Entradas etiquetadas como ‘autoestima’

Algunas ventajas de grabarte con tu pareja haciendo ‘eso’ (si todavía no lo has hecho)

Mira que yo soy de llevar la iniciativa y proponer cosas en la cama, pero el tema de grabarme en vídeo siempre me ha seducido menos.

Teniendo dispositivos que son tan fáciles de hackear, ¿quién se siente cómoda ante la idea de una película en la que aparece teniendo sexo?

Quitando a Kim Kardashian, creo que a ninguna de nosotras.

pareja beso

PEXELS

(¿Cómo que aún no me sigues en Instagram? Pues venga…)

Pero ahí es donde está también el morbo de ponerse delante del objetivo y darlo todo.

Porque sí, cuando te graba la cámara, te vienes arriba. Le das más profundidad al movimiento, te cambia la cara… Conectas con tu lado más sensual.

Digamos que, de repente, eres más consciente de tu cuerpo y te centras en que aparezca lo más favorecido posible.

Entonces el resultado no es el mismo que cuando echas un polvo tontorrón debajo de las sábanas (por muy fantásticos que sean esos encuentros perezosos).

En el momento en el que te ves en la pantalla, crecida, segura y tremenda, y de la misma manera a la otra persona, ¿cómo no excitarte con la imagen?

Te puede interesar leer: Más confianza en la cama: así puedes mejorar tu autoestima sexual

Yo soy partidaria de grabar en modo avión, reproducirlo y eliminar las pruebas. No hay necesidad de que quede guardado y de repente aparezca por error cuando le estás enseñando a tu abuela las fotos y vídeos del viaje en plena comida familiar.

Se puede utilizar en el momento como aliciente en vez de la pornografía y luego mandarlo a la papelera.

Así te llevas lo mejor de los dos mundos: vives la experiencia con tu pareja y no tienes la mosca detrás de la oreja de que ese vídeo va a aparecer en ningún otro sitio.

¿Cómo grabar un buen vídeo casero?

-Hazlo con alguien con quien tengas mucha confianza por dos razones, te vas a sentir más cómoda siendo grabada y sabes que no va a darle un uso distinto al vídeo.

Dale a la luz, ilumina la habitación y disfruta de ver vuestros cuerpos desde un punto de vista de tercera persona. Hazte voyeur de ti misma. Eres preciosa y no me canso de decírtelo.

Seduce a la cámara, mírala, juega, llama tu propia atención y desinhíbete enseñando todas esas zonas que te encantan. Disfruta. Luego te verás en el vídeo y tu autoestima se vendrá arribísima.

Apuesta por algo de lencería: hay monos de encaje de cuerpo entero con aberturas estratégicas que son una pasada. Puedes empezar con ellos y luego ir desnudándote. Te encantará la experiencia.

No eres una actriz porno: no intentes imitarlas. Tus vecinos no tienen que enterarse de que estáis grabando ni tienes que replicar prácticas que has visto como ahogarte haciendo el sexo oral más profundo del mundo. Sois tu pareja y tú teniendo un sexo un poquito más cinematográfico de lo habitual. Punto.

Recuerda que lo interesante de la experiencia no es el resultado final, sino el proceso (y lo bien que te lo pases mientras tanto, por supuesto).

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en TikTokTwitter y Facebook).

¿Qué edad es la mejor de nuestra vida sexual?

Acabo de cumplir 30 años y nunca, nunca, nunca, nunca había estado tan contenta como ahora con lo que me pasa en la intimidad. Nunca.

pareja cama amor

PEXELS

(No me sigues en Instagram? ¡Pues corre!)

Al llegar a la tercera década, me he quitado muchos prejuicios de encima, me he aclarado sobre lo que me gustaba y lo que no y, sobre todo, he dejado de sacarle pegas a mi cuerpo.

Se podría decir que he subido de nivel y, desde mi punto de vista, me cuesta creer que haya algo mejor que esto. Que todavía la cosa pueda mejorar.

Aunque, parece ser que sí que lo hay. No es la treintena la etapa dorada de la sexualidad, esa le corresponde a los 40.

