Entradas etiquetadas como ‘aplicaciones de ligar’

Casa e hijos: tu próxima relación seria podría salir de una ‘app’ de ligar, según un estudio

Conocer gente a través de una pantalla pone ciertas cosas fáciles. La primera saber que, en cualquier momento y solo pulsando un botón, puedes cortar la comunicación sin dar explicaciones.

Si quedas y no sale bien, habrá un repuesto cerca a golpe de click. Y la tercera es que hace que conocerse en persona sea tan sencillo que no requiere un esfuerzo más allá de proponer ir a tomar algo.

Y además sabiendo que puede dar pie a que avance rápido.

DEREK ROSE

Así que sí, admito que soy de las que veía en este tipo de aplicaciones el campo de cultivo perfecto para historias esporádicas.

Muy intensas y muy fugaces, como un petardo. Al menos, así funcionaban (o lo había comprobado en su día) hace años.

Sin embargo, parece que o bien las apps de ligar se están adaptando a los nuevos tiempos o hay quienes empiezan a utilizarlas como auténticas celestinas del siglo XXI.

Hace unos días, un amigo me contaba que, en su familia, dos de sus hermanos habían encontrado a sus parejas en Tinder. Ayer mismo, mi hermano se abría un perfil en Bumblee con el filtro de que buscaba una relación.

Aunque la prueba definitiva de que las cosas están cambiando más allá de mi círculo cercano (no solo encuentro ejemplos en mi entorno) ha sido el último estudio de la Universidad de Ginebra.

Analizando las intenciones de aquellas parejas que habían conectado de manera digital, llegaron a la conclusión de que no solo estaban más dispuestas a irse a vivir con la otra persona, sino a formar una familia en poco tiempo (sí, incluso antes que las personas que se conocían offline).

Claro que la pandemia ha también ha jugado un papel crucial en esto. Si dar con una persona con quien se tienen en común objetivos o planes de vida -que además resulta atractiva-, podía conseguir que las cosas fueran a una mayor velocidad, el distanciamiento social ha hecho el resto.

Durante varios meses, ya fuera por aplicaciones hechas expresamente para conocer gente o incluso el propio Instagram, hablar ha sido el nuevo quedar en directo.

Y sobre todo hacerlo largo y tendido, sacando temas que igual ni nos planteábamos y llegando a profundizar en la otra persona. La chispa ha surgido y no solo se han roto parejas durante la cuarentena.

Te puede interesar: ¿Tras la cuarentena has decidido dar el paso y comprometerte? Puede ser una mala idea…

Historias que arrancan, relaciones que han dado el paso y se han mudado a un piso, quienes han hecho la gran pregunta y se casarán en 2021…

El amor se ha abierto camino.

Así que parece que hay vida (y futuro) más allá del swipe right. Quizás se puede sentar la cabeza con el próximo match y quienes somos algo escépticos a encontrar el amor en las peceras digitales, nos atrevamos por fin a probar el agua.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Fiarse (o no) del ‘crush’ de Tinder

Cuando llegas a Tinder (y todo el compendio de aplicaciones en las que conocer gente) es normal que el panorama te genere dos reacciones contrarias.

La primera y más rápida: “¿De dónde ha salido esta gente?”.

La segunda, conclusión evidente de la primera reflexión: “Yo formo parte de este circo”.

DEREK ROSE

Por mucho que podamos llegar a pensar que las personas que pululan en este tipo de aplicaciones forman parte de una especie distinta, nadie ha diseñado individuos específicamente para cumplir la función de aparecer en tu pantalla cada vez que deslizas a la derecha o a la izquierda.

Son (somos) gente cualquiera. Gente que se agobia cuando hace la declaración de la renta, que se olvida de comprar papel higiénico cuando tiene el último rollo a dos cuadraditos de agotarse y que quiere a su perro por encima del resto de seres vivos del planeta.

Y sí, puede parecer obvio hablar de esto, pero no tanto si nos paramos a analizar la clase de relaciones que surgen fuera de la app.

Hay un limbo cuando empiezas a quedar en el que no sabes bien de qué va todo. Un momento en el que seguís viendo a gente en el que, cualquier paso en falso, puede significar no volver a veros más.

Poco hablamos de que las fotos del perfil haciendo deporte, viajando o posando abrazada a una amiga estratégicamente recortada esconden un equipaje emocional que solo se descubre más adelante.

Ligar por la vía digital tiene ese inconveniente: solo se ve lo que queremos por varias razones: queremos gustar, subimos las murallas defensivas porque estamos detrás de una pantalla y, en muchas ocasiones, no decimos claramente lo que queremos para no ahuyentar a la otra persona.

Nos movemos en la delgada línea entre no ser muy insistentes pero mostrar el interés suficiente como para que aquello avance.

Me decía un amigo que, tras quedar brevemente e incluso viajar con una chica que conoció por internet, la cosa se había estancado. Se encontraban en un punto muerto en el que no sabían hasta qué punto estaban con el usuario de Tinder o con la persona real.

Volviendo a las obviedades, la solución a eso es quedar. Seguir dando pasos, conocerse más a fondo y hablar de forma transparente.

En definitiva, alcanzar un nivel de comunicación profundo que nos permita averiguar si aquello es real.

¿No es el mismo proceso que hacemos (salvando las distancias) cuando compramos en una página web?

Al final, por mucho que nos guste el jersey de la tienda online, no es hasta que lo vemos puesto delante del espejo, comprobamos la calidad del tejido, si es nuestra talla o si nos agobia el cuello alto, que decidimos si lo queremos incorporar al armario.

Fiarse solo de la imagen virtual nos limita hasta el punto de que perdemos la visión -y experiencia- de 360 grados con alguien que puede ser especial.

