BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Las 10 claves para irte de vacaciones con tu pareja (y no romper)

La convivencia, ver juntos una película en el cine y averiguar si es de esas personas que guardan silencio o de las que tiene que comentar absolutamente todo, comer una hamburguesa y procurar seguir pareciendo un ser humano atractivo al terminar o ir de vacaciones en pareja son algunas de las pruebas de fuego a las que se enfrentan dos personas estando en una relación.

PIXABAY

Es por eso que hoy me gustaría hablar de cuáles son mis consejos a la hora de hacer un viaje. Un decálogo de normas que, por mi experiencia, debo aplicar siempre y cuando sale la posibilidad de viajar.

En primer lugar recomiendo tener una especie de lista de lugares de interés. Cada uno puede elegir dos o tres imprescindibles y de esa manera queda garantizado que veréis sitios que os apetezcan por igual.

Viajar supone estar todo el rato junto a tu pareja, por lo que es importante estar pendiente de sus necesidades. Si quiere agua, se muere de hambre o se hace pis lo suyo es movilizarse para solucionarlo. Además no estar pendiente de ello o hacer caso omiso casi siempre termina en discusión (y la comida todo lo calma).

Para mí viajar es feminismo, ya que no concibo un viaje sin igualdad. Siempre procuro dividir con mi pareja las tareas de organización, planificación, logística… Que haya un equilibrio, ya que no debe recaer todo el peso sobre una sola persona.

El dinero suele ser fuente de conflictos, por lo que es recomendable ir a la par con los gastos. Si crees que tu pareja se aprovecha un poco de eso y opta por la maniobra del despiste, haz un Excel y pon las cartas (o los euros) sobre la mesa.

La base de una relación es el respeto, la base de un viaje también. Se debe respetar, especialmente, las zonas comunes. Si te gusta el desorden, procura evitarlo ya que estás compartiendo habitación con tu pareja e igual no le hace tanta gracia como a ti entrar al baño y encontrarse una manzana a medio comer.

Respeta, también, la opinión del otro. Si no quiere tirarse al agua desde esa altura, subirse a una atracción o pasa soberanamente del paseo en góndola porque es ridículamente caro, entiéndelo. La excepción a esta norma es la crema solar. Pónsela aunque no quiera.

Las vacaciones en pareja no significan volverte uña y carne. Seguís siendo dos individuos y no es necesario hacer todo juntos o estar pegados. Si tú lees tu pareja puede escuchar música y no pasa nada.

Y ya de paso respeta el descanso. Se está de vacaciones. No hay por qué estar todo el rato haciendo cosas.

Un último consejo que he añadido recientemente es usar el móvil con moderación. Y a ser posible, esto ya sería lo ideal, si se quiere usar buscar el momento para no dejar a la otra persona descolgada.

Por eso, para terminar, deciros que la clave que debéis repetiros como un mantra es muy sencilla: paciencia.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

7 comentarios

  1. Dice ser Pollera

    Mi consejo es irte de vacaciones y destrozar el hotel con la dieta del pollo.
    Muslo y ala ala ala.

    31 julio 2018 | 10:09

  2. Dice ser Pollera

    Por cierto qué tipo de cerd@ se come una manzana en el baño?

    31 julio 2018 | 10:11

  3. Dice ser agapornis

    no has comido en el baño, es una pasada estas super relajada jejejeje

    31 julio 2018 | 20:19

  4. Dice ser Alba

    jejejeje el post es genial y súper realista.
    Algo que ayuda mucho mucho, gastos a medias!!
    Gracias por el post, es genial!!!

    01 agosto 2018 | 21:13

  5. Dice ser Gato

    Ya era hora de que alguien le parara los pies a las mujeres mandonas en las viajes…

    02 agosto 2018 | 00:22

  6. Dice ser alguien

    “La excepción a esta norma es la crema solar. Pónsela aunque no quiera.”

    Si no quiere crema, pues no se pone crema. Es su cuerpo y él/ella decide. Si es irresponsable y no quiere crema, problema suyo, NO tuyo. Paternalismos no.

    10 agosto 2018 | 12:18

  7. Dice ser ana

    Qué risa con lo de la crema de sol…he recordado el viaje con el novio aquél a Gran Canaria, donde no se puso crema en la cara, yo se lo dije, no me hizo caso, me dijo que yo no era su madre…y cuando se quemó, me echó la bronca porque no le había puesto crema de sol ¡¡

    17 agosto 2018 | 23:38

Los comentarios están cerrados.