Lo curioso de esos estudios -que parecen señalar la cuarentena como el mejor momento para la intimidad-, es que poco o nada tiene que ver con el aprendizaje de nuevas técnicas (no, no nos convertimos en unas máquinas del placer) y más con la evolución personal.

Me explico, lo que hace que los 40 se lleven la palma es que parecen ser cuando por fin la confianza plena nos alcanza, la auténtica.

Y es la de saber qué es lo que quieres. Quizás hasta ese momento estabas muy ocupada dedicando que energía primero a estudiar, luego a desarrollarte profesionalmente, a los hijos, etc.

En teoría a los 40 estás algo más liberada y te planteas hacer las cosas de manera más independiente, incluso egoísta, si te pones.

Respecto al físico, sí, la presión social por encajar no desaparece, pero la seguridad de sentirte bien en tu propia piel sustituye todo lo demás. Y que todo te la resbala, eso también.

Esa confianza es la que empapa el sexo y te pone la autoestima por las nubes, haciendo que salga tu lado animal.

Así que mi propuesta es que no esperemos más para llegar a ese punto de reconciliación y autodescubrimiento (pero sobre todo de ganas de ponerlo en práctica) de la cuarentena.

Que empecemos ya, aquí y ahora.

Que nos plantemos en el espejo, nos toquemos, nos gustamos, que dejemos la luz encendida y que nos escuchemos.

Te puede interesar: De perderle el miedo al sexo con la luz encendida

Que si queremos algo lo pidamos, que lo consigamos, que nuestro placer sea prioritario.

Y así, a lo mejor, nuestros 20 y 30 son igual de buenos que los 40.

Mara Mariño

(Y también puedes seguirme en Twitter y Facebook).

De perderle el miedo al sexo con la luz encendida

Yo era de esas, de las que buscan cualquier excusa para, apurando el minuto de antes, levantarme de la cama y bajar un poco las persianas.

Era de las que veía la luz como enemiga, nunca como aliada.

PEXELS

Como una chivata traicionera que señalaba mis hoyuelos de los muslos. Que se cebaba en las estrías de mi cadera.

Siempre la iluminación, bien natural o artificial, era quien decía a la otra persona que todavía quedaba algún pelo sin depilar, una pedicura pendiente de repasar, el pecho en un ángulo poco favorecedor, la tripa algo más hinchada por la cercanía de la menstruación…

Yo era de esas que buscaba la oscuridad solo para tener una cosa por segura, ya no sería posible ver que no era perfecta. Que mi cuerpo no era como el de las revistas.

Así que las persianas se bajaban, las cortinas se corrían (a diferencia de mí en ese momento de mi vida), la lámpara se apagaba y ya sentía que podía moverme en penumbras sin sentirme atenazada por el miedo de todas las inseguridades que la falta de ropa dejaba a la vista.

Y hablo en pasado porque aquella era, pero no soy.

Porque descubrí que el problema no estaba en la claridad en la habitación, que lo tenía mi punto de vista y que me estaba impidiendo algo tan bueno como disfrutar de un buen sexo.

Hice el ejercicio de aprender a mirarme diferente reflejada en el espejo antes de meterme en la ducha. De acariciarme el pecho, pequeño y desigual, pero mío y suave al tacto.

De apreciar las irregularidades de los pezones, de recorrer las pequeñas estrías blancas que lo recorren en algunas zonas.

También me reeduqué sobre la odiada piel de naranja dándole tregua, dejándole estar y viéndola de otra manera. Como mía y no algo ajeno de lo que deshacerse.

La vi como lo que es, un cambio de relieve que no cambia nada. Algo que no me impedía disfrutar cuando recibía un cachete certero.

La recorrí con la yema de los dedos, la estrujé clavándole las uñas, la solté, la manoseé y me gustaron todas las sensaciones. Disfruté de mí.

De repente, aquel físico en el que bajo la luz conseguía sacarle defectos constantes, me pareció precioso. Me sentí bien con aquel reflejo por primera vez.

Pero sobre todo, tenía la urgencia de exprimirlo a cualquier hora y momento. De echar un polvo a primera hora de la mañana sin pensar en los rayos que se colaran por la ventana. De no ponerle límites de tiempo o iluminación al sexo.

