más libidinosas son las que se encuentran cerca nuestros mares como las Islas Canarias, Murcia, Cantabria y Andalucía. No hay nada como follar con la sal en la boca y la arena en la piel. En general, en el sur se practica más sexo que en las regiones del norte de España. Va a ser que la Carrá tenía razón y para hacer bien el amor hay que venir al Sur porque los andaluces se consolidan como los amantes con más actividad sexual.

La Comunidad en la que más malita está la cosa del follar es Islas Baleares, donde muchos afirman no comerse ni una rosca. En las comunidades norteñas, como La Rioja y mi adorado País Vasco, la actividad sexual es escasa. El 25% de los vascos hace el amor una vez a la semana y el 22% asegura no tener sexo nunca. Al menos, son francos. En cambio, los vecinos cántabros ostentan el titulo de los más folladores. Más del 10% afirma tener sexo a diario y más del 40% varias veces por semana.

A pesar del escaso habito copulador de Euskadi, mis esperanzas folladoras están en Bilbao, ciudad que amo más que la tierra que me vio nacer y donde quiero vivir y morir. Aunque soy testigo de que en Bilbao no hay quien folle, lo he sufrido en mis propias carnes, asumo esta realidad con estoicismo. Insistiré. Resistiré vigorosa, dinámica.

A follar a follar que el mundo se va acabar.

Este verano… ¿sé infiel y no mires con quién?

Querid@s,

Las vacaciones de verano son una época propicia para cometer infidelidades. Sé infiel y no mires con quién, pensarán los más adúlteros. No sólo porque la temperatura del termómetro alcanza sus máximas cotas en estos meses y vemos más pieles al desnudo, sino porque el cambio del domicilio habitual, la transformación radical de las costumbres y el ambiente relajado de las vacaciones incitan a cometer esos deslices que durante el resto del año o no surgen o se reprimen. Vamos, que estamos más predispuestos a tener una aventura, según datos rescatados de una encuesta realizada por la web de contactos extra matrimoniales Victoria Millán.

La encuesta realizada a 4.200 usuarios del portal de citas online indica que el 72% de los infieles ha estado esperando la llegada del verano como agua de mayo para tener una aventura. Además, el 29% de las mujeres y 36% de los hombres están molestos con la pareja y por ende más predispuestos a ser infieles debido a la falta de sexo con su pareja estable. La falta de comunicación, las obligaciones del día a día y las continuas desilusiones también ostentan su parcela culposa en la tarta de la infidelidad.

Tampoco nos olvidemos que durante el año las parejas pasan más tiempo en el trabajo que viviendo juntos. Y de pronto, llegan las vacaciones que los llevan a convivir las 24 horas. En el caso de las pareja que no se llevan demasiado bien, la incapacidad de adaptarse a esta nueva intimidad, no siempre gustosa, suele desembocar en que los infieles se desfoguen fuera del del matrimonio y vivan una aventura alevosa.

Infiel

El motivo principal de ser infiel para la mayoría de los hombres sondeados es la insatisfacción sexual. Le sigue el sentimiento de asfixia provocado por la presión de sus parejas (23,40%). En el caso de ellas, las peleas las conducen a ser infieles (19,30%). Además y para mi sorpresa (no sé vosotros), el 54% de las mujeres que tienen una doble vida, preferirían pasar más tiempo con su amante que con su pareja.

¿Y vosotros qué?

El final del verano lo tenemos a la vuelta de la esquina, así que si sois de los infieles, espabilad.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Sobre las parejas y cómo duermen

Querid@s,

Hace no mucho hablamos sobre las posiciones en las que nos abrazamos al sueño de Morfeo y de cómo cada una de las posturas constituye un indicador, no sé si fiable 100%, de cómo somos en la cama. Al igual que las posturas individuales reflejan nuestra sexualidad, la postura en que las parejas concilian el sueño refleja pormenores de su relación. La forma en que nuestros cuerpo se mueven y oscilan para unirse o separare del de la pareja puede sugerir el grado de confianza y conexión que cada uno mantiene con el otro.

Olvídate de mí

En este breve compendio no están todas las que son, pero sí son todas las que están.

Pretzel

Hay parejas que están tan conectadas, tan unidas, tan enredadas, tan acopladas que incluso durante el sueño se envuelven completamente el uno con el otro con brazos y piernas, y parecen fundirse en un solo ser. Esta posición es muy común en las parejas jóvenes o que llevan poco tiempo juntos, pero también se da en parejas más estables.

