BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Archivo de julio, 2018

Las 10 claves para irte de vacaciones con tu pareja (y no romper)

La convivencia, ver juntos una película en el cine y averiguar si es de esas personas que guardan silencio o de las que tiene que comentar absolutamente todo, comer una hamburguesa y procurar seguir pareciendo un ser humano atractivo al terminar o ir de vacaciones en pareja son algunas de las pruebas de fuego a las que se enfrentan dos personas estando en una relación.

PIXABAY

Es por eso que hoy me gustaría hablar de cuáles son mis consejos a la hora de hacer un viaje. Un decálogo de normas que, por mi experiencia, debo aplicar siempre y cuando sale la posibilidad de viajar.

En primer lugar recomiendo tener una especie de lista de lugares de interés. Cada uno puede elegir dos o tres imprescindibles y de esa manera queda garantizado que veréis sitios que os apetezcan por igual.

Viajar supone estar todo el rato junto a tu pareja, por lo que es importante estar pendiente de sus necesidades. Si quiere agua, se muere de hambre o se hace pis lo suyo es movilizarse para solucionarlo. Además no estar pendiente de ello o hacer caso omiso casi siempre termina en discusión (y la comida todo lo calma).

Para mí viajar es feminismo, ya que no concibo un viaje sin igualdad. Siempre procuro dividir con mi pareja las tareas de organización, planificación, logística… Que haya un equilibrio, ya que no debe recaer todo el peso sobre una sola persona.

El dinero suele ser fuente de conflictos, por lo que es recomendable ir a la par con los gastos. Si crees que tu pareja se aprovecha un poco de eso y opta por la maniobra del despiste, haz un Excel y pon las cartas (o los euros) sobre la mesa.

La base de una relación es el respeto, la base de un viaje también. Se debe respetar, especialmente, las zonas comunes. Si te gusta el desorden, procura evitarlo ya que estás compartiendo habitación con tu pareja e igual no le hace tanta gracia como a ti entrar al baño y encontrarse una manzana a medio comer.

Respeta, también, la opinión del otro. Si no quiere tirarse al agua desde esa altura, subirse a una atracción o pasa soberanamente del paseo en góndola porque es ridículamente caro, entiéndelo. La excepción a esta norma es la crema solar. Pónsela aunque no quiera.

Las vacaciones en pareja no significan volverte uña y carne. Seguís siendo dos individuos y no es necesario hacer todo juntos o estar pegados. Si tú lees tu pareja puede escuchar música y no pasa nada.

Y ya de paso respeta el descanso. Se está de vacaciones. No hay por qué estar todo el rato haciendo cosas.

Un último consejo que he añadido recientemente es usar el móvil con moderación. Y a ser posible, esto ya sería lo ideal, si se quiere usar buscar el momento para no dejar a la otra persona descolgada.

Por eso, para terminar, deciros que la clave que debéis repetiros como un mantra es muy sencilla: paciencia.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Desmontando mitos machistas: “Las mujeres son traicioneras, los hombres son nobles”

Mito:
-Conjunto de creencias e imágenes idealizadas que se forman alrededor de un personaje o fenómeno y que le convierten en modelo o prototipo.
-Invención, fantasía

Este domingo quería traeros otro mito machista que deberíamos cuestionarnos (si no has leído el primero, lo tienes aquí). En el colegio empecé a escuchar eso de que las mujeres nos poníamos “verdes unas a otras”, algo que entre ellos, según mis compañeros, nunca pasaba.

GTRES

“¿Qué hacen tres mujeres en una isla? Dos se juntan y critican a la tercera” dice Diana López Varela al comienzo del capítulo La amistad es cosa de chicas de su libro No es país para coños.

Y sí, dándole parte de razón al chiste, por supuesto que criticamos, criticamos a una amiga, a un amigo, a nuestros padres en ocasiones, a nuestros jefes, a nuestro camarero que tarda la vida entrar la cuenta… Pero de la misma manera en la que critican los hombres.

De hecho, fue uno de los mitos que antes empecé a cuestionarme ya que tenía ejemplos de más de uno que iba soltando cosas a la espalda de sus supuestos amigos. Entonces ¿por qué esta idea?