Y vaya si lo hice. Y lo sigo haciendo.

Duquesa Doslabios.
(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Tú vales todo (aunque haya quien no lo sepa ver)

Hoy te escribo a ti. Directamente a ti, quién seas, en dónde estés.

Te escribo porque hay algo que debes leer en la pantalla para que cale el mensaje en tu cabeza.

Lo vales todo.

UNSPLASH

Y aunque necesitas recordártelo a diario, quiero que sea tu pensamiento de hoy.

Hoy, que quizás vas a trompicones con un corazón dolorido y las ilusiones hechas añicos.

«Ahí estás otra vez, si es que pareces tonta», parece gritarte el cerebro.

«Mira que te dije que esto podía pasar si dejabas a ese descerebrado de corazón al mando, que terminarían por hacerte daño».

Porque llega una altura de la vida, en la que la opresión en el pecho con forma de persona es ya un mal conocido.

Han sido pocas las veces este año que no la has sentido.

Así que aquí estás de nuevo, rota y entera al mismo tiempo.

Con el camino por delante, listo para recorrerlo en solitario tras tomar la más difícil de las decisiones.

Ponerte a ti por delante.

Algo que haces como mecanismo de autodefensa, pero también como reivindicación de tu persona.

Porque tú eres la primera que debe cuidarse y salir de algo que hace daño.

Pero también porque sabes lo que vales.

Y si digo que lo vales todo es porque contigo todo es precisamente lo que van a tener.

Todo, con sus cuatro letras, sus dos sílabas y esas oes tan abiertas como la que lleva amor (y dolor, irónicamente). No sabes darte a medias.

En concordancia de fase, te juraste hacerte responsable de lo que te implicara y no quedarte con menos, no ir donde no se te busca, no seguir a quien no quiere compañía.

Tus necesidades afectivas básicas siempre superarán a cualquier persona emocionalmente inaccesible.

Porque es el momento de dejar ir a quien no tiene problema en que te vayas.

Porque hay quien no está listo para tu amor (ni para ningún otro).

Porque tú no estás para perder el tiempo.

Porque no crees en las señales confusas.

Porque puede que seas la persona apropiada para alguien, pero no es esa.

Pero sobre todo porque debes tratarte como alguien que te quiere de verdad.

Mereces todo. Mereces ir sin frenos, sin marchas puestas, pisando el acelerador, disfrutando cada momento y siendo quien eres.

Dejando que las cosas sucedan de manera espontánea, natural, riéndote a carcajadas sin el miedo de si el chiste será malinterpretado, escribiendo un mensaje romántico de 500 palabras si te pones, muriéndote de ganas de ver a la otra persona que tampoco puede esperar a comerte.

Alguien que vuele contigo a la velocidad de la luz.

Alimentando a besos, soñando con los ojos abiertos con que eso va a ser algo más que otra historia que contar a las amigas cuando llegue al final.

Y si no puede ser así, que no sea. Porque no sabes (ni quieres) hacerlo de otra manera.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

El reto de recuperar la autoestima después de una ruptura

Pensaba que lo más difícil de la ruptura sería aprender a apreciar la vida sin ti.

Menuda tontería.

La vida siempre ha tenido sentido. No era eso lo complicado, al contrario. Entusiasmarme siempre ha sido mi especialidad.

Entonces, ¿por qué me siento tan mal?

SPRINGFIELD

Me ha tocado hacer eso que tan poco a menudo pongo en práctica, la introspección. Bucear en las profundidades de mí misma a ver qué estaba pasando por dentro.

Y no me creo lo que he descubierto. Una autoestima tan mermada que siento hasta vergüenza por admitirlo en alto (ya mejor ni hablamos de lo que es leerlo escrito de mi teclado sobre este fondo blanco).

Ahí está la confianza en mi persona, del tamaño de un grano de arroz. Tan diminuta que, en un primer vistazo, se me ha pasado hasta desapercibida.

Me habías repetido tantas veces que yo era la mujer de tu vida, que tu temprana rendición terminó de desarmarme.

