Archivo de agosto, 2020

¿Es ético el porno con el que te masturbas?

Puede que empezar el sábado con esa pregunta sea ir demasiado al grano, así que voy a simplificarlo.

¿Cómo seleccionas el porno? No me refiero a abrir unos cuantos vídeos y cerrar la pestaña si los genitales están censurados o si suena música de fondo como criterios de la decisión.

CALVIN KLEIN FACEBOOK

Porque, por lo general, abrimos el ordenador o la pestaña de navegación privada del móvil, nos metemos en la clásica web de porno gratuito y, tras hacer una búsqueda rápida de lo que nos apetece ver ese día -y de la escena que más nos excita-, nos masturbamos y fuera.

Esos son todos los filtros que ponemos a las imágenes eróticas que nos llegan por la pantalla. Y, si pienso en lo exhaustiva que soy para otras cosas -mirar varios precios de televisores, leer reseñas de hoteles o incluso comparar entre varias compañías a ver qué tarifa de billete es la que más me convence-, me doy cuenta de que la elección del porno es casi automática.

Quitando lo que veo, el resto de cosas que rodean el vídeo se me escapan por completo. Un desconocimiento que, al final, está esculpiendo mi sexualidad sin que yo me dé ni cuenta o no repare en ello.

Precisamente, en busca de un cine para adultos más responsable, encontré el porno ético. Pero, ¿qué características debe reunir para que reciba esa etiqueta?

Para que sea ético, lo que vemos en la película, y lo que no vemos, debe serlo también.

Además de una trama en la que también tenga cabida el consentimiento, en la que se rompan los estereotipos de género y de etnia, también es importante mostrar relaciones en las que todos reciban placer.

¿Significa que es el fin de las escenas con juegos de poder o sumisión? Ni mucho menos, pero sí implica que no todo el porno es eso, hay una variedad de relaciones entre los personajes mucho mayor.

También la forma de producirlo tiene que cambiar. Aunque no podemos informarnos cada vez que queramos ver porno si las condiciones de los trabajadores son justas (lo que incluye que puedan decidir desde con quien trabajan hasta un salario decente), sí podemos evitar las grandes páginas web y buscar fuentes de pornografía alternativas.

Más que como “porno ético”, lo puedes encontrar bajo el nombre de porno independiente. La principal diferencia respecto al porno mainstream -por llamarlo de alguna manera- es que no está realizado por las grandes productoras.

Por tanto, no está destinado a una audiencia tan amplia, que es lo que limita el tipo de escenas que se graban (el clásico orden de preliminares, coito y eyaculación masculina sobre alguna parte del cuerpo de la actriz como escena final).

No estoy diciendo que le hagamos la guerra al porno más común y que, desde ahora, cortemos en seco con algún vídeo o canal que nos gustaba de ese estilo. El secreto está en el equilibrio.

Si siempre vamos a lo mismo, tendemos a reproducirlo pensando que no hay otras formas de tener sexo y es fundamental entender qué es lo que estamos viendo.

Al igual que no se nos ocurriría meternos una hamburguesa en cuya cocina las condiciones de higiene son más bien pocas o comer una carne contaminada, deberíamos ser igual de exigentes cuando se trata de escoger las imágenes eróticas con las que nos masturbamos.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Esto es lo peor que puedes hacer si ella tarda en llegar al orgasmo

“Venga, córrete ya” es de las frases más chocantes que, como mujer, me han tocado escuchar.

LELO FACEBOOK

Sí, comparte las primeras posiciones de la lista junto al “¿No estarás en esos días del mes?” o “¿Cuándo tienes pensado casarte?”, otras de las más clásicas que te toca aguantar a menudo a lo largo de la vida.

Aunque claro, estas dos últimas suelen decirse mientras llevas ropa puesta y no estás teniendo sexo, que es cuando puede surgir la primera.

De entre todas las cosas que pueden sacarme mentalmente del momento íntimo -entre las que incluyo el pitido del lavavajillas cuando ha terminado el programa, que suene el timbre o que mi madre me conteste un WhatsApp-, la urgencia de tu acompañante por tu orgasmo, es casi la peor.

