BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Archivo de noviembre, 2017

Sexoróscopo de la semana: Aries, tu novia te va a meter el dedo por el culo. Luego no digas que no te avisamos

PIXABAY/PXHERE

Aries: tu novia te va a meter el dedo por el culo. Luego no digas que no te avisaron los astros.

Tauro: tienes que dejar de darle vueltas a las cosas. No, va en serio, deja de dar vueltas sin ton ni son, que es un clítoris, no una rotonda.

Géminis: lo de fingir orgasmos se te está yendo de las manos. Sí, acabas de hacerlo otra vez. Sí, por eso toda la cola de la pescadería te está mirando tan raro.

Cáncer: es una buena semana para que te plantees hacer actividades que le traigan buenas vibraciones a tu vida. El Coro de Hombres Gays de Madrid siempre tiene abiertas las solicitudes para todos aquellos que quieran apuntarse.

Leo: cuidado al asumir riesgos que puedes salir perjudicada. Y es que los succionadores de pezones tenían muy buenas reseñas en Amazon pero nadie dijo que podían dejar moratones.

Virgo: esta semana estás tan de capa caída que lo más cerca que vas a estar de tener sexo son los anuncios emergentes que saldrán cuando se te cargue la película en Streamcloud.

Libra: la sinceridad es lo mejor que tiene un matrimonio, menos cuando ella te pregunta si ese vestido le hace gorda. Lo descubrirás demasiado tarde.

Escorpio: tienes por delante una semana idónea para afianzar tu relación de pareja. Nada mejor para hacerlo que encargaros juntos de sacar las cajas con los adornos de Navidad del trastero. Os daréis cuenta de la cantidad de cosas que habéis acumulado juntos y que no usáis para nada. Deshaceros del reproductor de VHS os hará más fuertes.

Sagitario: el tránsito de Mercurio va a propiciar que tengas éxito en el trabajo. Así que sí, es posible que esta semana el de marketing, al que le lanzas miraditas, te diga de tomar una cerveza.

Capricornio: después de leer sobre el 69 vertical, tu pareja te dice de probarlo. Da igual que no tengas idea de cómo empezar, tú lánzate de todos modos y por si acaso deja algún cojín por el suelo, no vaya a ser…

Acuario: ten cuidado porque los astros prevén que esta semana padecerás un episodio de claustrofobia. El gusto que le ha cogido tu novia a tener sexo en sitios como el Car2Go o el ascensor puede que sean los responsables de tus miedos.

Piscis: de verdad te digo que tu empatía empieza a ser un problema. Tienes que dejar de adaptarte todo el rato a lo que quieren los demás y estar un poco pendiente de lo que tú necesitas. Que ya es la cuarta vez que después de terminar, se da la vuelta y se echa a dormir dejándote a medias.

Quererte a miles de kilómetros

Hiciste lo que parecía la cosa más complicada del mundo, convertir a una agnóstica, convencida de que la distancia era el punto final de una relación, en la devota más fiel de un noviazgo que desafiaba todas las ideas lógicas y probabilidades exhibidas hasta el momento.

PIXABAY/WIKIMEDIA

Pero, ¿cómo no iba a hacerlo? ¿Cómo iba a ser de otra manera cuando llegó el momento de despedirme, si lo que quería era enredarme en tus pestañas de viernes noche a lunes por la mañana?

Yo que, confieso, era del grupo de rupturas anónimas. Esas que se convencen más de que no pueden hacer algo buscando motivos para no hacerlo porque, en realidad, no quieren seguir con ello.

Era de las que firmaba con tinta indeleble que “El roce hace el cariño” y que la falta de este podría acabar con todo. Era, era, era… Era hasta que llegaste tú y dejé los “yo era” para cambiarme al “yo soy”.

Y ahora yo soy valiente. Tengo un par de ovarios bien puestos (y tú un buen par de cojones) que nos han hecho poder. Pero poder porque en realidad lo que ambos compartíamos era el querer. Quieres a ciegas, a corazón abierto, de manera desinteresada y sana.

Me quedó claro que no era la distancia. No eran los besos que no nos daríamos a lo largo del día o las noches infinitas en esa cama de matrimonio en la que me pierdo si no está tu pie para buscarlo durmiendo. Es que eras tú y que yo no concebía mi vida sin ti en ella, aunque fuera en la otra punta del mundo.

