Que siempre te guste la persona incorrecta tiene nombre: ‘fleabagging’

Si en más de una ocasión has oído a tus padres o a tus amigos decir que no sabes escoger parejas, que parece que tienes un imán para atraer a la gente incorrecta, igual es que te estás haciendo fleabagging.

FACEBOOK PULL & BEAR

A diferencia del ghosting, que no se puede controlar al tratarse de una falta de comunicación por solo una de las partes, la nueva tendencia del universo de las citas depende al 100% de ti.

Y es que para saber si eres fleabagger, tienes que hacer un poco de autocrítica y echarle un vistazo a tus últimas historias de amor.

¿Cómo son tus comportamientos a la hora de buscar pareja y tener un noviazgo si lo que ves, una vez pasado el tiempo, es tu colección de catastróficas relaciones?

Hacer malas elecciones continuamente es una de las bases de la tendencia, que, por desgracia y como el ghosting, también tiene su parte tóxica.

Puede que no esté en tus manos que él o ella te conteste al mensaje o que te dé plantón en el último minuto, pero sí puedes llegar a la conclusión de que mereces a alguien a tu lado que no haga eso.

El culpable y la víctima del fleabagging no es otro que uno mismo. Aunque, para tu tranquilidad, no es algo que decidas libremente.

Es un hábito negativo que terminas desarrollando por una idea del amor romántico que aprendemos a lo largo de nuestra vida, que consiguen que aceptemos ciertos tipos de comportamientos (¿qué son sino las parejas de Chuck y Blair de ‘Gossip Girl’, Noah y Allie de ‘El diario de Noah’, Rachel y Ross de ‘Friends’ o Carrie y Aidan de ‘Sexo en Nueva York’?).

Lo bueno es que tiene solución: tienes el poder de decidir. Empieza por poner algún tipo de límite y respetarlo una vez identificas las señales de alarma, intentando no aceptar la misma conducta en tu siguiente relación.

Al final, dar con una persona buena no significa salir solo con quien haga voluntariado todas las semanas y que en su tiempo libre se dedique a salvar gatitos atrapados en los árboles.

Encuentra a quien te dedique tiempo, te aporte, te apoye, te priorice y te quiera tal y como eres. No mereces nada menos que eso.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

El furor por la vela de Gwyneth Paltrow que huele como su vagina o el nuevo fetichismo viral

Hasta hace poco, pensar en el fetichismo era sinónimo de intimidad e incluso, un poco, de secretismo. Formaba parte de aquellas cosas que solo unas pocas personas de nuestro entorno conocían, una de las razones por las que producen tanto morbo.

LELO FACEBOOK

Claro que hablo de los tiempos previos a internet, cuando era más conocer los gustos privados más allá de que nos los contaran o los compartiera una amiga.

Las parafilias sexuales han experimentado un cambio, o al menos eso es lo que nos permiten deducir algunas de las últimas modas virales.

Cuando hace unos meses la youtuber Belle Delphine puso a la venta el agua con la que se había bañado, parecía que el colmo del fetichismo había llegado.

La fiebre se desató hasta el punto de que tuvo que pasar de los botes de 250 ml a barreños de varios litros -que llegaron a superar los 10.000 euros-.

El resultado de ambos productos fue idéntico, la británica colgó el cartel virtual de ‘Agotado’ a las pocas horas.

Reticencias morales aparte (vender agua usada con países en sequía no es precisamente el negocio más empático), aquel éxito de ventas mundial hizo que me preguntara qué faltaba por llegar.

Gwyneth Paltrow no tardó en darme la respuesta. Lo próximo serían velas perfumadas cuya fragancia le recordó a su vagina, una anécdota con la que ha dado con la estrategia de ventas más perfecta.

Las ‘velas vaginales’ de la actriz pasarán a la historia de Goop, su web de estilo de vida, como uno de los mayores éxitos.

Cuesta casi 70 euros, pero literalmente, han volado. Muchas de ellas han terminado en tiendas de reventa, donde su precio alcanza los 300 euros.

No solo la estrella ha dado salida a todas las existencias, sino que ha desatado un fenómeno fan-fetichista en el que ha llegado a participar Elton John, quien se ha hecho con varias existencias del producto.

Y por clásica que pueda sonar, me gustaba más cuando los fetichismos eran algo privado y no de dominio público. Para mí, esta sobreexposición consigue quitarle gracia al asunto.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Besos, abrazos, cogerse de la mano… ¿qué cuenta (y qué no) como infidelidad?