Claro que da miedo desprenderse de las corazas y empezar a combinar el jersey con la duda de si nos sentará bien o no. Pero al final, las posibilidades de equivocarnos, son las mismas que tendríamos si nos hubiéramos conocido de la manera analógica. Y, a cambio, hay tanto que ganar

Si el roce hace el cariño, la práctica hace el amor.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

¿Verdadero o falso? Estamos más salidos después del confinamiento

Primero fue la fase del encierro con todo ese tiempo libre que no sabíamos a qué dedicar -cuando las exparejas volvieron a la carga incluso después de años-, a continuación siguió la fase de la adaptación, convirtiendo el nuevo campo de juego para ligar en las aplicaciones para conocer gente.

Y, con la desescalada, la última de ellas: la del desfase.

CALVIN KLEIN FACEBOOK

Las imágenes que vemos de aglomeraciones en playas o fiestas, se pueden comparar a cómo está ahora el panorama de las citas teniendo en cuenta que se han levantado las restricciones.

Hemos cogido la vuelta a la normalidad -sí, aunque sea nueva-, con tantas ganas que ¿cómo no caer en la euforia sexual?

Por un lado, está la liberación de poder volver a tener contacto físico, aunque sea con medidas de seguridad, después de haber estado varios meses en aislamiento.

Esas parejas separadas por el estado de alarma, han vuelto a encontrarse. Lo mismo que los matches, que por fin se han puesto cara.

Y es que durante esos meses, las apps no han dejado de crecer, pero ahora han pasado a bullir, lo que ha permitido que cada cual diseñara su particular agenda para cuando volviera a estar permitida la vida social.

De esa forma, hay quien ve la urgencia de tener sexo ahora como una especie de reacción lógica al periodo en el que solo tenía cabida la masturbación.

Por otro lado, el miedo del rebrote sigue ahí. La incertidumbre ante la llegada de una posible segunda ola hace que se haya adoptado la postura del carpe diem, aprovechando al máximo los días en los que sí es posible tener encuentros, algo que me confirman mis amigos solteros.

Esto incluye encuentros que igual antes ni se planteaban y se ven ahora con otros ojos (ya sea el vecino del quinto que hasta antes del aislamiento te parecía insoportable o incluso ese ex).

El miedo por la pandemia, el consecutivo encierro, la sensación de irrealidad constante por vivir algo que nos imaginábamos imposible sumado a la sensación de libertad de la nueva normalidad, hace que nos sintamos llenos de vida, con ganas de aprovechar al máximo.

Así que disfrutemos, mientras nos dejen, pero con cuidado. El riesgo no ha desaparecido.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Y si en las aplicaciones de ligar solo ‘triunfan’ los mismos?

Da igual la cantidad de veces que hagas swipe right, que dejes un match o un superlike. Si al poco tiempo de usar una aplicación para ligar te sientes como si estuvieras solo porque nadie te devuelve las interacciones, hay una explicación.

HOLLISTER CO. FACEBOOK

Es gracioso que, cuando te planteas dar el paso y abrirte una cuenta, en seguida te sale el amigo o amiga de turno diciéndote que lo vas a tener facilísimo, que hay muchos peces en el mar (aunque sea digital).

Además, si a tu compañero del trabajo le sirvió para encontrar pareja, ¿por qué a ti no?

Lo que no te cuentan cuando marcas las casillas mediante las que aceptas que conozcan casi hasta tu marca de pasta de dientes es que las aplicaciones de ligar tienen truco y se llama algoritmo (sí, como el de Instagram).

Según diferentes estudios, se ha descubierto que este tipo de apps tienen un sistema que ordena a los usuarios en función de su deseabilidad.

Esto se traduce en que si te da match alguien popular en la aplicación (que a su vez tiene un perfil alto de deseabilidad), te convertirá en parte de ese círculo, llamémoslo vip, abriéndote a su vez la puerta virtual a que conozcas usuarios en la misma linea de puntuación.

Por el contrario, si esa misma persona te rechaza o quienes te hace match son usuarios con bajo nivel de deseabilidad, tu calificación, a ojos de la aplicación, bajará y solo te mostrará perfiles de nivel (bajo) parecido.

Es decir, aunque te dé la sensación de que puedes encontrarte con cualquiera, lo cierto es que una gran cantidad de gente siempre estará -por mucha geolocalización que tengas activada-, fuera de tu radar.

A esa conclusión llegó un estudio sobre Tinder publicado en Medium.com (que podéis leer más en profundidad si os interesa) también comprobó que los que se encuentran en los primeros puestos del 80% de los hombres más atractivos de la aplicación, según sus parámetros, son los que llegan al 22% de las mujeres más atractivas.

De la misma forma, el 78% de las mujeres más atractivas se cruzarían con el 20% de los hombres más atractivos.

No solo el nivel de deseabilidad es crucial a la hora de posicionarte en el ranking, hay otras cosas que te afectan a los puntos. Datos que van desde las veces que te conectas, las palabras que más usas o el tiempo que pasan los usuarios con los que te cruzas viendo tus fotos.

Otro sesgo -de carácter bastante machista bajo mi punto de vista-, coloca a las mujeres mayores de 21 años en puestos bajos de la lista (independientemente de si tienen una carrera, un piso cerca del Mercadona o sean autosuficientes económicamente), lo que sucede a la inversa si ese usuario es un hombre. Un varón mayor de 21, con estudios y trabajo se considera un partidazo, mientras que nosotras seguimos sufriendo el estigma de la ‘solterona’.

Esto no significa que no vayas a encontrarte con alguien que te pueda gustar y con quien puedas tener una conexión e incluso algo más. Pero, ¿hasta qué punto estamos de acuerdo con que decidan por nosotros de quién nos podemos enamorar?

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).