Entradas etiquetadas como ‘infidelidades’

Los signos del zodiaco más infieles de 2016

Querid@s,

Si su pareja es Piscis, ándese con ojo, no se fíe. Si su pareja es Libra, cuídelo y tápele que no se le constipe. Es la conclusión a la que podríamos llegar al conocer los resultados de un nuevo estudio de lo más revelador. El portal de citas para personas casadas o con pareja que buscan tener una aventura Victoria Milan, ha realizado un estudio que da a conocer los signos zodiacales que menos fidelidad y pleitesía rinden a sus parejas. Repasando los perfiles activos de mujeres y hombres infieles que habitan a lo largo y ancho de nuestra geografía, el celestino portal ha revelado cuáles han sido los signos del Zodiaco más proclives al engaño en 2016.

Hemos revisado miles de perfiles de nuestros miembros para llegar a la conclusión reveladora de que los hombres y mujeres españoles bajo el signo de piscis probablemente hayan sido infieles durante el año 2016, ha declarado Sigurd Vedal, fundador y CEO de Victoria Milan. Además, añadía su carácter es apasionado y sexual, y no se les puede culpar de lo que está escrito en las estrellas.

A pesar de la mala fama que les precede (reputación para nada merecida), signos como Leo (servidora) o Escorpio no son precisamente los que corren más aventuras extramatrimoniales. El estudio revela que el horóscopo más infiel del año ha sido Piscis, con un 10,3% del total de los usuarios españoles en el portal de citas. A continuación se sitúan los Acuario con el 10,1% y los Tauro con el 9,8%. Cómo está el patio Carrasco. Entre los más fieles se encuentran los Libra (6,8%), los Sagitario (6,9%) y, en tercer lugar, los Escorpio con el 7,0%.

Yo toda esta información zodiacal la desconocía por completo, lo que sí tengo clarísimo es que la infidelidad está muy de moda. Los infieles se justifican argumentando que una canita al aire hasta puede salvar el matrimonio y que al menos, una vez en la vida, es necesario ponerle la cornamenta al otro. Tampoco faltan películas, canciones, fíjense que existen hasta portales en internet, que nos animan a cometer actos infieles. Como ese trovador latino con nombre de seductor que canta que la aventura es más divertida si huele a peligro.

Bailen, meneen las caderas y despreocúpense, lo que tenga que ser será.

Feliz Año y que follen mucho y mejor.

 

Bye bye Brangelina, Angelina Jolie y Brad Pitt se dirvorcian

Querid@s,

Ya es oficial. La pareja más mediática de Hollywood se divorcia. Lo suyo, me refiero al matrimonio, ha durado lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the Rocks. Ya saben.

Desde que se conocieran en el rodaje de Mr. and Mrs. Smith hace ya la friolera de 12 años, y cuando se cumplen dos años de su aniversario de bodas, el matrimonio de Brad Pitt y Angelina Jolie termina. Angelina no se anda con chiquitas y reclama la custodia de los seis hijos, y como Tomb Raider, tiene intención de pelear con él hasta el final. Le ofrece visitas semanales para ver a los niños. Todo un detalle por su parte. Jolie se niega en rotundo a que Brad tenga la custodia legal de sus hijos y rechaza la custodia compartida, lo que, inevitablemente, creará una (nueva) guerra entre los dos. No hay que ser muy listos para vaticinar que Mr. y Mrs. Smith van a acabar como el rosario de la aurora. Aquel rodaje vaticinaba un final sangrante, sin reconciliación que valga. A ver quién es el chulo que va ahora y hace Mr. y Mrs. Smith, segunda parte.