Llevamos solo 23 días de 2020 y dos parejas de mi círculo cercano han puesto fin a su relación después de varios años juntos. Aunque había muchos factores que les ha llevado a tomar la decisión, en ambas, una infidelidad, había sido la explosión.

FACEBOOK CALVIN KLEIN

En ninguna de las dos situaciones el sexo había hecho acto de presencia. Se habían limitado a besarse, pese a que en el caso de uno solo sirvió para darse cuenta de que quería a su actual pareja, y, en el de la otra, había sido una noche de fiesta un poco borrosa.

Si bien mis cuatro amigos rompieron, tengo también ejemplos de parejas que lo han superado y otras que siguen juntas cuando uno de los miembros tuvo sexo con un tercero.

Así que más bien lo que cabe preguntarse, más que sobre los límites de la infidelidad una vez ha sucedido, qué bases de fidelidad sentamos previamente con nuestra pareja.

Los besos son una forma de intimidad emocional y sexual (según a quién preguntes), pero también puede serlo dormir en compañía, hacer la cucharita en la cama, cogerse de la mano o acercarse emocionalmente. Otras formas de conectar que se consideran un engaño.

La verdad es que no hay una respuesta universal con la que todos estemos de acuerdo.

Es algo que depende por completo de los límites de cada pareja -que deben ser respetados-. Puede que lo que algunos consideren un engaño, otros estén dispuestos a pasarlo por alto.

Lo que sí es imprescindible es que se dé una comunicación abierta al respecto.

Una serie de preguntas que van desde el “¿Estamos solo los dos porque se trata de una relación exclusiva?” al “¿Qué acciones son las que consideramos como ‘poner los cuernos’?”

A fin de cuentas, hablarlo es una manera de marcar los límites. Unas bases que, tratándolas a tiempo, pueden evitar ‘malentendidos’ en la pareja si uno de los miembros piensa de manera diferente.

Si después alguien cruza la raya a sabiendas de lo acordado, ya sabe a qué se expone.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Qué le falta al masturbador masculino?

Desde que los Reyes Magos le trajeron a mi novio un masturbador masculino, llevaba tiempo queriendo probarlo en pareja.

FACEBOOK TENGA

Este tipo de juguetes -los que, hasta hace nada, se conocían por ser ‘vaginas en lata’- han ido evolucionando. Su diseño está mucho más cuidado y el interior se ha perfeccionado.

Ya no es tan importante que se asemeje a una vulva, muchas marcas de juguetes sexuales se han centrado en que el diseño sea funcional.

Es el caso del artículo que tenía por casa. Un juguete que, si no sabes lo que es, podría pasar por un bote de champú o un altavoz.

Entre que este fin de semana me encontraba muy acatarrada, y que estaba pasando unos dolores bastante fuertes de menstruación, casi parecía el día perfecto para probarlo.

Tenía las hormonas por las nubes de ver a mi pareja por casa sin camiseta, las ganas no faltaban. Así que el momento no podía ser más ideal.

Lo bueno de este tipo de productos es que son bastante sencillos, incluso para cuando quieres usarlos en pareja. Abrir meter y menear.

Además, venía con lubricante dentro, un punto a favor, ya que consigue que el movimiento sea mucho más fluido.

Aunque cualquier hombre lo puede usar solo, yo prefería que fuera algo que probáramos juntos, para que añadiera algo distinto a nuestra rutina sexual.

La textura del interior del juguete y sus medidas recordaban bastante a una vagina real, algo que también pude comprobar de primera mano metiendo el dedo.

No solo imita a la perfección la sensación de estrechamiento que tanto les gusta a ellos, sino que era muy fácil de usar con una o con dos manos.

El único problema que me señaló mi pareja fue la falta de estimulación visual. Esto es algo bastante comprensible, ya os he hablado en otras ocasiones que los hombres suelen ser más visuales que nosotras.

De la misma manera que consigue llegar al orgasmo mediante imágenes reales, cuando tenemos sexo, o de aquellas eróticas sacadas de… bueno, os podéis imaginar, la pega que le ponía al sistema era aquella.

Lo bueno es que la solución es tan fácil como acompañar el movimiento de un striptease o bien de que se use como complemento de una película subida de tono.

