BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

¿Cada cuánto hay que cambiar las sábanas cuando tienes sexo?

Ponte en situación: domingo por la noche. Te acuestas en la cama de alguien y, animándole a que se una, tratando de ser juguetona a la vez que coqueta, deslizas la mano por encima de la sábana indicándole que quieres que se tumbe junto a ti. Pero esa mano, en el camino a lo largo del tejido, se topa con algo que identificas como MIGAS.

Uno de los posibles orígenes de las migas en la cama. PIXABAY

Tu escena mental, que parecía salida de cualquier momento romántico de película ‘hollywoodiense’, se corta de golpe cuando, buscando esas migas, encuentras manchas indefinidas que sospechas que ni siquiera son tuyas ya que hace un mes que no has pasado por la cama (o peor, son tuyas de hace un mes porque no se han lavado las sábanas en todo ese tiempo).

El caso de las sábanas guarras es una situación que afecta a un sinfín de jóvenes en la sociedad de hoy en día y de lo que nadie se pronuncia al respecto, pero se acabó mantenernos en silencio.

Es el fin de tu intento de reconducir disimuladamente “la acción” al sofá. Unámonos contra la ropa de cama sucia y pongamos solución al respecto.

Cada hora el ser humano desprende entre 30.000 y 40.000 células. Haz los cálculos de las que echas en la cama y multiplícalo por dos (o por el número de personas que te pases entre las sábanas, que eso es cosa tuya).

En resumen, tienes un cóctel de sudor, células muertas, ácaros y fluidos que, si ya de por sí deberían asquearte por ti mismo, ni te cuento si te planteas meter a alguien ahí dentro.

Tus sábanas, si solo pasas tú por ellas, puedes lavarlas entre 4 y 11 días dependiendo de tus escrúpulos (o de si son noches especialmente calurosas, si te ha bajado la regla y has manchado, etc) pero si en tu cama ha quedado cualquier resto, lo suyo es que las laves al día siguiente, especialmente si planteas volver a ocuparlas con otra persona pronto.

Únete al movimiento. #StopSábanasSucias.

Duquesa Doslabios

14 comentarios

  1. Dice ser si no, no ganas para lavandería

    Tras tanto cambia y cambia lo mejor es uan cama de piedras y el masajito que dan, uys.

    03 marzo 2018 | 11:33

  2. Dice ser Capricornio

    Una vez a la semana en todos los casos…

    03 marzo 2018 | 11:59

  3. Dice ser DeBilbaoPues

    Ponte en situación: sábado por la tarde. Te tumbas en el sofá a echar la siesta y, eres incapaz de dormirte, para acabar después de una hora, con torticolis por haber elegido un cojín demasiado alto. Al despertar, coges el teléfono y abres el whatsapp. Descubres que tu novia te ha enviado un artículo, sobre cuando hay que cambiar las sábanas.

    Tu escena mental, es la de una mujer desesperada, que ni come, ni duerme, ni vive, martirizada por horribles visiones de sábanas sucias. Tanto es así que no pierde bocado para reenviarte, el último artículo escrito por la nueva becaria no remunerada, de un diario digital. Y si el tema del artículo puede servir para, recordarle a su pareja, la poca querencia que tiene por la limpieza, pues… “alea jacta est”

    El caso de las sábanas guarras es una situación que afecta a un sinfín de ciudadanos de las diferentes comunidades del estado español, cada una con su propia idiosincrasia. Pero se acabó el generalizar.

    Es el fin de comparar Vascos con Gallegos, Castellanos con Murcianos. Dejemos a un lado la tabla rasa y pongamos la verdad sobre las letras.

    Cada hora, vienen dos Vascos al mundo. Aunque seguramente serán más, pues sabido es que los Vascos nacemos cuando y donde nos da la gana, y si somos de Bilbao, ya ni te cuento. El caso es que alguien de Bilbao desprende entre 300000 y 400000 células por hora, en comparación con las 30000 o 40000 que tira uno nacido en Avila. A la semana, la cama del Bilbaino tiene la ostia células.

    En resumen, entre sudor, células muertas, ácaros y fluidos [uno de Indautxu (Barrio de Bilbao), por ejemplo, lo hace tres veces al día los siete días de la semana – y de noche otras tres veces] deberíamos de habernos extinguido.

    Las sábanas, por ejemplo en Córdoba, se pueden lavar cada 2 días. Primero porque al haber mucha luz y mucho sol la ropa se seca según la tiendes y, segundo, porque como no tienen metro tampoco tienen mucho donde ir ni que hacer. Caso distinto es la capital de Euskadi, Bilbao, donde siempre está cayendo txirimiri y no se seca la ropa. Y, si estamos noche y día dándole que te pego, ¿Cuándo quitamos las sábanas? ¿Tenemos siete juegos de sabanas de invierno y siete de verano? ¿Dónde colgamos la ropa? ¿Cuál es el cálculo del gasto en detergentes y lavadoras?

    Uniros al movimiento.

    #SoluciónSabanasVascas.

    Marques Dosostias

    03 marzo 2018 | 19:12

  4. Dice ser Musa

    Esto es para el de Bilbao. Solo tu comentario es mejor que toda la totalidad del artículo…

    En cuanto a lo de las sábanas, será que lo hijueputas que eran los maromos que conocí era inversamente proporcional a su sentido común de cambiar las sábanas después de follar…

    No se mija ¿es necesario dar a entender al mundo que las sábanas se cambian? Y si tienen pegotes de lefa imagino que mas, digo yo.

    03 marzo 2018 | 20:54

  5. Dice ser ray

    Pos depende de lo guarro que eres

    03 marzo 2018 | 22:47

  6. Dice ser Duque de dos Cojones

    increíble que una sociedad este tan degradada para que tenga lugar una publicación como esta

    03 marzo 2018 | 23:04

  7. Dice ser Uno que lee para dormirse

    Al leer el titular he flipado…. Hacer un post de un blog dedicado a cambiar sábanas después de sexo, me parece increíble

    Y si el periódico se ha gastado dinero en esto ya es el remate… Lo podíais haber donado y hacer un bien social

    04 marzo 2018 | 00:50

  8. Dice ser gcj

    Cuando estén ya un poco almidonadas.

    04 marzo 2018 | 05:33

  9. Dice ser Abnp

    El de Bilbao.
    Si, tu mensaje mejor que el artículo!

    04 marzo 2018 | 07:16

  10. Dice ser wert

    Que fácil es no comer en la cama.

    04 marzo 2018 | 08:34

  11. Dice ser Jeeves

    Pues nada, mañana otro artículo acerca de lo poco recomendable de comerse los mocos y así sucesivamente. Un domingo puede dedicarse a la conveniencia de lavarse los dientes de vez en cuando.

    04 marzo 2018 | 10:37

  12. Dice ser Benancio

    Pues muy fácil, para saberlo solo tienes que quitarlas y lanzarlas al aíre, si cae de pie es hora de cambiarlas jajajajajaajaajaja

    04 marzo 2018 | 12:51

  13. Dice ser Rou

    Ay, Diosss. Lo que hay que leer… Flipo con el periodismo de hoy día 🤦 Tanto estudiar pa esto…

    04 marzo 2018 | 14:34

  14. Dice ser Alexandra

    Hostia que interesante!
    La verdad es que no lo sabía jajaja
    He entrado un poco como… a ver
    jajajaja
    Muchas gracias
    Un saludo!!

    21 marzo 2018 | 15:54

Los comentarios están cerrados.