Archivo de mayo, 2021

Las señales de que tu nuevo ‘crush’ es tóxico que deberías aprender a identificar

Me gusta especialmente la frase de “El ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra” porque tiene una excepción: los maltratadores.

O quizás, más bien, las mujeres que hemos estado en sus manos.

UNSPLASH

Hace ocho años, ese era mi caso. Tras una relación con violencia de todo tipo, amenazas de suicido, persecuciones, etc la terapia con una psicóloga me abrió los ojos sobre un maltrato que, incluso con todo eso a mis espaldas, era incapaz de ver.

Nunca me he sentido agradecida por haber vivido aquello. Sí por salir a tiempo (y vivir para contarlo), pero no por haber tenido la experiencia.

Creo que decir que las mujeres que seguimos teniendo pesadillas con estos seres tenemos que estarles agradecidas porque ahora somos más fuertes es una barbaridad inmensa.

No siento que me haya hecho un favor tratándome de esa manera. O no lo sentía hasta hace poco.

Fue cuando, de nuevo abriendo el corazón, presentía que podía estar ante el comienzo de algo grande, nuevo, bonito, profundo, real, pero ante todo, sano.

Empiezan a darse las primeras discusiones y lo achacas a que os conocéis desde hace poco tiempo, que has podido hacerlo mejor y por eso se ha molestado, que la partida aún se puede remontar.

Y llega otra, y otra después, y otra más. Y ves como por mucho que hagas, nadie te libra del día negro de la semana, ese en el que te sientes físicamente mal, intranquila, sin poder descansar de lo alterada que estás. El día a la semana se convierten en dos y hasta en cuatro (o cinco si no lo empiezas a cortar).

Llegan los comentarios sutiles, las manipulaciones pequeñas, el “¿no te basta lo que te doy yo?” el “pues para subir cosas a Instagram sí que tienes tiempo” y empieza a sonarte familiar.

Porque ya eres capaz de leer entre líneas lo que pasa, lo que quiere decir sin decirlo directamente.

Y es que cambies tu comportamiento, que te amoldes a sus “sugerencias”, a lo que te dice expresándose “fruto de la más pura y sincera honestidad” en el nombre de sus sentimientos más auténticos -esos que tú dañas cada dos por tres con tus actitudes según él-.

Que no es otra cosa más que un intento de que se imponga siempre su voluntad. Simplemente porque la tuya no sirve. Se tiene que plegar.

Solo que esta vez, lo ves venir al vuelo. Eres capaz de adelantarte, reconoces los patrones y sabes lo que viene después.

Sabes que tras machacarte, señalarte, juzgarte e intentar amedrentarte, de ponerte como la que siempre falla de los dos, como vea que quieres escapar, va a cambiar la estrategia.

A la de ponerte de lo peor. Pero no es la primera vez que te acusan de ser cruel o poco humana por hacer valer tus ideas y defender tu libre albedrío. No es la primera vez que, ante un razonamiento impecable, te acusan de atacar.

Todo lo que haga falta con tal de desestabilizarte. Incluso negarte una y otra vez que, lo que oíste con tus propios oídos, nunca llegó a pasar.

El clásico gaslighting para hacerme dudar de unas percepciones que, ocho años atrás, sí me hicieron plantearme si mi juicio atinaba. Esta vez no di la oportunidad.

Y cuando, viviéndolo casi desde un segundo plano, tomas distancia, dejas las cosas claras, le dices que no es bueno para ti y que te vas, llega el momento final de la interpretación. El tercer acto: pena.

Apelaciones al cariño, a su salud psicológica, a que está pasando un día de mierda en el trabajo por tu culpa, de los peores de su vida, a que lleva esperando todo el día la ocasión de hablar, a que no pide tanto, a que lo que ha hecho no es tan grave, que no ha matado a nadie, que no fue con mala intención (pero tú sí eres mala dispensándole ese trato).

Aquí y solo aquí, me he sentido agradecida de haber vivido antes la experiencia. Porque sé al 100% en qué deriva esta toxicidad si se le da margen.

Porque he estado ahí, en lo más oscuro, en el mayor de los miedos, en la anulación de mi voluntad como persona y empezó de la misma manera.

Siempre empieza de la misma manera.

Ocho años después, me he encontrado la misma piedra en el camino. La diferencia es que la he visto a tiempo y no he llegado a caerme. La he saltado -porque saltar implica impulsarte y, por unos segundos, volar- y he seguido adelante.