Cada uno por su lado

Esto ocurre cuando los dos deciden ubicarse en los lados opuestos de la cama, sin mirarse y sin tener contacto físico. Aunque para más de uno esto es un mal indicador, no lo es en absoluto. Quienes duermen de esta manera suelen tener seguridad en sí mismos y alta confianza en la pareja, además de una mayor independencia. Suele darse especialmente en noches calurosas. Por mucho que dos se quieran, esas noches de calor en las que se superan 30 graditos se llevan mejor si corre el aire entre los dos cuerpos.

El abrazo de Luna de Miel

Esta posición ocurre cuando los amantes se desean y se aman tantísimo que ni siquiera puede perderse de vista mientras duermen y necesitan mirarse a los ojos incluso durante el sueño.

La cucharita

Básicamente consiste en que ambos duermen pegados, acurrucados uno detrás del otro y en posición fetal. Demuestra que hay mucha sexualidad en la pareja y sentimiento de seguridad en la relación. Cuando el hombre rodea a la mujer significa que le gusta ser el protector. Si es al revés y éste mira hacia el otro lado de la cama puede revelar que ella depende de él.

El abrazo en V

Ocurre cuando las parejas duermen cada uno a un lado de la cama, sin enfrentarse y sólo con sus espaldas chocándose. Esta posición demuestra confianza y al mismo tiempo la habilidad y deseo de ser independientes. En este abrazo la pareja demuestra tener confianza porque se tocan. Quieren permanecer sexualmente conectados, pero necesitan su espacio.

El abrazo real

En esta postura uno de los dos miembros de la pareja se recuesta sobre la espalda, mientras que el otro se acurruca sobre su pecho u hombro. Quien mira hacia arriba demuestra confianza y auto-seguridad.

El abrazo de pies o piernas

En esta postura, sólo los pies o las piernas de la pareja se tocan. Generalmente se adopta después de varios años de matrimonio, cuando él y ella quieren su espacio, pero todavía desean conectarse. También suele darse después de una pelea de pareja.

¿Cuál es la vuestra?

¡A follar a follar que el mundo se va a acabar!

15 menores contraen la rabia tras practicar zoofilia con una burra

Querid@s,

¡Cómo esta el mundo Facundo! Quince niños y adolescentes marroquíes de entre siete y quince años han contraído la rabia por practicar sexo con una burra contagiada con la enfermedadEl insólito caso ocurrió la pasada semana en la localidad agrícola de Mechra Belqasiri, entre Rabat y Tánger, según ha publicado el portal LeSiteInfo. El grupo de jóvenes acudió al hospital para tratarse de unos síntomas que resultaron ser los de la rabia. Finalmente admitieron que el animal no les había mordido, sino que se habían contagiado tras practicar sexo con la burra, ignorando que ésta estaba infectada.

El macabro suceso ha conmocionado a la localidad y ha despertado una profunda vergüenza en las familias directamente afectadas. El propietario del animal, harto de los cotilleos del pueblo, ha terminado sacrificando a la burra. Por su parte, las autoridades locales han alertado a la población del caso para que se vacunen todas aquellas personas que se hayan acercado (conocido sexualmente) al animal y han iniciado un operativo para prevenir conductas similares en la zona.

Personalmente me preocupa enormemente que a edades tan tempranas una persona ya sea capaz de cometer un acto tan atroz. Vale que en poblaciones tan remotas y aisladas como Mechra Belsqui es muy probable que la interacción entre hombres y mujeres sea complicada, teniendo en cuanto además los preceptos de la religión musulmana. Pero de ahí a acabar practicando sexo con una burra hay mucho trecho. Como siempre, la base del problema es una pésima o nula educación sexual y una religión opresora que considera más lícito en el hombre practicar sexo con una burra que mantener relaciones sexuales con una mujer antes del matrimonio. Tampoco olvidemos que a los menores, además de violar al animal, no se les ocurrió protegerse con un preservativo.
El sexo ha de ser siempre consentido, consensuado y protegido. Y por su puesto, con seres de nuestra misma especie. Todo lo demás es una absoluta degeneración del ser humano.