No es ya solo que pierda la concentración sexual, es que, por lo general, esa frase viene acompañada de mucho más.

Cuando hace acto de presencia no es al principio (sería un poco absurdo -y aún menos habitual- esperar un orgasmo en los primeros minutos), más bien al rato de estar en plena acción.

Por un lado, entiendo a la perfección el deseo de la otra persona, que tiene interés en que los dos sientan placer llegando a alcanzar el clímax, aunque sea en momentos diferentes.

Pero para nosotras, ese tipo de prisas no son buenas. Más que nada porque no desencadenan una respuesta positiva potenciando la excitación, todo lo contrario.

Cuando te toca escuchar que a ver si te corres, que estás tardando mucho o que si todo va bien porque no has llegado todavía, en tu cabeza se filtra la idea de que estás fracasando como amante y aburriendo a tu acompañante.

Y lo cierto es que, para empezar, nuestro orgasmo es diferente del de los hombres (si quieres profundizar, te recomiendo este artículo).

Tampoco nos podemos olvidar que, a nivel excitación, en cuanto perdemos un poco el hilo, nos toca empezar de cero.

Que las películas porno muestren unos maxiorgasmos femeninos solo con la penetración, no es de gran ayuda. La mayoría de nosotras solo llegamos a alcanzarlo mediante la estimulación directa del clítoris.

Es decir, da igual que estés 45 minutos con una postura de ‘misionero’ digna del kamasutra si el clítoris no está siendo alcanzado.

¿Concusión? Paciencia y, en todo caso, preguntar más que imponer.

Si tienes dudas de si lo estás haciendo bien o si estás yendo por el buen camino, es tan sencillo como cerciorarse con un simple “¿te gusta así?” o un “¿cómo te gustaría que hiciera?”.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Mascarillas, las ‘enemigas’ de la pogonofilia o la pasión por las barbas

Una de las cosas que más me gusta de mi pareja es la barba. Al principio, cuando se la empezó a dejar larga, no terminaba de encajarme su nuevo aspecto. Ahora es fascinación.

PIXABAY

Poco a poco, se ha ido convirtiendo en un fetiche. Sobre todo desde que una de mis imágenes favoritas -y de las que más se repiten en mi cabeza- es el momento que se la lava en el lavabo del baño, sube la cabeza y algunas gotitas se le deslizan por la barba.

No fue hasta que empezó a dejársela crecer, y se le cerró por completo, que me di cuenta que, para mí, resultaba un acelerador inmediato.

Por eso me ha dolido tanto que, por el uniforme de la nueva normalidad -que lleva la mascarilla integrada- haya decidido recortársela hasta dejársela casi a ras de barbilla.

Claro que sigue siendo guapísimo, pero internamente, me ha tocado llorar un poco la pérdida de aquel objeto de mi deseo.

Siendo práctica, prefiero que sea así. A fin de cuentas, la barba, como el pelo de la cabeza (sobre todo en el caso de las melenas), es uno de esos puntos de riesgo del cuerpo que, cuanto menos expuesto vaya, mejor para evitar contagiarse del virus.

Para las personas con pogonofilia, toca ver la mascarilla como la nueva barba.

Pero, ¿en qué consiste ese fetiche del que puede que oigas hablar por primera vez?

Como comentaba, se refiere a la excitación sexual por el vello facial. Y aunque uno de los síntomas más claros es que los hombres con barba te llaman la atención irremediablemente, también puedes comprobar si la ‘padeces’ buscando las fotos de los famosos cuando se la dejan crecer.

La pogonofilia no es solo que Chris Evans te parezca mucho más atractivo en la película de Los Vengadores en la que se deja barba (Infinity War, por si quieres comprobar si te sucede o no).

El componente sexual es el que marca la diferencia entre que sea algo que te guste o que estemos ante una auténtica filia. ¿Se te acelera la respiración? ¿Notas un cosquilleo? ¿Pierdes de vista todo lo que no sea la barba?

