BLOGS
El blog de Lilih Blue El blog de Lilih Blue

Historias de amor, sexo y otros delirios

Feliz Día Del Padre: Por los PQMF con los que (casi) nunca habrá sexo

Querid@s,

Feliz Día del Padre a todos los que son papás. Recuerdo esas tertulias ardientes y calenturientas que tuve otrora con una de mis amigas. El tema en cuestión: los PQMF (Padre Que Me Follaría). Quién no recuerda esa mítica escena de American Pie (malérrimo film donde los haya, pero todos y digo tod@s lo hemos visto) en el que el amigo asiático de la díscola pandilla desvela el significado de esas cuatro letras en su versión femenina y acaba atizándole un morreo a la foto de la madre de Stifler. La misma MQMF con la que Finch pierde la virginidad, ese sobrevaloradísimo rito de paso de adolescente a adulto para el que todos los protagonistas del film se convierte en una angustiosa cuestión de vida o muerte.

Pues también en nuestra sociedad, entre nuestros vecinos, amigos, conocidos y no tan conocidos existe cierto número de padres que me follaría. Un PQMF es un padre buenorro, enrrollado, molón, educado y que sólo de verle se le cae a una la baba y no puede usted dejar de poner cara de boba. Porque la pone usted. Si tiene mujer, la respeta (o no) pero si pudiera, se lo tiraba ahí mismo. ¿Saben de lo que hablo? Son esos hombres que siguen vistiendo como siempre y que siguen haciendo las mismas cosas que hacían antes de casarse. Para ellos no pasa el tiempo, y aunque pase, les sienta como un guante. Salen con sus amigos, van a conciertos, viajan, se van de cañas (con su mujer o sin ella, según la ocasión). Y en cuanto a su faceta de padre, se le vuelve a caer a usted la baba cuando ve el pedazo padrazo que es, cómo le quieren sus hij@s y el cariño con el que trata a su mujer.

Entonces, en este punto, sin contemplaciones, con premeditación y alevosía, una piensa en un arrebato indigno de una misma. ¡Que le den a su mujer, me lo follaba! Y tanto que se lo follaba. Aunque tenga casi 50 años, esté casado con la mismísima Angelina Jolie y tenga más hijos que el Barón Von Trapp. Otra cosa es que él se fije en usted o en mí, porque ese PQMF encima es un buen hombre y no tiene ojos para nadie más que para su mujercita. Lo siento querid@, no tiene usted ninguna posibilidad de follárselo. Y en el fondo se alegra (o no), porque lo que más mola de los PQMF es que nunca nos lo vamos a poder meter en la cama.

FILF children

Y es que todo lo prohibido nos mola, nos pone. A santo de qué iban a jugarse Adán y Eva el paraíso por una miserable manzana. Porque estaba terminantemente prohibido por el mismísimo Dios. Salvo que estén divorciados/separados, los PQMFs sólo nos sirven para montárnoslo en la cabeza. Podemos pensar que nos hacen todas las guarradas que queramos, que somos víctimas y cómplices a la vez de sus mil y una fechorías sexuales. Pero todo quedará en nuestra mente en forma de una fantasía perfecta.

Ahora que recuerdo, en una ocasión tuve un affaire con un PQMF. Eso sí, estaba divorciado. Les cuento. Mientras yo andaba pensando en las musarañas, él fue directo al grano. No vaciló cuando me dijo “Esta noche vamos a cenar unos amigos. Va ser divertido. ¿Te apetece venirte?” No lo dudé un instante. Ese madurito cuarentón era tremendamente apetecible (yo por entonces tendría 28) y me lo acababa de poner en bandeja de plata. Le dije a mi jefa que no me esperara despierta. Estaba de viaje de trabajo y suerte que al día siguiente ella se iba pronto por la mañana y no tendría que darle ninguna explicación de no haber pernoctado en el hotel. Como para irme a dormir al hotel esa noche estaba el Andreu. Así es cómo se llamaba.

