Entradas etiquetadas como ‘sumisión’

Noche en un hotel con mazmorra: el paraíso de los amantes del BDSM

Por mucho que pueda gustarnos la idea de probar el sadomasoquismo, no es como otro tipo de prácticas. Aunque la dominación y sumisión pueden empezar por cosas tan sencillas como dar azotes o atar con elementos que tengamos por casa, si buscamos avanzar en materia, por lo general, no solemos tener un calabozo en nuestro piso lleno de instrumentos y mobiliario adaptado.

DUQUESA DOSLABIOS

Es una buena idea para quienes quieran probarlo optar por una noche en un hotel especializado. Gracias a que cada vez tenemos una mentalidad más abierta con las parafilias, hay ciertos hoteles que ofrecen este tipo de servicios en sus suites y yo, hace poco, pude probar uno de ellos.

¿Las principales ventajas? En mi opinión, están bastante claras. A no ser que seas Christian Grey y tengas un apartamento de cientos de metros cuadrados, tener una habitación con esas características no es algo al alcance de la mayoría de nosotros, y aunque lo estuviera no sé hasta qué punto me haría gracia que si algún día recibo visitas, mis cuñados la encontraran por sorpresa.

Pero en tu mazmorra de paso, por unas horas, puedes jugar, experimentar, y poner en práctica todas aquellas cosas que solo has visto en páginas webs o que has leído en novelas eróticas. La higiene es impecable, el espacio perfectamente aclimatado, la privacidad máxima y siempre tienes cerca el baño, algo que no viene mal por si en el último momento te entran las ganas de hacer pis por los nervios.

Además de sillones tántricos, esos especialmente diseñados para conectar en 1001 posturas diferentes (he de admitir que uno de ese estilo si entrará en mi futura casa), pude probar un columpio. El columpio es la alternativa ideal a quienes quieren entrar en el bondage pero no tienen ni idea de cómo hacer un nudo.

Es probable que a todos nos resulte familiar la escena de gente colgada mediante cuerdas. Por curioso y atrayente que pueda parecerme en un primer momento, tengo claro que, si no es acompañada de un experto, no me atrevería a probarlo. Por suerte, el juguete está diseñado para imitar la sensación con seguridad y comodidad, es la alternativa ideal.

Aunque lógicamente, el plato fuerte de este tipo de mazmorras suelen ser los potros de dominación o camas con anillas. Son muebles especiales acolchados en los que atarse y experimentar solo está limitado por la imaginación.

¿Detrimentos? Pocos, quizás el único a destacar sea el precio, ya que este tipo de servicios salen por unos 200 euros la noche (recalco noche porque las tarifas de check in cubren aproximadamente 12 horas) y que suelen ser hoteles que, por lo general, no están a un par de paradas de metro de tu casa.

DUQUESA DOSLABIOS

Sin embargo, como experimento en pareja, tiene la máxima puntuación. Además de ser una novedad, ayuda a romper el hielo con este tipo de instrumentos. El límite entre el dolor y el placer no es el mismo para todos y hacer noche en un lugar de estas características sirve como vara de medida del nivel de afición que tienes por la parafilia. Puede ser tanto un descubrimiento, el punto de partida o la confirmación de que, el camino que habías tomado, es el que realmente te gusta.

Además, para quienes se presenten y al final no se vean con ganas de sacar su lado más sumiso o dominante, siempre les quedará la cama o el sofá. Son dos clásicos que nunca fallan. Palabra de duquesa.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

BDSMK, la asociación del sexo no convencional

Querid@s,

Sesión BondagePara todos los golfos y golfas (con principios) que dan sus primeros pasos en el apasionante mundo del BDSM, es decir el bondage, la dominación, el sadomasoquismo y la sumisión, nace la primera asociación de ámbito nacional para el apoyo, visibilización, formación y protección en el BDSM y el kink (prácticas sexuales consensuadas no convencionales). Ell@s son BDSMK y este es su manifiesto.