No te mentiré, hay días de mierda. Días que (no te imaginas cómo) me pesan como si el suelo me retuviera. Días en los que mi fuerza de voluntad férrea no puede evitar un par de lágrimas de lo mucho que te echo de menos. Echar de menos… eso que se ha convertido en mi pan de cada día, así como mi nuevo hábito de vivir mi relación de pareja a través de una pantalla.

Y si antes el día era esperar al momento de verte ahora el día es no verte en ningún momento, pero tenerte siempre conmigo. Dos mil kilómetros me han enseñado que no necesito tenerte al alcance de la vista para sentirte a mi lado. Que te llevo puesto en los labios que te has comido cientos de veces. Te llevo de seguido y sin pausa.

Yo soy (nosotros somos) la fuerza que nos ha dado esta prueba de fuego. Un reto que hace un año parecía difícil, que no insuperable, pero complicado como ninguna cosa que hubiéramos vivido antes.

No sé si la clave es saber que somos las personas con quien queremos estar todos los días o si es encontrar a alguien por quien desatenderías todas las razones en contra.

Quizás el truco está en hacer de kilómetros corazón.

Duquesa Doslabios

Pornografía para mujeres: identificadas pero no vejadas

Estamos expuestos a la pornografía, ya sea porque la buscamos a propósito, porque aparezca por despiste o porque se nos crucen esos obscenos anuncios cuando estamos cargando el enlace de la película que le vamos a poner a nuestros hijos (¡o a nuestros padres!).

YOUTUBE

Pero es una pornografía que, aunque veamos tanto hombres como mujeres, parece únicamente destinada a complacer a los espectadores masculinos: planos de las mujeres casi exclusivamente (los escasos que hay de hombres solo son para enfocarles el cimbrel), gemidos femeninos ensordecedores (ruidos masculinos casi inexistentes), monólogos femeninos (“Oh si, dame, soy una perra” etc, etc), un final nada sorprendente en el que el susodicho desparrama todo el esperma sobre una mujer que parece estar más feliz pringándose la cara en lefa que en un día de rebajas en Ikea.

La comparativa podría extenderse, pero hoy no es el día de analizar la pornografía (que lo haré, podéis estar tranquilos). Hoy es el día de ahablar de cuando descubrí el porno femenino.

Para empezar no me gusta que exista una distinción cuando es algo que consumimos todos. Es como si, por usar más cremas las mujeres que los hombres, se convirtiera en un producto exclusivamente nuestro.

Casi me puedo imaginar a dos amigas en un supermercado:

-¿Has visto a ese chico? Está comprando la mascarilla exfoliante.

-Mmmmm…qué travieso. Seguro que le encanta sentir su piel suave después de la limpieza facial

-Qué suerte debe tener su novia. A mí me encantaría que mi pareja se me acercara con un bote de gel desincrustante y me dijera que vamos a limpiarnos el cutis toda la noche.

Suena raro, pero si cambiamos las tornas y sustituimos las dos amigas por dos amigos y las cremas por la pornografía… ¿a que empieza a cobrar sentido?

YOUTUBE

Nomenclaturas aparte y volviendo al porno femenino (que pierdo el hilo), ayer estuve curioseando a Erika Lust, que por lo visto es la única en darse cuenta de que las mujeres no terminamos de sentirnos del todo satisfechas (en todos los sentidos) con la pornografía convencional.

Sus películas (podéis echarles un vistazo a Cabaret Desire y a XConfessions) son realmente películas eróticas. Tenemos una trama (para aquellos que gozáis de meteros en situación) y escenas explícitas de sexo.

El desarrollo de la acción es interesante, ya que podemos sentirnos identificadas (¿quién no ha fantaseado alguna vez con su monitor del gimnasio en plena clase colectiva?) pero no vejadas. Y esa es la clave.

No es una pornografía perfecta, alguien debería decirle a Erika que lo de meter música ratonera a todo volumen mientras los protagonistas están chingando es algo que se quedó en los 90 por algo, pero es un comienzo.

Es un punto de partida para que otros directores vean las posibilidades y se animen en hacer de la pornografía algo para uso y disfrute de todos.

Duquesa Doslabios.

Sexoróscopo de la semana: Acuario, tu suelo pélvico no se va a fortalecer si no sacas las bolas chinas de la caja

GTRES

Aries: los astros prevén que muy pronto te liberarás de las tensiones. No, no es que vayas a pasar una jornada de spa, es que vas a dejar de fingir los orgasmos y confesar que eres clitoriana.