3 consejos sexuales para un verano de lo más calentito

Querid@s,

El verano ya llegó (hace un buen rato, lo sé) y la fiesta comenzó. El ambiente está que arde y no sé si será porque sube la temperatura o porque todos y todas andamos con las hormonas revolucionadísimas, o porque nuestro corazón, ahora que brilla el sol, está más abierto al amor o simplemente a un revolcón. El verano es un campo abonado para el vicio, historias de sexo desenfrenado, cuentos de amor y episodios de liberación de las bajas pasiones. Es tiempo de dejarse llevar y dejarse hacer. Y todo al ritmo de la mejor música y las canciones del verano. Bueno, dejémoslo en al ritmo de las canciones del verano.

Para un verano aún más calentito, tomad buena nota de estos tres consejos sexuales.

!Fresquíbiris!

Qué duda cabe que la canícula es el momento ideal para disfrutar de experiencias sexuales más satisfactorias, más calmadas y de mayor calidad. Pero hace tanto calor que en pocos minutos vuestros cuerpos naufragan en  un charco de sudor. ¿Qué necesidad de pasarlo mal teniendo tanta agua rodeando la península? Si estáis en el interior, las piscinas también valen, incluso la charca, cualquier masa de agua viene de lujo para disfrutar de un placer sexual de lo más refrescante.

Abrid el grifo, la manguera o lanzaros al agua, y sentíos como pez en el agua. Porque los peces también follan.

Un poquito de improvisación por favor.

Como cantaba el galán de Julio Iglesias, quererse no tiene horario ni fecha en el calendario, así que improvisad. Ahora que estamos de vacaciones, además de tumbarse al sol y no hacer nada, es el momento ideal para tener relaciones sexuales cuando nos apetezca. Ya no hay prisas para ir al trabajo o llevar a la prole al colegio, así que no os hagáis los longuis y daros un meneo. No se trata de que os convirtáis en pulpos este verano, simplemente aprovechad el tiempo libre para echar ese polvo mañanero tan recomendado por la OMS que no hay manera de echar porque siempre andáis con prisas, o ese de después de comer, porque o nunca coméis en casa o  os tenéis que ir volando de vuelta al trabajo.

¡En la cama no!

Al menos, no la de siempre. Por aquello de echarle un poco de picante a la salsa, sería una excelente idea hacerlo en un sitio que no fuera la cama. La terraza, la hamaca, la piscina de la urbanización (está claro que de noche, cuando los niños están durmiendo y no hay moros en la costa). Si estáis en alguna ciudad exótica, o al menos en cama ajena, el polvo en ese lecho también es una buena opción.

Sexo sin amor

No dudo que os améis y que os deseéis todavía más que cuando os enamorasteis, pero a veces, es mejor tener sexo sin sentimientos, vamos follar sin amor. El amor y el sexo son dos planos diferentes que a veces se cruzan; mi  propuesta para estos días de agosto es que probéis sexo sucio, pero que muy sucio, y ya os volveréis a querer mañana.

¡A follar a follar que el mundo se va a acabar!

Sexo de reconciliación: ¿Por qué los polvos post bronca son los mejores?

Querid@s,

¿Acaso el sexo de reconciliación no es la bomba? ¿Por qué los polvos post bronca, junto con los últimos, son los mejores?

Seguro que os ha ocurrido en alguna ocasión: El ambiente huele a bronca total, inminente. Él está echando mano de su potente memoria fotográfica y se está dedicando con precisión de relojero a ventilar todos y cada uno de los trapos sucios de los 90 que ya no vienen ni a cuento. Ella, compungida y a puntito de perder los estribos, ya parece un caballo desbocado, se encuentra en el dilema de abofetear al churri o coger el montante y largarse. Hasta que de repente se produce un cortocircuito. ¿La Tierra ha dejado de girar por unos segundos y cambia de órbita. En la habitación de la discordia la tortilla da la vuelta, cambian las tornas y el melodrama se torna en una apasionada secuencia declarando el alto al fuego. Esos dos que hace nada jugaban a ser los Rose pasan de tirarse los trastos a la cabeza a comerse la boca locamente, chuparse enteros, lamerse los cuerpos, rasgarse las vestiduras y lanzarse al lecho conyugal (quien dice lecho dice sofá, alfombra o lavadora) para protagonizar, sino una porno, una escena no apta para menores de edad. Vamos, un polvo de padre y muy señor mío.