Entonces, amiga o amigo, puede que seas del club de los amantes de las barbas.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

 

 

‘Los meses de verano suelen ser en los que más condones se compran’

El de 2020 va a ser el verano de los preservativos. No tengo pruebas (todavía), pero tampoco dudas al respecto.

Si por lo general, es en los meses de calor cuando la frecuencia de relaciones sexuales se dispara, sumándole el posconfinamiento y las ganas que compartimos todos de disfrutar y aprovechar al máximo, obtenemos como resultado el momento del año más sexual.

CONTROL FACEBOOK

Es algo que confirma Manuel Aznar, Product Manager de Control España: “Los meses de verano suelen ser los más fuertes del año y en los que más condones se compran”.

Y la explicación no podría ser más lógica: “El buen tiempo, las vacaciones y otras actividades de ocio despiertan el apetito sexual de la gente. Este verano, como consecuencia del coronavirus y las normas de distanciamiento social, afrontamos una nueva forma de relacionarnos, pero eso no debe significar bajar la guardia”.

Pero, ¿cuál es nuestra relación con los preservativos en verano? ¿Los usamos correctamente? ¿Forman parte de las primeras cosas que metemos en la maleta antes de irnos de viaje? Manuel Aznar nos contesta a estas y otras preguntas.

Cuando llega el verano, ¿tendemos a relajarnos con la protección o seguimos usándola con la misma asiduidad? 
En general las costumbres suelen ser las mismas en todas las épocas del año, no influye si es verano, primavera o invierno. Según nuestro último Barómetro Control del 2019 “Los jóvenes y el sexo”, un 76.6% de los jóvenes declaran que utilizan siempre el preservativo masculino en sus relaciones sexuales para estar protegidos. Sin embargo, hay 1 de cada 4 que solo lo utiliza ocasionalmente, con el riesgo que eso conlleva. Conviene recordar que el preservativo es el único método de doble barrera, ya que además de evitar embarazos no deseados, también protege frente al contagio de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

¿Es un producto que no falte a la hora de hacer la maleta o que nos preocupemos por conseguir si viajamos fuera de casa?
Depende un poco más de la personalidad de cada uno/a. Hay personas más organizadas que ya se lo llevan de casa y otras más despreocupadas que lo compran en el lugar de destino. Afortunadamente se trata de un tipo de producto que se puede conseguir fácilmente en farmacias, máquinas expendedoras, hipermercados e incluso online con lo que nunca debe ser una excusa no tenerlo a mano para no utilizarlo.

Las temperaturas, las escapadas a la playa… ¿Cómo afectan los factores externos a los preservativos? ¿Pueden llegar a dañarlos de algún modo?
Un calor excesivo durante un periodo largo de tiempo podría dañar el envoltorio y como consecuencia la conservación del propio preservativo. Esto podría provocar que el preservativo se rompiera durante la relación sexual. Por tanto, debemos evitar una exposición solar prolongada y fuentes que produzcan mucho calor.

¿Cómo podemos guardarlos de forma que no se estropeen? ¿El clásico bolsillo de la cartera es una buena idea?
Lo ideal sería tenerlo en casa o en el hotel, en algún lugar fresco como por ejemplo el cajón de la mesita de noche. Obviamente si necesitamos llevarlo con nosotros, porque nunca se sabe cómo y dónde puede acabar la noche, debemos llevarlo en un sitio seguro donde no pueda rasgarse y donde no se genere mucho calor. Quizá, lo ideal sea llevarlos en una condonera individual. De esta manera, nos aseguramos su perfecta conservación, ya que el bolsillo de la cartera puede ser una gran fuente de calor.

Ya que en verano tendemos a relacionarnos con más gente y los encuentros sexuales se dan en todo tipo de sitios, ¿cómo podemos asegurarnos de que la situación no nos desconcentre y colocarlo correctamente?
La respuesta es sencilla: practicando. Tanto para una adecuada concentración, como para una correcta colocación, el truco está en practicar. Esto nos permitirá disfrutar de nuestras relaciones sexuales en todas las situaciones. La concentración debe desarrollarla y afianzarla uno/a mismo/a.

