Entradas etiquetadas como ‘desnudo’

El burlesque madrileño por y para ellas

La primera vez que vi un espectáculo de burlesque fue en Youtube después de descubrir en Eurovisión 2009 a Dita Von Teese.

Recuerdo que si bien no era muy consciente de qué era el burlesque, me pareció totalmente magnética aquella mujer dando vueltas en una copa gigante de Martini y salpicando agua a los espectadores.

@FEELINGCHEEKYBURLESQUE

La artista se movía con gracia y picardía, como si estuviera envuelta en alguna travesura de esas que terminan con alguien alzando socarronamente los ojos al cielo y pensando “qué pillina”.

“El burlesque da la libertad a la mujer para hacer lo que quiera sobre un escenario” me dice Miss Loot, cuya compañía de burlesque se estrena este sábado en Madrid. “En España se estaban centrando en la parte de bailar pero no en todo lo que es el origen del burlesque, que es básicamente la burla y el striptease”.

“Esta es la primera vez que se reunirán artistas para tocar todos los palos, se traerán invitados extranjeros y va a mezclar diferentes tipos de burlesque para presentárselos al público español. Un burlesque más clásico, más teatral, más cómico y también con baile” afirma.

Para la artista da a la mujer el poder de “enseñar su cuerpo, tener el control… No pretende crear algo para gustar a los hombres y seducirles. Al fin y al cabo es un espectáculo de variedades, quiere entretener”.

Al burlesque hay que ir con la mente abierta y las timideces fuera, algo aplicable tanto a artistas como a los asistentes: “Desnudarse da vergüenza porque cuesta mucho quererse a uno mismo, pero una vez que sobrepasas ese punto ya da igual. No se realizan desnudarme integrales como norma general, se llega hasta las pezoneras. Quien se lo quiera tomar como un striptease puede, al fin y al cabo nos quitamos la ropa, es una forma respetable de pensar”.

Tras estudiar realización de audiovisuales y espectáculos “quería hacer algo que juntase el musical con el poder” afirma Miss Loot, cuyo personaje es alguien “que tiene el mando y a la que le gusta jugar con el público y que este responda. Cada una tiene la personalidad que quiere. Puedes ser más canalla, más elegante, más inocente, tener dualidad… Incluso en cada número puedes variar si así lo quieres”.

Otros beneficios psicológicos que le han traído el burlesque es que “te ayuda a tomar control sobre tu cuerpo, a reconciliarte con él, a aceptar que no todos somos iguales y que los cuerpos de las mujeres son bellos sean como sean“.

“Pero lo más importante para mí al menos es tener la libertad de hacer el espectáculo que me apetezca, cambiar cuando me apetezca y hacer lo que quiera”. Por tanto, como gata curiosa, le pregunto qué nos podemos encontrar: “El show ofrece algo diferente a lo que hay en la España actualmente, no es sentarse a ver una obra completa ni un concierto. Puedes interactuar, gritar, bailar, beber… Lo que quieras

¿Nos vemos el sábado ahí entonces?

Duquesa Doslabios

Guía para despelotarse y hacer un striptease de película

Querid@s,

Algo documentados ya, que conste que ante todo, esto es un jueguecito para los dos. Es de primordial importancia que la bailarina (nos centraremos en strippers masculinos en otra ocasión) lo pasará tetón disfrutando de una electrizante coreografía mientras ve como su espectador se enciende por su cuerpo y lo mira con ojos hambrientos.

1. La preparación no es que sea fundamental, es que lo es todo. Ensaye delante del espejo, trabaja tu contoneo y tu sensualidad, ponga morritos y no pare hasta hacerlo de matrícula de honor

2. La actitud es básica, usted es una auténtica showgirl, una chica 10, una chica Bond. Muéstrese segura. Como ella.

STRIPTEASE, Demi Moore, 1996

STRIPTEASE, Demi Moore, 1996

3. Juegue con la luz y cree una atmósfera sexy. Una lámpara de luz tenue es una opción ideal. Puede cubrir la lámpara con alguna prenda translucida de color rojo para crear un ambiente más caliente. El morado y el azul también funcionan bien como colores para crear ambientes sensuales.

4. Instale a su espectador en un sillón y sírvale una copa del mejor champan. Lo que va a ver vale una de esas copichuelas rebosante de burbujas doradas. Si le apetece puede esposarlo para amenizar el espectáculo y que no se ponga muy tocón.

5. Póngase ropa interior mona y atractiva. Un conjunto de encaje: tanguita, culote o bragas y sujetador, liguero y medias. Los corsés son tendencia, los bodys también. Luz verde en cuanto al estilismo, lo que sea, pero lo único que queda terminantemente prohibido son las bragas de Bridget Jones.

¡Para volverle loco! Usted se pondrá rabiosa.