Tauro: es el momento de hacer algo nuevo, algo a lo que no te atrevías todavía pero que tu novio te había pedido por activa y por pasiva. Eso sí, ojo con metértela mucho tiempo hasta la campanilla que las arcadas pueden convertirse en vómito sobre la cama.

Géminis: estás en un modo reivindicativo y no vas a callarte ni una palabra. En la cama no hace falta, no seas intenso que se trata de sexo, no de una exposición oral de tu Trabajo de Fin de Grado.

Cáncer: la Luna Nueva ayuda a que las relaciones con tus hijos fluyan. Que fluyan, sí, pero pon ciertos límites ya que la próxima semana no quiero pronosticar que te han pillado en plena faena con tu señora.

Leo: toca hacer limpieza de contactos en la agenda, Facebook e Instagram. Adiós a los ex novios tóxicos, a los que solo te hablan el sábado por la noche por si estás en la misma discoteca, a los que solo te dan like a las fotos en las que sales tú…

Virgo: nada es para siempre gracias a Dios, ya que tu novio te estaba dejando las ingles como el queso rayado con su barba de dos días.

Libra: ¿que las pastillas del apetito sexual de tu mujer no funcionan? Igual deberías sospechar. El otro día el dentista le dijo que se lo iba a meter en la boca hasta el fondo y no se refería a la cureta, pero vamos, que yo no digo nada…

Escorpio: tu marido se ha enterado de lo tuyo con el dentista. No, no me preguntes cómo que yo tampoco lo sé.

Sagitario: esta semana ibas a ver las cosas con claridad hasta que tu novio se te corrió en el ojo. Vas a estar media hora sin ver nada en absoluto. Échate mucha agua y aguanta el dolor, que a fin de cuentas el pobre no lo ha hecho a propósito.

Capricornio: tú, que puedes perdonarlo todo en esta vida menos la traición.experimentarás ciertos problemas con tu pareja cuando descubras que se ha visto un capítulo de Juego de Tronos sin ti.

Acuario: esta semana sabrás adaptarte a los cambios, por lo que es el momento perfecto para que pruebes las bolas chinas que te compraste el mes pasado. Deja ya de retrasarlo que el suelo pélvico no se va a fortalecer si no las sacas de la caja.

Piscis: tu poder de seducción es imparable. Puede deberse a la influencia de Venus o a que por fin te has duchado y te has cortado las melenas de náufrago que te habías dejado en exámenes.

La menstruación con copa, la menstruación mejor

Hoy estoy de celebración. Cumplo un año y medio con la copa menstrual.

Haciendo memoria y echando las cuentas, habré usado en estos 18 meses poco más de cinco tampones y dos compresas. Cinco tampones y dos compresas repartidos a lo largo de 18 meses, cuando antes eso ni me habría durado para una regla normal.

Como hace tiempo de mi uso regular de productos de higiene femenina, le pregunté a una de mis amigas su uso medio por menstruación: unos 14 tampones y 10 compresas al mes.

Es decir, pensando en que aproximadamente podría ser lo que yo usara, he ahorrado al planeta 252 tampones y 180 compresas en este tiempo. Una cantidad considerable de deshechos.

Calculadora en mano averiguo que en año y medio me he ahorrado 51,54 euros en tampones y 25,71 en compresas. Más de 75 euros que he podido destinar a otras cosas (comida principalmente).

Mi compromiso que empezó hace año y medio fue no solo con el medio ambiente y con la cartera, sino conmigo misma y mi resistencia a seguir utilizando productos íntimos que son sometidos a Dios sabe qué procesos de blanqueamiento con a saber qué químicos que pueden llegar a matarte de Síndrome de Shock Tóxico.

A lo largo de este año y medio he tenido momentos en los que quizás se me ha resistido algún día que iba con más prisa o que he terminado cubierta de sangre como en una película de terror japonesa.

Sin embargo, después del año y medio de prueba, me complace decir que la copa menstrual la ha pasado, y con Matrícula de Honor.

Solo me falta que más mujeres tomen conciencia de las alternativas más ecológicas que hay a las compresas y tampones y opten por, como yo, ahorrarse en deshechos y dinero.

Duquesa Doslabios.

Esas cosas asquerosas que solo haces en pareja

Salir a cenar y encontrar velas en la mesa, una noche a bailar, otra a tomar una copa de vino en la azotea de un hotel con vistas a la ciudad.

