Amor millennial: el hilo que ata y que sueltas

“Este es tu hilo”, dice la voz en off de Morgan Freeman cuando, al empezar una relación con alguien, te hacen entrega de un carrete.

Este es tu hilo y puedes usarlo para lo que quieras. Querrás entrelazarlo suave, alrededor de su cintura cada vez que sea tierno contigo.

UNSPLASH

Cuando te retire el pelo de la cara, te coja por la barbilla o te haga reír para distraerte sabiendo que estás preocupada por un examen, una entrega, una amiga.

Tú misma lo enrollarás alrededor de ti, acercándoos más todavía, cuando te salga ser detallista. Cuando hagas cosas por amor que no imaginarías, cuando le sorprendas con una receta o una llamada nocturna solo para comprobar, por el tono de su voz, que está bien.

Con ese hilo puedes hacerlo todo. Incluso reforzar vuestro cariño al descubrir que tenéis aficiones en común, que ya podéis ir juntos a clases de baile en pareja o al club de poesía, a ver una exposición o a comer una hamburguesa, a engancharos a una serie, a ver una película…

Poco a poco, esos nuevos hilos entre los dos harán más fuerte cualquier vínculo y ayudarán a tirar de vosotros hacia delante en el momento en el que uno -o ambos- pierda el equilibrio.

Sirve tanto un hilo para atar con suavidad unas muñecas, e inmovilizar piel al compás de suspiros y jadeos, como para soltarlas. Liberándolas para dejar espacio de por medio, para no dejar marcas, ni hacerles daño.

Porque es también el hilo el que pone distancia entre los extremos. Sirve para unirse y para separarse.

Habrá momentos que lo mejor será soltar hilo y los reconocerás porque no quieres seguir tan unida.

Un reproche aquí, otro allá, un comentario que “va sin maldad” pero hiere a rabiar, el daño constante, la carga mental, las noches de insomnio sola en la cama que ganan terreno a las demás, la falta de concentración, la ansiedad de no ver las cosas funcionar como quisieras…

Irás soltando carrete para respirar, para no sentirte tan mal contigo misma, para recuperarte, dormir esas ocho horas que ya pensabas perdidas desde que su forma de ser resultó incompatible con la tuya.

Y por mucho que hayas entrelazado, atado y reatado, con doble nudo e incluso uno de los cabos esté fijado a la pata del sofá, llegarán personas que te harán soltar el carrete sin parar.

Hasta el punto de que, cuando buscas dar unos centímetros más, te darás cuenta de que te has quedado sin hilo porque te lo han gastado.

“Y solo hay un hilo por persona”, me recuerda Morgan Freeman. “Úsalo bien”.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.