¿Es ético el porno con el que te masturbas?

Puede que empezar el sábado con esa pregunta sea ir demasiado al grano, así que voy a simplificarlo.

¿Cómo seleccionas el porno? No me refiero a abrir unos cuantos vídeos y cerrar la pestaña si los genitales están censurados o si suena música de fondo como criterios de la decisión.

CALVIN KLEIN FACEBOOK

Porque, por lo general, abrimos el ordenador o la pestaña de navegación privada del móvil, nos metemos en la clásica web de porno gratuito y, tras hacer una búsqueda rápida de lo que nos apetece ver ese día -y de la escena que más nos excita-, nos masturbamos y fuera.

Esos son todos los filtros que ponemos a las imágenes eróticas que nos llegan por la pantalla. Y, si pienso en lo exhaustiva que soy para otras cosas -mirar varios precios de televisores, leer reseñas de hoteles o incluso comparar entre varias compañías a ver qué tarifa de billete es la que más me convence-, me doy cuenta de que la elección del porno es casi automática.

Quitando lo que veo, el resto de cosas que rodean el vídeo se me escapan por completo. Un desconocimiento que, al final, está esculpiendo mi sexualidad sin que yo me dé ni cuenta o no repare en ello.

Precisamente, en busca de un cine para adultos más responsable, encontré el porno ético. Pero, ¿qué características debe reunir para que reciba esa etiqueta?

Para que sea ético, lo que vemos en la película, y lo que no vemos, debe serlo también.

Además de una trama en la que también tenga cabida el consentimiento, en la que se rompan los estereotipos de género y de etnia, también es importante mostrar relaciones en las que todos reciban placer.

¿Significa que es el fin de las escenas con juegos de poder o sumisión? Ni mucho menos, pero sí implica que no todo el porno es eso, hay una variedad de relaciones entre los personajes mucho mayor.

También la forma de producirlo tiene que cambiar. Aunque no podemos informarnos cada vez que queramos ver porno si las condiciones de los trabajadores son justas (lo que incluye que puedan decidir desde con quien trabajan hasta un salario decente), sí podemos evitar las grandes páginas web y buscar fuentes de pornografía alternativas.

Más que como “porno ético”, lo puedes encontrar bajo el nombre de porno independiente. La principal diferencia respecto al porno mainstream -por llamarlo de alguna manera- es que no está realizado por las grandes productoras.

Por tanto, no está destinado a una audiencia tan amplia, que es lo que limita el tipo de escenas que se graban (el clásico orden de preliminares, coito y eyaculación masculina sobre alguna parte del cuerpo de la actriz como escena final).

No estoy diciendo que le hagamos la guerra al porno más común y que, desde ahora, cortemos en seco con algún vídeo o canal que nos gustaba de ese estilo. El secreto está en el equilibrio.

Si siempre vamos a lo mismo, tendemos a reproducirlo pensando que no hay otras formas de tener sexo y es fundamental entender qué es lo que estamos viendo.

Al igual que no se nos ocurriría meternos una hamburguesa en cuya cocina las condiciones de higiene son más bien pocas o comer una carne contaminada, deberíamos ser igual de exigentes cuando se trata de escoger las imágenes eróticas con las que nos masturbamos.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

5 comentarios

  1. Dice ser Alberto Colomo

    Lo siguiente va a ser no permitir a cada uno que se imagine el escenario.
    Másturbense tranquilos y tranquilas y dejen a los demás vivir.

    15 agosto 2020 | 08:49

  2. Dice ser Pep Magrana

    Yo lo que mas busco en la lupa son los videos “Blowjob Interracial” , y alguna veces ‘Big Boobs Mature’ y ‘Drive Cumshot’ . Ale.

    15 agosto 2020 | 11:23

  3. Dice ser Elizabeth

    Hola,

    La verdad este tema del porno es algo muy controversial, ya que puede satisfacerte en cierto modo pero a la vez puede bajar tu autoestima y perjudicar tu vida social a largo plazo. Por eso hay que tener mucha prudencial al consumir este tipo de contenidos. Sobre los jóvenes que hoy en día están mas expuestos a esto. Un saludo!

    16 agosto 2020 | 02:35

  4. Dice ser Octostream

    Yo prefiero ver una peli erótica y no tanta bajeza

    16 agosto 2020 | 08:42

  5. Dice ser Winona Wisconsin

    El porno no es más que prostitución y explotación de la mujer tolerada y aceptada, y no sé cómo la autora, considerándose a sí misma feminista, no lo condena categóricamente en lugar de hacerle publicidad.

    Mucho camino nos queda aún por recorrer.

    17 agosto 2020 | 14:02

Los comentarios están cerrados.