Encima del conjunto vístase con algo sugerente. Falda con cremallera y una blusa, o un vestido lencero o transparente. Si le va el rollo andrógino, plántese un traje de chaqueta, una blusa, una corbata. Incluso puede cogerle prestado alguna camisa suya. Le encenderá ver cómo usted la lleva desabrochada, dejando entrever sus pechos y unas braguitas sensuales….En los pies, cómo no, un taconazo de aguja, de esos de chúpame la punta. No olvide que los tacones son un dulce fetiche.

6. No dude en utilizar complementos para la puesta en escena: una silla (para posturas sugerentes), un sombrero, un fular, un collar de perlas. El collar de perlas les pone malísimos, seguramente porque querrán arrancárselo, pero antes de que lo hagan, juegue con él, rodéale con el collar y atráigalo lujuriosamente hacia usted como si fuera su presa y se fuera a comer. Ojo no se la coma él a usted antes.

7. Elija bien la música. Escoger la banda sonora apropiada para el evento que va a comenzar es importantísimo. Le ruego que no sea hortera y escoja esas canciones tan previsibles, aunque reconozco que algunas son inevitables. Ubíquese. Le dejo algunas sugerencias de 20 minutos. Aquí tienen la que es, para mi gusto, la mejor de todas. No falla.

8. Dele al play y despelótese, pero no de cualquier manera. Una vez haga los primeros movimientos, comience a desnudarse. Comience siempre empieza por la parte de arriba. Desvístase suavemente, lento, que no tenemos prisa. Cuanto más lento vaya todo, más deseos incontrolables de poseerla despertara en él. Desabróchese la camisa, muy lentamente, con lascivia, un botón, otro botón. Si es un vestido, quíteselo muy, pero que muy despacito. Primero desnúdese un hombro, y cuando vea en su rostro que su cuerpo pide salsa, muéstrele el otro.

10. Bailar pegados: A medida que vayan quedándole menos prendas de las que despojarse, acérquese a él y despierte su deseo rozándolo, acariciándolo. Arrímese donde usted ya sabe y frótese (las nalgas funcionan genial) contra él un ratito para luego apartarse. Las más desvergonzadas bailarinas se abren de piernas a poca distancia de sus espectadores, incluso plantan sus hermosas posaderas en toda la cara. Atrévase, que no se diga.

 Recuerde que el espectador puede mirar todo lo que quiera, pero a usted no puede ni acariciarla de lejos. Es usted peligro de muerte. Si se le va la mano, puede castigarle atándole las manos con alguna de sus prendas o con unas esposas.

9. Juegue con la ropa que se vaya quitando: pase sus medias alrededor de su cuello, lánzale el sujetador y las bragas a la cara. Insisto, no puede tocarle

12. Tóquese.

Usted si debe tocarse. Juegue con sus manos, tóquese los pechos, las piernas, las caderas o cualquier parte de su cuerpo sobre la que quiera centrar la lividinosa mirada de su espectador. El deseara tocarla también, no se lo permita usted. Todavía no, hágale sufrir un poquito.

11. Mirada sucia: Al igual que él no le quitara el ojo de encima, procure mirarle en todo momento a los ojos. De vez en cuando, como quien no quiere la cosa, láncele miradas lujuriosas, de esas ardientes, al ritmo de la música. Que sus ojitos y su rostro digan que están on fire y todas las cositas que usted quiere hacerle y que el espectador le haga a usted. Una cosa así.

toquese

Dosifíquese, se frustrará y se encenderá al quererlo todo ya. Recuérdele que con usted la cosa no va a ser llegar y besar el Santo, tendrá que esperar su turno. Sea como un microondas, caliéntele sin quemarlo y déjele con la miel en los labios.

12. Solo para profesionales del despelote: Haga el amor (metafóricamente) con una silla o una barra vertical.

Si usted es una profesional, hágase con una barra y láncese al pole dance. El poledance es un tipo de artes escénicas que combina baile erótico y acrobacias en torno a una barra vertical.

¿Parece fácil verdad? Pues no lo es. Implica una fuerza y elasticidad elevadas. También hay hombres, pero sobre todo se trata de mujeres que logran bailar, moverse y girar alrededor de una barra de acero sujetando su peso sólo con brazos y piernas, o únicamente con la ayuda de una de las extremidades. Si cree que la barra es demasiado sufrida para usted, coja una silla y hágale un lap dance.

Siéntese y magréese con la silla, como si estuviera haciendo el amor con ella. Abrase de piernas, con elegancia por favor, ciérrese luego, gire alrededor de sí misma, practique frotamientos contra la silla, acaricie sus bordes, incluso anímese a chuparlos. En fin, perpetre movimientos sexy y de alto voltaje sobre la silla mientras siga mirándole con cara de guarrilla. No se me alteren con el termino, que estamos a lo que estamos y otra cara no vale poner. Mientras en la mira con deseo su mente empezará a imaginar que cuando acabe con la silla le tocará el turno a él.

No hace falta que le diga que la cosa el ambiente estará cada vez más caldeado. Lo suyo es clausurar esta sensual sesión de baile privado con un bonito revolcón.

Que follen mucho y mejor.