“Divide y vencerás” dice la famosa teoría de El Arte de la Guerra. Es más sencillo tenernos enfrentadas unas a otras con esa supuesta inquina que dejar que nos llevemos bien (y podamos organizarnos).

De hecho, si echamos un vistazo a las películas Disney que nos educaron de pequeñas, ¿cuántas princesas tenían amigas mujeres? Pocahontas, Tiana y poco más.

¿Y sabéis lo bien que le habría venido a Cenicienta una amiga que le dejara el par extra de bailarinas que llevaba en el carruaje para seguir bailando? ¿y qué tal una que le dijera a Aurora que la rueca esa daba un mal rollo que te cagas y que mejor ir a la barra libre de palacio a por otro mimosa? ¿O incluso una que le hubiera dicho a Ariel que se dejara de brujerías y asomara la cabeza para hablar con Eric, aunque fuera lanzándose cartas dentro de botellas de cristal?

He llegado incluso a escuchar de mis amigos millennial (no os hablo de gente nacida en los 60, sino de bebés de los 90), que entre nosotras no podíamos ser amigas porque siempre estamos luchando por ver quién es la más guapa o por ser la que más liga con chicos.

Por esa regla de tres, las supermodelos de pasarela, modelos de fotografía, azafatas de imagen o, en general, cualquier mujer que cumpla los cánones estéticos, estaría más sola que la una. Y es algo que no me creo (las fiestas de Blake Lively o Taylor Swift estarían desiertas).

Nosotras podemos tener amistad y amistad de verdad. Las envidias, los malos rollos o el simple cotilleo, no son algo exclusivo de un género, es algo que puede caracterizar a miembros de ambos.

El feminismo quiere hacer hincapié en la sororidad (del latín soror, hermana), una practica que, por mucho que mi teclado se empeñe en corregirla cada vez que la escribo porque no la reconoce, empieza a ponerse en práctica. Consiste en aumentar la fraternidad entre mujeres para conseguir la igualdad.

Sororidad es cuando me agredieron sexualmente en el transporte público y las mujeres del autobús se pusieron a gritarle a mi agresor hasta conseguir que se bajara. Sororidad es cuando el 4 de mayo volvimos a echarnos a las calles por una sentencia que nos pareció injusta.

Y si Beyoncé y Lady Gaga hicieron Telephone juntas, ni os cuento la de cosas que podemos conseguir las mujeres unidas.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Desmontando mitos machistas: “Quien come bien en casa no se va de restaurante”

Si quieres abrirte un perfil en Tinder estas son las normas que deberías tener en cuenta

Hay un momento de la vida en el que te planteas darle una oportunidad a las aplicaciones para conocer gente. Como el verano es la época de pasar tiempo fuera de casa por excelencia, si quieres probar suerte, hay una serie de recomendaciones que deberías tener en cuenta si quieres abrirte un perfil.

PXHERE

Lo primero que te pedirán será que te registres con un nombre, y, a no ser que estés en busca y captura de una aventura, lo suyo es que utilices tu nombre real.

La prueba de fuego son las fotos, ya que tienen parte de la culpa de que quien vea tu perfil deslice a la izquierda o a la derecha. Prohibidas fotos de perfil con gafas de sol o en las que solo se te vea un trozo de la cara.

Elige una foto en la que salgas con la cara relajada y a ser posible sonriendo (la sonrisa en las aplicaciones de ligar incrementa las posibilidades de éxito), ya que da sensación de sociabilidad.

Además, es recomendable que subas otras tres o cuatro fotografías y, en alguna de ellas, que se te vea de cuerpo entero. Nada de autorretratos cutres en el espejo del baño o del gimnasio, fotos con mala iluminación o bebiendo (a no ser que lo tuyo sean las catas de vino).

Si tienes mascota, haces actividades al aire libre o cualquier tipo de ejercicio, deja que se vea en las fotos. Da igual que luego escribas lo mucho que te gustan las artes marciales o el pilates, una imagen dice más que mil palabras.

A continuación, es el momento de escribir sobre ti. Tu biografía es el espacio que te proporcionan para que, en dos o tres párrafos, te des a conocer, por lo que es muy importante.

Aprovecha para incluir qué es lo que estás buscando: pareja, alguien con quien tomar algo, una persona que te enseñe la ciudad en la que vas a estar la próxima semana haciendo turismo… Las cosas claras y el chocolate espeso, que decían en mi familia.