O eso, o empezar a usar la imaginación. La biblioteca de imágenes eróticas más completa que tenemos está en el cerebro.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Y de lo que más discuto con mi pareja es…

Por sorprendente que parezca, el motivo por el que más a menudo discuto con mi pareja, no es la cantidad de sexo ni las respectivas familias de cada uno. No es por nuestras salidas nocturnas con amigos, por el tiempo que pasamos separados o por nuestras complicadas agendas de millennials en edad laboral.

CALVIN KLEIN FACEBOOK

El motivo por el que más discuto con mi pareja es por las tareas del hogar.

Y sí, entiendo que puede parecer una nimiedad, sobre todo cuando, muchas de ellas, son cosas de poca importancia.

“Hija, tampoco te vas a herniar por hacerlo tú”, puedes pensar. Pero no es el hecho de que me haga cargo en ese momento, es que muchas de esas tareas ni siquiera pasan por la cabeza de mi pareja. Es como si en su universo no existieran o no viera que hay que llevarlas a cabo.

Por eso, cuando veo un calzoncillo (suyo) en la almohada, me veo con el dilema de la semana. ¿Qué hago? ¿Le digo que lo recoja y discutimos porque siente que estoy demasiado encima de él -pese a que ni se acuerda de que lo ha dejado ahí- o me ocupo yo de devolverlo a su sitio, sin enfado de por medio?

La segunda es la que siempre me seduce más, la menos problemática, casi hasta la fácil, aunque implique que me encargue yo de más cantidad de tareas.

Pero me niego a hacerla porque no soy yo quien tiene que hacerle la vida más fácil. Al igual que él no me la tiene que hacer a mí.

Los dos nos tenemos que encargar, en igualdad de condiciones, de gestionar las cosas de la casa. Un proceso que va desde las tareas más clásicas, como poner lavadoras, a las más específicas de cada hogar como, en nuestro caso, fregar de vez en cuando el escurreplatos que tenemos, porque tiende a acumular manchas de jabón y polvo.

En mi cerebro, tanto las tareas grandes como las pequeñas, están en la categoría de ‘deberes domésticos’. En el suyo, en cambio, he podido comprobar que solo están las generales, las que hemos hecho juntos. No se hace cargo de aquellas, aparentemente, más tontas, pero que también hay que solucionar y que terminan llevando su tiempo.

Afortunadamente, cuento con una pareja comprensiva y trabajadora. Después de una charla a corazón abierto, le hablé de la gestión del hogar al completo, de esas cosas en las que él no se fijaba, pero que podían terminar derivando en algo más serio (hace unos años tuve una plaga de cucarachas en un piso universitario por una compañera que dejaba la comida tirada en el suelo).

Al hacerle saber que también formaban parte del mantenimiento del hogar, y que yo no tenía que estar detrás de él diciéndole que había que controlar esas cosas (al igual que él no me las tenía que ir diciendo a mí, porque me daba cuenta sola), entendió que me resultaba incómodo tener que estar recordándoselo.

Si veíamos el asunto en perspectiva, mi pareja tiene las dos opciones que suele contemplar en estos casos: enfadarse conmigo porque, según él, pienso que no hace suficiente o entender que es una reivindicación lógica y que tiene que poner de su parte en solucionarlo.

Por suerte, ha escogido la opción B.

Y para terminar, ¿por qué no quiero hacer yo esas cosas? Porque tengo ejemplos de sobra en mi familia de mujeres que llevan el peso por completo de la casa con maridos que han pasado toda su vida cómodamente, con una carga doméstica mental mínima.

No tengo miedo a discutir, a hablar, a poner las cosas sobre la mesa y a exigir el mismo nivel de trabajo hogareño para los dos. Se llama igualdad y no voy a aceptar nada que no sea eso.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

‘A las mujeres se les valora por su capacidad de resultar atractivas a los hombres, el resto suele ser secundario’

Ana Lombardía, psicóloga y sexóloga (la encontraréis en sexoenlapiel.com) tiene una visión muy clara no solo de la sexualización bajo la que vivimos, sino de lo que implica ser mujer en la era en la que el aspecto es la unidad de medida.

Partimos de que “La publicidad usa el sexo para vender casi todo”, una de sus primeras afirmaciones con la que es imposible no estar de acuerdo (¿alguien se ha olvidado ya del anuncio de champú en el que la actriz gemía de placer?).