La actriz ha solicitado el divorcio en la corte de los Ángeles, la que debe de ser la más ajetreada del planeta en cuestión de desavenencias matrimoniales. Los medios rumorean que la Jolie, hasta la pichereta del buenorro de Brad, quiere dejar Hollywood (debe de ser durísimo trabajar ahí) y dedicarse a cuidar de sus hijos y su trabajo humanitario. Mientras, Brad está totalmente volcado en su carrera como productor y actor. Como ven, cada loco con su tema. Lo suyo son al parecer las distancias insalvables de la que fue la pareja más sólida, guapa a morir y envidiada de Hollywood.

hola

Tras un montón de humo y morbosos titulares, comenzó la chismología que tanto nos gustan los seres humanos: que si Brad abusa de ciertas sustancias (alcohol y marihuana), que si no se ponen de acuerdo en cómo educar a su multitudinaria descendencia, que si Brad necesita terapia para su permanente mal humor; que si ella está muy oca, que si él le pone a ella los cuernos con la actriz Marion Cotillard, algo que la bella francesa desmiente. Por otro lado, amigos de la pareja han asegurado que la actriz también estaba hasta el moño del consumo de marihuana y alcohol del actor. Con lo que ella ha sido en sus tiempo mozos! Pero ahora están los niños, y ella le quiere bien lejos. Según su abogada, Laura Wasser, Angelina no quiere ningún tipo de beneficio económico y renuncia a su derecho como esposa. Al menos no le va a sacar el tuétano.

Según el «New York Post», que de cotilleo y cosas del cuore entiende cantidad, Jolie habría tomado la decisión de divorciarse al descubrir la relación extra sentimental de su maridito con la estrella franchute. Le explico. Brad Pitt y Marion Cotillard estuvieron en Gran Canaria y Fuerteventura para rodar la película «Allied», una historia de amor ambientada en la Segunda Guerra Mundial. La película narra la historia del oficial de inteligencia Max Vatan (Brad Pitt), que se encuentra en el norte de Africa con la combatiente de la resistencia francesa Marianne Beausejour (Marion Cotillard). 

Los rumores del amorío entre Brad y Marion comenzaron a disiparse en Londres, ciudad elegida por los actores para dar rienda suelta a la locura del amor. Se ve que a la luz de Lorenzo, la calidez de las Islas Canarias y el buen rollito entre ambos desató la pasión de la parejita. La bella Jolie debía de andar con la mosca detrás de la oreja. Imagino que Brad no estaría cumpliendo con sus obligaciones sexuales como esposo, andaría distraído, extraño, distinto, ausente y comportándose como se comportan los infieles que no quieren ser pillados. La actriz, que de tonta no tiene un pelo, sospechaba que el adulador Pitt estaba tonteando con la actriz francesa Marion Cotillard. No es de extrañar que a Angelina, que ya sabe de lo que va el asunto de los rodajes con chicas guapas, algo le oliera a chamusquina.

mr-and-mrs-smith-5

Iracunda contrató los servicios especiales de un detective privado. Muy de drama de Hollywood todo, ¿no creen? El detective, al parecer, terminó informando a Jolie del affaire de su esposo con la francesa. Por si fuera poco, le chivó también que en el rodaje de la bélica película no escaseaban las drogas duras, ni las prostitutas rusas, confirmando las sospechas de Angelina. Hasta aquí hemos llegado Brad, digo yo que diría ella a él. Según lo que le dijo el detective a Angelina, Brad le estaba poniendo los cuernos. Curioso, lo mismito que ocurrió 12 años antes, cuando el actor le puso una linda cornamenta a la pobre Jennifer Anniston para lanzarse a los brazos de la exuberante Sra. Smith. Aquella escandalosa historia de cuernos conmovió al mundo, yo desde luego no he vuelto a ser la misma. Hoy se repite la misma historia, pero ahora la cornuda es la mismísima Angelina Jolie.

Querida, siento el mal trago, sobre todo si el rumor es cierto. Tampoco ayuda mucho que el mundo entero nos hayamos enterado de que supuestamente luce una cornamenta más lustrosa que la ganadería de Sepúlveda. Ahora le ha tocado a usted, querida. ¿Acaso pensaba que no iba a hacerle lo mismo? Cómo somos algunas mujeres, siempre pensando que podemos cambiar a los hombres.