Es la prueba de que hay que estar siempre atenta a lo que pueda pasar, a quién pueda traernos la vida. Porque yo he evitado caerme a tiempo, pero la piedra sigue ahí, esperando a la siguiente.

Y, por desgracia, no es la única.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Amor millennial: el hilo que ata y que sueltas

“Este es tu hilo”, dice la voz en off de Morgan Freeman cuando, al empezar una relación con alguien, te hacen entrega de un carrete.

Este es tu hilo y puedes usarlo para lo que quieras. Querrás entrelazarlo suave, alrededor de su cintura cada vez que sea tierno contigo.

UNSPLASH

Cuando te retire el pelo de la cara, te coja por la barbilla o te haga reír para distraerte sabiendo que estás preocupada por un examen, una entrega, una amiga.

Tú misma lo enrollarás alrededor de ti, acercándoos más todavía, cuando te salga ser detallista. Cuando hagas cosas por amor que no imaginarías, cuando le sorprendas con una receta o una llamada nocturna solo para comprobar, por el tono de su voz, que está bien.

Con ese hilo puedes hacerlo todo. Incluso reforzar vuestro cariño al descubrir que tenéis aficiones en común, que ya podéis ir juntos a clases de baile en pareja o al club de poesía, a ver una exposición o a comer una hamburguesa, a engancharos a una serie, a ver una película…

Poco a poco, esos nuevos hilos entre los dos harán más fuerte cualquier vínculo y ayudarán a tirar de vosotros hacia delante en el momento en el que uno -o ambos- pierda el equilibrio.

Sirve tanto un hilo para atar con suavidad unas muñecas, e inmovilizar piel al compás de suspiros y jadeos, como para soltarlas. Liberándolas para dejar espacio de por medio, para no dejar marcas, ni hacerles daño.

Porque es también el hilo el que pone distancia entre los extremos. Sirve para unirse y para separarse.

Habrá momentos que lo mejor será soltar hilo y los reconocerás porque no quieres seguir tan unida.

Un reproche aquí, otro allá, un comentario que “va sin maldad” pero hiere a rabiar, el daño constante, la carga mental, las noches de insomnio sola en la cama que ganan terreno a las demás, la falta de concentración, la ansiedad de no ver las cosas funcionar como quisieras…

Irás soltando carrete para respirar, para no sentirte tan mal contigo misma, para recuperarte, dormir esas ocho horas que ya pensabas perdidas desde que su forma de ser resultó incompatible con la tuya.

Y por mucho que hayas entrelazado, atado y reatado, con doble nudo e incluso uno de los cabos esté fijado a la pata del sofá, llegarán personas que te harán soltar el carrete sin parar.

Hasta el punto de que, cuando buscas dar unos centímetros más, te darás cuenta de que te has quedado sin hilo porque te lo han gastado.

“Y solo hay un hilo por persona”, me recuerda Morgan Freeman. “Úsalo bien”.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

5 cosas que deberías tener en cuenta antes de salir de casa con unas bragas vibratorias

Podremos estar en desacuerdo de cuál es el mejor juguete sexual o qué marca nos gusta más o cuál, pero hay algo sobre lo que no hay discrepancias. El mejor sitio para usarlos es el dormitorio.

O, en su defecto, cualquier sitio de la casa donde podamos tener algo de intimidad.

SAVAGEXFENTY

Pero raras son las ocasiones en las que se pueden jugar los juguetes más allá del hogar quitando si nos los llevamos en la maleta de vacaciones.

Aunque hay uno en especial que parece diseñado precisamente para esto. Según la tienda especialista en erotismo EroticFeel las bragas vibratorias no podrían ser mejor complemento para esas veces en las que las ganas de aventura están alineadas con las de sexo.

Sí, siempre tendremos la opción de meter la bala vibradora en el interior de las braguitas, aunque hay vibradores específicos que gracias a su diseño o a un imán que sujeta el juguete en el punto justo, son mucho más apropiados para esta práctica.