ROB

Al verle de nuevo en plan informal, simplemente su olor provocó que me temblaran las piernas. Me dio dos besos mientras me agarraba hacia él de la espalda. Cenamos en un restaurante del puerto marítimo de Barcelona. Una pena que no cenáramos solos, pero nos sentamos juntos. De todo esto hace ya mucho tiempo, así que no recuerdo con exactitud qué nos dijimos ni qué nos contamos. Sí me viene a la memoria mientras repaso lo que ahí aconteció que me dijo que llevaba unos meses divorciado. ¡PQMF! me dije al instante.

La cena terminó pronto y era obvio que ninguno de los dos quería irse, al menos no sin el otro. Teníamos algo pendiente, un polvo para ser exactos. Le dije si le apetecía que nos tomáramos algo y me dijo que conocía un bar de copas tranquilo y acogedor. Me pareció una idea perfecta, aunque no pudimos terminarnos las copas. Teníamos muchas ganas el uno del otro. Fuimos a su coche y me dijo que me iba a llevar a un sitio precioso, pero antes pasamos por una farmacia. Tenía que comprar condones. Aparcamos en un mirador. Sabiendo lo que iba a ocurrir, esas vistas impecables y el aire en la cara, me sentí muy feliz. De la felicidad pasé a estar muy cachonda en 0, cuando Andreu me besó sin más trámites y con mucha delicadeza me reclinó sobre la parte delantera del coche mientras echaba mis brazos hacia atrás y separaba mis piernas con con suavidad aunque inquietante. No había más coches, así que follamos e hicimos el amor (creo que fue una combinación de las dos cosas) encima del coche y después en el suelo. Todo esto ocurrió mientras veíamos como hacía años que habían muerto algunas estrellas y otras tantas brillaban como nunca.

Empezó a refrescar y volvimos al coche. Aquel hombre tenía mucha potencia y muchas ganas de que me siguieran temblando las piernas. Fue tremendamente incómodo pero muy tierno. Fue como volver a los tiempos en los que éramos miserablemente pobres y tocaba follar en el coche porque no había ni casa ni pasta. Acabé con las rodillas ensangrentadas. Y es que Andreu era un empotrador como la copa de un pino. De esos que son tiernos y te ofrecen su hombro sobre el que llorar cuando toca y luego te estampan contra la pared y te arrancan las bragas de un mordisco cuando procede. Y esto, a decir verdad, es mucho más de lo que se puede esperar de un PQMF.

Feliz Día del Padre a todos. En especial a los PQMF.

Que follen mucho y mejor.

5 comentarios

  1. Dice ser juan carlos

    Madre mia… eres una enferma no se como te dejan publicar en esta web de noticias tan seria

    19 marzo 2016 | 14:38

  2. Dice ser Sevillona

    A mí no me atrae lo prohibido, me atrae lo que me gusta y no me da especial morbo nadie por estar en pareja.
    La que pueda y le apetezca que lo haga.
    Sin remordimientos, que si alguno está emparejado es su problema, no el de nadie; y menos siendo simplemente sexo.
    Las cuentas para quien tenga cuentas que dar y todo lo demás para quien quiera y pueda.

    19 marzo 2016 | 14:43

  3. Dice ser Manuel

    Todo mentira, ¿Rodillas ensangrentadas?

    19 marzo 2016 | 15:59

  4. Dice ser Eva

    El PQ(casi)MF vive encima y su plaza de aparcamiento está junto a la mía, tiene un niña pequeña a la que pasea en su baby jogger, está mortal pero también está casado y yo respeto, no me gustaría vivir sabiendo que he fastidiado una familia sólo para darme el gusto de probarle.

    19 marzo 2016 | 20:30

  5. Dice ser gorrión

    Esto es un RQIEPHPLEC
    Relato que imprimiría en papel higiénico para limpiarme el culo.
    Yo creo que esta es la redactora que nos daba la brasa 2 veces en semana con noticias absurdas de 50 SOMBRAS DE GREY antes de su estreno. Dos años antes de su estreno en los cines.

    ¿Se puede tratar a las mujeres como OBJETOS SEXUALES? Ah no, que eso es machismo.

    Me pregunto cuales habrían sido los comentarios de las mujeres si esta historia la hubiera contado el ensangrentador.

    20 marzo 2016 | 08:58

Los comentarios están cerrados.