De tiempos y relaciones de pareja

Llevo algunos años con mi pareja. Igual nunca lo había escrito abiertamente, pero es el periodo que llevamos juntos. En ese tiempo hemos hecho avances a nuestros ojos, pero aún no hemos dado ninguno de los pasos que, socialmente, se consideran como progresos del compromiso entre ambos.

PIXABAY

Mientras tanto, uno de mis mejores amigos, a los tres meses de conocer a su novia, le pidió la mano. Nueve más tarde se casaron. Es curioso como cada vez que sale esa pareja, en algún tema de conversación, siempre sale rápido la pregunta de “¿No era un poco pronto?”. Y, en el caso de mi relación, “¿No vais un poco tarde?”.

Ahí es cuando te das cuenta de que da igual la manera en la que tú lo veas desde dentro, de puertas para afuera siempre parecerá que no estás siguiendo el ritmo oficial de estar en pareja. Como si hubiera una autoridad competente elegida democráticamente que es la que decide cuál es el mejor momento para ir avanzando.

Hablando con mi amiga casada, (siendo la mujer de uno de mis mejores amigos, no podría considerarla de otra manera), antes de la boda me comentaba que más de una persona le había mostrado sus recelos por la rapidez de la celebración.

Pero, como dice ella: “Cuando sabes que es el hombre de tu vida, ¿para qué esperar más?”. Su opinión, en ese aspecto, es bastante distinta de la mía, que va más bien por los derroteros de: “Si lo sabes, ¿qué prisa hay?”.

Pero lo bonito de su relación, así como lo bonito de la mía, es que ni su argumento invalida pensamiento ni el mío convierte en menos aceptable el suyo. Que mi amigo se decidiera a dar ese paso, con esa prisa y esa boda organizada en menos de un año, solo me ha confirmado que las personas tenemos diferentes tiempos.

Y que no solo tiene nada de malo, sino que el hecho de que sean distintos nos permite disfrutar de sus particularidades (y, como podremos coincidir todos, en la variedad está el gusto).

Porque haber ido a su boda, una boda llena de gente joven, de amigos, ha sido un disfrute enorme como también lo fue acudir a una celebración de primos, una pareja que casi ronda los 40, llena de niños.

Lo importante, al final, es que cada uno siga los tiempos de ese reloj interno y personal, único e intransferible, que nos va marcando nuestro ritmo. Que vayamos pasando por las diferentes fases cuando lo sintamos y queramos.

Al final, ya te prometas a los pocos meses o lleves años sin dar el paso, hay algo en lo que ambas estamos de acuerdo: el amor es un pilar fundamental de nuestra vida, y eso ni lo cambia ni lo determina el matrimonio.

Duquesa Doslabios.

(Y acuérdate de seguirme en Twitter y Facebook).

6 comentarios

  1. Dice ser diveroti

    Muy buena reflexión, en mi caso primero tuvimos nuestro primer hijo y cuando cumplió un año nos casamos luego hemos tenido dos hijos más. A día de hoy seguimos felices después de 15 años casados;)

    03 abril 2019 | 10:13

  2. Dice ser Hada

    Cuando se quiere y cuando se puede….A veces la situación económica de las personaa no es la idónea para realizar un desembolso como el que suele conllevar casarse. Claro está que puedes casarte sin celebrarlo pero eso también sería criticado.
    La cuestión, y ahí apoyo la frase de quien escribe este blog: no hay prisa. No por casarse o no casarse se quiere más a la otra persona, va a durar más o menos o se va a ser fiel o infiel por ello.

    03 abril 2019 | 11:28

  3. Dice ser Lolailós

    “Llevo algunos años con mi pareja. Igual nunca lo había escrito abiertamente, pero es el periodo que llevamos juntos.”

    ¿Algunos años? ¿Cuántos? A decir de artículos anteriores tuyos, no te echo más de 4 o 5.

    Para mí, el matrimonio está sobrevalorado.
    ¿Acaso te quieres más por estar casado? ¿Eres más pareja que alguien que no?
    Sólo sobre un papel y a efectos de la ley.

    Y te lo dice alguien que lleva 13 años con la misma persona.

    03 abril 2019 | 15:03

  4. Dice ser AZULMARINOCASINEGRO

    Un artículo muy humano, sincero y real.
    A todos/as nos ha pasado lo mismo.
    Felicidades duquesa porque hay momentos en que te mereces de mi (quizás el más crítico entre tus lectores) mi mejores elogios.

    03 abril 2019 | 16:35

  5. Dice ser Rosa

    Cada persona tiene sus tiempos, y si los fuerzas…. Al final algo que podía salir perfectamente, se estropea. Lo importante es hacer lo que quieras cúando lo sientas sin hacer daño a nadie, y ser felices viviendo cada uno a su manera

    03 abril 2019 | 16:52

  6. Dice ser Juliano

    *EL MATRIMONIO*
    *Es un contrato social para revestirlo de legalidad, para que nuestros hijos sus derechos puedan reclamar, para que quede claro que el terreno de un macho y una hembra están marcados, aunque siempre existe la posibilidad que sea violentado, el matrimonio se da disque por amor, entre dos seres que se han jurado eternamenye amarse, aunque el convivir diario nos demuestre lo contrario, pues a medida que pasa el tiempo, la unión conyugal nos va mostrando lo diferente que somos, y hay casos que en escasos tres minutos de casados nos damos cuenta de eso, ahí tenemos un ejemplo en que una pareja de recién casados a los tres minutos estaban divorciados, y por qué? Porque jamás nos vamos a llegar a conocer bien, resulta que la feliz recién casada novia, al salir del recinto del casamiento, tropezó accidentalmente, y su adorable y recién estrenado esposo, no sólo no la ayudó, sino que de estúpida la trato, en vez de utilizar el incidente para adornarlo con humor, diciéndole a su Dulcinea: “venga mi amor, que aquí están mis brazos esperandola para agarrarla y no soltarla, y en caso que a mis brazos no llegue, no se preocupe que aunque sea al piconaso la agarro”, en vez de haber dejado en evidencia lo imbécil que es, dependiendo de las circunstancias, así también hay matrimonios circunstanciales, los hay por intereses económicos, por asuntos de la moralidad como una panza no planificada, los hay por negocios de adquirir una determinada nacionalidad, los hay obligatorios por caprichos como le ocurrió a Rubén Darío, los hay por engaños para embaucar a una de las partes, en asuntos de matrimonios, se encuentran todos los tipos de demonios, pero el verdadero propósito de este escrito, es dejar en claro que los matrimonios se dan por cualquier cosa, menos por amor, pues esto lo sustentan la misma vida y la experiencia.*

    04 abril 2019 | 15:54

Los comentarios están cerrados.