Cuenta la leyenda que lo mejor de las broncas es cuando se alcanza la tregua, se entierra el hacha de guerra y se procede al polvo de reconciliación. Durante estos episodios post bronca la adrenalina corre por las venas y el final de la historia termina escribiéndose irremediablemente entre sábanas que acaban más revueltas que nunca.

Biopsicología de la emoción

La respuesta está en la biopsicología de la emoción. Esta ciencia explica las razones por las que disfrutamos de forma especial de los encuentros sexuales tras una riña. Las emociones son un fenómeno dinámico y altamente contagioso que se propagan fácilmente entre individuos. En la pareja sucede de forma mucho más intensa. Por eso no es extraño que en el terreno sexual, tras una bronca (liviana o monumental), ese contagio responda además a lo que se conoce como el paradigma de la transferencia de excitación.

Dolf Zillman contaba en los años 70 que “La excitación residual de una excitación previa se une a la excitación generada por la nueva excitación y atribuimos por defecto su causa a los acontecimientos del presente cuando realmente están en el pasado”. ¿Mande? Lo que este buen hombre (y tremendamente sabio) intenta explicar con su enrevesado lenguaje es que la razón de que vuestros polvos post bonca sean tan tremendos está en la excitación causada por el enfado previo.

No siempre vale

A través del sexo se sublima la agresión. Ciertísimo. Pero si no existen besos y ternura, el pifostio, el problema base vamos, no se solventa y el sexo no termina arreglando nada. Esta creencia popular que sostiene que todos los problemas se solucionan en la cama provoca que no pocas parejas dejen para mañana la resolución de sus malos rollos. Con esta postergación infinita de los conflictos de la pareja para un porvenir que jamás llega, el sexo se convierte en una terapia contraproducente. Hay que hablar, la comunicación es básica y no me cansaré de decirlo. 

En las parejas más estables y exitosas, esas que rezuman bienestar conjunto, compenetración y un exultante buen rollo, el sexo implica además de atracción física y pasión, sentimientos. Muchos y muy buenos. Difícilmente se pueden tener relaciones sexuales satisfactorias si existen problemas por ahí bambando y rendijas sin resolver. Si la pelea es monda y lironda el sexo puede ser un buen aliado para aligerar la desavenencia, pero si las broncas son continuas y esa necesidad de acabar en la cama después de discutir es permanece en el tiempo, el erotismo naufragará titánicamente. Y con ella la relación de pareja.

Hombres vs mujeres

Después de un capítulo de sexo de reconciliación hombres y mujeres funcionamos de manera distinta  A la mujer la bronca no se le pasa, mientras que el hombre actúa como si no hubiera pasado nada, rollo aquí paz y después gloria. Para evitar que el erotismo post bronca termine fusilando a la pareja hay que entender que hombres y mujeres tenemos estructuras psíquicas diferentes. ¡Ataques bienvenidos! Como siempre.

Aviso a os lectores y lectoras: Para un mejor entendimiento de los sexos, el hombre tiene que aceptar que la mujer no posee la capacidad de poner los problemas a un lado y follar como si no hubiera pasado nada. Y la mujer tiene que saber que los hombres sí pueden discriminar y que para muchos de ellos el sexo no es más que un resorte para desestresarse, relajarse y aliviar las tensiones cotidianas.

No sé qué pensaréis vosotros de zanjar la riña con una sesión de sexo, pero desde luego follar es infinitamente mejor que acabar como los Rose. A ostia limpia.

 A follar a follar que el mundo se va a acabar.

Los efectos secundarios del amor explicados por la ciencia

Autor invitado: Carlos León Béjar

Quizás en algún momento de tu vida hayas estado locamente enamorado o enamorada, o tal vez cieg@ de amor, enfermo de amor. Estas expresiones son muy frecuentes y quizás no sabías que todas ellas tienen una base científica. Tu mente y cuerpo pueden verse muy afectados por sentimientos muy apasionados e intensos, podrían incluso cambiar tu manera de caminar o hablar. Así que continúa leyendo si quieres descubrir algún dato curioso que te podría hacer entrar en razón.

  1. El amor nos vuelve “tontos”

Según un estudio llevado a cabo en los Países Bajos por la Universidad de Leiden, se demostró que el amor muy apasionado reduce el control cognitivo, provocando graves problemas para conseguir concentrarse y haciendo muy complicado llevar a cabo tareas que requieren mucha atención.

