Entradas etiquetadas como ‘sexo con la menstruación’

Sexo durante la regla. ¿Guarrada o lo más natural del mundo?

Querid@s,

Aunque con Silke los días rojos parecían ideales días de paseo en bicicleta en la que te puede pasar de todo (y además ala vez), esto de menstruar es un auténtico coñazo.

 

Yo creo que Silke se pasó tres pueblos. En vez de colocarse una compresa en la bragas, a mi me da que se le fue la mano con los tripis, de lo contrario no entiendo ese viaje suyo tan excitante en un día de regla.

Para la mayoría de nosotras, esos días que surgen de vez en mes son unas malditas jornadas en las que nos sentimos indispuestas, pesadas, poco limpias y aseadas, incómodas y muy poco deseables, e incluso las más exageradas quieren morir durante esa sangrienta semana. En fin, en esos días, además de que nos importa  una soberano pepino a qué huelen las nubes, las cosas del follar se complican mientras tú no dejas de sangrar, y sangrar, y sangrar.

Hace unas semanas estaba de tertulia con una amiga cuando le pregunté.

-¿Qué fue del colombiano con el que whatsapeabas?

-Pfff, pues al final muy mal. Después de ponernos calents una larga temporada con sexting, que si guarradita por aquí, fotito sexy por allá, al final el chico vino a verme.

-¿Y qué, cuenta ,qué paso?

– Pues que yo tenía un poco de regla, a ver no estaba en plena regla, sino que sangraba un poquito, sabes, esos días premenstruales que manchas un poco. Pues  empezamos a calentarnos y cuando me la metió y se la sacó un momento, vio que la punta la tenía un poco manchada de sangre y me dijo. ¿Tienes la regla? Le dije que me tenia que bajar en brevas, no sé, que sí.. Y entonces va el tío y me dice que ya no quería follar,que le daba no sé qué, y se piró. ¿Cómo lo ves? Con todas las guarradas que me decía, porque es que era guarro guarro Pepita, y ahora resulta que  por un poquito de sangre de nada (te juro que había manchado cuanto apenas), el tío va y se raja. Menudo fiasco.

 A los pocos días me envío un whatsapp.

¿Estaba pensando en mandarle esto al colombiano, cómo lo ves?

Es que el sexo no es para gente escrupulosa. El sexo es un intercambio de líquidos, de fluidos, de saliva, aliento y olores fuertes, orina, semen, mierda, sudor, microbios, bacterias. O no se es. Si sólo es ternura y espiritualidad etérea entonces se queda en una parodia estéril de lo que pudo ser.

La cita es de Pedro Juan Gutiérrez. No lo veía claro. Estoy rematadamente de acuerdo con el mensaje, pero pensé que no valía la pena. Mandar la hiriente cita a toro pasada a un chico que ni te va ni te viene, no le veo el sentido, la verdad. Además pensará que eres una resentida porque él no quiso follar y tú te quedaste con las ganas. Además, aunque no nos haga gracia, está en todo su derecho a retirar su pene si ve comienza a observar que por tus partes asoma, aunque tímido, ese liquido color rojo Barberá y decide marcharse, como la tránsfuga ex alcaldesa valenciana, con su música a otra parte.

Para muchas mujeres y hombres, follar en esos días rojos es un tabú y representa una auténtica cochinada. Otros bichos raros sienten absoluta fascinación por la menstruación, que se torna fetiche, y se vuelven locos ante la posibilidad de echar un polvo regado con ese vino tinto que es la sangre menstrual.

Gustos aparte, durante esos días reglosos nos sentimos enorme deseo sexual. Yo personalmente vivo con permanente furor uterino, más lubricada que de costumbre. No puedo evitar andar cachonda todo el día y con ardientes e incontrolables deseos de que me penetren. No cualquiera claro, que ya sé que muchos de ustedes piensan que soy una guarrilla en toda regla. Y no sólo eso, la investigación rompe una lanza a favor del sexo durante la regla. Investigadores han descubierto que el sexo durante este momento del mes brinda dichosos beneficios para la mujer, casi tanto como beber semen como una descosida

Si les pica el gusanillo, háganlo sin miedo. De lo contrario, apeense sin dramas. Eso sí, normalicemos de verdad esto de la regla. Una vez al mes, a las mujeres en edad de reproducirnos, nos sale sangre de la pepitilla. Esto es lo más normal del mundo y de ninguna de las maneras es algo asqueroso ni de lo que tengamos que avergonzarnos. Sangrara forma parte del ciclo de la vida. Esa sangre es parte de un proceso de creación de esas pequeñas criaturas que se crean en el interior del cuerpo de las mujeres, los bebés. Esa sangre también es el rastro de mi útero no fecundado y es tan vital para la conservación del ser humano como esos micro duendes denominados espermatozoides. Y a pesar de esta impepinable y a todas luces verdad, se escapa a mi entendimiento por qué razón se considera la sangre menstrual un líquido más sucio que esa cochambrosa acuosidad blanquecina que se acumula todos los santos días en el pito de los hombres.

 ¿Cómo lo ven ustedes? ¿Se meterían en faena con la regla de por medio? Anden y mójense.

Sólo quiero decirles que en esos días, nuestro mundo pende de un hilo.

!Qué sabrán ellos por muy bien que canten!

P.D.: Querida, si está usted en ese sanguinario episodio del mes, anímese. Si no quiere animarse, al menos escuche las mejores canciones para los días de menstruación.

Que follen mucho y mejor.