Una pequeña apostilla, si me lo permiten. No sé, pero yo creo en el karma (Jennifer Anniston también, de hecho le echa a él la culpa de todo), y que en este vida cada uno recoge lo que siempre. Para bien y para mal.

La deliciosa Cotillard, tercera en discordia en toda esta escandalosa historia de infidelidades celuloides a la que tanto y tan bien nos tiene acostumbrados Hollywood, desmiente tajante toda relación sentimental con el actor y declara que sigue con su pareja con quien tiene un hijo y al parecer espera otro. “Está devastada, no es cierto”, ha dicho un representante de Cotillard.

La que no se me olvida en este asunto es Jennifer Anniston. Ella debe de andar a lo suyo, más feliz que una perdiz, pero digo yo que la noticia no le habrá dejado indiferente. Yo creo que cuando se ha enterado de la primicia, se ha debido de quedar con esta cara. La del minuto 54. Impagable, acordará conmigo.

Ahora quiero preguntarles algo. Les pido que sean sinceros. ¿A ustedes esta noticia les resbala, les resulta un drama (piensa Mira que hacían buena pareja, tan guapos, tan ricos, tan majos, si ellos no han durado, de qué me sirve creer en el amor….oh Dios, el amor no existe), o por el contrario, no sé como decirles, les congratula de algún modo? Que no va a ser todo de color de rosa. ¿Como ciudadanos de a pie versus las celebrities e influencers, viajeros de metro en lugar de propietarios de limusinas privadas, usuarios de compañías aéreas de bajo coste frente a dueños y señores de sus propia flota de aviones hidroaviones, veraneantes en un piso de 80m2 en multipropiedad en la atestada playa de Gandía, en lugar de esos pudientes millonarios que coleccionan mansiones – en las que ni siquiera viven- en Mallorca, Ibiza, Miami, Nueva York, Los Alpes, la Toscana, la  Costa Azul y Marbella, no le produce alegría, en el fondo y en la superficie más evidente, contemplar cómo los jodidamente ricos, rematadamente guapos, y estrellas del celuloide, también sufren de las mismas desgracias que el resto de los mortales. ¿Que se jodan?

De alguna forma ver que también han plantado a Brad Pitt despierta una mueca de…¿Cómo llamarlo? ¿Satisfacción? Me atrevería incluso con placer, de ese que le hace uno sentirse muy a gusto consigo mismo y con el cosmos. Entre los dos ostentan 400 millones de dólares, que sufran un poquito, ¿no creen? No obstante, lamento decirles que las penas con pan son menos penas, por si estaban ustedes embalándose y acurrucándose gozos en ese formidable placer que provoca la desgracia ajena. Pero 400 millones de dólares – millón arriba, millón abajo- dan para muchos panes que aliviaran penas.

En fin, Bangelina bye bye. Los dos guapos más guapos de Hollywood (y del planeta diria yo), dejan de luchar juntos para luchar el uno contra el otro. Y parece que van a matar, una pena.

los-pit-unidos-jamas-seran-vencidos

Que folle mucho y mejor.

Sexo e infidelidades en la Casa Blanca: se subasta una misiva de amor de JFK a… su amante

Querid@s,

cartas

Esta es una carta que vale más de 30.ooo dólares. Dice asi: “¿Por qué no dejas los suburbios de una vez y vienes a verme, ya sea aquí o la próxima semana en Cape Cod o en Boston el día 19? Sé que no es prudente, es irracional, y que es posible que lo puedas odiar -por otro lado no- y me encantaría. Dices que es bueno para mí no conseguir lo que quiero. Después de todos estos años, deberías darme una respuesta más cariñosa que esa. ¿Por qué entonces no dices simplemente que sí? escribió a mano en cuartillas con el sello presidencial, descoloridas por el paso tiempo y carcomidas por las polillas de donde fuera que haya estado escondida hasta que se ha destapado la caja de Pandora.