Para la colocación del preservativo, por ejemplo, Control dispone de un modelo llamado Easy Way que está especialmente desarrollado para ayudarnos a una correcta y más rápida colocación del condón. Este modelo dispone de una banda azul que nos indica el lado por el que debemos colocarnos el preservativo y después, tirando de esta banda el preservativo se coloca en el pene en menos de un segundo.

¿Qué errores seguimos cometiendo a la hora de ponerlo?
Las más habituales, y que encima nos ponen en riesgo, son abrir el envoltorio con los dientes, rasgar el preservativo con la uña y colocarlo al revés. Estas situaciones suelen provocar la rotura del preservativo y nos pueden dar un susto.

Si estamos en la playa o en el campo, ¿cómo podemos guardarlos -para deshacernos de ellos más tarde-, sin contaminar el medio ambiente?
Es tarea de todos preservar el medio ambiente y cuidar de nuestro planeta. Por esto mismo, es nuestro deber hacer una correcta separación de los diferentes residuos. Los preservativos usados deben tirarse al contenedor gris, ya que no se trata de un residuo
reciclable. La respuesta a cómo o dónde guardarlos -si estamos en la playa o en el campo para después deshacernos de ellos- es donde se pueda: un pañuelo, el propio envoltorio…. Pero de lo que debemos asegurarnos es que lo hacemos en el contenedor correcto.

Y, para terminar, ¿cómo contestar al chico de turno que jura y perjura que mejor no usarlo porque no tiene ninguna enfermedad y controla perfectamente cómo hacer la marcha atrás?
En primer lugar, la marcha atrás no es un método eficaz para evitar el contagio de ITS. Suele utilizarse para evitar embarazos no deseados, pero tampoco en este sentido es efectivo y podríamos llevarnos un susto. Respecto a tener o no la seguridad de transmitir algún tipo de infección durante la relación sexual, el preservativo no solo evita que nosotros se las contagiemos a otras personas, sino que también nos protege a nosotros de las infecciones que pudiera tener la otra persona. Es decir, es bidireccional.

De hecho, los resultados de nuestro Barómetro reflejan que 1 de cada 4 jóvenes desconocen el estado sexual de su pareja. Hay infecciones que pueden transmitirse sin que nosotros seamos conscientes. Por tanto, lo más responsable es utilizar siempre el preservativo y consultar con nuestro médico a un médico si tenemos alguna duda respecto a nuestra salud sexual.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Consejo de experto: así podemos ayudar a nuestra pareja si tiene eyaculación precoz

Que las consultas sobre eyaculación precoz se disparen en verano, no es casualidad. La agenda liberada o el esperanzador panorama de que las relaciones sexuales se van a disparar estos meses, hacen que muchos hombres que la padecen, se animen a buscarle solución (porque sí, la tiene).

DEREK ROSE

Te puede interesar: ¿Por qué cuando más nos preocupa la eyaculación precoz es en verano?

Siendo un tema tan delicado, no siempre es fácil saber cómo abordarlo o dar apoyo cuando se trata de la pareja quien la padece.

Por esa razón, el doctor Jesús E. Rodríguez, director del Instituto Sexológico Murciano y jefe de investigación de Myhixel (el método natural para controlar la eyaculación), ha querido darnos algunas claves para afrontar esta situación sin que termine siendo un motivo de conflicto dentro de la relación.

Si nuestra pareja no quiere hablar del problema, ¿es buena idea que lo saquemos o, por el contrario, añade más presión? ¿Cómo romper la barrera de la vergüenza?
En problemas de eyaculación precoz, la presión es un factor que no pesa tanto como en otras disfunciones sexuales masculinas, suele tener más bien una base neurobiológica, y al hombre, en la mayoría de los casos, le ayuda saber que su pareja se preocupa por esta cuestión y quiere ayudarle.

Sacar el tema y hablarlo, sin caer en las comparaciones o en ataques personales, suele ser muy positivo y un buen primer paso hacia la solución definitiva. En la mayoría de los casos el hombre se sentirá aliviado, siempre que se haga con tacto y con ánimo constructivo, es altamente recomendable tratar esta cuestión con nuestra pareja, aunque pueda resultar incómodo.

