Sí, mi educación sexual fue algo traumática y el colegio tuvo la culpa

Incluso siendo de las pocas personas de mi generación que ha recibido una educación sexual en su centro educativo, las escasas clases que me dieron sobre el tema son para darle una vuelta.

En la E.S.O., tres horas de educación afectivo sexual en los cuatro años que dura ese periodo fueron toda la explicación que recibí en el colegio sobre protección, menstruación, cambios en el cuerpo durante la adolescencia…

UNSPLASH

El bachillerato fue un poco diferente. La clase terminó con una presentación de fotos de fetos. Y no de esos de libro de biología con colores rosados y flechas explicando las diferentes partes.

Fetos abortados.

Así fue como mi colegio, uno de esos religiosos de los que se encuentran en Padre Damián, muy cerquita del Bernabéu, se encargó de lanzarnos el mensaje más contundente: chicas, no abortéis, esto es malo.

Si las clases de la E.S.O. nos sirvieron como toma de contacto, el año de bachillerato, cuando la mayoría rondábamos los 16 y 17 años, debería haber sido una ampliación a modo de refuerzo.

Más que nada porque, aunque no había muchos que ya hubieran empezado a tener sus primeras vivencias, estábamos al caer todos los demás.

Aquel era el momento de que nos recordaran cómo protegernos, cómo cuidarnos, cómo nuestra salud sexual dependería siempre de nosotros.

Porque aquellas breves charlas de hace dos, tres o cuatro años, se nos habían quedado tan olvidadas como la lección de Conocimiento del Medio de la célula eucariota.

Y la mayoría no nos sentíamos lo bastante cómodos con nuestros padres como para sacarles el tema.

Se habla del adoctrinamiento en Cataluña con mucha preocupación. Que en Madrid a los 16 años te obliguen a mirar imágenes de abortos con el beneplácito del centro escolar, no es para nada alarmante.

Quien nos dio la charla no nos permitió elegir, no contó con nuestro consentimiento. “¿Queréis ver algo fuerte? Os voy a poner unas fotos”, contestó pulsando el play sin esperar una respuesta por nuestra parte.

Hace 10 años volví a mi clase aterrorizada después de la carne y la sangre, con el estómago revuelto del susto en el cuerpo. A día de hoy, lo recuerdo indignada y enfadada.

No solo por robarme la voluntad de decidir, sino por vender como educación sexual algo cuyo objetivo era condicionarme a tomar una decisión sobre mi cuerpo: la de llevar a su fin un embarazo.

Que mi cuerpo era antes de aquella vida que mío.

No faltó el comentario de la ponente recordándonos que siempre podríamos dar el bebé en adopción. Cualquier cosa menos sesgar una vida de Dios, clásico recurrente del discurso conservador.

Así pasó, que tanto yo como mis compañeros cumplimos 18 años sin saber que podíamos contagiarnos de una ETS de tener sexo oral sin usar un condón.

Pero con la idea clara de que el aborto estaba fuera de la mesa con una experiencia traumática que a día de hoy sigo recordando vívidamente.

Porque eso es lo que consiguió mi colegio: quitarme la idea de que podía elegir utilizando el miedo.

Así que, una década más tarde -no sé cómo lo harán ahora, pero la crítica la merecen igualmente-, opino que deberían haberse ahorrado el amaestramiento.

Educar es otra cosa y se debe hacer no solo enseñando sin sesgos ni fisuras de una forma completa y transparente, siempre desde la libertad del conocimiento pleno y no con la amenaza del miedo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Twitter y Facebook).

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Arrogante

    La represión franquista continuó con Juan Carlos y sigue con Felipe.

    04 julio 2021 | 11:55

  2. Dice ser la cultura del miedo no es sana, no es cierta y provoca trauma

    La educación sexual que existe es, en sí misma, traumatizante porque la sociedad y “cultura” que la rodea sigue el mismo patrón. No se puede concebir una educación sexual sana cuando, por ejemplo, un pezón femenino es tenido y aceptado como el enemigo público número uno de una red famosísima a la que se tiene por sana, moderna y libra. Esa visión simple del cuerpo femenino es, en sí, una aberración.
    El sexo es algo natural y real que merece un acercamiento y tratamiento sano, positivo y sin la pervertida censura nacida de la incapacidad mental de aceptarlo como parte esencial del ser humano y resto de especies de este planeta.
    De igual manera es absurdo y muy nocivo el dichoso cartelito de mayores de 18, que parece que hay que cumplirlos para ver un simple desnudo en muchos medios de “comunicación” e “información” que lo que hacen es deformar aún más la realidad natural humana..
    Me ha emocionado leerte . El daño que provoca el tabú, el miedo, al vergüenza, la culpabilización, es difícil de reparar en un mundo que abriga esa hipócrita y sectaria visión del mundo. Tú, al menos, has desarrollado capacidad cerebral a base de espíritu crítico, no sin mantener ese sentimiento de injusticia en tu recuerdo,, pero hay personas a las que se les pone más difícil el superarlo por el entorno educacional que mantiene bajo el sesgo del miedo y la vergüenza a esta parte tan hermosa de la naturaleza.

    04 julio 2021 | 14:55

  3. Dice ser Xxx

    Imagino entonces que estás a favor del pin parental, así los padres o los adolescentes poniendo como excusa a sus padres podrían no recibir ciertas informaciones y charlas.

    Cómo se dice ahora en la enseñanza, solo te mostraron otras formas de anticoncepción que no tienen porque ser la tuya pero que no es nada malo conocerla.

    Solo te muestran (mostraron) una realidad que para muchos puede ser incómoda, pero ignorarla no la hace dejar de existir. ¿Que problema hay en que los chavales tengan toda la información de las distintas realidades actuales? Así podrán respetar más al resto de formas de pensar o de vivir.

    Que lo mismo hay cierto material gráfico que no tiene porque aparecer para dar una charla de sexualidad….pues te daría la razón. No hace falta poner el énfasis en determinadas cosas, o ilustrarlo o comentarlo ampliamente para entenderlo y respetarlo.

    Un saludo

    05 julio 2021 | 05:42

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.