Sobre ti, no te olvides de contar a qué te dedicas y qué te gusta hacer en el tiempo libre. Es decir, escribe cosas que puedan dar pie a una conversación. Evita dejar este espacio en blanco o poner simplemente la cuenta de Instagram (ya que para eso tienes la opción de vincular tu cuenta) porque puede parecer que solo te has hecho Tinder para subir el número de seguidores.

No currarte la biografía da sensación de pereza por tu parte, y, francamente, echa para atrás empezar a hablar a alguien que solo tiene puesto “Contenta pero no demasiado” como descripción.

Por último, recuerda completar también, además de la biografía, a qué te dedicas y en qué empresa. Sí, aunque seas estudiante de Bachillerato. Es la información que aparecerá justo debajo de tu foto cuando aparezca tu perfil y tenerla escrita también resulta de ayuda.

Una vez lo tienes todo, solo te queda empezar la ruleta del pulgar (y tener suerte).

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Desmontando mitos machistas: “Quien come bien en casa no se va de restaurante”

Mito:
-Conjunto de creencias e imágenes idealizadas que se forman alrededor de un personaje o fenómeno y que le convierten en modelo o prototipo.
-Invención, fantasía

Hace poco, uno de mis lectores me recordó una frase con la que estaba más que familiarizada. “Quien come bien en casa no se va de restaurante” me escribió comentándome que, seguramente, me estaban siendo infiel.

Es curioso como a lo largo de mi vida he oído esa frase en varias ocasiones y estoy segura de que o bien esa o diferentes variantes, la han escuchado otras mujeres.

¿No te suena? Igual no la has oído todavía, pero hay una que seguramente sí.

Recuerdo que una de mis mejores amigas, estando con su novio, este la presionaba para tener sexo por primera vez. “Yo te quiero, ¿y qué es hacer el amor si no la prueba de que tú también me quieres?”. Chantaje emocional con la típica herramienta para controlar a las mujeres que se lleva usando desde el final de la Segunda Guerra Mundial: el amor romántico.

GTRES

Como mi amiga seguía sin querer, él empleó una táctica más sibilina: “Pues como no lo hagamos igual termina aquí la relación, porque yo tengo unas necesidades”. Utilizaba la palabra “necesidad” como si el sexo fuera para él algo como el oxígeno o el agua en el cuerpo, algo imprescindible biológicamente hablando.

Esa ya empieza a sonarte, ¿verdad? Ya estaba la amenaza flotando en el aire. Si mi amiga no se acostaba con él, que como su novia y enamorada, era su ‘deber’, él recurriría a otra persona.

Cuando empecé en la universidad, también escuché a algún compañero decir que era normal poner los cuernos si la novia “no te tocaba ni con un palo”. Y la verdad es que ambos razonamientos tienen un ligero tufillo a machismo falocéntrico, a que ellos deben conseguir sus deseos (porque no es una necesidad, es un deseo) sin importar cómo se sientan sus parejas. ¿Lo notáis? Agudizad el olfato y quitaos la venda de la nariz.

Anteriormente, no sé si mis abuelas, pero seguramente sus coetáneas, vivían con el miedo de que si en casa sus maridos no estaban satisfechos, irían al club más cercano donde tendrían compañías que no les molestarían con las historias del mercado o con lo cansadas que estaban después de arar la huerta y cuidar a los niños.

Ya lo decía El manual de la buena esposa, libro que se utilizaba para ‘educar’ a las mujeres a partir de los años cuarenta: “Luce hermosa. Sé dulce. Hazlo sentir en el paraíso”.

Por tanto pensarían que, entre eso y aguantar un rato, imagino que preferirían pasar el trago, por si al marido se le ocurría buscar sexo fuera de casa. Y aun así, en el caso de que lo hiciera, que tampoco se le ocurriera a su mujer decir nada, ya que él estaba “en su derecho”.

El problema es, como explica Leticia Dolera en Morder la manzana, que “históricamente se ha establecido y aceptado que en la pareja heterosexual (considerada como la forma de organización social y amorosa correcta), por naturaleza y fuerza mayor, el hombre necesita saciar sus necesidades sexuales fuera de ese pacto”.