¿Qué tipo de momento o situación deberíamos buscar para poder hablarlo?
Hablarlo en frío y sin otras personas delante, evitando hacerlo al poco de suceder un episodio de eyaculación acelerada y/o descontrolada, o mezclándolo con otras cuestiones que afecten a la relación. Sobre todo evitar hablarlo en el transcurso de una discusión o cuando haya habido una reciente, aunque esta haya sido por otros temas.

¿Hasta qué punto hay que darle importancia o quitarle hierro al asunto?
A un hombre con eyaculación precoz le ayuda saber que es un tema que a su pareja le importa, interesa y preocupa, siempre que se plantee como un objetivo en común y con el fin de mejorar la vida sexual de ambos. Se debe mantener una actitud comprensiva, pero a la vez motivadora hacia nuestra pareja. Ayudarle a buscar soluciones y ofrecer nuestra total colaboración en el proceso.

En el caso de que lo vea solo como un problema suyo, ¿cómo podemos hacerle saber que es algo que está afectando a los dos?
Esta actitud es muy frecuente en los hombres que padecen eyaculación precoz y no es tanto porque no sepan que afecta a la sexualidad de sus parejas, que lo saben y les preocupa, sino más bien porque les resulta más sencillo y prefieren solucionarlo por su cuenta, evitando en la medida de lo posible mostrar esa debilidad ante nadie. En estos casos, hay que distinguir aquellos hombres que buscan soluciones y se enfrentan a esta cuestión de aquellos que no lo hacen.

Si el hombre prefiere abordar la solución individualmente, sin la participación de la pareja en el tratamiento o en la búsqueda del mismo es completamente respetable, por el contrario, si el hombre no busca soluciones y tampoco da la opción de buscarlas a su pareja, es entonces momento de tener una conversación seria y condicionar el futuro de la relación a que se afronte esta cuestión.

¿Cómo podemos apoyarle?¿Qué papel tienen en este punto las demostraciones de cariño?
Las muestras de apoyo dependen mucho del tipo de relación que tengamos, la personalidad de nuestra pareja y un sinfín más de variables. Podemos acompañarlo a consulta si él quiere, ayudarle a buscar un profesional, colaborar en alguna actividad en pareja que sea terapéutica, animarle cuando no responda a un tratamiento, cuando suceda no reaccionar de forma exagerada, no mostrar enfado o desesperación y mucho menos compararlo con anteriores parejas o usar este tema en discusiones de pareja como un arma arrojadiza.

Las muestras de cariño e interés por parte de la pareja son bienvenidas y pueden significar una gran motivación para afrontar esta disfunción sexual con garantías de éxito. El diálogo y el cariño son quizás el mejor fármaco inventado hasta la fecha para el sexo.

¿Cómo ayudar a la pareja a entender que necesita ayuda profesional si no quiere ir a consulta y no se soluciona el problema?
En primer lugar asegurarnos de que tiene una información adecuada y fiable sobre lo que es la eyaculación precoz y las diferentes alternativas de tratamiento eficaces disponibles en la actualidad. Hoy en día se pueden acceder a tratamientos eficaces sin necesidad de pasar por un profesional o al menos sin la necesidad de acudir a una consulta presencialmente. Un claro ejemplo de este tipo de tratamientos es la metodología Myhixel.

Una vez en manos de un profesional, ¿es recomendable implicarse en todo el proceso o debemos dejarle espacio a nuestra pareja?
Lo más habitual es que el hombre pida su espacio y prefiera tratar el cuadro con el especialista sin que su pareja asista, aunque eso no quiere decir que el apoyo de la pareja no sea importante, por ejemplo a la hora de preguntarle e interesarse por sus progresos y dificultades en el transcurso del mismo.

