Entradas etiquetadas como ‘dildos’

¿Qué demuestran los juguetes eróticos?

El aumento en la venta de juguetes sexuales ha dejado en evidencia varias cosas, como que la sexualidad cada vez es un tema que tratamos con mayor naturalidad. Las conversaciones de sexo han pasado de ser la excepción a uno de los temas más divertidos que sacar en conversaciones con personas de confianza.

PLÁTANOMELÓN

Hemos perdido la vergüenza sobre la cama y fuera de ella. ¿Cómo mantenerla en una época en la que el sexo es el pan de cada día y de cada hora, si queremos, gracias al teléfono? Pero no solo se quedan ahí las conclusiones de quienes trabajan en este mercado.

Basta de prejuicios, las mujeres jugamos solas. La masturbación femenina se aleja cada vez más del tabú según la encuesta que ha realizado Platanomelon.com cruzada con el análisis de los productos que se han vendido en 2018.

Buscar un juguete para uso personal fue la respuesta del 63% de las mujeres encuestadas. Aprender a disfrutar en la cama empieza por conocerse a una misma, por lo que recurrir a los sex toys es de gran ayuda.

La búsqueda del placer es el objetivo principal (nadie se compra un vibrador, por muy de diseño que sea, para decorar la casa). Esto es algo que demuestra el 72% de las participantes, que compraron un juguete para mejorar sus orgasmos. Los productos que estimulan el clítoris son la apuesta segura de este tipo de negocios.

Aunque no solo en nosotras queda la magia de los artículos de placer. Los hombres también la experimentan, aunque lo hacen más en compañía que por su cuenta. De hecho, el 62% busca algo que pueda utilizar con la otra persona para incrementar la experiencia de su pareja.

PLÁTANOMELÓN

Sin duda es una cifra esperanzadora que nos habla bien de la salud de nuestras relaciones sexuales. Recordemos que, hace décadas, ni se planteaba que las mujeres pudieran tener orgasmos.

Además el 43% de los hombres encuestados buscaban salir también de la zona de confort viviendo experiencias nuevas entre las sábanas. No solo las mujeres somos las curiosas por mucho que, como clientas, superemos en número a los usuarios masculinos. Trabajar en que el sexo no se convierta en algo monótono es responsabilidad de todos.

Dicen en Platanomelon.com que los juguetes de dominación y sumisión han pasado de ser una moda a convertirse en un básico del cajón de las perversiones (ese que tenéis en la cómoda cerca de la cama, ya sabéis cuál os digo). Es tal su éxito que, si se apilaran, rebasarían sobradamente la Torre Eiffel.

Y es que si de algo podemos estar agradecidos a Cincuenta sombras de Grey es que ha arrojado luz sobre lo que antes se veía como una afición sexual un poco oscura. Eso y que experimentar por encima de la línea entre el dolor y el placer, es un acierto seguro.

Como consumidores, podemos tener patrones similares, y si algo ha demostrado esta investigación sobre las verdades irrefutables de la compra de objetos eróticos es que nos sirve como aliciente para enfrentarnos a la semana. Es el domingo la jornada en la que más juguetes sexuales se compran desde el móvil.

Ya sea para contrarrestar el efecto lunes o para tener una ilusión a lo largo de los cinco dais de trabajo que nos esperan. Así que, si mañana no tienes planes, aquí tienes una idea de lo que puedes hacer para pasar el tiempo.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

Urgencias: Lo que hay que ver, lo que hay que oir

Querid@s,

Una compañera de trabajo más maja que las pesetas, de la que tengo mucho que aprender, me ha dejado en herencia, haciendo limpieza de estanterías, este simpático y divertido libro. Se trata de La Medicina Todo (Lo) Cura. Escrito por Elisabeth G. Iborra, resulta ser un compendio de historietas y anécdotas de médic@s y enfermer@s . Es un  homenaje, con todos los respetos, a esas cosas curiosas con las que vienen a los hospitales los pacientes más extraordinarios e irrepetibles.
http://www.huffingtonpost.es/2015/12/06/anecdotas-de-medicos_n_8709020.html

Este libro de cabecera habla, entre otras lindas curiosidades, de esa pobre gente que aparece a horas intempestivas, aquejándose de que, por accidente, se les ha metido por sus partes un objeto inanimado capaz de adentrarse por arte de magia en lo más profundo. Así el personal sanitario ve fuera de su sitio arsenales como botellas, velas, pilas, botes de champú y desodorantes, morteros, teléfono de antaño, hasta crucifijos o rosarios en el caso de los más creyentes. En estos orificios para el placer también hay sitio para la más variopinta flora y fauna del planeta: ratoncillos, zanahorias, berenjenas o tomatitos cherry que con toda la buena intención la pareja pretende insensatamente extraer como si fuero un pincho moruno.

Un hombre que llegó a Urgencias con dos botellas de cerveza introducidas en el culo. El hombre desconocía cómo se sucedieron los hecho y no se explica ante el personal sanitario dónde fueron a parar las chapas y el zumo de cebada. Otro caballero echaba la culpa a dos berenjenas con vida propia que le perforaron el ano hasta instalarse dentro. O un señor que alegó que las vinagreras que enjabonaba se le deslizaron y acabaron envolviendo su pene, colándose por la bragueta y esquivando sus calzoncillos.

