Entradas etiquetadas como ‘ocio’

¿En qué sitios puedo conocer gente en verano?

Aunque hace poco repasara por aquí los consejos para hacerte un perfil de Tinder con el que no asustar a tus conquistas, no todo el mundo es de recurrir a las aplicaciones a la hora de conocer gente.

Así que para esas personas analógicas que preferimos relacionarnos con una cerveza (o un café) de por medio antes que con un teclado, el verano es la ocasión perfecta para coincidir gracias a la cantidad de oportunidades que tenemos.

PIXABAY

Los eventos al aire libre, las ganas de desconectar del trabajo, el ambiente distendido que reina entre todos, las vacaciones, el buen tiempo… Todo está de nuestra parte para no quedarnos en casa. Pero, ¿a dónde ir? ¿Por dónde empezar?

Para quienes se consideren aficionados a la música en directo, un festival es la excusa perfecta para romper el hielo con expresiones del tipo: “Pues a mí ya me gustaban Florence and The Machine antes de que se pusieran de moda”.

Ya que este tipo de eventos, por lo general, siguen un estilo de música concreto, es probable que compartas gustos musicales con gran parte de las personas que se encuentren allí reunidas. ¿Un par de ideas? El Aquasella o The Ark Cruise para quienes tengan más presupuesto.

La playa es otro lugar perfecto siempre y cuando se evite la hora punta. Es difícil entablar conversación cuando tienes al lado a una familia con los niños llorando porque querían helado de postre en vez de la fruta pelada del táper.

A muy malas, si nuestra ciudad tiene falta de playa, las piscinas pueden hacer el apaño en todos los aspectos. Las calas escondidas, si tienes la suerte de estar por Ibiza, como la Cala Saladeta, no se convierten en lugares tan masivos de la isla.

Si tu verano está siendo en la ciudad porque en tu trabajo no saben qué es eso de irse de vacaciones, acércate a algún local de coworking.

Además quién sabe los contactos que puedes hacer con la frase “¿A ti también te toca quedarte aquí en agosto?”. Si no puedes dejar la conexión ni un minuto pero necesitas relacionarte con alguien más que con tus superiores por mail, el WeWork de Barcelona te permitirá la oportunidad de hacer contactos, (laborales, por lo menos).

Las azoteas o locales de afterwork son otra opción buena si queremos conocer gente. No solo se convierten en el sitio de moda sino que en algunas de ellas incluso nos invitan a conectar sin necesidad de cables ni teléfonos como por ejemplo Skyzoo, organizado por QÜ Group en la azotea del Hotel Índigo. Además es una experiencia urbana en las alturas que repiten todos los sábados de verano.

Otro recurso del que podemos tirar es Facebook, aunque quieras evitar lo digital, estos días proliferan los eventos. Desde yoga en el parque hasta lectura de poesía moderna con té en la librería del barrio. Cine de verano o pícnic para hacer amigos son otras proposiciones por parte de la red para no quedarnos sentados en el sofá.

Además, ¿quién dice que al ser de ciudad no puedas disfrutar del pueblo? Es el momento de apuntarse a una pasar unos días fuera de la urbe aunque no tengas familiar en el lugar. Aprovecha el fin de semana y hazte una escapada a las fiestas más cercanas, como por ejemplo, la Semana Grande de Bilbao.

Te pille donde te pille el mes de agosto es lo de menos, de ti depende exprimir el destino al máximo.

Duquesa Doslabios.

(y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook)

El burlesque madrileño por y para ellas

La primera vez que vi un espectáculo de burlesque fue en Youtube después de descubrir en Eurovisión 2009 a Dita Von Teese.

Recuerdo que si bien no era muy consciente de qué era el burlesque, me pareció totalmente magnética aquella mujer dando vueltas en una copa gigante de Martini y salpicando agua a los espectadores.

@FEELINGCHEEKYBURLESQUE

La artista se movía con gracia y picardía, como si estuviera envuelta en alguna travesura de esas que terminan con alguien alzando socarronamente los ojos al cielo y pensando “qué pillina”.

“El burlesque da la libertad a la mujer para hacer lo que quiera sobre un escenario” me dice Miss Loot, cuya compañía de burlesque se estrena este sábado en Madrid. “En España se estaban centrando en la parte de bailar pero no en todo lo que es el origen del burlesque, que es básicamente la burla y el striptease”.

“Esta es la primera vez que se reunirán artistas para tocar todos los palos, se traerán invitados extranjeros y va a mezclar diferentes tipos de burlesque para presentárselos al público español. Un burlesque más clásico, más teatral, más cómico y también con baile” afirma.

Para la artista da a la mujer el poder de “enseñar su cuerpo, tener el control… No pretende crear algo para gustar a los hombres y seducirles. Al fin y al cabo es un espectáculo de variedades, quiere entretener”.

Al burlesque hay que ir con la mente abierta y las timideces fuera, algo aplicable tanto a artistas como a los asistentes: “Desnudarse da vergüenza porque cuesta mucho quererse a uno mismo, pero una vez que sobrepasas ese punto ya da igual. No se realizan desnudarme integrales como norma general, se llega hasta las pezoneras. Quien se lo quiera tomar como un striptease puede, al fin y al cabo nos quitamos la ropa, es una forma respetable de pensar”.

Tras estudiar realización de audiovisuales y espectáculos “quería hacer algo que juntase el musical con el poder” afirma Miss Loot, cuyo personaje es alguien “que tiene el mando y a la que le gusta jugar con el público y que este responda. Cada una tiene la personalidad que quiere. Puedes ser más canalla, más elegante, más inocente, tener dualidad… Incluso en cada número puedes variar si así lo quieres”.

Otros beneficios psicológicos que le han traído el burlesque es que “te ayuda a tomar control sobre tu cuerpo, a reconciliarte con él, a aceptar que no todos somos iguales y que los cuerpos de las mujeres son bellos sean como sean“.

“Pero lo más importante para mí al menos es tener la libertad de hacer el espectáculo que me apetezca, cambiar cuando me apetezca y hacer lo que quiera”. Por tanto, como gata curiosa, le pregunto qué nos podemos encontrar: “El show ofrece algo diferente a lo que hay en la España actualmente, no es sentarse a ver una obra completa ni un concierto. Puedes interactuar, gritar, bailar, beber… Lo que quieras

¿Nos vemos el sábado ahí entonces?

Duquesa Doslabios