¿Se debe reconstruir la sexualidad entre ambos de alguna manera?
La eyaculación precoz, al igual que otras disfunciones sexuales, va provocando una serie de efectos secundarios en la salud sexual de las parejas. El deseo sexual de ambos miembros de la pareja suele verse afectado, dada la mala calidad de las relaciones y los frustrantes que pueden ser en muchos momentos para ambos, se pierde interés sexual hacia la pareja. Así mismo, son frecuentes los problemas de pareja derivados de este malestar con la sexualidad, instaurándose un clima de tensión que acaba aumentando la frecuencia de las discusiones denominadas destructivas.

Todas estas consecuencias (y otras menos habituales) suelen mejorar paralelamente a los progresos con el control eyaculatorio. En nuestra experiencia clínica con la metodología Myhixel, una vez el hombre comienza a tener control sobre su eyaculación las consecuencias derivadas van desapareciendo para ambos miembros de la pareja, la calidad de las nuevas relaciones sexuales va generando un aumento del interés sexual y esto se nota en el resto de áreas de la relación.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Cambia la regla en verano? La menstruación en la época más calurosa del año

Aunque muchas firmaríamos por tener un verano en el que la regla nos diera un respiro (sobre todo después de que la agenda se nos ha colapsado después del confinamiento), nos va a tocar acordarnos de meter el clásico neceser de supervivencia para esos días del mes.

Como Pilar Ruiz, la directora de comunicación de Intimina (marca de cuidado íntimo para mujer), me confirma, el ciclo no es que cambie en la estación más calurosa del año. Sin embargo sí podemos sentirlo un poco diferente.

PIXABAY

¿Cómo nos afectan los cambios de estación a la menstruación?
En realidad, las estaciones del año no afectan directamente a nuestra menstruación. Es cierto que no percibimos la regla de la misma manera en verano que en invierno, por ejemplo. Durante el verano, por acción del calor y el ejercicio al aire libre, podemos percibir más inflamación y sentirnos más hinchadas que en otras épocas del año. El agobio, la temperatura y los largos días pueden generarnos malestar, más retención de líquidos o deshidratación, y esto afecta a nuestro cuerpo y estado.

En invierno, por otro lado, estamos más caseras lo que nos puede generar la sensación de tener mayor dolor pero menor hinchazón. Solemos tener más antojos de chocolate (¡por qué no!) y nos sentimos más cansadas. Cada mujer es diferente y la regla, según nuestro estilo de vida, nos afecta de formas distintas. Es un proceso natural y cada una decide vivirlo de la mejor manera.

Y, más en concreto, ¿cómo afecta el verano con la subida de temperaturas? ¿Altera el flujo de alguna manera?
El flujo menstrual no debería verse alterado por una estación específica. En caso de que eso sucediera, deberíamos consultar con un profesional para ver qué puede estar sucediendo. Sí es cierto que el verano puede hacernos sentir más incómodas los días de regla por el tipo de ropa que usamos, el calor agobiante, los largos días en la piscina o la playa… De hecho, según un estudio de Intimina, el 63% de las mujeres elige evitar bañarse en la playa o piscina cuando tienen la regla y el 67% siempre lleva consigo los productos de higiene íntima para evitar comprarlos en el destino vacacional.

Durante los días de regla es fundamental hidratarse bien y beber mucha agua, de este modo evitas la retención de líquidos y mejoras la piel; a la vez que debemos cuidar nuestra alimentación con comidas ricas en nutrientes. Cuidarse adecuadamente nos evitará malestares, hinchazón o molestias adicionales que puedan surgir por estar en verano. Además, es importante descansar bien, durmiendo un mínimo de 8 horas diarias y no olvidar la ingesta de hierro durante y tras la menstruación, para tener buenas reservas.

También la vida social cambia en los meses de buen tiempo, ¿cómo compaginar la agenda con la regla?
Es importante destacar que cada mujer es diferente y, por lo tanto, no hay fórmulas mágicas. Nuestra vida debe ser la misma, con o sin regla, ya que nada debe impedirnos disfrutar de lo que nos apetezca hacer: salir a terrazas, ir a la piscina, bailar o tumbarnos en el sofá a ver una película.