Las relaciones sexuales no convencionales (kink en inglés) están más a la orden del día que nunca. Y eso es bueno. Los consumidores y practicantes de esta tipología de sexualidad van en aumento y cada vez hay más curiosidad por estas practicas no convencionales. La publicación de ciertos libros de talante erótico y la llega a la gran pantalla de cierta película ha despertado sin duda alguna un profundo interés por el mundo del BDSM. Por supuesto hablo de 50 Sombras de Grey. Un taquillazo para mi gusto malérrimo, un auténtico bodrio, una moñada de pelicula. Pero gracias a ella, en nuestro país hay más curiosidad, se habla más de este tipo de sexo y se practica más estas cosas que se antojan raras. Aunque sepan ustedes que la trilogía de las sombras poco tiene que ver con el BDMSK. Lo de Grey es maltrato. Y lo de Ana es de hacérselo mirar.

Pero no todo va a ser llegar y besar el santo y antes de empezar a dar azotes o atar a alguien, hay que saber cómo hacerlo.  Los novatos tienen poca información y menos recursos para orientarse ellos solitos en sus primeros pasos en este nuevo mundo. Tampoco ayuda mucho el estigma que pesa sobre las relaciones no convencionales. Creo que aún pesan los miedos, los remilgo y los lastres. No dejamos a un lado ese absurdo “qué dirán” en muchos aspectos de nuestra vida. Seguimos a rajatabla, sin cuestionarnos muchas veces, las directrices que nos imponen la sociedad, el sistema y quién sabe qué más, pero también las encorsetadas normas que nos imponemos nosotros mismos.

¿Quizás sean todas ellas excusas baratas que condonan nuestra pusilánime cobardía? Aunque hay a quien no le interesa en absoluto meterse en estas jaranas de alto voltaje. Respetad@ sea. Para los que les pica la curiosidad, yo les diría que hicieran oídos sordos a sus educaciones estrictas, a los absurdos protocolos y esa falsa doble moral. Y que pruebe el wild side. Piense que siempre puede volver.

Precisamente para unir fuerzas, echar una mano y asesorar nace la asociación BDSMK. Después de varios meses de trabajo duro por parte de distintas personas vinculadas a la comunidad kink. BDSMK ya está aquí. Bienvenid@s amig@s. Actuarán en todo el ámbito nacional y tiene dos objetivos muy claros en su punto de mira.

BDSMK

  • Hacia dentro de la comunidad: Básicamente apoyar a sus miembros, brindarles todo el apoyo a la hora de gestionar sus fantasías y deseos de una forma saludable y segura, apoyarles en caso de que sufran discriminación y muy importante…Evitar la presencia de depredadores y personas tóxicas, etc (bastantes tenemos en nuestras vidas).
  • Hacia fuera: Dar visibilidad de la amplia diversidad de prácticas que tiene la sexualidad humana y mostrar que no hay nada de malo en ellas. Que el misionero y la pareja (de dos) está bien. Pero si se tiene curiosidad de más, también lo hay. ¿Por qué no?

Pero BDSMK no se va a quedar en una simple asociación de tintes sexuales. Es mucho más que eso. Una página web al servicio de todo el mundo y una constante presencia en las redes sociales. Les va la marcha, así que no faltarán fiestas, jaranas y guateques para que los que quieran (sin obligar a nadie) puedan verse las caras y los cuerpos, y preguntar lo que quieran. Y puede apuntarse tod@ hij@ de vecin@, incluso empresas serias y con principios. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?

Anímense. Y que follen mucho y mejor.

Sadomasoquismo para principiantes

Ataduras, azotes, flagelaciones, privación sensorial… Un cóctel explosivo de dolor, dominación, entrega y sumisión con un objetivo: el placer extremo. El sadomasoquismo, una práctica sexual tan antigua como el mundo, está más de moda que nunca gracias a la novela erótica mundialmente famosa 50 sombras de Grey, cuya adaptación cinematográfica se estrena este viernes en España.

Reconozco que yo no la he leído. Lo intenté, pero (y con esto no quiero ofender a nadie) me pareció bastante regulera y llena de estereotipos, así que abandoné. Sin embargo, he de reconocerle que ha caldeado la temperatura de multitud de alcobas y animado la intimidad de muchas parejas. Ya solo por eso, bienvenida sea.

El fenómeno es tal que los sexshops y tiendas especializadas de todo el mundo han disparado las ventas de prendas y juguetes eróticos relacionados con dichas prácticas.Tengo amigas cuyos bebés deben su nacimiento a Christian Grey y sus hazañas y otras que andan como locas buscando cursos de iniciación al sexo BDSM. Pero, aunque los juegos eróticos sadomasoquistas forman parte de las fantasías sexuales más recurrentes, lo cierto es que una cosa es animar el cotarro con un par de esposas, una máscara y un poco de cuero, y otra muy distinta es el auténtico sado.