Peor, ¿significa eso que ya podemos usarlos en cualquier momento y lugar? En teoría sí, pero si me pongo a analizar la práctica, hay una serie de cosas que deberíamos tener en cuenta:

  1. El volumen de la vibración: ya sabemos que por mucho que en la caja ponga “silencioso”, siempre hay algo de ruido. Aunque claro, los hay que vibran muy silenciosamente y los que parecen la banda sonora de la batidora cuando te haces un smoothie. ¿Lo mejor que puedes hacer? Probarlo antes de salir de casa e, importante, sin ruido ambiente. Una vez compruebes que es un sonido aceptable, puedes llevarlo incluso al cine si quieres.
  2. No todas las ocasiones son buenas. Vale que hoy por fin te has decidido a llevar las bragas y tienes claro que no vuelves a casa sin arañarles aunque sea un orgasmo, pero ¿de verdad es el mejor momento para probarlas camino al aeropuerto o yendo a cenar con otra pareja? Que sí, que la adrenalina del juego está ahí, pero una cosa es que sea divertido para ambos y otra es hacer sentir incómodos al resto.
  3. El estilismo es crucial. Unos vaqueros con el tiro demasiado alto o un vestido ajustado tipo segunda piel pueden entrar en conflicto con el juguete. Ya sea porque se va descolocando según andamos o porque se marca. Vuelvo al punto 2, que tu pareja y tú lo sepáis está bien, pero no necesitas que se entere todo el mundo.
  4. Acuérdate de llevar la batería cargada. Y es un error en el que yo misma caí cuando, emocionada, esperaba sentir aquello en marca y por mucho que apretara los botones, no había manera de que funcionara. Planifica con un poco de antelación la velada y ponlo a cargar el día de antes.
  5. ¿Mando? Mejor con la aplicación. Cuando hace unos años no había otra opción que no fuera la de usar el mando a distancia, puedo entender que se utilizara. Pero ahora, aunque sigue apareciendo en la mayor parte de juguetes para bragas, ha quedado obsoleto. El relevo son las apps que permiten activarlo y subir y bajar la intensidad de vibración. Además, que queda mucho más raro ver a una persona apretando lo que parecen unas llaves de coche que utilizando su teléfono móvil.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Vive cada historia de amor como si fuera la última

Siempre en la línea de querer por encima de mis posibilidades, después de mi última relación pensaba que no habría un después. Que aquello no iba a tener fecha de caducidad, que no llegaría el punto final.

Y cuando acabó, me tocó hacer cambio de armario emocional. Guardar el amor -quién sabía hasta qué temporada- y sacar en su lugar todas las dudas que iba a llevar puestas a partir de ese momento.

Las de qué viene ahora, cómo voy a volver a querer a otra persona, si podré volver a confiar o si me volveré a enamorar.

UNSPLASH

Sin prestarles mucha atención, no fue hasta que empezaron a llegar otras personas que pasaron de ser pensamientos sueltos a una retahíla diaria y machacona, como cuando se te pega una canción y no puedes cantar otra cosa.

Mi problema es que esas preguntas pesan, me pesan porque es muy reciente mi estancia en ambos lados. El bueno, el de vivir de sentimientos como único sustento y saber que solo viéndole vaciar el lavavajillas, yo tocaba la felicidad con los dedos.

Y el oscuro, el de aprender a vivir recogiendo los trozos de un amor que se ha roto al mismo tiempo que lidiaba con el dolor que conllevó perder a alguien que, en mi cabeza y corazón, era mitad.

Mis dudas no vienen solas -no iban a ponerme las cosas tan fáciles, las muy cabronas- vienen con miedo. Uno insondable que me hace sentir pequeñita. Hasta el punto de que a veces me come y arrolla por el camino.

El miedo de estar volcándome de nuevo, de abrirme y confiar lo más privado de mí y, de paso, regalar a mi círculo más cercano, esas personas que se vuelcan tanto como yo misma y abren puertas sin reservarse el derecho de admisión.

Y no es tanto por compartirme y que sepa que lloro con todas y cada una de las películas musicales que me pongan. Es por volver a apostar y que salga mal.

Por seguir dando tumbos entre personas con las que, por mucho que quiera con todas mis fuerzas, nunca llegan para quedarse conmigo.

No quiero repetir patrones, caer en los mismos errores una y otra vez y volver a la música de Leiva de madrugada. Soy de las que prefieren pensar que llevan la lección aprendida y, actuando en consecuencia (que no es consecuencia, es prudencia), no volverán a verse en una igual.

Como si envolver mis decisiones en papel de burbujas fuera a librarme de una hostia emocional. La ingenuidad…

Porque ni es algo que dependa de mí ni una enseñanza que me dé la certeza de que aquello no va a volver a pasar.