Cuando los calentones aprietan, el ser humano es capaz de todo. Y en urgencias bien lo saben. Bolsas de pipas en lugar de condones que inevitablemente acaban arañando la vagina. Entiendo que cuando nos entra un calentoó, nos pueden entrar cortocircuitos y podemos acabar actuando como bárbaros. Pero lo de la bolsa pipas es demasiado, antes recurría yo a una bolsa de Mercadona. O como los romanos, en cuya época no existían los condones y con las tripas de los cerdos,follaban los muy cabrones.  A falta de lubricante estándar, hay quien piensa que lo mismo da embadurnarse las partes con el aceite calentito de la moto.

Otros copuladores más precavidas pero con mala suerte son los que llegan a Urgencias sangrando , uno encima del otro, con la verga de él enganchada sin remedio en los brackets de ella. O una pareja moderna que compra en un sex shop, pero que se deja llevar por la pasión en exceso, se introducen el juguetito demasiado profundo y no caen en esos momentos de lujuria y desenfreno, que los sex toys, llega un punto de no retorno, que hacen ventosa.

Pero sin duda me quedo con dos historias desternillantes. Esa mujer de poca fe que no entendía cómo su marido pudo tragarse una manzana entera después de que se la encontraran metida en el ano. Y  otra buena mujer que juraba y perjuraba que el bebedor de pájaros se le introdujo él solito en la vagina. El personal de urgencias sigue poniendo en duda la fuerza perforadora que puede ejercer dicho utensilio a través de la falda, las medias y las bragas de la buena señora.

Urgencias. Lo que hay que ver, lo que hay que oir.

Que follen mucho y mejor.

Los mejores regalos calentitos para pedir a Papá Noel

Querid@s,

¿Qué mejor manera de combatir el estrés de estas ajetreadas fiestas navideñas que con unos regalitos para encender su vida sexual? Una vez los familiares se han ido cada uno a su casa (y Dios en la de todos) y los niños están por fin dormidos, es la hora de desenvolver los regalos más íntimos que encenderán, tengan o no chimenea, sus noches de bohemia y de pasión.

Minna Life Limón

Minna Life ha lanzado lo más moderno en cuanto a vibradores se refiere. Señoras y señores, con ustedes Minna Life Limón. Es ideal para la estimulación del clítoris durante el sexo en pareja o en la soledad del placer onanista. Su forma elegante y ergonómica encaja fetén en la palma de la mano y se adapta perfectamente a los recovecos que pueda haber entre los dos cuerpos. Como los buenos vibradores, es resistente al agua y está equipado con un motorcito que funciona a las mil maravillas. Tiene una tecnología que controla el nivel de presión, por lo que cuanto más fuerte apriete, más intensas serán las vibraciones. Su memoria personalizada le permite grabar y reproducir cualquier. Gracias a su duradera batería de litio, esta maravilla dura hasta tres horas después de una recarga de una hora.

Un regalo ideal para la mujer de su vida o para auto regalarse.

Tenga Flip

Give the Gift of Great Sex with These Toys

También hay para ellos estas Navidades. Estamos ante un masturbador masculino capaz de crear una sensación única que le dejará con ganas de más. También puede usted regalárselo a usted mismo, ya que le ayudará a mejorar su rendimiento sexual. Hay hasta cuatro modelos diferentes. ¡Lo difícil será eligir!

Fucking sculptures

Son jodidas esculturas. Jodidas obras de arte. O obras de arte jodido. Son dildos de cristal hechos a mano. No les digo más, porque en este caso, una imagen vale más que mil palabras.

Equipamiento para el bondage

Si no son de los que se conforman con el sexo tradicional y vainilla y les apetece probar eso del BDSM, estas Navidades puede ser un regalazo un EPI adecuado para practicar el bondage. Innove todo lo que quiera, pero siempre siguiendo los más estrictos parámetros de seguridad. No querrán ustedes acabar en urgencias. Y menos en Navidad.

Las colecciones XConfessions

XConfessions es el fascinante proyecto ideado por la directora de porno Erika Lust. Esta sueca de armas tomar afincada en Barcelona lleva al cine las fantasías sexuales que le llegan a través de su página web y las convierte en películas eróticas. Nunca se sabe si su fantasía será escogida, pero no niegue que no sería fascinante ver cómo sus fantasías se hacen realidad. Mientras tanto, ya están a la venta cinco antologías de las fantasías ganadoras.

xconfessions-2-dvd-4260080323680-1

Y por último, lo más estas Navidades, el kit artístico LOVE IS ARTElegid el color de la pintura (negro, rojo, azul, dorado y negro, etc..) y te llegará a casa tu kit LOVE IS ART:

  • Lona de plástico: Extiéndela en el lugar que desees y que no vayan a liarla parda.
  • Zapatillas desechables y esponja de baño: Pónganlas cerquita.
  • Por cada color escogido, un bote de pintura no tóxica de 120 ml: Aplíquese sobre el lienzo, a partes iguales. Pueden dibujar un corazón, escribir la palabra “AMOR” o “SEXO“, diseñen lo que se les antoje.
  • Láncense al ruedo: Utilicen sus cuerpos como pincel para pintar su propia obra de arte.

A ustedes el honor de colgarla en el salón.

Que follen mucho y mejor.