Pero que se haya aceptado, que lo viéramos como una cosa normal, no significa que ahora tengamos que estar de acuerdo o que debamos seguir perpetuando esas ideas tan anticuadas. Por mi parte, hasta aquí.

Los cotidianos refranes o frases hechas machistas para tenernos a las mujeres sometidas como, por ejemplo, “Más puta que las gallinas”, “La suerte de la fea, la guapa la desea” o “Calladita estás más guapa” están concebidos para fomentar la rivalidad entre las mujeres y el control sobre nosotras. Son un arma de doble filo ya que construyen el tejido del imaginario colectivo y forman, por tanto, nuestra identidad, de ahí que debamos empezar a replanteárnoslos.

Porque ‘lamento’ comunicar que las mujeres no somos una barra libre. Estar en una relación tampoco significa que tengamos que estar abierta las 24 horas del día. La frase, utilizada como amenaza, juega con la culpabilidad, el reproche y de fondo, el miedo al abandono y a la soledad.

Si un hombre quiere ‘comer en casa’ y tú no estás con ‘hambre’, él puede ‘comer’ solo y no pasa absolutamente nada, que para algo tiene una mano y mucha imaginación. Y si por no querer ‘comer solo’ se va ‘de restaurante’, se está retratando completamente.

De un hombre así, puedo garantizar que es mejor estar lejos, ya que nosotras no somos solamente un agujero y no merecemos a una persona que solamente nos valore como tal.

Una relación sexual es un intercambio, un lenguaje, uno de los pilares que puede tener diferente importancia ya que cada pareja es un mundo.

La sexualidad es algo personal, no es como un mueble de Ikea que viene con instrucciones para que todos tengamos el mismo diseño en casa. Cada persona la vive y desarrolla de diferente manera.

Si por lo que sea no quieres tener sexo, háblalo, piensa a qué se debe, si crees que necesitas ayuda, búscala, y si estás bien así, no te preocupes. Hay gente que le gusta el helado de pistacho y gente a la que no le gusta en absoluto.

Recuerda que sea como sea, la comunicación es básica. Hazlo si quieres, si no quieres no lo hagas, y si tu pareja no lo entiende, y quiere ‘buscar la comida’ fuera de casa, cito textualmente al dúo Aitana War: “Pa fuera lo malo”.

Duquesa Doslabios

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

“La viagra es lo peor que nos ha pasado a las mujeres en los últimos 15 años”

Contundente y sin pelos en la lengua, declaraba Diane von Furstenberg al diario británico The Times sobre las pastillas azules afirmando que eran lo peor que nos había pasado a las mujeres.

WIKIPEDIA

Y es que para la diseñadora, habían inclinado la balanza a favor de los hombres al conseguir que no tuvieran que enfrentarse en términos de cama a la misma lucha que nosotras.

El paso del tiempo afecta a todos los aspectos de la vida, y el sexual no es la excepción. Forma parte de la vida y era algo que se debía asumir buscando alternativas para seguir manteniendo una vida sexual de calidad y saludable.

De esta manera los hombres deben enfrentarse a la dificultad a la hora de conseguir una erección así como las mujeres, por la decadencia de la fertilidad, a la dificultad para lubricar o la disminución del deseo.

Para la diseñadora en la cama, había, por decirlo de alguna manera, justicia sexual ya que aunque los hombres puedan seguir siendo padres tiempo después de que hayan pasado los años fértiles de la mujer, en el campo sexual se estaba en el mismo punto, ya que ellos tenían que asumir la realidad de volverse impotentes.

“Para los hombres todo trata sobre que se te levante. Había cierta justicia. Una mujer no puede tener un hijo pasados los 40, ¿verdad? Pero los hombres pueden tener hijos hasta los 65, aunque sexualmente no sea igual. Ahora con la viagra eso ha cambiado, es lo peor”.

Coincido con Diane von Furstenberg en que la viagra elimina el dilema de los hombres de raíz, dejándonos a nosotras en una clara desventaja. No es ya solamente la diferencia física a la hora de mantener una relación sexual, sino la emocional al eliminar la condición solo a una de las partes, algo que, amantes de los deportes, no se considera juego limpio.

Por supuesto que estoy a favor de mejorar la calidad sexual, pero de mejorar la de todos por igual y no la de centrarse únicamente en el disfrute masculino, algo muy característico de la visión androcentrista que caracteriza a nuestra sociedad.