Ahí no había nada más que la silenciosa aceptación de que estábamos escribiendo el punto y final de nuestra historia.

Ni un ápice de tu carácter, de tus ganas de luchar, de tu picardía de salir siempre de todos los entuertos que se te ponen por delante, una serie de cualidades de las que tanto te enorgulleces y de las que tu entorno se ha jactado durante años.

Dejas que me vaya por la puerta, con mis maletas y nuestros años en común, derrotado, derrumbado, destruido y apagado.

En todo este tiempo no ha habido un gesto, un intento, un ademán siquiera. Solo tu forma de evitar dar cualquier paso por las posibles vías que podrías haber tomado que te llevaran de vuelta hacia mí.

Y pienso que habría valido lo que fuera que no terminara haciéndome sentir como que me iba como si nada. Y ahí está mi error.

En que no puedo medirme por lo que me persigas (o dejes de hacerlo). Que no puedo depositar mi autoestima en nadie que no sea yo misma.

Hoy me toca aprender que mi valía no reside en que no lucharas porque me quedara a tu lado.

Que soy más que eso, más que nosotros. Y que tú no supieras verlo, aunque me cueste entenderlo, no me hace de menos.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

No es que te haya dado calabazas, es que eres un machista

Estoy pedaleando sobre la bicicleta a que pasen los 30 minutos de rigor antes de irme del gimnasio. En la sala de cardio de mi centro a esas horas no hay mucha gente.

PIXABAY

De hecho estoy sola en mi fila de bicis. O al menos lo estaba. De un salto, a mis espaldas, aparece uno de los cruasanes, uno de los de manual, cabeza diminuta, brazos desproporcionados y desbordando testosterona por cada poro de la piel.

Su aparición me asusta porque ¿quién narices llega de un salto? Sonriéndome se pone en la bici de al lado y veo que empieza a mover la boca. Mis cascos no me permiten oír nada, así que me toca quitarme uno de ellos para escuchar lo que quiere decir y, por tanto, dejar por el momento uno de mis podcasts.

«¿Qué?», le digo. «Holaaa», me contesta. «Hola», digo cortante mientras vuelvo a mi podcast. Pero no es suficiente, vuelve a llamar mi atención. Me quito el casco con más desgana. «¿Qué?». «Do you speak English?», me suelta. «Yes», contesto parca.

Vuelvo a ponerme el casco y retrocedo los últimos 10 segundos para volver a engancharme al diálogo, que, casualmente, también es en inglés. Una tercera vez veo que el cruasán se inclina hacia mí hablándose.

Vuelvo a quitar el auricular y le increpo. «¿Qué?». «What’s your name?» Me dice ignorando claramente mi lenguaje corporal.

«Mi nombre es estoy haciendo cardio y no quiero que nadie me moleste«, le digo en un perfecto inglés mientras coloco el auricular y sigo pedaleando mirando a las pantallas de la sala. Pero siento que farfulla a mis espaldas.

Me giro y veo que está bajándose de la bici con rapidez para marcharse mientras mueve la boca. Libero mi oído para escucharle. «¿Qué dices?», le pregunto.

A mitad de la sala y a voces me contesta girándose. «Que eres tú quien me molesta a mí». Ahí está, justo ahí, el frágil ego de un hombre más de metro noventa y casi 90 kilos.

El armario empotrado ha tenido una reacción de machito herido al nivel de «tampoco estás tan buena», una prueba de su madurez y su autoestima así como de su educación.

Como no ha conseguido su objetivo, su presa, se conforma con otro pequeño placer, humillarme públicamente buscando quedar él por encima de mí para proteger su estima, ya que ha conseguido que un par de personas se giraran a ver quién había osado molestarle.

El mensaje por su parte está claro: como mujer si no te sometes, sufres las consecuencias, y yo las acabo de experimentar en carne propia.

Hablando con varios amigos hombres feministas, y poniéndoles en situación, me confirman que si una mujer les dice que no quiere que le molesten de la manera que yo lo hice, su reacción sería la de pedir perdón y dejar a la persona en paz, pero en ningún caso generar alborotos y mucho menos faltando al respeto.