BIJOUX INDISCRETS FACEBOOK

Siendo mujeres, esto nos pilla por completo. “Una mujer puede ser brillante, una gran profesional, tener unos valores formidables, etc pero lo que más destaca de ella es su atractivo físico. Muchas mujeres, cuando quieren que sea su trabajo lo que destaque, tienden a vestirse discretas o a ocultar los rasgos que consideran más atractivos de su aspecto”.

Pero, ¿cómo hemos llegado a este punto? ¿Por qué los hombres no viven tan sexualizados como nosotras? Ana me arroja luz sobre el asunto.

¿Por qué somos nosotras las más propensas a ser sexualizadas?
Por lo general, a los hombres se les valora por muchos de sus rasgos personales: carácter, profesión, valores, la confianza en sí mismo, dinero…. A las mujeres, muchas veces, por su capacidad de resultar atractivas a los hombres, el resto de rasgos suelen ser secundarios.

La figura de la mujer ha estado relegada, históricamente, a complacer las necesidades del hombre, aquellas domésticas y sexuales. Ese es uno de los motivos por los que en lo primero en lo que nos fijamos o destacamos es su atractivo físico. Da igual lo buena que sea una mujer en su trabajo, o en cualquier otro ámbito de su vida personal.

¿Crees que el cuerpo masculino está sexualizado de la misma manera?
El cuerpo masculino no está tan sexualizado como el femenino. A lo largo de la historia se ha erotizado el cuerpo de la mujer de dos modos: prohibiendo y adornando. Se ha prohibido que se vea el pelo, los tobillos, las rodillas, los hombros… Nos adornamos con pulseras, collares, telas de colores, nos teñimos el pelo, nos pintamos los ojos o los labios. Con el cuerpo masculino no se ha seguido el mismo proceso.

De los hombres se erotizan otras cosas: su profesión, su capacidad de liderazgo, su nivel ecónomico, incluso su nivel intelectual. El físico también es importante, pero ni muchísimo menos igual que en las mujeres. Por ejemplo, si pensamos en actores o cantantes famososo masculinos, podemos encontrar numerosos casos de hombres muy poco agraciados físicamente pero tremendamente atractivos y erotizados por su talento, su carisma, su personalidad…

Si nos fijamos en el ejemplo de los striptease, es también muy claro. Las mujeres se visten para esos espectáculos resaltando su cuerpo, mostrando zonas erógenas, con grandes tacones y muy maquilladas. Los hombres, en cambio, suelen disfrazarse ¡con profesiones! El policía, el bombero, el médico…

¿Dirías que socialmente la sexualización masculina se limita al pene?
La principal zona erógena del hombre es el pene. Es la parte del cuerpo que más se ha erotizado, la que hemos aprendido a estimular y las más utilizada a la hora de conseguir un orgasmo. Por ello, es también la zona del cuerpo masculino a la que más atención dedicamos en los encuentros sexuales. Igualmente, cuando se habla del atractivo de un hombre, se suele hacer referencia al tamaño de su pene. A mayor tamaño, mayor atractivo se le suele conceder. Incluso, a un pene grande se asocian (erróneamente) otra serie de atributos, como capacidad para ser buen amante, fortaleza, liderazgo, carácter fuerte, etc.

¿Cómo se consigue escapar de esa sexualización impuesta? ¿Por dónde empezamos?
Lo primero es hacer consciente esa sexualización, enumerar los distintos factores que la componen y empezar a abordarlos uno a uno. Cada uno de nosotros somos más susceptibles a unos o a otros, por lo que será un proceso muy individual. Podremos abordar las ideas preconcebidas que tenemos acerca del atractivo físico de las personas, qué características de personalidad les atribuimos por ello, qué tipo de personas escogemos como parejas, qué importancia le damos a nuestro propio atractivo físico, cómo nos valoramos según lo sexualizados/as que nos vea la sociedad o nuestro entorno cercano…

¿Algún consejo para sexualizar otras zonas del cuerpo más allá del pene en el caso de los hombres?
Se puede erotizar otras partes del cuerpo, y no limitarse al pene para obtener placer sexual. Existen otras zonas del cuerpo que tienen gran cantidad de terminaciones nerviosas y que pueden ser muy erógenas: los pezones, el cuello, las orejas, las ingles, los testículos, el ano, la zona perinal… Podemos jugar a descubrirlos utilizando, por ejemplo,un aceite de masaje o un gel lubricante. Funciona muy bien jugar a “prohibir” estimular el pene y, de este modo, descubrir el resto del cuerpo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Los 3 pasos básicos para volver a entrar al juego de las citas después de una ruptura

Has pasado ya la fase de negación (“Esto no está pasando, volveremos”), la de la ira (“¿Cómo ha sido capaz de hacerme esto a mí? ¿A mí? Le odio”),  negociación (“Si vuelve, prometo ser más paciente la próxima vez que deje la tapa del wáter subida”) y la de depresión (“Voy a ponerme Adele y a llorar hasta que encuentre Someone like you“).