Así que, queridos laboratorios farmacéuticos, por favor, no nos dejéis solas en esto. Echadnos una mano o las dos, porque creedme, al igual que los hombres, nosotras no queremos dejar de tener sexo.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

p.d.: Y no, los geles lubricantes NO compensan la falta de hormonas. De nada.

Cómo evitar que te llamen “violador”

Me fascina la cantidad de hombres a los que les he oído decir, preocupados, que ahora tenían miedo de acercarse o decirle algo a una mujer por si eran tachados de “violadores”.

GTRES

Pero no os hablo solamente de los que me leéis al otro lado de la pantalla, de gente de a pie, sino incluso de actores de Hollywood que han compartido públicamente esta angustia con la prensa.

“Si ahora hablo con una mujer, ¿quién sabe que va a pasar?” decía el actor Henry Cavill (Superman en La Liga de la Justicia) refiriéndose a que tenía miedo de que por ligar o silbar a una mujer fuera a terminar en la cárcel o etiquetado como “violador”.

Os diré algo, últimas noticias, solo hay una cosa que hace que se llame a una persona “violador” y es que haya violado.

Por piropos indeseados, insistencias, exceso de toqueteo, intentar dar un beso sin consentimiento o demás comportamientos con los que no nos sentimos cómodas y que se hacen en contra de nuestros deseos por el hecho de que creáis que estáis en vuestro derecho de hacerlos, no van a hacer que os califiquemos de violadores, sí de  sobones, pesados, aprovechados, acosadores, cerdos o machistas, pero no de violadores.

Pero lo realmente preocupante es que haya hombres que realmente se planteen si sus comportamientos van a ser tachados de “violación” por dos motivos.

En primer lugar porque no mola que den a entender que, como de costumbre, estamos con la histeria propia de nuestras hormonas exagerando y sacando las cosas de quicio porque somos unas perturbadas que se aburren (todo comentarios que he leído aquí escritos, queridos lectores).

Las mujeres SABEMOS qué es una violación, qué es un abuso y qué es un acoso. Que no os haga gracia que ahora señalemos cosas que hacíais impunemente hasta hace relativamente poco, es otra cosa.

Pero no utilicéis lo de “es que si intento entrarle a una tía me va a llamar violador” para desprestigiar nuestra causa ni quitarle peso a la seriedad que tienen las violaciones.

En segundo lugar, si realmente no sabes por qué cosas te pueden llamar “violador”, tenemos un problema más serio, y el problema es que no sabéis cuándo una mujer está accediendo a tener sexo.

Puede que las películas porno que veis en vuestras casas os hagan pensar que les encanta que la asfixiéis o que, por mucho que diga que no, quiere tener algo porque “mira cómo se lo goza la tía”. Bueno, esa tía es actriz y cobra por gozar (o al menos fingirlo) delante de una cámara.

Todo lo demás es la película que os estáis montando en vuestra cabeza y por la que sí podemos llamaros “violadores”.

Así que a todos esos hombres preocupados que se sienten “perseguidos y atosigados”, les digo dos cosas, uno, bienvenidos a cómo nos sentimos nosotras con vuestros piropos, insistencias y toqueteos. Dos, no os preocupéis tanto por lo que os podamos llamar o no llamar y actuad de manera CORRECTA sabiendo que una mujer es una persona y solo eres un violador si abusas sexualmente de ella.

De nada.

Duquesa Doslabios.

Cómo hablar con tu pareja si en tu relación pasada sufriste maltrato

Han pasado cuatro años desde que conseguí salir de una relación tóxica. Cuatro años en los que forma parte de mi equipaje emocional, esa maleta sin ruedas que llevo (y llevaré) a cuestas porque forma parte de mí, como mis lunares o mis tatuajes.

GTRES

Qué difícil es contarlo. Si resulta complicado admitirlo a una misma, poner las escenas, los insultos y los desprecios ‘en orden’ en nuestra cabeza, compartirlo le da cien vueltas.

Así como mis familiares y amigas más cercanas saben por lo que he pasado, llegó un momento en el que sentí que quería compartirlo con mi pareja.

