Entradas etiquetadas como ‘labioplastia’

Sobre el blanqueamiento anal y la cirugía estética íntima femenina

La primera vez que oí hablar del blanqueamiento anal pensé que era una broma. Fue gracias a Paris Hilton, que reconoció públicamente hace unos años haberse sometido a uno. Se ve que la inquieta muchacha ya se había aburrido de comprarle todo lo comprable a su chihuahua y pensó que estaría genial que su ojete hiciera juego con el tono de su pelo. Esta técnica, conocida como anal bleaching, se puso de moda entre strippers y actores porno, y en menos que canta un gallo se convirtió en el “no va más” de las clínicas estéticas al otro lado del charco, especialmente en Miami, Colombia y Venezuela.

a00603354 271Desconozco el nivel de implantación de dicha práctica en España, aunque haciendo una búsqueda rápida en Google he encontrado varias clínicas en Madrid que ofrecen tratamientos para “blanquear los genitales y la región anal”. Las técnicas van desde cremas decolorantes a peelings químicos y tratamientos con láser. Y como no, ofrecen financiación en “cómodos plazos”. ¿Pero de verdad hay alguien dispuesto a pedir un préstamo o a pagar aunque fuera 15 euros por aclararse el culo? Pero, ¿estamos locos?

Pues parece que sí, porque al buscar información sobre el bleaching me he encontrado, además, con tropecientos artículos que informan de que “las intervenciones de cirugía estética íntima femenina se han duplicado en los´últimos cinco años en España”. Es decir, que cada vez más mujeres deciden pasar por un quirófano para una “lipoescultura del pubis o del monte de Venus”, para estrecharse la vagina, reconstruirse el himen o hacerse una labioplastia. Esto es, recortarse los labios menores, un procedimiento con serio riesgo de disminuir la sensibilidad erógena.

Y digo yo, ¿no teníamos bastante con los complejos tradicionales, los de toda la vida, que ahora tenemos que importar las gilipolleces y excentricidades de cualquier idiota? Que una cosa es hacerse las ingles brasileñas y otra muy distinta acabar con un láser tipo Darth Vader chamuscándote el periné. Como si el macizo de turno se fuera a ir a la cama contigo solo porque tuvieras el ano más blanquito del lugar. A menos que se trate de un racista anal, claro está.

Aunque no sé, igual estoy exagerando. ¿Vosotros qué pensais? ¿Es una mejora como otra cualquiera? ¿Merece la pena? ¿Le dais importancia a esos detalles?