Se me olvida que es algo que no solo se escapa de mi control (como si hubiera algo que pudiera vigilar a estas alturas…). Cambiar el orden y la velocidad a la que quiero hacer las cosas se opone a serme fiel a lo que quiero y a dejarme llevar.

Que madurar no era dejar de sentir y rendir al 25% de capacidad sentimental.

Pero, sobre todo, por la vida en sí misma. Que solo es una y va al vuelo. No espera a que supere mis pérdidas.

Arrolladora y urgente, ya está aquí con la siguiente oportunidad. Y toca cogerla y darlo todo como si fuera la última vez que vas a latir por alguien.

Porque un día será así.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Sí, para tener sexo anal puedes entrenar la zona con estos consejos

Siempre me parece fascinante que en las películas porno están dándole al tema y, de repente, el tío cambia de agujero y pasa de la vagina al ano sin que ella se despeine lo más mínimo.

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Si es a ti a quien le pasa, en cuanto notas que se desvía un poco de la vulva y se ‘equivoca’ y le da ‘sin querer’ al culo ya te cierras en banda y le sueltas el “¿qué haces?”.

Una pregunta retórica que viene a decir “Prohibido pasar”.

UNPLASH

Porque aunque habrá quien salga diciendo que no pasa nada, que tanto el ano como la vagina son músculos y que la penetración se puede hacer igual, no son lo mismo ni por asomo.

Uno de ellos está diseñado específicamente para que entre el pene y salgan bebés. El otro para que salga caca. Y no intentes rebatírmelo porque no hay vuelta de hoja.

¿Que se puede utilizar también para tener relaciones? Sí, pero no de cualquier manera. Como músculo que es, podemos entrenarlo para que el cuerpo se familiarice con las sensaciones y disfrutar también de esta parte.

¿Y lo mejor? Que se puede aplicar tanto a hombres como mujeres.

Empieza relajándote y tocándote, es fundamental que tengas tranquilidad y excitación a partes iguales.

Después, prueba con algo pequeñito siempre, ya que la progresión debe ser de menor a mayor. Mi consejo es que tu primera toma de contacto sea con uno de tus dedos y por varias razones.

Es tuyo, está a mano (literalmente) y tienes la seguridad de que decides hasta dónde meterlo. Una vez lo tienes controlado, te resulta cómodo y placentero -ya no te cuesta introducirlo- te sugiero que pruebes con algún tipo de juguete.

Puedes ir por aquellos sets de plugs que vienen en varios tamaños e ir aumentando la tolerancia al grosor poco a poco. Piensa que este entreno es es como cualquier otro, cuando más practiques, antes se acostumbrará tu cuerpo y disfrutarás con ello.

Otra alternativa, si no quieres hacerte con una colección demasiado extensa y prefieres añadir solo un juguete a tu colección, es que pruebes con unas bolas tailandesas (si te perdiste las diferencias que tienen respecto a los plugs, lee este artículo).

Son varias bolas unidas de distintos grosores, así que la forma de subir de nivel es ir metiendo cada vez más el juguete y adaptarse a sus diferentes volúmenes.

Lo que te desaconsejo por completo es que experimentes con objetos o artículos que no sean diseñados específicamente para tener sexo anal porque puedes llevarte un susto (y terminar en urgencias).

Los juguetes anales suelen tener un tope que evitan que se cuelen dentro del intestino. Y es que al igual que tenemos un esfínter que empuja hacia afuera, otro tira hacia dentro -de ahí que dé tanto placer-, y corremos el riesgo de perder esa bala vibradora que parecía perfecta de tamaño para practicar.

Después de que con estos juguetes hayas aprendido a relajar los esfínteres y a tener mayor control sobre tu ano, ya puedes probar con la penetración, sí, pero también a seguir usándolos en pareja (siempre y cuando no te olvides de limpiarlos bien).

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Cómo quitar esas manchas que te da vergüenza preguntarle a tu madre

¿Qué es lo peor que puede pasar después de un polvazo espectacular? No, no es que te hagan ghosting -que te quiten lo bailao- o que te quedes con agujetas hasta en las pestañas.

Lo peor es que hagas la cama, recoloques los cojines del sofá o recojas tu ropa y descubras una mancha sospechosa de esas que sabes en qué momento han tenido lugar pero no de dónde viene exactamente.