BERSHKA FACEBOOK

Si te resultan familiares, sabrás qué momento viene a continuación: el de aceptación. Una vez entiendes que lo vuestro es agua pasada, da comienzo un nuevo capítulo en tu vida. Y lo mejor es que no tienes que compartir protagonismo con nadie.

Es probable que, llegado ese instante, pienses “Creo que soy demasiado mayor para estas cosas”. Da igual si tienes 17, 23 o 45 años, la idea de volver a entrar al ruedo de las citas, las intrigas de los mensajes sin responder o las aplicaciones para ligar, se te hacen un poco cuesta arriba.

Antes de que la ansiedad te lleve de vuelta a la cama a ver Modern Love con los restos de polvorones navideños, quiero darte mi plan maestro para retomar ‘el juego’. Un sencillo método de tres pasos con el que podrás ponerte a punto de nuevo y abrir tu corazón (o la parte del cuerpo que quieras abrir, eso ya es cosa tuya) a nuevas personas.

  1. Ten citas contigo. Puede parecer ridículo pensar en dedicarnos tiempo cuando lo que queremos es alguien nuevo a nuestro lado. Pero si no sabes cómo eres, ¿cómo identificar lo que mejor funciona contigo? Después de una relación, sobre todo si ha sido de mucho tiempo, es probable que hayamos cambiado en ciertos aspectos. Averigua qué te gusta, qué no, haz autocrítica. ¿Saldrías contigo si te conocieras? Trabajar en ti va desde aprender de lo que puedes mejorar hasta conocer a la perfección lo que quieres en tu vida a partir de ahora.
  2. Liga, y, si no sabes cómo, pregunta. Tus amistades te darán consejos y frases de oro. Si sigues sin saber, puedes preguntarle incluso a él o a ella. Una forma de romper el hielo y de paso empezar con dosis de humor lo que sea que dé comienzo. En el amor y en la guerra todo vale, así que aprovecha las nuevas tecnologías para conectar con más gente. Cualquier sitio es bueno para dar rienda suelta a tus encantos, ¡piensa que hay personas que ligan en iglesias!
  3. Sal, la más obvia y la más difícil. “Pero es que no me acuerdo de cómo se hacía eso de las primeras citas”. Da igual, ligar es como montar en bicicleta, solo necesitas un empujoncito para arrancar la marcha que enseguida recordarás cómo se hacía. A fin de cuentas, a diferencia de los móviles, es un mundo que no cambia tan rápidamente. Y sí, chicas, podéis llevar la iniciativa.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Sexo con amor o sin amor?

Hace dos días decidí estrenar la opción de preguntas de Instagram. Quitando un seguidor que quiso saber a qué olían las nubes, hubo otras demandas que me hicieron reflexionar sobre mí misma, como mis fantasías sexuales pendientes para 2020 o qué tipo de sexo prefería.

DIM FACEBOOK

“¿Con amor o sin amor?”, me preguntó el usuario. Era una pregunta bastante seria, casi comparable a “¿Patatas con o sin ketchup?”, “¿Tortilla con o sin cebolla?” o “¿Netflix o HBO?”.

Como en las otras cuestiones (a excepción de la de la tortilla), mi respuesta es la misma: depende y ¿por qué no tener las dos?

Para mí el sexo es una cosa y el sexo con amor es otra, casi podría etiquetar uno como ‘sexo carnal’ y el otro como ‘sexo visceral’.

El carnal es el que busca, nada más y nada menos, que el placer o la conexión del momento, sin ningún tipo de interés aparte. Satisface un deseo del momento y listo.

En cambio, el visceral, permite una visión más completa del sexo. Es el placer y la conexión del momento, sí, pero aparecen también otra serie de factores.