GTRES

GTRES

Ese, el que causa dolor de verdad, está a otro nivel. Y con ello no quiero decir que sea malo, sino que no es apto para todos los públicos. Pese al boom que hoy vive, siempre ha sido considerada una práctica marginal y oscura condenada socialmente. Algo sórdido propio de perversos y perturbados o con un trágico historial de abusos a sus espaldas, nada que ver con las buenas gentes del pueblo, como diría Patxi Andión. Pero no. El BDSM se apoya siempre en el consenso entre los participantes y, partiendo de esa base, las amenazas que lo rodean no son tan distintas de las que se dan en el mundo vainilla, que es como los amantes del sadomasoquismo llaman a quienes no lo practican porque, a su juicio, no tienen ni gracia ni sabor. “Igual que en el mundo vainilla no te vas a casa de cualquiera, en el mundo BDSM no dejas que un completo desconocido te ate y te de con una fusta”, me dice al respecto una apasionada de esta disciplina, si es que puede denominarse así. Y tiene razón. Psicópatas hay en todos sitios, y desde luego habrá quien se pase de la raya, pero muchos miles de personas lo practican en todo el mundo disfrutando de ello y sin perjudicar a nadie.

De hecho, un estudio publicado en 2013 en The Journal of Sexual Medicine revelaba que los amantes de este tipo de prácticas sexuales son mentalmente más fuertes, más equilibrados, más sociables, más abiertos a nuevas experiencias y menos neuróticos. La explicación que dieron los investigadores a semejantes resultados fue que ello se debe al mayor conocimiento que tienen estas personas de sus necesidades y deseos sexuales, lo que hace disminuir la frustración física y emocional en las relaciones.

Lo más peligroso, según los expertos, es confundir la fantasía y el juego con la realidad. Porque, aunque extremo, no deja de ser eso, un juego. Un juego consentido y pactado entre adultos en el que alguien domina y alguien es dominado. Como el yin y el yang. Alguien, el amo, inflige dolor y sufrimiento al objeto de su deseo para obtener placer; a su vez el otro, el contrario, el esclavo, recibe y necesita ese castigo para alcanzar esa misma excitación y éxtasis. Escupir, abofetear, insultar… cada pareja llega a los límites que desea llegar.

FOTOGRAMA DE 50 SOMBRAS DE GREY

FOTOGRAMA DE 50 SOMBRAS DE GREY

Y bueno, que si a uno le pica la curiosidad, puede darle al sexo duro sin tener que adentrarse en las turbias aguas del BDSM extremo. Que mira que siempre digo que entre el blanco y el negro hay millones de grises… No hace falta reencarnarse en el Marqués de Sade para romper la rutina y adornar un poco tu vida sexual. Eso sí, si te animas, aunque sea en plan light, hay algunos mínimos que debes tener muy en cuenta. Como decía antes, debe hacerse con alguien de confianza y es muy importante establecer con anterioridad los límites y el reparto de roles, así como definir lo que en el BDSM se conoce como palabra de seguridad. Esto último no es más que pronunciar una palabra previamente pactada cuando el dominado ya no pueda más, y la sesión se dará por terminada. Esa palabra debe ser distinta a “no”, “para”, “basta” o algo por el estilo. La razón es que uno de los pilares sobre los que descansa el sadomasoquismo es el juego de resistencia y dominación de una persona a otra, por lo que esa terminología forma parte del juego. “No, para, por favor, basta…” Y cuanto más pides que pare, más te azota el otro el culete… Por ello, lo más común es usar los colores del semáforo. Si se grita rojo, hay que parar inmediatamente.

Es muy importante evitar las zonas sensibles (espalda, huesos…) y el precalentamiento es fundamental. Hay que ir de menos a más, como en todo, y se pueden alternar los cachetes con caricias breves. También se pueden intercambiar los roles, por su puesto. ¿Quieres ser el profesor/a exigente o el alumno/a travieso que debe ser castigado? ¿Te has portado mal y necesitas un correctivo? Las opciones son tantas como tu imaginación y tus ganas… ¿Te atreves a probar?