Besos, abrazos, cogerse de la mano… ¿qué cuenta (y qué no) como infidelidad?

Llevamos solo 23 días de 2020 y dos parejas de mi círculo cercano han puesto fin a su relación después de varios años juntos. Aunque había muchos factores que les ha llevado a tomar la decisión, en ambas, una infidelidad, había sido la explosión.

FACEBOOK CALVIN KLEIN

En ninguna de las dos situaciones el sexo había hecho acto de presencia. Se habían limitado a besarse, pese a que en el caso de uno solo sirvió para darse cuenta de que quería a su actual pareja, y, en el de la otra, había sido una noche de fiesta un poco borrosa.

Si bien mis cuatro amigos rompieron, tengo también ejemplos de parejas que lo han superado y otras que siguen juntas cuando uno de los miembros tuvo sexo con un tercero.

Así que más bien lo que cabe preguntarse, más que sobre los límites de la infidelidad una vez ha sucedido, qué bases de fidelidad sentamos previamente con nuestra pareja.

Los besos son una forma de intimidad emocional y sexual (según a quién preguntes), pero también puede serlo dormir en compañía, hacer la cucharita en la cama, cogerse de la mano o acercarse emocionalmente. Otras formas de conectar que se consideran un engaño.

La verdad es que no hay una respuesta universal con la que todos estemos de acuerdo.

Es algo que depende por completo de los límites de cada pareja -que deben ser respetados-. Puede que lo que algunos consideren un engaño, otros estén dispuestos a pasarlo por alto.

Lo que sí es imprescindible es que se dé una comunicación abierta al respecto.

Una serie de preguntas que van desde el “¿Estamos solo los dos porque se trata de una relación exclusiva?” al “¿Qué acciones son las que consideramos como ‘poner los cuernos’?”

A fin de cuentas, hablarlo es una manera de marcar los límites. Unas bases que, tratándolas a tiempo, pueden evitar ‘malentendidos’ en la pareja si uno de los miembros piensa de manera diferente.

Si después alguien cruza la raya a sabiendas de lo acordado, ya sabe a qué se expone.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

2 comentarios

  1. Dice ser Yomismo

    Tu misma lo has puesto, la clave esta en la comunicación abierta en la pareja, y en la confianza

    23 enero 2020 | 12:43

  2. Dice ser Eduardo

    La perversión del lenguaje lo invade todo. La primera persona a la que hay que ser fiel es a uno mismo. El término “infiel” es injusto y desproporcionado. Hay muchas infidelidades entre los miembros de una pareja, pero los asuntos de piel provocan la mayoría de los incendios.La curiosidad no es necesariamente infidelidad.La falta de atención y de cuidado a la otra persona también es infidelidad,pero se tolera…Es un tema que da para mucho texto y hay que ser muy valiente para enfrentarlo.

    26 enero 2020 | 17:04

Los comentarios están cerrados.