Una epístola de amor que escribió de su puño y letra el difunto JF Kennedy un mes antes de morir. No iba dirigida a la su glamurosa viuda, sino a su amante Mary Pinchot Meyer. Mary y John se conocieron en el instituto y años más tarde la muchacha, ya más crecida, coincidiría con los Kennedy en Georgetown. Por entonces estaba esposada con un agente de la CIA y, ojo al dato, era amiga de Jackie. Las malas lenguas cuchicheaban que visitaba con frecuencia a Kennedy, especialmente cuando su amiga no estaba. Pájara.  

los dos

Pero vamos que Kennedy se carteaba con mucha gente. Incluso consta correspondencia secreta entre él y el también difunto Franco. Imagino que no se dirían guarradas ni lindeces. Se escribían cosas peores seguro. A ojo de buen cubero la dichosa cartita fue escrita en octubre de 1963, un mes antes de que se cargaran de un plumazo al joven Kennedy. La carta jamás fue enviada y Evelyn Lincoln, la secretaria personal de Kennedy, la encontró haciendo limpieza de armarios mientras preparaba la Casa Blanca para el siguiente presidente. A rey muerto rey puesto.

The show must go on como cantaba aquel monstruo y genio.

Yo no dejo de pensar en la pobre Jackie. Si levantara la cabeza y se enterara de esta nueva infidelidad de su presidencial esposo, la volvía a palmar del disgusto. ¿O quizás se entero de los escarceos de su maridito? Un año después del asesinato de Kennedy, ¿a que no saben qué ocurrió? Adivínenlo. La concubina Mary Pinchot Meyer moría también asesinada. El asunto me huele a chamusquina. Y a V de Vendetta.

Pero volvamos a la misiva de amor. Todo apunta a que en algún momento la secretaria la hizo llegar a la casa de subastas de Boston RR Auction que la sacó a puja el pasado mes de junio. La verdad es que no concibo para que quiere alguien tener una carta de amor tan horrorosa y con tan poca chicha, por mucho presidente que fuera. Yo no la quiero ni regalada.

Pero vamos, aunque quisiera hacerme con ella no sería posible. Su precio de salida es de 30.000 dólares. ¿Alguien da más? Aunque por esta impagables palabras yo apoquinaba todo el oro del mundo. Y más.

Mar adentro, mar adentro,
y en la ingravidez del fondo,
donde se cumplen los sueños,
se juntan dos voluntades
para cumplir un deseo.
Un beso enciende la vida
con un relámpago y un trueno,
y en una metamorfosis
mi cuerpo no es ya mi cuerpo;
es como penetrar al centro del universo.
El abrazo más pueril,
y el más puro de los besos,
hasta vernos reducidos
en un único deseo.
Tu mirada y mi mirada
como un eco repitiendo, sin palabras:
más adentro, más adentro…
hasta el más allá del todo

por la sangre y por los huesos.
Pero me despierto siempre
y siempre quiero estar muerto,
para seguir con mi boca
enredada en tus cabellos.

Porque es sincero, porque es sublime y porque me hace llorar.

Que follen mucho y mejor

Los cuernos e infieles más famosos de la historia

Cuernos, cuernos y más cuernos. La historia está llena de ellos y son muchos los artistas, reyes, políticos, científicos… que, además de sus hazañas y habilidades, son recordados por sus aventuras extramaritales y sus proezas de cama. Amantes pasajeros, amoríos prohibidos, sexo, pasión y lujuria. Como cualquier mortal, en realidad, pero magnificado por las posibilidades disparadas de su ego y su posición.

Ashley Madison, una web de contactos extramatrimoniales, ha realizado un listado de esos personajes históricos más conocidos por los españoles, personajes que asombraron al mundo no sólo con su política, obras artísticas o científicas, sino también con sus líos de alcoba.

