Cómo practicar el ‘breezing’ si te cuesta dejar que las relaciones fluyan

En pareja me agobio por cada tontería que no me extraña que yo misma sea mi mayor enemiga.

“¿Estaremos yendo muy rápido? ¿Va esto demasiado despacio? ¿Tendríamos que habernos dicho ya que nos queremos?”

UNSPLASH

Por supuesto es mi culpa.

Una lista de historias de amor fallidas y las lecciones de amor que he aprendido a lo largo de mi vida -sacadas de series, libros y películas-, me convierten en una bomba de relojería emocional andante.

Conmigo (aparentemente) todo va bien. Hasta que llega uno de esos pensamientos intrusivos y se me activa el cronómetro del fin de la relación.

Una cuenta atrás en la que voy ahogándome en mis propias preocupaciones hasta que explotan y se convierten en un problema que no existía.

Por eso, este año, me propuse hacerlo todo diferente.

Me propuse romper con la clase de chicos en los que solía fijarme y darme la oportunidad de conocer personas distintas.

Me propuse olvidarme de todos los aprendizajes de revista Bravo y centrarme en lo importante.

En esas estoy, en entender que una pareja no es lo que he visto en las películas.

En meterme en la cabeza que él no tiene que tener un gran gesto romántico cada vez que cometa una cagada.

Que es mejor sentarse a hablar y disculparse desde el corazón.

Eso también ha significado cambiar mi relación con el WhatsApp, dejar de fingir que estaba ocupada sin tiempo de contestar un mensaje.

Hablar en condiciones no es solo tener la iniciativa y decirle si le apetece quedar (lo que según las comedias románticas de los 90, está prohibido).

Es también conocerme, saber cuáles son mis necesidades y expresarlas, teniendo la responsabilidad afectiva de escuchar a la otra persona y ponerme en su lugar.

Pero, sobre todo, vivir el momento presente alejada de las fantasías de si habrá altar, cuatro hijos, un perro y paseos por el parque los domingos con los suegros.

Porque no sé lo que va a pasar mañana no tiene sentido que me agobie por lo que vendrá (o no). Lo mismo mirando hacia atrás.

Mi compromiso es también no dejarme llevar por lo que pudo haber pasado antes, que cada persona -y relación- es una historia nueva jamás contada.

Y aunque ahora, por lo visto, esto recibe el nombre de breezing, de ser una misma y limitarse a disfrutar, es lo que de siempre habíamos conocido como dejar que las cosas fluyan.

De forma natural, sana, sin forzar nada.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

2 comentarios

  1. Nunca irás demasiado rápido si estás haciendo algo que deseas.

    20 octubre 2021 | 21:42

  2. Dice ser para querernos iguales ya tenemos los espejos

    Después de mucho andar y mirarnos desde afuera en perspectiva lo que hemos estado haciendo, midiéndonos e intentando reconducirnos en ocasiones para lograr ser alguien perfecto para nuestros ideales, de repente llega el “quién me lo iba a decir a mí que no se me quita de la cabeza” y acaba siendo al mejor pareja.

    21 octubre 2021 | 15:35

Los comentarios están cerrados.