UNSPLASH

Sí, hablo de esas manchas que no te atreves a preguntarle a tu madre qué tienes que hacer para sacarlas (te arriesgas a que te pida foto, o peor, a que se ofrezca a quitártela ella) y solo te atreves a buscar en Google, donde encuentras 150 remedios caseros para los que muchos necesitas productos químicos que parecen salidos de un capítulo de Breaking Bad.

Pues ya no te va a hacer falta. Me he pasado por la tintorería de mi barrio, la tintorería Ninot a preguntarles cómo podemos actuar sobre esas manchas (y evitar tener que tirar las sábanas) y me han resuelto todas las dudas de si podrás seguir usando la prenda o es momento de que le digas adiós y te hagas con una nueva.

Lo primero que me dicen es que, en el caso de que sea un tejido delicado -como seda, por ejemplo- va a ser casi imposible sacar la mancha sin estropear la ropa.

Así que si tienes sábanas de satén o por un casual sales con un vestido de fiesta estilo lencero, intenta guardarlo en algún sitio donde no le caiga nada encima.

Si se tratan de manchas de sangre, como puede ser por la regla o porque hemos abierto alguna heridita, lo más efectivo, según me confirman en la tintorería Ninot, es aplicar agua fría rápidamente.

Si queremos blanquear, podemos probar con agua oxigenada también. Una vez hayan desaparecido las burbujas, se frota bien debajo del chorro de agua y luego se aplica jabón.

Cuidado porque la lejía solo es recomendable si hablamos de ropa blanca.

Las secreciones como el flujo son también relativamente sencillas de sacar. Aunque también es verdad que por mucho que la limpiemos, es habitual que quede un pequeño resto amarillento (de ahí que aproveches a renovar el cajón de ropa interior cuando acabes con tu ex).

Como con la sangre, puedes aplicar un poco de lejía si la prenda es blanca.

En cuando al semen, me comentan que es la oveja negra de la lista de las manchas, ya que es el más difícil de quitar y suele dejar la ropa para tirar. Si la mancha es reciente, podemos probar con agua y jabón.

Por último, para manchas de heces, los expertos recomiendan usar guantes si no son las propias y limpiarlo antes de meterlo en la lavadora.

Habría que aplicar agua tibia con jabón y frotar si se ha secado hasta que salgan los restos. Después a la lavadora.

Y por mucho que seamos aficionados al suavizante (¿a quién no le encanta la textura suave que le deja a la ropa?), no recomiendan usarlo nunca en estos casos, ya que tiene componentes oleosos que lo único que hacen es fijar aún más las manchas. Además es un producto muy contaminante.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Si estás conociendo a alguien, ¿te gustaría pedirle referencias a sus ex parejas?

Conocer a alguien por primera vez, esa fase en la que emoción y miedo van de la mano. Emoción por lo que pueda venir, por un sentimiento que puede empezar a cocinarse a fuego lento, por la felicidad de sentirse con ilusión de nuevo.

Y miedo, por supuesto, miedo de lo que puedes encontrar si sigues escarbando un poco más. Miedo de que no sea quien dice que es.

Porque sí, en las primeras citas somos todos maravillosos, el match perfecto, el amor de nuestra vida, la pareja ideal.

UNPLASH

¿Sería un punto a favor, puesta a fantasear, que pudiéramos pedir referencias a sus exparejas antes de seguir conociéndole?

De la misma forma que la empresa que nos entrevista para ese puesto -para el que nos consideramos la persona más idónea, dicho sea de paso- tiene la opción de ponerse en contacto con nuestros antiguos trabajos, ¿qué pasaría si fuera normal una llamada telefónica con sus ex y preguntarles cómo fue su experiencia juntos?

Pensando en mí, en lo que dirían ellos, me doy cuenta de que depende mucho a quién le preguntes.

En general, podrían coincidir en que soy detallista, cariñosa, con corazón de niña, muy entusiasta y que no sé estar quieta por mucho que lo intente.

No todo serían cosas buenas, claro. De la misma forma, bien podrían decir que tengo cierto punto de adicción al trabajo, que soy cabezota hasta niveles insospechados, que raras son las veces en las que doy mi brazo a torcer y tardo mucho en ver que me he equivocado.

De mí destacarían que soy explosiva, como el champán, que rompo a mi paso y me enfado rápido (aunque también se me pasa a la misma velocidad).

