Entradas etiquetadas como ‘fetiche’

Que tu fetichismo sea motivo de placer y no de vergüenza

Hace unos días me llegaba un mensaje a Instagram. Un seguidor me contaba que había descubierto que algo poco común le excitaba.

Me preguntaba si era normal.

fetichismo

PEXELS

(¿Cómo que aún no me sigues en Instagram? Pues venga…)

Aunque no voy a entrar en lo que trataba su nuevo gusto por respeto a su intimidad, él me lo escribía diciéndome que sentía vergüenza de contárselo a alguien.

Que no sabía si era algo de lo que tenía que preocuparse.

Puede que fuera porque era algo que no había visto en Cincuenta sombras de Grey, que nos ha hecho pensar en el BDSM como un fetichismo mainstream y bien visto.

Casi parece que todo lo que se salga de cuero negro, esposas o lencería fina es demasiado atípico.

Pero sobre cosas que nos excitan, no hay nada escrito. Es algo que llega hasta donde nos pongamos a investigar, ya que viene de la curiosidad de explorar otros terrenos siguiendo la línea del placer.

Además, si algo positivo tienen los fetichismos -los de película popular y los menos conocidos-, es el poder de aumentar nuestro repertorio sexual.

Y, si se tratan de algo tan beneficioso, ¿por qué, como mi seguidor, hay quienes lo viven con bochorno?

Otra explicación, además de la de que parece que nos movamos entre modas sexuales, es que somos muy rápidos en juzgar lo que no entendemos ni experimentamos.

Si criticamos al primo vegetariano en cada comida familiar, ¿cómo vamos a aceptar algo tan íntimo y que nos suena tan raro como es que a alguien le guste quedar colgado en el aire mediante cuerdas de yute, por poner un ejemplo?

Te puede interesar: ¿Te vienes a una clase de Shibari? Descubro el arte erótico de atar con cuerdas

Nos falta ser más tolerantes cuando se trata de las apetencias de los demás. Lo que no significa que tengan que gustarnos obligatoriamente.

Ya lo decía Valérie Tasso en una entrevista hace unos meses, «El fetichismo no tiene por qué gustar a todo el mundo. Si no me gusta el arroz, no voy a pensar que toda la gente que come arroz es ‘rarita’, ¿verdad?».

A eso le podemos sumar que, históricamente, tener gustos diferentes se había asociado con problemas mentales, todos o casi la mayoría de ellos.

Además, cosas que antes podían estar socialmente aceptadas como el hecho de que se dieran matrimonios en una misma familia (y por tanto relaciones sexuales), se ha convertido ahora en una de las categorías eróticas de las páginas web de pornografía peor vistas.

Son otros tiempos y los gustos íntimos van evolucionando junto a ellos. Así que no parece extraño pensar porqué aún hay vergüenza alrededor de los fetichismos.

Por suerte, estamos en un contexto histórico y social más abierto de miras que cualquier otro anteriormente.

Creo que más que pensar en si lo que nos gusta es o no normal, deberíamos centrar el foco en cómo integrarlo con nuestra pareja, por eso mi consejo fue que se animara a probarlo más adelante en compañía.

Comentándolo primero, claro. Mientras haya consentimiento y respeto entre las dos personas (o las que sean), da igual lo que hagamos entre las sábanas.

Así que, como a mi seguidor, te animo a que expreses tu sexualidad de la manera que tú quieras, sin caer en estereotipos o buscar qué es lo más ‘normal’.

Y te recomiendo que lo hagas ya, es el trabajo de toda una vida y nunca es tarde para empezar.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en TikTokTwitter y Facebook).

¿Eres fetichista? Este psicólogo te resuelve la gran duda

Siempre hay algo. Algo que te da reparo compartir incluso con tu amiga con la que tienes más confianza. Algo que tú disfrutas -porque vaya si lo haces- pero sabes que no está bien visto por tratarse de un fetichismo.

UNSPLASH

Y puede ser desde una pasión desmesurada por oler la ropa interior de otra persona, conseguir alcanzar el clímax solo si participan los pies en el juego o pasear toda una tarde con un juguete metido en cualquiera de tus orificios, porque es la orden que has recibido.

Lo que tienen en común es precisamente lo que las hace peculiares. Se escapan de lo convencional, del sexo que sí parece moralmente aceptable simplemente por estar más extendido.

Pero, ¿te digo algo? No somos bichos raros.

Y me he encargado de tener un punto de vista profesional antes de escribirlo. José Alberto Medina Martín, (@sex_esteem en Instagram) psicólogo y sexólogo, me ha tranquilizado al respecto.

Porque, para empezar, creemos que el hecho de que nos excite algo en concreto del cuerpo, como puede ser (aquí hablo en mi caso) una barba o vello corporal, ya significa que es un fetichismo, lo que es una confusión muy frecuente.