Ruta turística en la escapada de fin de semana, ponerse de gala si un familiar se casa. Vacaciones en la playa y sangría en la terraza sin perder de vista las olas. Concierto, montaña rusa, montar a caballo, jacuzzi, sauna…

YOUTUBE

Muchos de los momentos más brillantes de la vida los compartes en pareja. No hay nada como salir de la rutina haciendo planes diferentes, especiales, fortaleciendo una conexión emocional que luego ayuda reforzar los demás ámbitos.

Hasta que suena un pedo.

En el momento en el que uno de los dos se pee, eructa o hace cualquier cosa que podríamos tachar de “escatológica” se abre la veda.

Estar en pareja también es hacer juntos el guarro y peor todavía, encontrarlo divertidísimo. Me consta que hay parejas que se parten de risa cuando uno de los dos se tira un pedo, que se pelean por ir corriendo al baño después de que uno lo haya usado para decirle entre risotadas lo mal que lo ha dejado oliendo.

Descubrir que uno de los dos ha babeado durante la noche puede dar lugar a un ataque de besos babosos recién levantados, en el que el más escrupuloso acaba pidiendo la rendición entre babas y sonrisas, porque por muy húmedos que sean, los besos siempre son besos.

YOUTUBE

No hay verano caluroso ni mar de sudor lo bastante profunda que evite que abracemos con todas nuestras fuerzas. Que nos peguemos a su espalda mientras dormimos en agosto aún sabiendo que terminaremos empapadas.

Los hay que se meten el dedo en la nariz mutuamente buscándose mocos, que disfrutan explotándose los granos.

La confianza da asco, pero si coincide que das con alguien de mentalidad juguetona y divertida, ademas de dar asco da lugar a bastantes carcajadas. Y ya se sabe, el amor si entra por la risa, por la risa se mantendrá también.

Duquesa Doslabios.

Sexoróscopo de la semana: Sagitario, se te olvidó enchufar los cascos. Toda tu clase sabe que estás viendo porno

GTRES

Aries: los cuerpos celestes te recomiendan que tengas cuidado practicando las posturas del misionero o del perrito. Corres el riesgo de sufrir una fractura de pene.

Tauro: querías que tu vida diera un giro de 180 grados, pero los astros están un poco cansados esta semana así que ni para ti ni para ellos, lo dejamos en 90 grados para que pruebes el 69 vertical.

Géminis: todo se acaba colocando en su lugar, todo menos la prótesis de mama. Tus sospechas son ciertas, la teta derecha está mucho más descolgada. Pide cita con el cirujano para que te las vuelva a mirar.

Cáncer: tus sueños pueden convertirse en realidad. Sí, todos. También ese en el que tu novio se vestía de Deadpool. No terminas de estar segura de si el que te pone es el superhéroe, el actor que lo interpreta o ver a tu novio en mallas ajustadas directamente.

Leo: tus sentimientos van a tener la respuesta que esperas, aunque la respuesta va a ser que no. Otra semana a dos velas.

Virgo: deja de comprar condones en el chino. No digo que no sean buenos, pero ¿de verdad te fías de un establecimiento cuyas cajas de cereales tienen tanto polvo que parecen salidas de una tormenta de nieve?

Libra: encontrarás unas pastillas para aumentar el apetito sexual en la alacena de la cocina. Sí, son de tu mujer.

Escorpio: esconde mejor las pastillas para la libido femenina. Los astros auguran que ahí donde las tienes se pueden encontrar fácilmente.

Sagitario: se te olvidó enchufar los cascos. Toda tu clase de Derecho Mercantil sabe que estás viendo pornografía en el ordenador.

Capricornio: la influencia de Venus puede que te juegue alguna mala pasada y tengas que enfrentarte a situaciones inesperadas como el hecho de que te salte de repente la lista de Spotify de Leticia Sabater cuando estás en plena faena. A ti te da igual, pero a ella le cortará un poco el rollo que suene La Salchipapa.

Acuario: es una etapa de dudas e incertidumbres. No terminas de tener claras muchas cosas. Le estás dando vueltas y vueltas y los astros ya no saben qué recomendarte. No te comas tanto la cabeza, mejor cómele la boca a alguien y ya la próxima semana te preparamos un pronóstico más favorable.