Hay varias cosas que me molestan del suceso, la primera es que alguien se sienta con la libertad de molestarme, porque lo que hacía esta persona pasando por encima de mis deseos de hacer ejercicio a mi aire, es molestar, cuando ambos estamos en un espacio neutro, lugar en el que pagamos precisamente por hacer uso del servicio que yo estaba utilizando.

No estoy en un evento organizado para ligar de citas rápidas, estoy haciendo ejercicio a mi bola y reivindico que se respete mi derecho de entrenar tranquila.

En segundo lugar, si alguien te dice que no quiere ser molestada, discúlpate, eso antes que nada, y vete. No hace falta que reacciones como un drama king esgrimiendo tu machismo solo para ‘protegerte’ porque, noticias frescas, nadie te estaba atacando. En todo caso la atacada sería yo que he tenido que aguantar cómo invadías mi espacio hasta tres veces.

No digo que no se pueda entrar a gente desconocida en cualquier lugar si sentimos que realmente queremos conocer a esa persona, pero sí que respetemos su voluntad por encima de todo.

El final de esta historia es que fui a quejarme del comportamiento de aquel cruasán con la sorpresa de que su conducta alborotadora se podía seguir fácilmente en su ficha.

Es decir, aquel personaje tenía ya varias faltas de conducta, por lo que con mi queja, y una máquina sin descargar, se le invitó a irse del gimnasio. A día de hoy no continúa entrenando en mi centro, y solo espero que deje un poco de lado las pesas para centrarse más en cómo debe relacionarse con las personas (y mujeres especialmente) que le rodean, que más le valdría un poco de civismo para compensar tanto machismo.

¿Mi conclusión? Sed francas, marcad los límites, siempre educadamente, si sentís que los están sobrepasando. Y si tenéis la mala suerte de toparos con individuos como el que os he descrito, y se comporta como un salvaje, quejaos. No dejéis pasar ni media, porque el tiempo de que calladitas estamos más guapas, o el de sonreír con desdén esperando a que el otro se canse y cesen sus intentos, se ha acabado.

Time’s Up. Ahora toca dar un paso adelante y defendernos. Piensa que si a mí no me amedrentó aquel armario, nadie debería hacerlo.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

«Tampoco eres tan guapa»

Dos cervezas, tres, cuatro… Una conversación que se hilvana con otra hasta que, de tener los móviles bocabajo, os piden que salgáis del bar, que van a cerrar, que ya no son horas y que si quieres seguir de charla mañana es otro día.

PIXABAY

Él te acompaña a casa y por un motivo o por otro, eso al final es lo de menos, no hay beso. Subes a casa con la sensación de que la velada ha estado bien, divertida y refrescante a partes iguales. Has pasado un buen rato pero te falta eso, la química, la magia, el je ne seis quoi, la atracción, lo que hace que cada vez que te encuentras con alguien que lleva su colonia, se te acelere el pulso.

Y piensas que ojalá te gustara, porque es divertido, tiene conversación, sentido del humor irreverente (como el tuyo) y una extraña afición a regañar a la gente que se pone a hablar en el cine. Pero si no hay química no hay tu tía. El corazón entiende a razones que hacen que la razón se exaspere por completo y tire la toalla pensando «Me mudo a otro cerebro».

Te escribe tierno, hasta un poco romántico queriendo saber si habrá una segunda cita. Con tacto, mimo y todo el cariño del mundo, procuras no pisar su seguridad en una conversación que para algunos se convierte en minas antiautoestima. Le dices que podéis quedar como amigos, ya que, muy a tu pesar no has sentido atracción por él pese a lo bien que te lo has pasado. Un perfecto sandwich de cumplidos.

«Ok», te contesta seco. «Me da igual. Tampoco eres tan guapa«.

Y vale que no eres la Marilyn Monroe de Bilbao, ni tan guapa como te insiste tu abuela, pero ¿de verdad hay necesidad de que te ataquen directamente la autoestima cuando tú has intentado ser lo más delicada posible?