Es decir, se puede tener sexo sin amor con alguien a quien quieres (ese polvete echado con urgencia porque sí), pero no se puede tener sexo con amor con alguien que no quieres.

Puedes fingirlo, claro, pero como hablo de sentimientos auténticos, eso es algo que, si no te pasa por dentro, no sucede y punto.

Lo que quiero decir es que en mi caso no puedo tomar partido por ninguno de ellos, porque tanto estando soltera como teniendo pareja, he experimentado (y sigo poniendo en práctica) ambos.

Y tú, ¿crees que puedes elegir solo uno de los dos?

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

Enero, el mejor mes del año para ligar

Empiezo el viernes con una noticia regular. ¿Conoces el Black Friday? Pues acabamos de pasar el Red Sunday, el domingo del año en el que circulan más matches en las aplicaciones de ligar. Pero vengo a convencerte de que es pronto para perder la esperanza (¡que solo acaba de empezar el año!).

CALVIN KLEIN FACEBOOK

Enero no solo es el mes de propósitos y nuevos proyectos, también es cuando la actividad en las apps para conocer gente es más alta. ¿Quieres saber las razones? Sigue leyendo.

Desde la melancolía por las Navidades -después de estar acompañado de familia y amigos casi todos los días, toca volver a la dura rutina-, las temperaturas gélidas que animan a meterse con alguien debajo de la manta a hacer maratón de series (o de lo que sea) o incluso el haber desconectado en vacaciones, son algunas razones que los expertos detrás de estos cupidos 2.0 achacan a la fiebre por el swipe.

Aunque prefiero pensar que es por cualquiera de esas cosas antes que por las conversaciones familiares en las que la pareja o la ausencia de ella parecen ser el único tema interesante entre la política y, hace semanas, el vestido de la Pedroche.

La presión por tener una relación se multiplica en esa época.

Incluso la cercanía de San Valentín es algo que podría afectar a la hora de darle una oportunidad a ligar por Internet. Es por eso que las dos primeras semanas del año muchas aplicaciones notan un crecimiento de seguidores.

La conclusión que puedes sacar al respecto es que si hay un mes del año para aplicar la frase de “hay muchos peces en el mar”, ese es enero, cuando más abarrotado está el océano virtual (y más posibilidades tienes de cruzarte con alguien especial).

Por desgracia, como con las propuestas para el Año Nuevo, el furor dura poco, así que mejor aprovechar el mes (y sobre todo estas dos semanas) antes de que pase la melancolía posnavideña que nutre las webs de búsqueda de pareja y te des de alta, que es la época de cosechar flechazos.

Ya tendrás el resto de meses del año para arrepentirte, si se da el caso.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).

¿Estamos al borde de la recesión sexual?

Sí, yo también he oído que 2020 va a ser el año de la recesión económica, que va a tocar apretarse el cinturón. Y lo peor es que las tendencias sexuales parecen indicar que en la intimidad puede pasar algo parecido.

GTRES

Los millennials y la generación Z no pensamos en el sexo de la misma manera que nuestros padres. Y, ¿quienes son los culpables? La tecnología, esa que tanto nos encanta pero que nos está cambiando la vida sin que nos demos cuenta.

Puede que nuestras fantasías estén mejor vistas ahora que hace décadas, que tengamos la libertad de hacer todo tipo de prácticas o que incluso seamos capaces de vivir una sexualidad más plena e igualitaria, pero nada de eso importa.

Nos estamos alejando del sexo.

Ya os he contado que Netflix ha sido capaz de robarle el protagonismo a los genitales. Pero el fenómeno está sucediendo a nivel mundial.

Vale que en el salón gobierna la tele, pero en la cama es el teléfono quien manda. Es lo último que vemos antes de acostarnos y lo primero al levantarnos.

Si a eso le sumamos el porno, que se ha encargado de satisfacer el deseo sexual sin necesidad de una segunda persona, o la creciente popularidad de los robots sexuales, la situación no pinta muy bien.

Y por último, tiene también su parte de responsabilidad la cultura de las relaciones esporádicas, del match y el superlike. Que por mucho que pueda venirnos bien en ciertas ocasiones, hace que las relaciones de todo tipo -sexuales y sentimentales- se vean como algo de usar y tirar.

Mi idea de qué hacer ante este panorama desolador es correr a buscar refugio. Al abrigo de una buena compañía, por supuesto.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).