Que me agobio, que tengo inseguridades, que me preocupo por todo y me rayo bastante la cabeza, son otros ejemplos que entrarían en la lista de cosas menos buenas.

Pero sí quiero pensar que la mayoría de ellos recomendarían ‘contratarme’ como posible futura pareja.

En cuanto a lo que preguntaría, lo tengo claro: si es sincero, si es atento, si deja espacio…

No faltaría en esa llamada con su ex la duda con bandera roja que ya soy incapaz de pasar por alto, si es controlador o celoso.

Qué relación tuvo -si se dio- con la familia política, si tiene buenos modales, si es empático o si es un punto de apoyo (como firme creyente de las relaciones que funcionan como un equipo, esto me parece fundamental.

Pero también averiguar cómo enfrentaba los malos momentos: las discusiones, cuando se atascaba la rutina o cuando los ánimos estaban más bajos.

A fin de cuentas, lo bonito ya vamos a verlo en las citas. Y saber las opiniones de quienes han compartido vivencias y sentimientos, nos ahorraría mucho tiempo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Según los hombres, el otro sitio favorito de la casa para masturbarse es…

¡Ah, la intimidad! Esa cosa tan preciada que, durante los meses de aislamiento en casa parecía casi imposible de conseguir. El reto era tener nuestro espacio para quienes no vivíamos solos (ya fuera con familia, amigos o pareja).

Y aunque cada uno se ha apañado como ha podido, me gustaría hablar de las preferencias a la hora de escoger un sitio en el que poder disfrutar con nosotros mismos.

CALVIN KLEIN

En mi caso, la elección está clara. Soy una firme defensora de reencontrarme en la cama, a salvo de miradas indiscretas bajo el edredón y siempre con el valor añadido de que puedes decir que vas a dormir y nadie va a molestarte.

Otros espacios del repertorio apenas tienen peso para mí, pero no es así para ellos, por ejemplo.

De hecho, según los resultados que ha proporcionado el estudio de Arcwave, marca de juguetes sexuales para hombres, sobre sus costumbres a la hora de masturbarse, hay otro sitio de la casa que sigue muy de cerca al dormitorio.

También para ellos, la habitación el lugar preferido para darse placer. Y sí, es fácil entender por qué si pensamos que todos reservamos ese espacio para lo mismo.

Además de ser el lugar de la casa donde pasamos más horas estudiando, trabajando, jugando a videojuegos o leyendo, contamos con la intimidad de antes de ir a dormir.

Como decía más arriba, un lugar en el que sabes que ya nadie va a entrar por la puerta.

Y, justo seguido de la habitación, un poco menos de la mitad de los hombres que participaron en el estudio, respondieron que su otro lugar favorito era el baño.

Si tenemos en cuenta las diferencias entre la eyaculación femenina y la masculina, la explicación llega casi por sí sola.

La opción de poder limpiarse en el mismo sitio es un punto a favor, que el papel esté tan a mano o pudiendo hacerlo en la ducha.

No me olvido de la privacidad que da el baño. Es otro de esos (escasos) lugares sagrados de la casa donde sabemos que no vamos a ser interrumpidos.

Así que también reúne los requisitos para ser uno de esos sitios en los que poder dedicarse un rato. Y tú ¿eres más de baño o de habitación?

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Flexibilización menstrual: ¿la solución si nos baja la regla en el trabajo?

Llevo dos días doblada literalmente. Desde mis 15 años hay días que la regla me tumba hasta el punto de que estar sentada en una silla es inaguantable por los dolores que siento en la parte baja del abdomen.

Y delante de la pantalla del ordenador, tratando de disimular mientras el resto de la oficina seguía ajena a que mi útero era el equivalente a la erupción del Etna versión menstrual, pensaba en lo duro que era tener que trabajar estando así.

UNPLASH

Conozco amigas que pasan sus reglas como quien pasa una tarde en El Retiro, a gusto y relajadas. Otras solo necesitan una pastilla para sentirse bien y continuar con su vida. Las hay que, como yo, por mucho ibuprofeno que tomen, tienen que pasar momentos aguantando las ganas de hacerse una bolita acurrucadas sobre sí mismas y otras que incluso no pueden ni levantarse de la cama.

Cada una es un mundo.