“Si solo obtienes placer en prácticas sexuales que involucran esa parte, objeto o material, sí se considera fetichismo, que estaría englobado dentro de las parafilias. Son prácticas sexuales no convencionales que se salen del modelo de una sexualidad normal, normal de norma”, afirma el psicólogo.

Es más, para él, que necesites una práctica distinta (se me ocurre como ser escupido o insultado) para llegar al orgasmo, solo tiene una dificultad y es que des con alguien a quien también pueda gustarle eso.

“Cuando solo obtienes placer del fetichismo, ya sea cuero, tacones, fusta o una parte del cuerpo, hay un problema de cara al público que se pueda encontrar. Es más complicado encontrar parejas sexuales con tus preferencias, se cierra el abanico de las posibilidades”, reflexiona.

“El caso es que interiorices que tienes la capacidad de tener gustos por otras cosas, la capacidad está ahí. Pero si no quieres explorarla por cualquier motivo -y quieres seguir ciñéndote a tu parafilia porque te encuentras cómoda así-, no hay ningún problema contigo”, afirma el experto.

En sus palabras: “Es una práctica más. Tiene una serie de dificultades a la hora de encontrar pareja/público con la que disfrutar de ella, pero todo el mundo tiene su espacio y su público, aunque sea más difícil de encontrarlo”.

Solo es un problema si te supone un problema, no porque venga en un libro”, resume.

Te puede interesar leer: Si te encantan la comida y el sexo, es momento de que pruebes el ‘sploshing’

Y ¿qué pasa si me encuentro a una persona fetichista pero mi vida sexual es más convencional? José Alberto resuelve la duda.

“Si no te gustan esas prácticas -o no al mismo nivel que a tu pareja-, estás en todo tu derecho de decir no. Es cuestión de encontrar un punto de encuentro. Si no lo hay, no pasa nada. Hay mucha gente en el mundo”, declara.

En lo que coincidimos ambos es que la carga social de tener este tipo de preferencias sigue siendo muy grande. Quitarle peso no empieza en la intimidad de la habitación.

“Ambas partes tienen que tener en cuenta que es una práctica más y no hay ninguna alteración neurológica ni ningún tipo de enfermedad o patología. Por mucho que quieran hablar los manuales de trastornos parafílicos simplemente son gustos.”

Duquesa Doslabios.
(Ya puedes seguirme en Instagram,  Twitter y Facebook).

Mascarillas, las ‘enemigas’ de la pogonofilia o la pasión por las barbas

Una de las cosas que más me gusta de mi pareja es la barba. Al principio, cuando se la empezó a dejar larga, no terminaba de encajarme su nuevo aspecto. Ahora es fascinación.

PIXABAY

Poco a poco, se ha ido convirtiendo en un fetiche. Sobre todo desde que una de mis imágenes favoritas -y de las que más se repiten en mi cabeza- es el momento que se la lava en el lavabo del baño, sube la cabeza y algunas gotitas se le deslizan por la barba.

No fue hasta que empezó a dejársela crecer, y se le cerró por completo, que me di cuenta que, para mí, resultaba un acelerador inmediato.

Por eso me ha dolido tanto que, por el uniforme de la nueva normalidad -que lleva la mascarilla integrada- haya decidido recortársela hasta dejársela casi a ras de barbilla.

Claro que sigue siendo guapísimo, pero internamente, me ha tocado llorar un poco la pérdida de aquel objeto de mi deseo.

Siendo práctica, prefiero que sea así. A fin de cuentas, la barba, como el pelo de la cabeza (sobre todo en el caso de las melenas), es uno de esos puntos de riesgo del cuerpo que, cuanto menos expuesto vaya, mejor para evitar contagiarse del virus.

Para las personas con pogonofilia, toca ver la mascarilla como la nueva barba.

Pero, ¿en qué consiste ese fetiche del que puede que oigas hablar por primera vez?

Como comentaba, se refiere a la excitación sexual por el vello facial. Y aunque uno de los síntomas más claros es que los hombres con barba te llaman la atención irremediablemente, también puedes comprobar si la ‘padeces’ buscando las fotos de los famosos cuando se la dejan crecer.

La pogonofilia no es solo que Chris Evans te parezca mucho más atractivo en la película de Los Vengadores en la que se deja barba (Infinity War, por si quieres comprobar si te sucede o no).

El componente sexual es el que marca la diferencia entre que sea algo que te guste o que estemos ante una auténtica filia. ¿Se te acelera la respiración? ¿Notas un cosquilleo? ¿Pierdes de vista todo lo que no sea la barba?

Entonces, amiga o amigo, puede que seas del club de los amantes de las barbas.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).