Ni el tamaño de la erección ni durar horas en la cama, dos mitos sobrevalorados del sexo

Creo que si fuera un hombre las dos cosas que más me agobiarían sería el tamaño de mi pene y cuánto soy capaz de mantener una erección.

Y tengo claro que serían esas en concreto porque son algunos mensajes que llegan desde la infancia.

CALVIN KLEIN

En los primeros encuentros con el móvil o el ordenador, los pop-up de alargadores de pene, pastillas mágicas que prometen horas de aguante y, por supuesto, la pornografía se encargan de que esas inseguridades se cuelen en la cabeza.

Lo curioso es que, si lo hablarais con nosotras, entenderíais que (¡sorpresa!) el pene no es tan importante en realidad para nuestro disfrute.

Para empezar, la mayoría no alcanzamos el orgasmo con la penetración. No, por mucho que estés eternamente bombeando es la estimulación directa del clítoris la manera de hacernos llegar.

Es más, recuerdo una expareja que tardaba tanto en correrse que había momentos en los que hasta mirar el catálogo con las novedades del Lidl me parecía más entretenido que seguir esas jornadas maratonianos de sexo.

El mito de que son 20 minutos los que debería durar el polvo perfecto, es otra idea que consigue meter más presión entre una cosa que debería surgir de forma natural y sin mirar el reloj.

Cada uno somos un mundo y, además de nuestros particulares ritmos, hay días que estamos con más ganas, otros con menos y ocasiones en las que los agobios o distracciones hacen imposible llegar a nada más que pasar un buen rato (que ya es mucho).

Claro que la penetración es una práctica placentera con la que ambas personas pueden disfrutar.

Más allá de ella, la sexualidad ofrece un abanico tan amplio de juegos, posturas o roces, que reducir todo al desempeño del pene es darle demasiado protagonismo (y a vosotros más carga psicológica de la que tiene).

En vez de aguantar una erección, para mí va por delante que sepa dónde está el clítoris, por ejemplo. Y, sobre todo, que esté familiarizado con su funcionamiento -pero que si no sabe, ya le enseño yo-.

Prefiero también alguien que se interese por si estoy disfrutando más que por cronometrar su duración. O que incluso se anime a participar en mis fetiches que poco o nada pueden tener que ver con meterla.

Alguien que entienda que puede ser mucho más erótico jugar con una lengua enfrente del espejo de cualquier ascensor desconocido.

En resumen, alguien con interés en ver el sexo más allá de su propio pene para disfrutarlo juntos.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

7 comentarios

  1. Dice ser coronatonto

    “cuánto soy capaz de mantener una erección” se nota que no eres un hombre…. te crees que es como mantener el equilibrio o aguantar la respiración? de quien menos depende es de el…

    03 abril 2021 | 10:07

  2. Dice ser monocamy

    La teoría me gusta, estoy de acuerdo. En la práctica, ni el hombre ni la mujer suelen prestarse a exponer, de manera sencilla y desenfadada, qué les gusta o cómo quieren que se lleven a cabo los detalles: la manera de tocar, de susurrar o de jugar. Imagino que por vergüenza o timidez. Como resultado de lo anterior, todo suele confiarse al método “ensayo / error”. En el mejor de los casos.

    “Recuerdo una expareja que tardaba tanto en correrse que hasta mirar el catálogo con las novedades del Lidl me parecía más entretenido…”.

    Apuntes varios, al respecto de esta afirmación:

    – Tardar mucho no significa que resulte aburrido. Si tardo mucho, me centro en que llegue ella cinco, siete, diez veces al orgasmo, en ese lapso de tiempo ¿Era vuestro caso?

    – Ella, conocedora de la situación, sabe cómo proceder para acelerar el proceso ¿Sabías tú qué hacer? ¿Funcionaba?

    – Está bien saber dónde se ubica el clítoris. Pero tampoco es una palanca accionadora, que todo lo resuelve. Entre otras cosas, le susurro lo que le gusta oír, le doy mordiscos donde le vuelve loca y jugamos a concursos de besos (ahora bocados solo con los labios… ahora con la lenguas fuera de la boca, chocando en el aire… ahora piquitos en la cara que suenen bonito (¡chuik!)… ahora medio minuto sin respirar… etc…). Y el clítoris, de manera natural, sin necesidad de asistencia fitosanitaria, realiza su función.

    En resumen, más allá de la concepción generalmente simplista del varón respecto a la sexualidad, la mujer tiene la oportunidad de enseñarled, no hablo de dar un cursillo, sino de hablar de ella misma. Y suele dejarla pasar…

    03 abril 2021 | 13:17

  3. Dice ser Ana Garcia

    No podia ser mas acertado; BRAVO.

    03 abril 2021 | 20:24

  4. Dice ser la penetración sólo aburre

    Aparte de otros juegos, comerle el coño a tu compi y dejar que se corra en tu boca es de las experiencias más agradables que pueda sentir. Hay chicas a las que les duele la penetración así que en el sexo, como en todo, variedad, buen gusto y disfrute inteligente es lo que más mola. Y con las variedades sexuales que existen…

    03 abril 2021 | 23:55

  5. Dice ser vienen tiempos de sexualidad en desequiibrio

    El hombre debería hacerse más lesbiano. Porque con la que se nos viene encima, reducción de tamaño de pene por polución, mejor enriquecer nuestro mundo sexual y erótico que andar con el mete saca de siempre, que ya uno está cansado de tales movimientos ridículos. Hay que ponerle más juego, más erotismo, más caricia y juego, que luego llegan las depresiones, las inseguridades, complejos… por no saber aprovechar ese universo rico de experiencia sexual que por “cultura” cavernícola se nos ha tapado por tabú y prejuicio desde que el sexo comenzó a censurarse de modo tan sucio y obtuso.
    Pero qué se puede esperar de una sociedad que se dice libre y teme más la visión de un pezón femenino que una película de violencia sin límite? Y las mismas mujeres que dicen luchar contra esa censura van y se tapan diciendo que están empoderadas… cubriéndose el pezón… alimentando asi la censura que ellas mismas dicen detestar… Un fracaso de “cultura” fobiasexual es lo que hay.

    04 abril 2021 | 00:20

  6. Dice ser Carlos

    Gracias por el artículo, me encató y realmente lo disfruté, me ha hecho recordar la epoca tan mala que pase con mi mujer, ya que no sabíamos que rumbo tomar y me sentí muy perdido, después de usar varios metodos como terapia en pareja, psicologo… , al final falta de resultados, y este curso me ayudó a construir de nuevo unos cimientos sólidos en pareja y devolver la tranquilidad a mi casa . Por aquí lo dejo y espero que ayude a alguien ……. https://bit.ly/3fJQhfI

    04 abril 2021 | 17:59

  7. Son muchas las mujeres que la quieren grande, dura y minimo una hora. No se si es por vicio, por costumbre o por querer tener un orgasmo.

    04 abril 2021 | 18:35

Los comentarios están cerrados.