WIKIPEDIA

WIKIPEDIA

1-. El primero de la lista es el excepcional pintor malagueño Pablo Picasso, uno de los artistas más lujuriosos de todos los tiempos. Cuentan los libros que entre todas sus amantes, su favorita fue Marie-Thérèse Walter, una joven francesa con la que mantuvo una relación extramatrimonial de más de 8 años a espaldas de su mujer Olga. El artista estaba tan enganchado a sus encuentros sexuales secretos que decidió ponerle un piso en frente de su casa para tenerla cerca. Se cuenta que durante las sesiones de posado en su estudio, el malagueño se lanzaba sobre su musa sin importarle que su mujer estuviera a escasos metros. Todo un pieza.

FERNANDO EL CATÓLICO2-. El segundo personaje histórico más conocido por sus escarceos libertinos es Fernando El Católico, que era infiel a su esposa con su propia prima, entre muchas otras mujeres. Eran muchas las que pasaban por sus aposentos, siempre entre los terribles celos de la reina Isabel. Las recriminaciones y discusiones matrimoniales eran constantes, y cuentan que la reina incluso llegó a ordenar que cualquier mujer que tuviera el atrevimiento de mirar a su marido de una manera provocativa fuera expulsada inmediatamente de palacio.

John F. Kennedy3-.John F. Kennedy es considerado el adúltero americano por excelencia, un presidente de salud frágil que intentaba paliar sus males practicando sexo. Kennedy era infiel por naturaleza. A espaldas de su esposa Jacqueline, la lista de sus conquistas puede ser equiparable a la de sus logros políticos, donde albergan nombres de grandes mitos sexuales como Marilyn Monroe.

Frida Kahlo, by Guillermo Kahlo4-. Icono fundamental de la historia de la pintura universal, Frida Kahlo vivió una tormentosa relación con su marido, el también pintor Diego Rivera. Las infidelidades mutuas fueron constantes. Él fue el primero, todo hay que decirlo, y ella, en lugar de sentarse a llorar, decidió pagarle con la misma moneda. Frida le fue infiel a Diego con poderosos hombres como Nickolas Muray, Trotsky o Ignacio Aguirre. La pintora también tuvo varios amoríos con mujeres, ya que se posicionaba abiertamente como bisexual.

Albert Einstein5-. Albert Einstein es probablemente la mente más brillante del siglo XX. Pero este eminente científico tenía los mismos instintos que cualquiera y engañó a sus dos esposas en varias ocasiones. Después de divorciarse de su primera mujer por sus continuas aventuras, se casó con su prima Elsa. Poco después conoció, de manera íntima, a su secretaria Betty Neumann, entre muchas otras mujeres.

luis XIV6-. Desde la Edad media, la corte real francesa conocía el título de amante o favorita oficial del rey. Entre las famosas de la historia están sin duda las de Luis XIV de Francia, Madame de Montespan y la Marquesa de Maintenon. El Rey Sol incluso llegó a casarse con la Marquesa de Maintenon después del fallecimiento de su esposa María Teresa de Austria.

napoleon7-. Se suma a la lista Napoleón Bonaparte, exitoso en sus batallas y desgraciado en la cama, ya que dicen las malas lenguas que no estaba demasiado bien dotado. Se dice que Napoleón empezó sus líos de faldas extramaritales con solteras y casadas a consecuencia de las múltiples infidelidades llevadas a cabo por su esposa Josefina Beauharnais. Finalmente optó por el divorcio para contraer nuevo matrimonio con María Luisa de Austria, miembro de uno de los linajes más antiguos de Europa.

Isabel II8-. A la esposa de D. Francisco de Asís de Borbón, Isabel II de España, se la describió como ninfómana en numerosas crónicas históricas, pero su relación más conocida fue la que mantuvo con el General Francisco Serrano y Domínguez, al que ella apodaba el “General Bonito” debido a su atractivo físico y virilidad.

Carlos IV de ESPAÑA9-.Carlos IV de Borbón fue conocido por su carácter retraído y sus nulas dotes de mando. Muchos le atribuyen múltiples amantes de su mismo sexo, tildando al monarca de homosexual. Aunque también se dice que protagonizó durante varios años un tórrido trío amoroso junto a su mujer María Luisa de Borbón-Parma y Manuel Godoy.