¿Es la copa menstrual una buena alternativa para el verano?
¡Claro que sí! No solo por ser hipoalergénicas y totalmente respetuosas con el equilibrio íntimo, gracias a la silicona de grado médico con la que están fabricadas; sino también porque previenen el crecimiento bacteriano. Pero lo más importante es que se pueden llevar hasta 12 horas, lo que las convierte en un complemento ideal para los largos días de verano. No se nota, y nos permite hacer todos los planes sin problema.

Normalmente, la copa resulta muy práctica si tenemos un baño cerca, ¿cómo convertirla en la mejor aliada para los días de playa/piscina?
Es importante mencionar que podemos usar la copa menstrual durante 12 horas, por lo que es posible estar en la playa durante largas jornadas, bañarse y tomar sol sin ninguna preocupación. Luego, al llegar a casa, solo es necesario enjuagarla y volver a usar.

En caso de que tengamos que cambiarnos en un baño público, para que sea lo más cómodo posible, desde Intimina recomendamos llevar preparado un kit para la menstruación: en una bolsa con cremallera, introduce la copa menstrual Lily Cup Compact de INTIMINA, ideal para el bolso por su estructura plegable, junto con toallitas húmedas, desinfectante de manos y agua embotellada. Además, nuestras copas van guardadas en una funda para estar más protegida.

¿Le puede afectar al material el cloro del agua, la arena o la sal del mar?
Si la copa se coloca de manera correcta, no la notas y no tiene contacto con el exterior. Tanto el cloro del agua, la arena o la sal de mar no deberían afectarla, porque al encontrarse en el interior de nuestra vagina, ni deja escapar flujo ni que entre agua en nuestro interior.

Para aquellas amantes del senderismo, ¿cómo podemos limpiar la copa en pleno campo si nos encontramos de ruta?
Es muy simple: una vez nos la quitamos, vertemos su contenido, la limpiamos con un poco de agua o papel higiénico y volveremos a introducirla. Es importante recalcar que debemos esterilizarla entre 5 y 8 minutos en agua hirviendo antes y después de cada ciclo.

A la hora de viajar, ¿qué ventaja tiene la copa frente a los tampones?
La copa menstrual cuenta con la comodidad y practicidad de que podemos llevarla puesta hasta 12 horas sin notarla en absoluto, y es importante también que con ella no generamos residuos que a veces no sabemos ni dónde tirar. Además, comprar compresas y tampones en países no occidentales a veces no es tarea sencilla, no solo por su elevado precio sino porque pueden llegar a ser inexistentes.

Según un estudio de Intimina, 3 de cada 10 mujeres (31%) aseguran haber tenido problemas para acceder a productos de higiene íntima durante un viaje. Por lo que la copa menstrual, al no ocupar apenas espacio en la maleta, puedes llevarla siempre contigo y no tener que buscar productos para la regla en el destino, asegurando una protección fiable durante todo el viaje.

Si no podemos hervirla en ese momento, ¿cómo podemos guardarla de una forma higiénica?
Lo importante es hervirla antes y después de cada ciclo. No es necesario esterilizarla durante la menstruación. Con lavarla con agua es suficiente. Por otro lado, si no estamos en casa y no disponemos de los utensilios para hervir la copa, una opción son las tabletas esterilizadoras, que permiten esterilizar la copa menstrual en agua fría durante 15 minutos.

Una vez acabado el ciclo, ¿podemos compartir la copa -una vez desinfectada- con otra mujer?
No, no es recomendable compartir la copa menstrual. Más allá del factor higiénico, también es importante saber que hay una copa para cada mujer y cada una debe encontrar la que mejor se adapte a sus necesidades.

¿Es el verano una buena época para animarnos a probarla si nunca la hemos usado?
Sin duda. De hecho, ¡cualquier momento del año es bueno para iniciar el cambio! Lo que recomendamos es probarla antes de que comience la regla para poder aprender a colocarla, acostumbrarnos a ella y conocer cómo funciona nuestro cuerpo. Seguro que una vez que prueben la copa, no la cambiarán por nada del mundo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).