Entradas etiquetadas como ‘mi pareja no quiere casarse conmigo’

Si uno no quiere casarse, ¿es mejor terminar la relación?

Cuando te toca pasar la cuarentena con tu pareja, es normal que salgan todo tipo de conversaciones. Desde con qué superhéroe de Marvel se identifica cada uno hasta comentar largo y tendido la desinfección de objetos de la casa.

PIXABAY

Hablando de tantas cosas, era de esperar que en algún momento se colara el tema de dar el siguiente paso, especialmente teniendo en cuenta de que llevas casi las 24 horas de los dos últimos meses con la misma persona.

Y sorprendentemente, lo habéis llevado genial. La casa sigue entera, se han superado las pequeñas discusiones y, lo más importante, sabes que en la próxima cuarentena, repetirías de compañía sin dudar.

Así que parece hasta lógico hablar del tema. Alejarse de las espectaculares pedidas de película y, sentados en el sofá de siempre, soltar un “quiero más y lo quiero contigo”.

A partir de ese momento pueden pasar dos cosas. Que por la cabeza (y el corazón) de tu pareja también rondara esa idea, que estéis en el mismo punto y queráis exactamente lo mismo o que no.

Ya sea una por cuestión de tiempo, emociones, madurez o compromiso, pero que no entrara en sus planes.

Ese momento de choque tiene la importancia que queramos darle. Habrá a quien no le preocupe en absoluto (aunque me cuesta creer que queriendo avanzar en la relación se lleve bien que la pareja no quiera hacerlo al mismo ritmo) y habrá para quien esta diferencia suponga un mundo.

Cuando se quiere realmente a esa persona, la única alternativa posible ante esta respuesta es esperar. Esperar a que llegue ese día en el que entre en sus planes, esperar a que se sienta lista a dar el paso, esperar a que “le llegue la edad”…

Una espera que se vive con una mezcla entre ilusión y miedo porque el premio al final de la espera es el mayor de tu vida, pero al mismo tiempo, con la preocupación de que pasen los años y vuelvan a necesitar una ampliación del plazo para decidirse.

Y es que, por mucho que haya amor, que la persona que tenemos delante sea la que imaginamos a nuestro lado cada día, es también una prueba muy significativa en la relación el querer dar ese paso, otro ejemplo de que se rema en la misma dirección.

Así que, en mi opinión, al igual que entiendo que haya quien no quiera verlo todo perdido por mucho que le toque ocupar el banco de la paciencia “en el nombre del amor”, sí podría ser una buena razón para, si no se ven las cosas claras por parte de la pareja, plantearse ponerle fin a la relación.

Lógicamente, hay muchas cosas que sopesar antes de tomar la decisión de romper. Pero el primer compromiso debería ser hacia uno mismo. Y si lo que se quiere es comprometerse, debemos respetarlo. Al igual que hay que se respeta que la pareja no quiera hacerlo.

Duquesa Doslabios.

(Ya puedes seguirme en Instagram, Twitter y Facebook).