Fueron varios los motivos que me inspiraron a hacerlo: en primer lugar porque es algo que me ha forjado y que explica algunas cosas de mi comportamiento, en segundo lugar porque es un peso que a veces sale, sin motivo, pero sale, en forma de mutismo, de contracción de la boca del estómago, pero sale, siempre sale.

Y por último, porque quería darle visibilidad al asunto. Quería que mi actual pareja fuera consciente de lo que pasa ahí fuera y no solo en los telediarios, sino que le había tocado vivirlo a la persona con la que compartía almohada.

Cuando llegó el momento (no era una conversación que sacar aleatoriamente tomando hamburguesa en un restaurante de comida rápida) fue algo que hablé con la tranquilidad de tener todo el tiempo del mundo para lo que necesitara, ya fuera entrar en detalles, quedarme callada o tomar aire. Sin ningún apuro que me apresurara.

Aunque mental y emocionalmente, estoy cansada de repasar la historia por la de veces que se reproduce en mi cabeza, hizo que volviera a llorar. Llorar es una reacción normal y no pasa nada porque tu pareja te vea hacerlo, es importante que, independientemente de cómo reacciones, entienda que el daño emocional sigue ahí, intacto, y que acostumbra a salir a flote.

Es difícil estar en una relación cuando lo has pasado tan mal por alguien. Lidias con el trauma de cuando te involucraste por última vez y quedaste casi reducida al polvo y la sensación de que te estás volviendo a dar por completo.

Nunca sabes (por mucho que creas que has dado con una buena persona) si te van a volver a hacer daño, si te puedes fiar, si te va a gritar como cuando la otra persona lo hacía. De hecho, como ya has pasado por ello, sin darte cuenta, puede que muchas veces en tu nueva relación busques las señales que no querías ver en la anterior.

No te das cuenta pero tienes murallas construidas. Quizás no es algo que vayas diciendo abiertamente, puede que tu pareja no lo sepa, pero están ahí. Y de hecho, cuando en tu nueva relación ocurre algo que te recuerda (aunque sea de manera ínfima) al pasado es doblemente devastador.

Por eso habla, ábrete aunque cueste y di lo que necesitas. Nadie puede leerte la mente (que sepamos). Hay ocasiones en las que se agradece poder sacar el tema y que te dé un abrazo. Cuando has salido de una relación tóxica es como si hubieras dejado la droga más dura del mundo. Los recuerdos o flash backs que te vienen a la mente (y al corazón), que equivaldrían al bajón absoluto, a veces necesitan un abrazo o poder, simplemente, tener la confianza de expresarlo en alto.

Más que algo de lo que he pasado página, mi relación tóxica se ha convertido en un pie que acompaña todos los capítulos de mi vida, y que mis seres queridos, y por ende mi pareja, lo entiendan es algo fundamental. Procesar el maltrato es un trabajo que a cada persona le lleva su tiempo, e incluso, puede llevarte toda tu vida.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Sexo veraniego: hacerlo sin sufrir un golpe de calor

Quien dijo aquello de “La primavera la sangre altera” no conocía el verano (o al menos esa sensación me da). Si hay una estación que me revolucione, es esa.

PINTEREST

Será la falta de ropa, el bronceado o lo de dormir desnudos por el calor, pero la rutina se convierte en una especie de trama en la que los protagonistas tienen muy poca ropa y mucho tiempo libre para eso que más les gusta hacer(lo).

Pero claro, dos cuerpos en contacto terminan teniendo la misma temperatura, o algo así decía una ley de la física. Y al final las zonas de la piel con riesgo de incendio se convierten en un calor que llega hasta el hueso.

Como prescindir del sexo no es una opción durante los tres meses del verano, voy en busca y captura de alternativas para no morir de un golpe de calor.

Si no hay aire acondicionado, siempre puede hacer el apaño un ventilador o, en su defecto, esperar a las horas más frescas de la noche, cuando ya no hay sol criminal.

Las ventanas, balcones y terrazas son el nuevo must have del verano, el dormitorio estival, el 2×1 que además de aire fresco en la cara, lo da también al encuentro, por aquello de tener estrellas a modo de techo (aunque en Madrid se puedan contar con los dedos de una mano y te sobren varios).