FELIPE IV10-. El último de los personajes históricos más populares por sus aventuras de cama es Felipe IV de Austria, quien iba a la caza de actrices y de monjas, amó a cientos de mujeres y pobló Madrid de hijos ilegítimos.

A mí se me ocurren muchos más, sobre todo si pienso en la historia reciente. Aún recuerdo aquella pillada monumental al entonces marido de la princesa Estefanía de Mónaco, Daniel Ducruet, al que grabaron en plena faena con una streaper en la piscina. Enorme fue también el renuncio del expresidente estadounidense Bill Clinton, al que su lío con la becaria Monica Lewinsky casi le cuesta el puesto. Esa fue, sin duda, la mamada más famosa de la historia. Y del despacho oval al asiento delantero del coche, la felación que le hizo una prostituta al actor Hugh Grant cuando era el novio de la modelo Elisabeth Hurley también dio la vuelta al mundo. A la actriz Kristen Stewart la pillaron con el carrito del helado cuando aún era la novia de Robert Pattinson, lo que acabó por costarle la relación, y por último, menuda fue la que se armó en Francia cuando una revista publicó las fotos del actual presidente de la república, François Hollande, con la actriz Julie Gayet. Hasta un ingreso hospitalario le supuso aquel affaire a la periodista y entonces primera dama Valérie Trierweiler. Seguro que me dejo muchas más… ¿Recordáis alguna?

Amores de ida y vuelta

Quedamos a cenar y enseguida me di cuenta de que tenía algo que contarme. Las tres veces anteriores me lo había olido, pero en esta ocasión consiguió sorprenderme. “He vuelto con Lidia”, me dijo, y habría jurado que sentía un poco avergonzado. Tardé varios segundos en responder, supongo que en parte porque pensé que me estaba vacilando, aunque al notar su malestar comprendí que era cierto e intenté disimular mi escepticismo: “¿¿¿¿De verdaaaaaaad????, ¿¿¿en serio???, ¡cuánto me alegro!. ¿Y cómo ha sido eso?”.

El cómo es lo de menos, era prefectamente capaz de imaginarlo, pero desde que me lo contó, hace ya varios días, no he podido dejar de pensar en ellos. ¿Qué es lo que lleva a estas dos personas, ambos listos, guapos y divinos de la muerte, a marear la perdiz una y otra vez durante la friolera de ocho años? ¿Por qué no cuajan, si tanto se quieren? Y si no es así, ¿por qué se muestran incapaces de romper del todo y rehacer sus vidas?

Elizabeth Taylor y Richard Burton

ARCHIVO

Ellos dicen que lo han intentado. En el caso de ella me pierdo, pero en el de él, que es al que tengo cerca, es una verdad a medias. Ha tenido mil líos, pero no lo ha intentado en serio con ninguna; ni una sola tuvo la más mínima oportunidad.

La primera vez eran demasiado jóvenes. El exceso de hormonas les llevó a cometer mutuas infidelidades. Él porque era él; ella por rencor… y luego por capricho. La bola de mierda se hizo demasiado grande y acabó llevándoselos por delante.Y ahí han seguido durante todos estos años, unidos por un hilo invisible que nunca rompen y que siempre les lleva de vuelta al mismo lugar, al uno frente al otro.

“Vuelven porque prefieren lo malo conocido”, “no han encontrado a la persona adecuada”, “todos sus amigos están emparejados y se sentían solos”… Son algunas de las frases que he escuchado sobre ellos esta última vez. Yo misma llegué a colarme por el agujero pestilente del que se cree en posesión de la verdad. “¿Por qué se empeñará la gente en relaciones que ya están agotadas?”, me dije.

Este fin de semana estuve con ellos. Ella había regresado tras dos años viviendo en Londres y daba una fiesta en su nueva casa. Lo que vi no fueron dos viejos conocidos, sino miradas cómplices y serenas, ojos y manos que se buscaban, besos acumulados. Va a ser que estos dos se quieren, pensé. Y aunque no fuera así, ¿quién narices soy yo para juzgarlos?