Según el director de dicho estudio, el profesor Henk van Steenbergen, cuando uno comienza una relación es muy probable que deje de prestarle atención a ciertas cosas a las que antes se le daba mayor importancia. Esto se debe a que se utiliza una gran cantidad de recursos cognitivos para intentar llamar positivamente la atención de la pareja y se “pierde el control” por intentar llamar la atención de la persona amada.

  1. Te haces menos susceptible al dolor físico

Así que ya te puedes ir olvidando del paracetamol y similares, lo que necesitas es una buena dosis de amor…

El profesor: Arthur Aron, docente de psicología en la Universidad Brook de New York, redactó un artículo muy interesante en el que indica que cuando nos enamoramos en el cerebro se activan ciertas áreas que, curiosamente, son las mismas en las que intervienen los medicamentos para disminuir los efectos del dolor. Incluso el simple hecho de tomar de la mano a tu amor ya calma el dolor.

  1. El amor nos droga

Según las imágenes captadas por las resonancias magnéticas, al enamorarnos en nuestro cerebro se activa una red neuronal que está asociada a los efectos provocados por la cocaína, alcanzando ese estado de euforia tan característico que comparten los enamorados.

Según explicó en el canal CNN la profesora Lucy Brown, docente de neurociencia en la Escuela de Medicina Albert Einstein de New York, con el enamoramiento se alcanza aquella exaltación tan intensa que se parece tanto al efecto provocado por la cocaína.

  1. El ritmo cardíaco se ve afectado

Este efecto secundario es muy romántico ya que el ritmo de los latidos, cual metrónomo, se acompasa con el de la pareja. Así lo demuestra un estudio publicado en la International Journal of Psychophysiology.

  1. Ralentiza el paso al andar

Este efecto colateral ocurre especialmente en los chicos. Según varios investigadores de la Seattle Pacific University, los hombres tienden a adaptar su velocidad al andar para adaptarse a su chica. Lo cual no ocurre en las mujeres ni en los hombres cuando caminan junto a un amigo o amiga.

  1. Nos ciega

El conocido sesgo de atención inconsciente se produce cuando una persona enamorada, inconscientemente aparta su mirada de personas que son muy atractivas en el sexo opuesto. Así lo demostró el psicólogo Jon Maner de la Universidad de Florida.

  1. Preferencia por los tonos agudos

Esto ocurre tanto a hombres como a mujeres. Las mujeres adoptan un tono más agudo cuando están con un hombre muy atractivo. Lo mismo ocurre con los hombres, que de manera inconsciente, regulan su tono para parecerse al de su pareja. En cualquier caso se trata de una manera subconsciente de demostrar afecto.

  1. Provoca que las pupilas se dilaten

Seguramente imagináis que el espejo del alma es la cara, pero lo cierto es que son los ojos. Según un estudio llevado a cabo en la facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh, el amor provoca un estado emocional muy intenso que provoca la dilatación de las pupilas.

Los impagables tweets del Madrid World Pride

Querid@s,

Con el lema Por los derechos LGTBI en todo el mundo, la ciudad de Madrid puso el grito en el cielo en contra de la homofobia. El Orgullo ha sido todo un éxito con una asistencia a la manifestación del Orgullo 2017 que ha superado el millón de personas. En el multicolor desfile han participado 52 carrozas y los políticos se han dejado de tonterías y han bailado una conga al ritmo de la canción A quién le importa de Alaska. Si os lo habéis perdido, haced lo propio.

Ayer durante la clausura de la manifestación, A la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, le caía la baba de orgullo porque la ciudad de Madrid ha conseguido exhibirse en el  “más alegre, más ordenada y más limpia que nunca”. Si es que los españoles cuando nos ponemos nos ponemos. Pruebo de ellos son las redes sociales que estas jornadas de protesta, jolgorio y celebración han brillado por el inteligente, mordaz y audaz ingenio de los internautas. He aquí mi particular selección de algunos de los impagables tweets que nos ha dejado .

Empezando por esta del letrero luminoso de Schweppes sobre el atardecer madrileño.


\

Y mi preferido. Tomad nota, os lo ruego.

La semana del Orgullo ha llegado a su fin y Madrid se despide de la World Pride, ceder el testigo de la próxima edición a la emblemática ciudad de Nueva York.

A follar a follar que el mundo se va a acabar.