La ‘tinderterapia’ sí es efectiva (aunque no te lo creas)

Las aplicaciones para ligar tienen (mucha) mala fama. Cuando por fin te decides a probarlas, con lo que cuesta dar el paso tal y como está el panorama, no fallan las miraditas de condescendencia siempre que lo comentas o el mensaje del ex de turno con emoticonos de risitas: “¿Pero cómo tú por aquí?”.

MEETIC FACEBOOK

Por mucho que nuestras intenciones sean honradas, Tinder, Happen, Meetic, Grindr, etc, son vistas como herramientas que solo sirven para una cosa: follar.

Y por supuesto que muchos usuarios llegan ahí con ese objetivo (y hasta lo consiguen), pero lo cierto es que no solo de sexo viven las aplicaciones de conocer gente.

Un uso alternativo que casi nadie tiene en cuenta es el terapéutico. ¿Un momento de bajón? ¿Ruptura complicada? ¿Autoestima por los suelos? Darle a ‘descargar’ puede ayudarte a salir del bache.

De hecho, ese fue mi caso. Después de una separación muy dura, con mucha carga emocional, este tipo de aplicaciones se presentaban como un mundo nuevo.

Independientemente de lo que pasara desde el momento de descargarla, aquello era territorio sin explorar.

Todo lo que allí sucediera, podía terminarlo en cualquier momento sin dar explicaciones. A fin de cuentas, quienes usamos la aplicación, estamos en igualdad de condiciones: abiertos a conocer y protegidos detrás de una pantalla.

Exprimir al máximo la que puede ser considerada una de las terapias gratuitas del siglo XXI es tan sencillo como poder abrirte hasta las 5 de la mañana con una persona de la que no vas a volver a saber nada. Desahogándote como quizás no podías hacerlo con tus conocidos por miedo a que te juzgaran.

Además, el no conocer a ninguno de tus matches de nada, te da una sensación de libertad descomunal a la hora de tratar cualquier tema, desde el más frívolo si prefieres no hablar de lo que te ocurre por dentro, a lo más trascendental, encontrándote con personas que están en tu misma situación (un engaño, una ruptura, duelo…).

También quiero destacar de la ‘tinderterapia’ que, como otros tratamientos, puede llegar a sanar heridas. ¿Quién no ha vivido una situación divertida -incluyo fotos de penes- de la que se ha echado unas buenas risas después?

Y, el que es para mí el pilar fundamental: la estimulación de la autoestima.

Que estando en una fase de decaimiento emocional te encuentres con un montón de matches de gente que te encuentra de su agrado, impulsa el ego hasta la estratosfera. ¿El resultado? Recuperas la confianza perdida.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

6 comentarios

  1. Dice ser Me

    …a mí me suena a parche emocional que trae satisfacción momentánea pero luego viene con resaca….

    06 enero 2020 | 11:50

  2. Dice ser TinderMeHunde

    O por el contrario, te acaba hundiendo aún más en la miseria cuando no tienes practicamente “matches” o los pocos que tienes nunca contestan o te hacen unmatch como respuesta, total ya has cumplido con el cometido…”levantarle la moral al otro”.

    06 enero 2020 | 12:28

  3. Dice ser César

    “un montón de matches”… Mujer.
    Hay estudios que demuestran que estas aplicaciones son “productivas” solo para las mujeres. El 20% de los tíos se llevan al 80% de las tías y lo contrario, el 80% de los tíos luchan por el 20% de las tias.
    Vamos, las tías lo tienen fácil y los tios…suerte si llega a algo.

    06 enero 2020 | 14:37

  4. Dice ser Sierra

    Tinder siendo un hombre es una depresion constante y siendo una mujer solo lo veo como un parche que puede crear una dependencia emocional, para entrar en el juego del ligue hay que estar emocionalmente estable.

    Lo veo un consejo desastroso.

    06 enero 2020 | 16:04

  5. Dice ser Esturión

    La gente es increíble…
    Tinder y demás no son más que m*ier*d*as gracias a las cuales unos
    hdlgp se forran a costa de las necesidades biológicas y la desesperación
    de muchos hombres. J*o*d*e*r, funciona mucho mejor salir a la calle
    a hablar con la gente, por difícil que sea…
    Y de paso no haces rico a ningún p*u*t*o desalmado que se intenta
    forrar gracias a la desesperación biológica de muchos hombres
    (y también mujeres). Probé Tinder cuando era la aplicación de moda
    y todo el mundo (sobre todo hombres gilipollas; y ojo, yo soy hombre) estaba que no
    cagaba con la p**a aplicación y a los tres días la borré. No he visto mayor mierda
    en mi vida…

    06 enero 2020 | 17:26

  6. Dice ser ana

    Yo entré en la que se supone que es la mas “seria” a la hora de encontrar pareja, y un horror…los hombres exigiendote que les enviaras mas fotos, preguntandote como si eso fuera un examen, sin margen a interactuar, engañandote en cuanto a sus intenciones..nunca mais (para ser justa, hubo dos que si que eran majos, pero lo de siempre: en cuanto veían un poco de atención por tu parte, salían corriendo, señor,señor, qué es lo que hago mal, aaainssss)

    06 enero 2020 | 22:00

Los comentarios están cerrados.