Mi sorpresa es que este tipo de respuestas (que no sé si llamarlo «respuesta» o bautizarlo directamente como «ataque») abundan hoy en día en las relaciones personales:

(Y esto son solo los últimos tuits que he encontrado buscando en Twitter «Tampoco eres tan guapa».)

Es curioso que, cuando he vivido experiencias del estilo o que amigas cercanas las han compartido conmigo, se ha dado el caso de que siempre hemos y han sido las receptoras del ataque.

Y creedme, si personalmente me hubiera prestado a este juego, bien podría haberle dicho a más de uno que se ha portado mal conmigo: «Tampoco la tienes tan grande» «Tampoco estás tan fuerte» o «Tampoco eres tan bueno en la cama que no encontrarías el clítoris ni aunque estudiaras un grado del tema». La diferencia es que nunca me he sentido con la libertad de espetarle a nadie un comentario que pueda resultarle dañino.

Supongo que esto reside en la personalidad de cada uno. En que el ego del que muestra interés, que, en vez de encajar con madurez el rechazo, se queda con lo dolido de la respuesta, no encuentra otra salida que no sea la de responder con el berrinche propio de un niño de siete años sabiendo que, con su contestación, está tirando a dar.

Estés en el lado que estés, si, por lo que sea, te encuentras con un descarte del estilo, tómatelo con pragmatismo y recuerda que, en el caso de que recurras al «Tampoco eres tan guapa» solo estás haciendo gala de tu inmadurez (lo que, encima, le da más razón a la otra persona).

Y si por casualidad, has recibido la frasecita recientemente, da gracias de que has tomado la decisión correcta, porque esa persona que se retrata sola con semejante comportamiento, no merece ocupar más tiempo en tu vida.

Duquesa Doslabios.

Cirugía plástica para superar los divorcios

Lo leo y no lo creo. Resulta que alrededor del 10% de las personas que pasan por el cirujano plástico lo hacen para superar un proceso de divorcio. Así al menos lo afirma en una entrevista con Efe el doctor Javier de Benito, director Médico de un grupo de clínicas donde interviene anualmente a más de mil pacientes.

«Vemos que hasta un 9% de hombres y un 11% de mujeres vienen a practicarse algún tipo de cirugía o tratamiento estético después de separarse», comenta el doctor. Las razones: intentar recuperar la confianza y darse otra oportunidad. «Es un nuevo fenómeno que antes no se veía tanto y que ahora estamos observando que crece cada año de forma importante». Pretenden «aumentar una autoestima que ha sido claramente vapuleada por procesos casi siempre traumáticos, en donde uno de los dos abandona al otro».

divorcio

ARCHIVO

Es su «perfil tipo». La mayor parte de ellos ronda la cuarentena en una sociedad en la que las rupturas matrimoniales aumentan y cada vez se producen más pronto. Ana es un buen ejemplo. Su marido la abandonó de un mes para otro tras 21 años de matrimonio y ella se sintió «morir». «Mi vida se hundió», dice. «A los 6 ó 7 meses empecé a mitigar mi dolor y llegó un día en que decidí volver a retomar mi vida. Es entonces cuando te miras en el espejo y ves que el paso de la edad no perdona y cosas a las que antes no dabas importancia se vuelven imprescindibles de corregir», explica.

Ania es bastante más joven, pero cuando lo dejó con su novio no dudó en operarse el pecho.»Siempre me habían acomplejado», me dice. Yo me callo y no le digo nada, pero sus tetas no tenían nada de malo y, casualmente, su «sustituta» tiene dos melones de escándalo.

En cuanto a los hombres, el doctor De Benito afirma que buscan sobre todo implantes de cabello en casos de alopecia, extraerse abultadas bolsas de los ojos y corregir una más que frecuente papada. Otra intervención que también se está demandando de forma «exponencialmente elevada» es la colocación de prótesis en los glúteos masculinos. De estos últimos no conozco ninguno, pero casi todos los amigos de mis padres que se han separado han recurrido al bisturí para las citadas «bolsitas» de las ojeras.

Pues eso. Por lo visto, ir al psicólogo ayuda, pero ponerse guapo también. Va a ser que yo, de momento, me conformo con el yoga.