Le digo por chat a mi compañera que cómo agradecería poder hacer teletrabajo estos días, que en pijama, sin tener que hacerme un paseo de media hora a pie, cualquier regla es más llevadera. Al poco empezamos a hablar de Girona y su flexibilización menstrual.

El ayuntamiento de la ciudad ha aprobado una propuesta que te permite cortar el día si te encuentras mal. Algo que en un primer momento me parecía buena idea hasta que, una vez dejé de leer en diagonal, llegué a la parte que me dejó helada. Esas horas había que recuperarlas.

Por un lado puedo entender que si te coges unas horas porque tienes que acompañar a tu madre al médico, tienes un curso o un trámite, recuperes ese momento. Pero, ¿es lícito tener que recuperar horas cuando te encuentras físicamente mal? ¿Es justo que si contraes un gripazo o una gastrointeritis, te hagan luego trabajar esas horas una vez te has recuperado?

Como dice mi amiga, nos explotan por partida doble. Y razón no le falta. Porque no es ya que seamos igual de productivas que un hombre en condiciones normales, es que si tenemos la regla nos toca serlo más empleándonos el doble.

Esforzarnos, aguantarnos y medicarnos para que no afecte en ningún caso. Y nosotras no solo nos hemos acostumbrado a este esfuerzo titánico, a trabajar con dolor. Sino que vemos normal hacerlo y que no se reconozca que una vez al mes pasamos por un periodo de malestar físico.

Claro que a las empresas no les interesa que esto se reconozca. Somos una fuerza laboral que debe ser siempre productiva. Si nos encontramos mal igual de difícil es tener que trabajar como si nada nos pasara que tener que, como en el caso de Girona, devolver esas horas.

Un tiempo que no hemos usado para nuestro disfrute, sino para lidiar con dolor.

Es poco probable que en algún momento se reconozca la dismenorrea como un problema que merece una solución (que no un atajo) de cara a compaginarla con la jornada en la oficina. Hasta entonces, y como yo, aguantar el tirón y si no nos vemos capaces de trabajar -porque la molestia se nos hace demasiado cuesta arriba-, excusarse con un dolor que laboralmente esté mejor aceptado.

Si nada de eso funciona, como propone mi compañera, servir la venganza en horas de Facebook sin moverse del puesto de trabajo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

‘El sexo durante el embarazo se asocia a mayor estabilidad y comunicación en la pareja’

La sexualidad es algo que nos acompaña toda la vida y va cambiando a nuestra velocidad. Y, de todas las etapas que atravesamos, es especialmente curioso ver qué sucede durante en el embarazo.

“Cada mujer es un mundo”, me aclara Sandra Escolà Casas, entrenadora personal especializada en embarazadas. Hace especial hincapié en la importancia que tiene diferenciar mantenerse activa (andar, moverse, bailar… todo lo que implica quemar calorías fuera de un entrenamiento) y hacer ejercicio como tal, que también es recomendable.

UNPLASH

“Menos probabilidad de sufrir diabetes gestacional o preeclampsia (afectaciones que solo se dan durante el embarazo), que el parto sea a término (a tiempo normal, entre las 37 y 42 semanas), ayuda a que el feto tenga un tamaño adecuado (menos posibilidades de que tenga sobrepeso u obesidad primer año de vida) y que tenga mejores condiciones dentro del útero para desarrollarse correctamente” son algunos de los beneficios de combinar una vida activa con entrenamientos según la experta.

“También puede ayudar a que la ganancia de peso de la mujer sea óptima y mantenga lo mejor posible su estado físico, existe menos riesgo de que el parto sea instrumentado (aquel que ocurre mediante el uso de elementos externos para sacar al bebé como espátulas o ventosas…), hay mayor probabilidad de parto vaginal que de cesárea, puede aliviar significativamente o llegar a eliminar por completo el dolor lumbar… En definitiva, un mejor bienestar físico y psíquico de la mujer”, resume la entrenadora.

Así que no solo el ejercicio físico es recomendable si no se tienen contraindicaciones médicas. Sobre todo “un programa que combine ejercicios de fuerza y cardiovasculares antes durante y después del parto”, afirma Sandra recordando la recomendación de la Asociación Americana del Colegio de Obstetras y Ginecólogos.

“Siempre y cuando no se indique lo contrario y el embarazo transcurra con normalidad (y no sea de riesgo), el sexo durante el embarazo se ha mostrado seguro e incluso beneficioso”, dice la entrenadora.