Piscis: ten cuidado porque no hay marcha atrás que valga. Sí, sí, ríete pero así es como llegó al mundo tu último primo.

Experimentando con el 69 vertical

La realidad nunca es tan bonita como nos la presentan.

La hamburguesa del McDonald’s no cumple las expectativas que prometen los carteles, la calle no es más glamurosa por ir conduciendo el coche que tanto te encantaba cuando veías el anuncio y el kamasutra no es tan factible como parece.

GTRES

El amargo sabor de la realidad sexual se lo achaco a un vídeo de Nacho Vidal. El actor aparecía realizando un 69 vertical. Vertical: con todas sus letras, sus dos pies en el suelo y una chica cabeza abajo.

Inmediatamente mandé el enlace del vídeo a mi compañero: “Minuto 3:48, tenemos que probar esto”.

La postura, pese a intrigarme, no me parecía especialmente complicada de primeras. Ambos somos de buen fondo en cuanto a cama se refiere.

“¿Cómo hacemos?” Pregunté confusa a la hora de colocarnos. El primer paso es que él empiece sentado en el borde de la cama. Se colocó mis piernas sobre los hombros y yo me aferré a su cintura con más fuerza que Tarzán a una liana (¿quién inventa estas posturas?).

Tras ponerse de pie sujetándonos el uno al otro por la cintura, y comprobando que no me caía de cabeza y me arriesgaba a romperme la crisma, procedimos a ejercer el 69.

Ah… 69 vertical, tan fácil que pareces y tan complicado que eres. Al segundo de estar cabeza abajo fue como si toda la sangre de mi cuerpo se hubiera puesto de acuerdo para organizar la fiesta del latido punzante en mi cráneo.

Pese a que intenté armarme de fuerza, valor, aire y llamar a la acróbata sexual que hay en mí, no hubo manera y terminé tirando la toalla y casi tirándome al suelo agradeciendo que la gravedad volviera estar a mi favor y no en mi contra.

No sé si es algo que, como el yoga, se pueda trabajar con entreno y fuerza de voluntad o es que no estoy hecha para salir del plano horizontal. Quedo a la espera de segundas opiniones: las vuestras.

Duquesa Doslabios.

El día que un fetichista me ofreció dinero por mis calcetines

Siendo de Madrid hasta la médula, no puedo evitar que, de vez en cuando, salga la gata que hay en mí, esa que merodea con interés cada vez que algo le llama la atención. Tengo claro que perderé una de mis siete vidas porque me mató la curiosidad.

Mi instinto por la singularidad me llevó a una conversación vía Instagram con un seguidor que quería mis zapatos, al que, de broma, le había contestado que se los podía prestar (una que peca de gata y de chistosa también). Cuando el susodicho me habló por privado para interesarse por el calzado supe que tenía que sacarle del error.

GTRES

Nada más decirle que se trataba únicamente de una gracia me hizo saber que coleccionaba calzado usado de mujer. Y calcetines usados.

“Duquesa, ataca” me incité mentalmente movida por la curiosidad más absoluta. Mi experiencia más cercana a la podofilia, o fetichismo de pies, era un ex novio que disfrutaba besándomelos (algo que, cuando tienes cosquillas hasta en las pestañas, resulta hasta cierto punto difícil de aguantar).

Le pregunté al follower fetichista cómo funcionaba el tema lo de los calcetines, si al ser usados le gustaba que olieran levemente a pie o le gustaba más conservar calcetines sudados, de esos que casi tenemos de un color diferente cuando nos descalzamos después de entrenar en el gimnasio.

A mi idólatra de pies, muy sibarita él, no le gustaba que el calcetín atufara, sino que mantuvieran el olor ligeramente: “Depende de lo que huelan. Me gusta que huelan a pies pero que no apesten. ¿Me darías unos?”.

En seguida le hice saber que aquella no era la manera en la que me habían educado mis padres, en darle calcetines a desconocidos. Cuando me preguntó si me estaba riendo de él insistió en que iba totalmente en serio y que podría pagarme si se los hacía llegar.

Mi curiosidad se despertó otra vez. “¿Sueles pagar a mujeres para que te los envíen? ¿Y pagas por calcetín individual o por el par de calcetines?”.  Me respondió que a veces había pagado y que solía adquirir el par. Algo que tiene sentido, supongo, ya que de nada te sirve tener luego por el cajón un calcetín desparejado.

