Entradas etiquetadas como ‘maltrato psicológico’

¿Te han hecho ‘gaslighting’? A mí sí

De todas mis manías, hay una que no consigo quitarme. Cada cierto tiempo busco a mi exnovio.

PIXABAY

Me diréis que no es para tanto, que es algo que entre la curiosidad y lo fácil que lo pone internet, nos pasa a todos de vez en cuando.

Pero yo busco al exnovio con el que sufrí maltrato.

Y si más de cinco años después, cada cierto tiempo, tengo que volver a comprobar por dónde van sus pasos, es porque lo que viví con él fue tan irreal en todos los aspectos, que necesito cerciorarme de que él existe y no de que nuestra relación fue algo tan descabellado que me lo imaginé.

Si de algo se encargó en los meses que estuvimos juntos fue de hacerme dudar de todo. Yo, que, hasta ese momento, había sido una mujer con las ideas claras.

Primero empezó con cosas sencillas, como que estaba exagerando o que tenía que tomarme las cosas de otra manera (la que él quisiera, claro).

Luego ya fue afirmar que estaba imaginando y hasta inventando, empezó a achacarme crisis nerviosas que, con el tiempo, él mismo provocaba.

Llegó a confundirme hasta tal punto -porque bien que se encargó de que no quedaran ni familiares ni amigas en mi entorno cercano para contrariarle- que solo podía creer su palabra, al ser la única persona que tenía en mi vida.

Me cosió alrededor de los ojos una venda tan grande, que hasta me hacía dudar de que, unos segundos antes, me había puesto la mano encima.

Luego había moretones o heridas que me lo recordaban, pero su trabajo de inventar historias alternativas que lo justificaran, era digno de película de ficción.

Historias en las que era mi torpeza la responsable de ello.

Pero el mayor dolor iba por dentro. Porque que él dudara de mi palabra, y fuera tan contundente con su discurso, me hizo dudar de la mía.

Hasta el punto de que ni yo me fiaba de lo que decía o de lo que pensaba. Hasta el punto de que necesitaba que estuviera él para asegurarme o desmentirme.

No fue de un día para otro. Desarmarme y desacreditarme ante mí le llevo meses de cuidadosa manipulación. Y yo solo me di cuenta cuando ya no estaba con él y reparé en lo que había hecho.

Me había hecho naufragar en mí misma. Por suerte, y con ayuda, volví a encontrarme.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

Mi #UnoAlMes: Poncho fue, amores tóxicos en forma de cómic

Querid@s,

Mi #UnoAlMes de julio va para Poncho fue.

Desde hace un tiempo ya podemos encontrar en las librerías el libro de Sole Otero sobre el maltrato psicológico y la violencia machista.

Esta historia sobre amores tóxicos en viñetas lleva por título Poncho fue y en sus 216 páginas narra, con tintes autobiográficos, la angustia y la tortura de vivir en una relación tóxica. Comienza como una historia de amor como cualquier otra, podría ser la vuestra, pero pronto empiezan a despertar los peores monstruos y vicios humanos, y la historia acaba terminando mal, rematadamente mal.

Lu y Santi se conocen por un amigo común. Tienen una cita, se entienden a la perfección, se ríen, se buscan, se besan y pasan a complementarse. Empiezan a compartir, hacen planes de futuro, tienen sexo a todas horas y en cualquier parte y cada uno parece comprender las necesidades del otro. Están hechos el un para el otro. Irremediablemente se enamoran y se van a vivir juntos ¿Demasiado bueno para ser real? Puede ser, pero es real.

El tiempo corre, tic tac tic tac y surgen las primeras diferencias. Hasta aquí, el tradicional panorama del mundo de los casados o emparejados. Sin embargo, las discusiones comienzan a hacerse frecuentes. Las palabras irrespetuosas, los malos gestos, los gritos de ira o la manipulación psicológica siempre están presentes.

A través de multicolores viñetas, Sole Otero nos cuenta cómo de las primeras diferencias entre los dos personajes pasamos a la incomunicación, el maltrato y la violencia machista. Este libro, valiente y lleno de coraje, relata cómo la inseguridad y la falta de autoestima de Lu se convierten en el combustible perfecto que alimenta la soberbia de Santi. Habla de cómo los incómodos silencios y las trifulcas constantes se convierte en la habitual forma de comunicación entre los dos. Y de cómo una preciosa historia de amor puede acabar envenenándolo todo.

Sole Otero es original de Argentina y nació en Buenos Aires en 1985. Tejió sus tardes australes leyendo a Mafalda y Astérix, se graduó en la Universidad de Buenos Aires y hace más de diez años que se dedica al apasionante mundo de la ilustración y el cómic. Desde entonces no ha dejado de crear, es una mujer todo terreno. Ha impartido clases, confecciona muñecos de tela, ha colaborado con multitud de periódicos y revistas y ha ilustrado libros infantiles para editoriales de todo el mundo.

Lo que comenzaba como una historia de amor soñada, poco a poco va develando la pesadilla que anida en su interior. ¿Alguien está boicoteando la relación? ¿Está a buen recaudo la autoestima de cada uno? ¿Eres tú o soy yo? ¿Lo dejamos, lo arreglamos, nos vamos, volvemos? Poncho Fue es el es relato pormenorizado de una relación sentimental fundada en la manipulación psicológica. Una historia de amor intensa y por momentos terrible de la que nadie saldrá siendo el mismo. Cualquier historia de amor convencional podría comenzar así, pero ninguna debería terminar como la de Lu y Santi.

A follar a follar que el mundo se va acabar.