¿Cuáles son las ventajas de tener una vida sexual satisfactoria durante el embarazo?
El sexo durante esta etapa se asocia a mayor estabilidad y comunicación en la relación durante y después del parto, y no solo es favorable para la pareja, sino que el feto también recibe beneficios físicos de ellas por las sensaciones placenteras de la mamá (las contracciones de las paredes del útero y vaginales que se experimentan durante el orgasmo).

Por otra parte, la actividad sexual tiene un gran aporte sanguíneo al suelo pélvico de la mujer, lo que hace que aumente la cantidad de oxígeno que llega a la placenta y con ello se dará un mayor bienestar fetal. También ayudará a la futura mamá a estimular la musculatura del suelo pélvico, a aliviar las molestias causadas por el propio embarazo y a ser más consciente de esta zona para cuando llegue el gran día.

@sandra_ecbliss

Como entrenadora especializada en embarazadas, ¿dirías que hacer ejercicio es un aliciente a la hora de tener relaciones a nivel físico y psicológico?
¡Por supuesto! A parte de los innumerables beneficios que nos aporta, el ejercicio hace que liberemos en sangre hormonas positivas como la serotonina, endorfinas o dopamina que harán que estemos de buen humor y regulemos mejor nuestras emociones.

También mejora la calidad de nuestras relaciones sexuales ya que mejoramos nuestras capacidades físicas. Somos capaces de transportar más rápido la sangre en las zonas erógenas y nos puede ayudar a facilitar la excitación ya que mejoramos nuestras conexiones neuronales referentes a nuestro cuerpo.

Por lo general, las mujeres que practican ejercicio físico durante el embarazo tienen menos probabilidad de sufrir depresión en esta etapa y disminuyen su ansiedad. El ejercicio tiene un efecto muy positivo en el estado psicológico: disminuye los estados de preocupación, intranquilidad y agobio que puede sufrir la mujer embarazada.

¿Qué prácticas resultan más aconsejable durante ese periodo?
Lo que se suele recomendar es que cada mujer haga lo que le apetezca. Como te comentaba anteriormente, siempre y cuando no haya ninguna contraindicación y todo evolucione con normalidad, el sexo se puede practicar sin problema. No importa que sea con penetración u sexo oral, lo que a la mujer le plazca y le haga sentir más cómoda.

Cada una es única y diferente cuando se queda embarazada. Hay algunas que descubren un mundo, otras que no tienen ganas, otras que continúan como antes, otras que van por trimestres, ya que es muy distinto el primero de las últimas semanas del tercero.

¿Hay ciertas posturas que es mejor no poner en práctica en algún momento? ¿Cuáles podrían ser las recomendadas según cada trimestre?
En general no hay ninguna postura que no se recomiende. Sí que es cierto que, conforme va aumentando el volumen del abdomen y la presión dentro de este (finales del segundo trimestre y tercero), se recomienda practicar posturas que no opriman el abdomen ni que molesten en el suelo pélvico. Por ejemplo, la postura de lado (“cucharita”) puede resultar bastante cómoda aunque se esté en las últimas semanas.

Aun así, cada mujer y cada pareja tiene que experimentar y ver lo que les resulta más cómodo para que ambos puedan seguir disfrutando. El sexo tiene que ser un encuentro placentero en la pareja y que no tiene que doler ni molestar. Hay que aplicar el sentido común.

Pasado el parto, ¿hay algún ejercicio que nos sirva como aliado para reencontrarnos sexualmente?
Más que un ejercicio en concreto, recomendaría a un/a profesional. Durante el embarazo y todavía con más motivo después del parto, es vital que cada mujer visite a un/a fisioterapeuta experto/a en suelo pélvico, porque así le podrá realizar una valoración y determinará qué ejercicios o técnicas le pueden ir bien para mejorar su bienestar sexual.

También para recuperar o prevenir cualquier afección de este independientemente del parto que hayas tenido. Los fisios expertos en suelo pélvico te ayudarán en esa primera fase postparto, a tratar todos esos cambios que ha sufrido el cuerpo durante el embarazo y tras el parto y, por supuesto, a volver a tener relaciones sexuales placenteras como antes.

Se recomienda hacer esta visita una vez se haya pasado la cuarentena postparto (período de 6-8 semanas desde el nacimiento hasta la recuperación completa del útero y retorno a la normalidad del resto de órganos).

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).