Diez euros por el par y quince por masaje” insistió. Bueno, al menos con diez euros te da para reponer sobradamente los calcetines por unos nuevos y te sobra para tomarte una copa con una amiga y contarle la experiencia.

Me considero de mentalidad abierta por lo que no juzgué en ningún momento al hombre. Allá cada cual con lo que le guste en la cama siempre y cuando no dañe a nadie más (a no ser que le guste el sadoquismo, claro).

Lo que no iba a hacer era mandarle algo tan personal como un calcetín con mi olor, aunque fuera de pies, ya que prefiero que sea una cosa que disfruten (o no) mis parejas o con quien yo quiera compartirlo.

Además, como buena mujer con dedo libre de anillo pero corazón casado, aquello podría considerarse de cierta manera una traición a mi compañero. “Sigue siendo un acercamiento sexual con otra persona que no es tu pareja” me respondió el Duque Doslabios cuando le saqué el tema a toro pasado para saber su opinión.

Lo último que le pregunté a mi fetichista fue su opinión de los pies de Chiara Ferragni, ya que más de una vez la bloguera ha sufrido acoso en las redes sociales por ellos. “¡Me encantan! ¡Son preciosos!” contestó él entre emojis. Chiara, quédate tranquila. Los que saben del tema te los aprecian.

Duquesa Doslabios.

Sexoróscopo de la semana: Tauro, tus padres te van a pillar follando en el pasillo de casa

GTRES

Aries: asúmelo, eres demasiado mayor para seguir yendo por la vida con chupetones. Lo de llegar con el cuello morado a clase en el colegio pase, pero si trabajas de cara al público en El Corte Inglés, tus jefes pueden empezar a mosquearse.

Tauro: todo eran risas follando en el pasillo de casa hasta que llegaron tus padres.

Géminis: esta semana te preocuparás por llevar una vida más sana comiendo lo menos procesado posible, meditando y eliminando toxinas en el spa que te ha recomendado tu amigo. Lo que no te dijo es que era una sauna gay. Los astros opinan que es un buen momento para abrirse a nuevas experiencias.

Cáncer: gracias a la ayuda de alguien llegarás a donde quieres estar, es decir tú en el aire y él de pie sujetándote. No es que fuera difícil, es que siempre te empeñabas en probarlo con chicos delgados que no podían levantarte en peso.

Leo: ¿que has conocido a una Cáncer? Se te aproxima un duro trabajo por delante. Afortunadamente encontrarás en tu interior la fuerza para llevarlo a cabo. Los cuerpos celestes auguran que será algo que te proporcionará muchas satisfacciones.

Virgo: gracias a la influencia de Júpiter te sentirás con más confianza en ti misma que nunca. Estarás tan segura que las veces que tengas sexo esta semana dejarás la luz encendida.

Libra: es una semana de desfasar, de dejarse llevar, de vivir el momento y hacer locuras como quitarse los calcetines. Sí, los astros son conscientes de que hace frío, pero tu mujer es consciente de lo poco morboso que resultas desnudo y solo con ellos puestos.

Escorpio: nada, no hay manera de que te lleves bien con la monotonía. Necesitas estar haciendo cosas nuevas constantemente, especialmente en el amor. Una masterclass de cocina con tu pareja hará que conectéis en todos los ámbitos.

Sagitario: esta semana te vas a meter en problemas por no saber decir que “no”. Cuando te encuentres con los dedos de los pies en su boca vas a descubrir que eso del fetichismo, por mucho que a él le guste, no es para ti. Para otra mejor avísale de lo escrupulosa que eres con las babas ajenas.

Capricornio: tienes una cita con el destino y con el chico con el que tuviste match en Tinder. Sentirás que todo vuelve a merecer la pena, sobre todo cuando lo primero que te diga sea que él también se ha visto en dos días la segunda temporada de Stranger Things.

Acuario: es una semana que se presentará cargada de emociones. Las más altas dosis de adrenalina, gracias a la luna llena, las sentirás cuando te llamen para confirmarte que ya están los resultados de tus pruebas de ETS y que mejor que vayas cuanto antes.

Piscis: ojo cuidado con los celos, OJO CUIDADO. La influencia de Venus sobre Marte hará que se te vaya la pinza muy fuertemente y te de por investigar los likes que ella está dando en Instagram. Se te va a ir el dedo y le darás “Me gusta” al maromo con el que coincide en el gimnasio, lo que hará tu stalkeo aún más evidente.