El verano es la estación oficial del sexo al aire libre aprovechando cualquier excusa, que si turismo, un día en la playa, excursión por la montaña, camping, festival de música comercial

Y recordad que hay que hidratarse constantemente para evitar los mareos o agotamientos característicos del cardio indoor, ese ejercicio en el que sustituimos montar la bicicleta estática por la persona inestática (afortunadamente).

Una botella de agua a mano apaga la sed y enciende las ganas de continuar, si se utiliza en el modo correcto, por supuesto.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

El Orgullo Gay también es tu día aunque seas heterosexual

El Orgullo LGTB absorbe Madrid y a los madrileños con ella. Los gatos de aquí y los de adopción sabemos que, durante la semana que duran las fiestas, la circulación es imposible y las reservas, en muchos sitios, impensables.

GTRES

Hablando con un conocido mío de la celebración, me comentó que, como heterosexual, no sentía que fuera con él, que no lo iba a celebrar.

Entiendo que haya quienes no disfruten de ver las carrozas, asistir a fiestas multitudinarias o a los conciertos, es cuestión de gustos. Sin embargo creo que todos deberíamos sentirnos implicados en la celebración del Orgullo independientemente de nuestra sexualidad, pero especialmente si nuestra orientación es heterosexual.

Me explico, concienciar en la tolerancia y en la igualdad no es solo para aquellos que sienten que les falta. No es como si hubiera que sensibilizar sobre el tema a las personas que han sufrido discriminación o violencia, sino a todas las demás.

Que no hayamos tenido problemas ni impedimentos a la hora de disfrutar de nuestra sexualidad no nos exime de una lucha por el respeto y los derechos de las personas.

Nunca me he sentido juzgada ni preocupada por mi integridad física al querer a quien quisiera, siempre me he sentido libre de amar y sin miedo a que se me discriminara por ello, y al igual que yo vivo esa situación quiero que todo el mundo puedo vivirla también.

Porque al final el Orgullo no es quién gana la carrera de tacones o la fiesta con las drag queens más famosas, son actividades que reivindican que puedes ser quien quieras y amar a quien quieras en libertad y que vas a ser aceptado por ello.

El Orgullo gay es una protesta en forma de fiesta que, con una bandera multicolor, pretende cambiar esas mentes que se empeñan en pensar en blanco y negro.

Duquesa Doslabios.

Si tu pareja no te devuelve un abrazo, no es una crisis

Los rumores sobre la posible disolución del matrimonio entre David y Victoria Beckham llevan sonando desde que la pareja se casó en 1999. Supongo que es algo con lo que te acostumbras a lidiar cuando tu relación tiene semejante exposición mediática.

GTRES

Sin embargo, las “pruebas irrefutables” de la decadencia de los Beckham las tenía, supuestamente, un diario inglés que aseguraba haber descubierto lo que los ingleses no revelaban verbalmente pero no podían ocultar a través de gestos.

Según el artículo, en una jornada que pasaron en el parque el día de los deportes, la ex spice se mostró “necesitada” al abrazarle la cintura, al apoyar la mano sobre su pierna para “llamar la atención” o al mirarle sin que David le devolviera la mirada.

Por supuesto no tengo ni la más remota idea de lo que sucede en su matrimonio, pero por experiencia creo que en el caso de los famosos tendemos a hacer sonar las alarmas con demasiada premura.

He tenido varias parejas y no siempre me he sentido igual de cariñosa o con ganas de hacer demostraciones de afecto. En otras ocasiones ha sido la persona con la que estaba quien no me devolvía el gesto o que no agarraba mi mano pese a tenerla sobre la mesa ostensiblemente.

Los seres humanos (todos) experimentamos cambios de humor, que pueden hacer que nos sintamos con mayor o menor ganas de intimidad física y no pasa nada, sino que es algo normal en una relación.

O incluso aún sintiéndonos con ganas de recibir o de dar un poco de caso, nuestra pareja puede estar a otras cosas, sin tan siquiera darse cuenta.

No es un indicativo de crisis, sino una cuestión de sincronización. Pero con la ventaja de que siendo dos personas diferentes, con picos de humor distintos, tienes el doble de oportunidades de poder aprovechar estas ocasiones.

Aunque, francamente, ¿queremos un mundo en el que nos quedamos sin los pequeños placeres de mirar ‘a escondidas’ a la persona a la que queremos?

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Duquesa Doslabios.